Rango: -Ley+
Fecha de disposición: 20051111
Fecha de Publicacion: 23/11/2005
Número de boletín: 139
Organo emisor: PRESIDENCIA
Titulo: LEY 10/2005, de 11 de noviembre, de vías pecuarias de Aragón.

Texto
     LEY 10/2005, de 11 de noviembre, de vías pecuarias de Aragón.
     En nombre del Rey y como Presidente de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, promulgo la presente Ley, aprobada por las Cortes de Aragón,
     y ordeno se publique en el «Boletín Oficial de Aragón» y en el
     «Boletín Oficial del Estado», todo ello de conformidad con lo
     dispuesto en el artículo 20.1 del Estatuto de Autonomía.
     PREAMBULO I
     Con la aprobación por parte de las Cortes Generales de la Ley 3/1995,
     de 23 de marzo, de vías pecuarias, quedó establecida una normativa
     básica aplicable a las vías pecuarias que, de acuerdo con la
     disposición final tercera del citado texto, facultaba al Gobierno y a
     las Comunidades Autónomas, en el ámbito de sus respectivas
     competencias, a dictar aquellas disposiciones precisas para el
     desarrollo del texto básico, bajo el mandato constitucional del
     artículo 45.2, que establece que los poderes públicos velarán por la
     utilización racional de todos los recursos naturales con el fin de
     proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el
     medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva.
     La Ley 3/1995 fue dictada basándose en el artículo 149.1.23.ª de la
     Constitución Española, que atribuye al Estado la legislación básica
     sobre protección del medio ambiente y, como materia específica
     vinculada a éste, la legislación básica de montes, aprovechamientos
     forestales y vías pecuarias, distinguiéndose así del título
     específico de ganadería del artículo 148.1.7.ª de la Constitución.
     El artículo 35.1.15.ª del Estatuto de Autonomía de Aragón establece
     como un título competencial propio de la Comunidad Autónoma el de
     «montes, aprovechamientos y servicios forestales, vías pecuarias,
     pastos y espacios naturales protegidos, sin perjuicio de lo dispuesto
     en el número veintitrés del apartado 1 del artículo 149 de la
     Constitución» correspondiendo asimismo a la Comunidad Autónoma de
     Aragón la competencia para el desarrollo legislativo y la ejecución
     de la legislación básica del Estado en «protección del medio
     ambiente; normas adicionales de protección del medio ambiente y del
     paisaje» del artículo 37.3 del Estatuto de Autonomía de Aragón. Por
     ello, se configura así el título competencial sobre vías pecuarias
     como un título específico, propio y distinto del propio de la
     ganadería que se le atribuye también a la Comunidad Autónoma
     aragonesa por el artículo 35.1.12.ª del Estatuto de Autonomía.
     Por lo demás, de forma tangencial, la habilitación competencial puede
     ampliarse, aunque sea de forma accesoria, a otros títulos atendiendo
     al contenido de la ley, en la que se pretende definir el alcance de
     la competencia comarcal en materia de gestión y administración de
     vías pecuarias, otorgada por la Ley 23/2001, de 26 de diciembre, de
     Medidas de Comarcalización de Aragón, sobre la base de la propia
     competencia de la Comunidad Autónoma en materia de régimen local del
     artículo 35.1.2.ª del Estatuto de Autonomía o la creación de un
     órgano consultivo sectorial sobre la competencia que el artículo
     35.1.5.ª del Estatuto de Autonomía atribuye a la Comunidad Autónoma
     para el establecimiento del procedimiento administrativo derivado de
     las especialidades de la organización propia.
     Por Real Decreto 1410/1984, de 8 de febrero, se traspasaron las
     funciones y servicios del Estado a la Comunidad Autónoma de Aragón en
     materia de conservación de la naturaleza, quedando incluido el
     traspaso de las funciones en materia de vías pecuarias.
     Por Decreto 37/2004, de 24 de febrero, del Gobierno de Aragón, por el
     que se aprueba la estructura orgánica del Departamento de Medio
     Ambiente, se establecen, entre otras, las competencias del
     Departamento de Medio Ambiente en la gestión y administración de las
     vías pecuarias.
     El Decreto 93/2005, de 26 de abril, del Gobierno de Aragón, aprueba
     la estructura orgánica del Departamento de Economía, Hacienda y
     Empleo, entre cuyas competencias le corresponde el desarrollo de las
     funciones relativas al patrimonio de la Comunidad Autónoma y, en
     concreto, las acciones relativas a la conservación y formación del
     Inventario General de Bienes y Derechos de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, así como el control de la documentación relativa a los bienes
     demaniales, y, en general, todas las demás actuaciones de gestión
     que, sobre estos bienes, se contienen en las disposiciones del Texto
     Refundido de la Ley de Patrimonio de la Comunidad Autónoma de Aragón,
     aprobado por Decreto Legislativo 2/2000, de 29 de junio.
     De acuerdo con dicha regulación, la presente Ley de vías pecuarias de
     Aragón incorpora planteamientos y principios complementarios a la ley
     estatal y contempla el modelo territorial comarcal de la Comunidad
     Autónoma de Aragón, posibilitando la adecuada distribución de
     competencias entre los distintos Departamentos de la Administración
     de la Comunidad Autónoma de Aragón y las comarcas aragonesas, para
     garantizar una gestión eficaz, evitando la multiplicación de órganos
     administrativos y los problemas de coordinación entre ellos.
     II
     Las vías pecuarias o cabañeras, como se han venido denominando en
     Aragón, tuvieron una marcada importancia económica y social durante
     siglos, dadas las características de gran parte del territorio:
     Pirineo, Prepirineo y Sierras Ibéricas, con elevadas altitudes y
     extremada climatología. Los orígenes de estos desplazamientos de
     ganado se remontan a épocas prehistóricas, conservándose restos que
     prueban que las vías pecuarias fueron los primeros caminos y rutas
     peninsulares. Estos desplazamientos, para aprovechar más
     racionalmente los pastos de puertos o estivales y los invernales de
     cotas más bajas, fueron impulsados y controlados por asociaciones y
     organizaciones de ganaderos dedicadas a la protección del pastoreo
     apoyado en la trashumancia.
     Estas asociaciones tuvieron un carácter peculiar en Aragón, distinto
     y fuera del Honrado Concejo de la Mesta, y, así, se crearon, a lo
     largo de la historia, instituciones como la Junta General de
     Ganaderos de las Montañas, las casas de ganaderos, la Mesta de
     Albarracín y otras organizaciones como consejos, cofradías, ligallos,
     etc., que regían los movimientos tanto de la trashumancia
     descendente, en tiempos la más importante, como la ascendente y la
     trasterminancia.
     Es igualmente importante, por su utilidad actual, la existencia de un
     amplio número de vías pecuarias de carácter local que permiten los
     desplazamientos cotidianos de corto recorrido con las debidas
     garantías de seguridad y amparo legal.
     La disminución del censo de ganado lanar y, en general, de la
     ganadería extensiva, la modernización y agilidad de los nuevos
     transportes, el cambio de forma de las explotaciones, las
     dificultades de la vida de los pastores y los grandes inconvenientes
     que éstos encontraban en el traslado de los rebaños por aquellas
     rutas, han dado lugar a la desaparición y deterioro de muchos tramos
     de cabañeras.
     Las vías pecuarias aragonesas más importantes pueden incluirse en
     tres grupos o sectores: las que enlazan el Pirineo con el valle del
     Ebro, a ambas orillas del río; las que, desde Gúdar y Maestrazgo,
     descienden hacia Tortosa y Levante, y las que, desde Albarracín
     (Montes Universales), discurren hacia La Mancha, dehesas andaluzas y
     Levante.
     Esta extensa red de vías pecuarias aragonesas, con un desarrollo
     superior a los 12.000 kilómetros y una extensión, aproximada, de
     50.000 hectáreas, ha sufrido desde hace siglos una serie de amenazas,
     intrusiones, ocupaciones y transformaciones de todo tipo.
     Es preciso salvar del olvido las tradiciones trashumantes de Aragón,
     proteger el rico patrimonio histórico y cultural ligado a aquellas
     rutas y fomentar el desarrollo socioeconómico de zonas rurales
     deprimidas, asegurando la difusión de un modelo ordenado de turismo
     rural asentado en aquellas vías.
     Por todo ello, la presente Ley tiene como objetivo primordial
     establecer una regulación que actualice y permita la conservación,
     mejora y recuperación de las vías pecuarias que discurran por el
     territorio de Aragón, con planes y programas razonados,
     proporcionados a los condicionantes de cada caso y a los fines
     propios de estos itinerarios y otros fines nuevos, acordes con las
     demandas actuales del territorio aragonés, en la idea de que las
     cabañeras estarán más protegidas cuanto mayor sea su uso y más
     apropiados los destinos que se apliquen.
     Dentro del procedimiento de elaboración de la presente ley, se ha
     ofrecido audiencia a un amplio elenco de entidades, asociaciones o
     sindicatos representativos de diferentes intereses legítimos en
     relación con las vías pecuarias, de forma que el texto definitivo se
     ha enriquecido con las aportaciones de organizaciones agrarias y
     ganaderas, cámaras agrarias, federaciones de regantes, entidades
     locales, asociaciones de municipios, así como del Consejo de
     Protección de la Naturaleza y del Consejo de Cooperación Comarcal y
     de diferentes órganos y Departamentos de la Administración de la
     Comunidad Autónoma de Aragón, lo que refleja el amplio proceso
     participativo realizado.
     La presente normativa debe servir de herramienta eficaz y ágil para
     los órganos gestores y ser percibida como útil por los diferentes
     colectivos de administrados hacia los que va destinada.
     III
     La presente Ley de vías pecuarias de Aragón se distribuye en cuatro
     títulos, más uno preliminar. De acuerdo con la disposición final
     primera de la Ley 3/1995, de 23 de marzo, de vías pecuarias, se
     recoge, en el presente texto legal, el contenido de los artículos
     valorados por aquélla como normas básicas, así como el de los
     calificados como normas de aplicación plena en todo el territorio
     nacional, a los efectos de lo previsto en el artículo 149.1.23.ª,
     149.1.6.ª y 149.1.8.ª, respectivamente, de la Constitución Española.
     El título Preliminar, «Disposiciones generales», recoge la definición
     de vías pecuarias, su naturaleza jurídica, los fines que deben
     cumplir y la atribución del ejercicio de competencias y funciones.
     Estas competencias corresponden, de manera general, al Departamento
     responsable en materia de vías pecuarias, a excepción de las que, de
     una forma expresa, se atribuyen a otros Departamentos u organismos
     públicos de la Administración de la Comunidad Autónoma y de las
     comarcas aragonesas.
     El título preliminar trata también de la creación de un Fondo
     Documental de Vías Pecuarias que sirva de inventario y base de
     información de la Red de Vías Pecuarias de Aragón, así como de
     registro de carácter público. Se crean también, y se incluyen en este
     título como novedad, las Vías Pecuarias de Especial Interés, con las
     denominaciones y prioridades de Interés Natural y de Interés
     Cultural-Recreativo o Turístico, seleccionadas de la Red de Vías
     Pecuarias, con objeto de recuperar y proteger aquellas vías o tramos
     de las mismas mediante actuaciones preferentes.
     El título I, «Creación, determinación y administración de las vías
     pecuarias», se estructura en cuatro capítulos. En su capítulo I,
     «Potestades administrativas», se enumeran y ordenan las distintas
     facultades y potestades administrativas concurrentes sobre las vías
     pecuarias, prestando especial atención a su estudio e investigación,
     a su creación y ampliación, y a su recuperación y restablecimiento.
     En el capítulo II de este título I, «Clasificación, deslinde y
     amojonamiento», se recogen cuestiones de interés para la defensa de
     este patrimonio. Así, se trata de potenciar las aplicaciones
     generales, resaltando la importancia del empleo, para la
     determinación de las líneas perimetrales, de las actuales técnicas
     topográficas. Se destaca la necesidad de fomentar la cooperación con
     otros organismos, señalando que ésta es esencial con instituciones
     como gerencias catastrales y registros de la propiedad. En los
     anteriores artículos de este capítulo II, se desarrollan potestades
     administrativas relevantes, como son la clasificación, el deslinde,
     el amojonamiento y la señalización de las vías pecuarias. Se incluye,
     para lograr una mayor agilidad administrativa, la posibilidad de
     acudir, una vez clasificada la vía, a un procedimiento abreviado en
     la operación del deslinde, con los mismos efectos que éste.
     En el capítulo III del citado título I, «Desafectación de terrenos y
     modificaciones del trazado», se desarrollan temas complejos que
     acaparan la dedicación de los órganos gestores, como son la
     desafectación y las modificaciones del trazado por diferentes
     motivos. Se ha pretendido clarificar, con la intención de detallar su
     tramitación, las operaciones de modificaciones generales del trazado,
     por ser uno de los expedientes que se plantean con mayor asiduidad.
     Asimismo, se asegura la utilización de los terrenos desafectados al
     transformarse en bienes patrimoniales con fines de interés público y
     social. Además, se describen los distintos mecanismos legales como
     trámite ineludible para la incorporación de los nuevos terrenos y su
     afectación al dominio público.
     En este capítulo III y en el anterior, puede ser de gran importancia,
     para la correcta realización de las distintas operaciones a efectuar,
     la colaboración que pueden prestar las entidades locales y las
     asociaciones profesionales.
     Completa este título I el capítulo IV, «Ocupaciones, aprovechamientos
     y otras actuaciones». Las primeras se efectuarán, en todo caso, con
     carácter muy restrictivo y siempre que no dificulten el uso pecuario
     y los demás usos compatibles, complementarios y especiales. Las
     autorizaciones tendrán un carácter temporal, y, en el caso de
     peticiones de particulares, la imposibilidad de sustitución fuera de
     los terrenos de la vía pecuaria deberá estar suficientemente
     justificada y probada. Los frutos y productos no utilizados por el
     ganado, considerados como aprovechamientos sobrantes, podrán ser
     objeto de enajenación ajustándose a los principios de publicidad y
     concurrencia.
     El título II, «Régimen de usos y actividades», se desarrolla en dos
     capítulos. El primero de ellos, «Uso propio. Usos compatibles,
     complementarios y especiales», describe los distintos usos,
     recordando siempre la prioridad del tránsito ganadero. Se acentúa la
     necesidad de recabar colaboraciones con los distintos órganos de la
     Administración de la Comunidad Autónoma y las comarcas aragonesas,
     para la promoción y fomento de los usos complementarios, su
     adaptación a las nuevas demandas de la sociedad y su integración en
     el desarrollo rural. En el segundo capítulo, «Actividades
     prohibidas», se relacionan las prohibiciones que, con carácter
     general, se dictan para la protección y aprovechamiento ordenado de
     estas rutas.
     El título III, «Principios de cooperación y colaboración», desarrolla
     las colaboraciones con las distintas administraciones, tanto en el
     ámbito estatal como autonómico y local, previendo el concierto de
     convenios con otras Comunidades Autónomas, especialmente con las
     limítrofes, con objeto de coordinar criterios sobre los usos de
     aquellas rutas ganaderas que discurran por las citadas Comunidades,
     así como la posible cooperación con entidades privadas, asociaciones
     y particulares en la conservación, ejecución de trabajos de
     acondicionamiento, mantenimiento y mejora de las vías pecuarias.
     El título IV, «Infracciones y sanciones», recoge lo legislado sobre
     este tema en el título IV de la Ley 3/1995, de 23 de marzo, de vías
     pecuarias, y calificado como articulado básico.
     El cuadro de infracciones y sanciones se redacta en sintonía con lo
     estipulado en el título IX de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de
     Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento
     Administrativo Común, modificada por la Ley 4/1999, de 13 de enero.
     Se completa la presente Ley con cinco disposiciones adicionales, una
     disposición transitoria, una disposición derogatoria y cuatro
     disposiciones finales.
     TITULO PRELIMINAR
     Disposiciones generales
     Artículo 1.-Objeto.
     Es objeto de la presente Ley la regulación de las vías pecuarias o
     cabañeras en el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma de Aragón
     conforme a su competencia exclusiva y en el marco de la legislación
     básica del Estado.
     Artículo 2.-Fines.
     La actuación del Gobierno y de la Administración de la Comunidad
     Autónoma y, en su caso, de cualesquiera otras Administraciones
     públicas aragonesas sobre las vías pecuarias perseguirá los
     siguientes fines:
     a) Ordenar y regular el uso de las vías pecuarias.
     b) Asegurar la adecuada conservación de las vías pecuarias y otros
     elementos directamente vinculados con las mismas, debido a sus
     características ambientales, culturales o históricas, mediante la
     adopción de medidas de protección y restauración.
     c) Preservar y defender su integridad mediante el ejercicio de las
     potestades administrativas que la ley expresamente les atribuya.
     d) Garantizar, promover y fomentar el uso público de las mismas,
     tanto para facilitar, con prioridad, el tránsito ganadero u otra
     utilización agropecuaria como para otros usos compatibles y
     complementarios de éstos.
     e) Preservar y fomentar las razas autóctonas y el aprovechamiento de
     los recursos representados por los pastos.
     f) Considerar las vías pecuarias como un instrumento de conservación
     de la naturaleza y mantener en ellas, como corredores naturales, la
     diversidad biológica, la presencia de flora ligada a estas áreas y el
     desplazamiento de las especies de fauna.
     Artículo 3.-Régimen jurídico.
     Las vías pecuarias o cabañeras se rigen por lo dispuesto en la
     legislación básica estatal, por la presente Ley y el reglamento que
     la desarrolle.
     Artículo 4.-Concepto de vía pecuaria y destino.
     1. Se entiende por vías pecuarias o cabañeras las rutas o itinerarios
     por donde discurre o ha venido discurriendo tradicionalmente el
     tránsito ganadero.
     2. Las vías pecuarias podrán ser destinadas a otros usos compatibles,
     complementarios y especiales en términos acordes con su naturaleza y
     sus fines, garantizando la conservación de la naturaleza, dando
     prioridad al tránsito ganadero y otros usos rurales e inspirándose en
     el desarrollo sostenible y el respeto al medio ambiente, al paisaje y
     al patrimonio natural y cultural.
     3. A todos los efectos previstos en la presente Ley, tienen la
     consideración de vías pecuarias las balsas, abrevaderos, sesteaderos,
     descansaderos, refugios, corrales, puentes y cualesquiera otras
     instalaciones o terrenos anexos a las mismas y destinados al tránsito
     y uso ganadero.
     Artículo 5.-Naturaleza jurídica.
     Las vías pecuarias cuyo itinerario discurre por el territorio de la
     Comunidad Autónoma de Aragón son bienes demaniales de esta Comunidad
     y, por lo tanto, inalienables, imprescriptibles e inembargables.
     Artículo 6.-Tipos de vías pecuarias por su anchura.
     1. En atención a su anchura, las vías pecuarias o cabañeras de la
     Comunidad Autónoma de Aragón se clasifican en cañadas, cordeles,
     veredas y coladas:
     a) Las cañadas son aquellas vías cuya anchura no exceda de los 75
     metros.
     b) Son cordeles cuando su anchura no sobrepase los 37,5 metros.
     c) Veredas son las vías que tienen una anchura no superior a los 20
     metros.
     d) Se denominan coladas las vías pecuarias, de carácter
     consuetudinario, de anchura variable menor que las anteriores.
     2. Dichas denominaciones son compatibles con otras que se hayan
     venido utilizando consuetudinariamente en los distintos territorios y
     comarcas de la Comunidad Autónoma de Aragón.
     3. Independientemente de las dimensiones indicadas en el apartado 1
     de este artículo, conservarán su anchura, si es superior a aquéllas,
     las vías pecuarias que la tengan reconocida en el acto de
     clasificación. En otro caso, cualquiera que sea su denominación
     consuetudinaria, la anchura quedará determinada en el acto de
     clasificación, sin perjuicio de su fijación definitiva en cada punto
     del trazado por efecto del acto de deslinde.
     4. Las balsas, abrevaderos, sesteaderos, descansaderos, refugios,
     corrales, puentes y demás elementos asociados al tránsito y uso
     ganadero tendrán la superficie, dimensiones y localización que
     determine el acto de clasificación, sin perjuicio de que su fijación
     definitiva, en cada punto del trazado, se determine en el acto de
     deslinde.
     Artículo 7.-Tipos de vías pecuarias por su itinerario.
     En atención a su itinerario, las vías pecuarias o cabañeras de la
     Comunidad Autónoma de Aragón se clasifican en supracomarcales y
     comarcales:
     a) Son supracomarcales las vías pecuarias cuyo trazado permita la
     continuidad del tránsito ganadero por dos o más comarcas.
     b) Son comarcales las vías pecuarias cuyo trazado discurra de forma
     exclusiva por el territorio de una sola comarca sin solución de
     continuidad.
     Artículo 8.-Competencias.
     1. Corresponde a la Comunidad Autónoma de Aragón, titular de la
     totalidad de las vías pecuarias que discurran por su territorio, la
     planificación general, la administración y la gestión de las vías
     pecuarias supracomarcales, ejercitándose las facultades inherentes a
     esas funciones por el Departamento competente en materia de vías
     pecuarias al que se adscriben o, en su caso, por el organismo público
     que de él dependa, sin perjuicio de las reservadas expresamente al
     Gobierno de Aragón y de las que, con carácter general, son propias
     del Departamento competente en materia de patrimonio conforme a la
     legislación de patrimonio de la Comunidad Autónoma de Aragón.
     2. Corresponde a las comarcas la administración y gestión de las vías
     pecuarias comarcales de titularidad de la Comunidad Autónoma de
     Aragón.
     3. La Administración de la Comunidad Autónoma, sus organismos
     públicos y las comarcas cooperarán y colaborarán en el ejercicio de
     sus competencias sobre el dominio público cabañero para garantizar la
     ejecución coordinada de las políticas medioambiental, ganadera y de
     ordenación del territorio.
     Artículo 9.-Fondo Documental.
     1. Se creará un Fondo Documental de Vías Pecuarias de la Comunidad
     Autónoma, como registro público en el que constarán, detalladas,
     todas las vías pecuarias de titularidad de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, así como todos los actos administrativos y resoluciones que
     les hayan afectado o afecten.  Su llevanza y actualización se
     encomendará al Departamento competente en la materia, con el objeto
     de facilitar la gestión administrativa y de proporcionar información
     cartográfica a las distintas Administraciones públicas, instituciones
     y particulares que lo soliciten.
     2. El mencionado Fondo Documental deberá contener las copias,
     fotografías, microfilmes, microfichas u otro medio de reprografía o
     tratamiento informático de los documentos, planos, antecedentes y, en
     definitiva, toda la información útil relativa a las vías pecuarias.
     3. La información sobre la existencia, características y descripción
     física de las vías pecuarias se obtendrá de las distintas
     Administraciones públicas, de las cámaras agrarias o entidades que
     las sustituyan, de las organizaciones profesionales agrarias y
     ganaderas, de las asociaciones y, en general, de cualesquiera
     entidades y personas, públicas o privadas, que puedan poseer la
     documentación o la información necesaria a tal fin.
     4. Una relación del mencionado inventario y sus posibles
     actualizaciones, con el detalle de todas las vías pecuarias
     existentes en la Comunidad Autónoma de Aragón, será remitida al
     Departamento competente en materia de patrimonio para su inclusión en
     el Inventario General de Bienes y Derechos de la Comunidad Autónoma
     de Aragón.
     Artículo 10.-Red de Vías Pecuarias de Aragón.
     El conjunto de las vías pecuarias existentes en el ámbito territorial
     de la Comunidad Autónoma de Aragón constituye la Red de Vías
     Pecuarias de Aragón.
     Artículo 11.-Vías Pecuarias de Especial Interés.
     1. Dentro de la Red de Vías Pecuarias de Aragón, se podrán declarar
     Vías Pecuarias de Especial Interés aquellas vías pecuarias o tramos
     de ellas que contengan un destacado valor para la protección natural
     o un destacado valor cultural-recreativo o turístico.
     2. La declaración determinará el carácter prioritario de su
     clasificación y deslinde y obligará a la elaboración de un plan de
     utilización que determine los usos preferentes y los complementarios,
     así como las medidas a adoptar para su desarrollo y fomento.
     3. En todo caso, se declararán Vías Pecuarias de Especial Interés
     Natural aquellas vías o tramos de ellas que atraviesen o colinden con
     montes demaniales, espacios naturales protegidos o áreas naturales
     singulares, y sus planes de utilización, una vez aprobados, se
     incorporarán al instrumento de ordenación o planificación de los
     recursos naturales o forestales correspondiente. Igualmente, se
     podrán declarar de Especial Interés Natural aquellas vías pecuarias o
     tramos de ellas que resulten de especial valor en orden a la
     conservación de la naturaleza y, en particular, las que puedan servir
     para conectar entre sí los espacios naturales protegidos de la
     Comunidad Autónoma de Aragón, previo informe del Departamento
     competente en medio ambiente.
     4. Se considerarán Vías Pecuarias de Especial Interés
     Cultural-Recreativo o Turístico aquellas que reúnan los elementos y
     valores necesarios para estos usos, previo informe favorable de los
     Departamentos competentes en la materia.
     Artículo 12.-Declaración de Vías Pecuarias de Especial Interés.
     1. La Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, mediante
     Orden del Consejero titular del Departamento competente en materia de
     vías pecuarias, podrá declarar Vías Pecuarias de Especial Interés.
     2. El procedimiento para la declaración se iniciará de oficio por el
     Departamento competente en materia de vías pecuarias o a solicitud de
     los organismos públicos a él adscritos, de cualquier otro
     Departamento del Gobierno de Aragón, de las entidades locales, del
     Consejo de Protección de la Naturaleza, de las cámaras agrarias o
     entidades que las sustituyan y de las organizaciones profesionales
     agrarias o de las asociaciones cuyo objeto sea velar por la defensa y
     conservación de la naturaleza.  Será preceptiva la emisión de los
     informes técnicos correspondientes que justifiquen la propuesta de
     declaración, el informe del Consejo de Protección de la Naturaleza de
     Aragón cuando el procedimiento tenga por objeto la declaración de
     Vías Pecuarias de Especial Interés Natural y la audiencia expresa a
     las comarcas por las que discurre la vía pecuaria o el tramo al que
     viene referida la declaración.
     3. Del acto de declaración, se tomará razón en el Fondo Documental y,
     asimismo, se dará cuenta al Departamento competente en materia de
     patrimonio para su inclusión en el Inventario General de Bienes y
     Derechos de la Comunidad Autónoma de Aragón.
     4. Los planes de utilización se aprobarán, igualmente, mediante Orden
     del Consejero titular del Departamento competente en materia de vías
     pecuarias, previo informe de las comarcas afectadas y del Consejo de
     Protección de la Naturaleza de Aragón cuando se trate de Vías
     Pecuarias de Especial Interés Natural y trámite de información
     pública, pudiendo recabar la colaboración de las Administraciones,
     organismos e instituciones citados en el apartado segundo.
     TITULO I
     Creación, determinación y administración
     de las vías pecuarias
     CAPITULO I
     Potestades administrativas
     Artículo 13.-Potestades administrativas.
     1. La Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón ejercerá las
     siguientes potestades en relación con las vías pecuarias:
     a) El estudio e investigación de la situación física y jurídica de
     los terrenos que se presuman pertenecientes a las vías pecuarias.
     b) La creación, ampliación, restablecimiento o recuperación.
     c) La clasificación, deslinde, amojonamiento, modificaciones de
     trazado y desafectación.
     d) Cualesquiera otros actos de protección, conservación y mejora.
     2. El ejercicio de las potestades de investigación sobre la situación
     y titularidad de las vías pecuarias, la propuesta para su creación o
     ampliación, el restablecimiento, la recuperación, la valoración de
     bienes a permutar y la actuación en los procedimientos de afectación
     o desafectación corresponden al Departamento con competencias en
     materia de vías pecuarias o, en su caso, a los organismos públicos de
     él dependientes.
     3. La inclusión en el Inventario General de Bienes y Derechos de la
     Comunidad Autónoma de Aragón, como bienes demaniales, y su
     inscripción, en su caso, con tal carácter en el Registro de la
     Propiedad, de oficio o a petición del Departamento con competencia en
     materia de vías pecuarias, corresponde al Departamento con
     competencia en materia de patrimonio.
     4. Las comarcas, conforme a sus competencias de gestión y
     administración, podrán ejercitar las facultades y potestades en
     defensa de las vías pecuarias que la Ley expresamente les atribuye en
     los artículos siguientes.
     Artículo 14.-Estudio e investigación.
     La Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón o, en su caso,
     las comarcas investigarán la situación de los terrenos que,
     previsiblemente, pertenezcan a las vías pecuarias o cabañeras con
     objeto de determinar la titularidad efectiva de los mismos.
     Artículo 15.-Creación y ampliación.
     1. La Comunidad Autónoma de Aragón, mediante acuerdo de su Gobierno,
     podrá crear nuevas vías pecuarias o ampliar las existentes
     prioritariamente para asegurar el tránsito ganadero, a propuesta
     justificada del Departamento competente en la materia y previa
     audiencia de las comarcas afectadas por su posible trazado.
     2. Las comarcas podrán promover la creación de nuevas vías pecuarias
     o la ampliación de las que discurran íntegramente por su territorio,
     con los usos establecidos en la presente Ley, mediante petición
     razonada y justificada dirigida al Departamento competente en la
     materia, que la elevará, en su caso, al Gobierno de Aragón para su
     aprobación.
     3. La creación o ampliación llevarán aparejada la declaración de
     utilidad pública a efectos de la posible expropiación de los bienes y
     derechos que se vean afectados.
     Artículo 16.-Recuperación y restablecimiento.
     1. La recuperación es el procedimiento administrativo en virtud del
     cual la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón recupera,
     en cualquier momento, la posesión de las vías pecuarias o tramos de
     ellas que se hallen indebidamente ocupados por terceros.
     2. La iniciación del procedimiento de recuperación, de oficio o a
     instancia de interesados, corresponderá al Departamento competente en
     materia de vías pecuarias, que podrá abrir con anterioridad un
     período de información previa a fin de conocer las circunstancias de
     la ocupación.
     3. Iniciado el procedimiento de recuperación, el órgano competente
     para resolver podrá adoptar las medidas provisionales que considere
     necesarias para salvaguardar la efectividad del acto administrativo
     que en su día se dicte.
     4. En el procedimiento de recuperación, se dará audiencia a los
     interesados para que, en el plazo máximo de quince días, puedan
     alegar y presentar los documentos y justificaciones que estimen
     procedentes. Asimismo, se recabarán los informes que se consideren
     necesarios.
     5. El acuerdo de recuperación se adoptará, previo informe de Letrado
     de la Comunidad Autónoma, por Orden del Departamento competente en
     materia de vías pecuarias, que será notificada a los interesados.
     6. El plazo máximo para resolver el procedimiento de recuperación
     será de seis meses contados desde la fecha de iniciación, de forma
     que, transcurrido ese plazo sin haberse dictado y notificado la
     correspondiente resolución, caducará el procedimiento y se acordará
     el archivo de las actuaciones.
     7. Una vez adoptado el acuerdo de recuperación y sin perjuicio de la
     reposición, restauración o indemnización a que pudiere haber lugar,
     se apercibirá al ocupante para que, en el plazo máximo de un mes,
     cese en la posesión indebida de la vía pecuaria. Si, transcurrido
     dicho plazo, no cesa en la posesión voluntariamente, se procederá de
     conformidad con lo previsto legalmente para la ejecución forzosa de
     los actos administrativos.
     8. Cuando no fuese posible la recuperación de algún tramo de vía
     pecuaria, el restablecimiento del mismo podrá hacerse mediante una
     modificación o trazado alternativo que garantice el mantenimiento de
     las características y usos de dicha vía pecuaria.
     CAPITULO II
     Clasificación, deslinde y amojonamiento
     Artículo 17.-Clasificación.
     1. La clasificación es el acto administrativo de carácter declarativo
     en virtud del cual se determina la existencia, categoría, anchura,
     trazado, obras e instalaciones anejas y propias de la vía pecuaria y
     demás características generales de cada una de ellas.
     2. La clasificación de vías pecuarias se llevará a cabo por términos
     municipales, salvo en aquellos casos en los que, por razones técnicas
     o de urgencia, la Administración considere necesario realizar la
     clasificación de determinadas vías o tramos de algunas de ellas.
     3. El procedimiento de clasificación comenzará mediante la
     elaboración de un proyecto que incluirá, en su caso, el acuerdo de
     creación, de ampliación o de restablecimiento y los antecedentes
     documentales que existan en cada supuesto. Dicho procedimiento
     garantizará la audiencia de los propietarios colindantes y de los
     municipios por cuyo territorio discurra el trazado, de las
     organizaciones profesionales agrarias y organizaciones que tengan
     entre sus fines la defensa del medio ambiente, así como la apertura
     del trámite de información pública e informe de la comarca por donde
     discurra la vía pecuaria y de los Departamentos competentes en
     materia de patrimonio y de agricultura y ganadería. El procedimiento
     de clasificación tendrá una duración máxima de dieciocho meses.
     4. La clasificación se aprobará mediante Orden del Consejero titular
     del Departamento competente en materia de vías pecuarias.  La
     aprobación de la clasificación no supone la inexistencia de otras
     vías pecuarias en el término municipal respectivo no incluidas en la
     misma, que deberán ser clasificadas tan pronto como el Departamento
     tenga conocimiento de las mismas por cualquier medio.
     Artículo 18.-Deslinde.
     1. El deslinde es el acto administrativo por el que se definen los
     límites de las vías pecuarias de conformidad con lo establecido en el
     acto de la clasificación.
     2. El procedimiento de deslinde incluirá, necesariamente, la relación
     de colindancias, ocupaciones e intrusiones.
     3. La iniciación del mismo, de oficio o a instancia de interesados,
     corresponderá al Departamento competente en materia de vías
     pecuarias, que designará al representante de la Administración que
     llevará a cabo las operaciones de deslinde.
     4. Iniciado el procedimiento de deslinde, el órgano competente para
     resolver el mismo podrá adoptar las medidas provisionales que
     considere oportunas para proteger la efectividad del acto
     administrativo correspondiente.
     5. En el procedimiento de deslinde, se dará audiencia a los
     municipios por cuyos territorios discurra el trazado, a los
     propietarios colindantes, a las organizaciones profesionales
     agrarias, al Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón cuando
     se trate de Vías Pecuarias de Especial Interés Natural y a las
     asociaciones interesadas que tengan por finalidad la conservación y
     defensa de la naturaleza. Asimismo, el expediente será sometido al
     trámite de información pública y se informará por la comarca por
     donde discurra la vía pecuaria y los Departamentos competentes en
     materia de patrimonio y de agricultura y ganadería.
     6. Cuando el deslinde afecte a términos municipales colindantes con
     otra u otras Comunidades Autónomas, el anuncio de inicio del
     procedimiento será publicado en los boletines oficiales
     correspondientes.
     7. Los propietarios de fincas colindantes a un tramo de vía pecuaria
     en fase de deslinde deberán presentar a la Administración actuante
     los títulos de dominio que tengan inscritos en el Registro de la
     Propiedad cuando se refieran a terrenos que pudieran resultar
     incluidos en el dominio público.  En estos supuestos, el órgano
     administrativo que tramite dicho procedimiento lo pondrá en
     conocimiento del Registro de la Propiedad correspondiente a fin de
     que, por éste, se practique la anotación marginal preventiva de esta
     circunstancia.
     8. La aprobación del deslinde se efectuará, previo informe de Letrado
     de la Comunidad Autónoma, por Orden del Departamento con competencias
     en materia de vías pecuarias, notificándose a los interesados que
     hubieran comparecido en el procedimiento de deslinde y publicándose
     en el «Boletín Oficial de Aragón» y en el tablón de edictos de los
     ayuntamientos correspondientes.
     9. El plazo máximo para resolver el procedimiento de deslinde será de
     dieciocho meses contados desde la fecha de iniciación, de forma que,
     transcurrido ese plazo sin haberse dictado y notificado la
     correspondiente resolución, caducará el procedimiento y se acordará
     el archivo de las actuaciones, iniciándose un nuevo procedimiento de
     deslinde que deberá resolverse en un plazo máximo de dieciocho meses.
     Artículo 19.-Efectos del deslinde.
     1. El deslinde aprobado y firme en vía administrativa declara la
     posesión y titularidad demanial a favor de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, dando lugar al amojonamiento, y sin que las inscripciones del
     Registro de la Propiedad puedan prevalecer frente a la naturaleza
     demanial de los bienes deslindados.
     2. La resolución que apruebe el deslinde será título jurídico
     suficiente para rectificar, conforme a lo dispuesto en la legislación
     hipotecaria, las situaciones jurídicas registrales contradictorias
     con el deslinde, de tal forma que, una vez firme en vía
     administrativa la resolución, se inscribirá el deslinde
     administrativo respecto de la finca deslindada, por lo que la
     inscripción previa de su propiedad no podrá prevalecer frente a la
     titularidad pública de los bienes deslindados.
     3. La resolución de aprobación del deslinde será título suficiente
     para que el Departamento competente en materia de patrimonio proceda,
     en su caso, a la inmatriculación de la vía pecuaria deslindada como
     bien de dominio público, siempre que contenga, además, los demás
     requisitos exigidos por el artículo 206 de la Ley Hipotecaria.
     4. En todo caso, quienes se consideren afectados por la resolución
     aprobatoria del deslinde podrán ejercitar las acciones que estimen
     pertinentes en defensa de sus derechos y solicitar la anotación
     preventiva de la correspondiente reclamación judicial.
     5. Las acciones civiles sobre derechos relativos a terrenos incluidos
     en las vías pecuarias deslindadas prescriben a los cinco años, que se
     computarán a partir de la fecha de aprobación del deslinde.
     Artículo 20.-Deslinde abreviado.
     1. Aprobada la clasificación de una vía pecuaria, se podrá efectuar
     un deslinde abreviado de los terrenos que ocupan la misma o parte de
     ella cuando conste la conformidad expresa de todas las entidades,
     colectivos o particulares interesados, bien en la solicitud de inicio
     o en cualquier momento del procedimiento.
     2. El procedimiento de deslinde abreviado se realizará, previo
     acuerdo de iniciación, mediante la notificación a los propietarios de
     las fincas colindantes afectadas, a los ayuntamientos y a las
     comarcas donde éstas radiquen, y el anuncio en el «Boletín Oficial de
     Aragón» y en el tablón de edictos de los ayuntamientos
     correspondientes, en un único acto con la asistencia del
     representante y del técnico designados por el Departamento competente
     en materia de vías pecuarias, de los propietarios y poseedores de las
     fincas colindantes afectadas por el deslinde y de los representantes
     designados por los municipios y por las comarcas en las que se
     encuentren las fincas a deslindar, así como de cualesquiera otros que
     acrediten un interés legítimo en la práctica del deslinde.
     3. Para que el deslinde abreviado sea válido y surta plenos efectos,
     deberá constar la unánime conformidad de todos los afectados, que se
     reflejará en un acta que contenga las operaciones efectuadas con la
     relación de ocupaciones, intrusiones y colindantes.
     4. Una vez lograda la unánime conformidad al deslinde por parte de
     todos los afectados por el mismo, la aprobación de dicho deslinde
     abreviado, se efectuará de la forma señalada en el apartado 8 del
     artículo 18 y sus efectos serán los especificados en el artículo 19.
     5. El plazo máximo para resolver el procedimiento de deslinde
     abreviado será de seis meses contados desde la fecha de iniciación,
     de forma que, transcurrido ese plazo sin haberse dictado y notificado
     la correspondiente resolución, caducará el procedimiento y se
     acordará el archivo de las actuaciones, sin perjuicio de que la falta
     de conformidad conlleve el efecto de modificar el tipo de
     procedimiento, quedando sometido en tal caso al plazo propio del
     procedimiento ordinario de deslinde, a contar desde la fecha en el
     que se adoptó el acuerdo de incoación.
     6. Con independencia de lo anterior, cuando razones de interés
     público así lo aconsejen, se podrá acordar la tramitación de urgencia
     prevista en la legislación del procedimiento administrativo común.
     Artículo 21.-Amojonamiento.
     1. El amojonamiento es el procedimiento administrativo en virtud del
     cual, una vez aprobado el deslinde, se determinan los límites de la
     vía pecuaria y se señalizan con carácter permanente sobre el terreno
     mediante hitos o mojones.
     2. Una vez firme en vía administrativa la Orden por la que se aprueba
     el deslinde, se procederá al amojonamiento de la vía pecuaria, con
     citación de los interesados y propietarios colindantes, así como de
     los municipios y comarcas en cuyos territorios radiquen las fincas y
     la vía pecuaria deslindada, no admitiéndose otras alegaciones que
     aquellas que versen sobre diferencias de dicho amojonamiento respecto
     al deslinde.
     3. Se levantará un acta de amojonamiento en la que se señalará el
     recorrido y la localización de los distintos mojones, de modo que
     sean fácilmente identificables.
     4. No será de aplicación el procedimiento fijado en los apartados
     anteriores cuando se trate de la simple reposición de mojones
     desaparecidos o deteriorados.
     Artículo 22.-Señalización.
     1. Sin perjuicio de la práctica ulterior de su deslinde y
     amojonamiento, el Departamento competente en materia de vías
     pecuarias procederá, en su caso, a la señalización provisional de
     aquellas vías que estén clasificadas, de manera que puedan
     identificarse adecuadamente, de forma especial en las intersecciones
     con cualquier tipo de viario.
     2. Se establecerán reglamentariamente las características de los
     mojones que definan los límites de las vías pecuarias.
     Artículo 23.-Aplicaciones generales y fomento de la cooperación.
     1. En la totalidad de los procedimientos incluidos en el presente
     capítulo, podrá utilizarse, entre otros y como documentos de apoyo,
     toda la información gráfica y descriptiva disponible en los Centros
     de Gestión Catastral y Cooperación Tributaria y Gerencias
     Territoriales del Catastro, así como los fotogramas o fotografías
     aéreas.
     2. El empleo de las técnicas topográficas en todo levantamiento
     perimetral permitirá la determinación de los límites de las vías
     pecuarias por coordenadas absolutas que, en tanto se produzca el
     amojonamiento, contendrán por sí mismas la expresión de esta
     operación, al garantizar, en cualquier momento y situación, la exacta
     localización sobre el terreno de los límites de la vía pecuaria.
     3. Con objeto de lograr una óptima información y una precisa
     documentación, se fomentará y promoverá la colaboración y cooperación
     con órganos de otras Administraciones, especialmente con los Centros
     de Gestión Catastral y Cooperación Tributaria y Gerencias
     Territoriales del Catastro, así como con los Registros de la
     Propiedad, mediante aquellos medios que se consideren oportunos y,
     principalmente, con la celebración de Convenios de colaboración.
     CAPITULO III
     Desafectación de terrenos y modificaciones del trazado
     Artículo 24.-Desafectación.
     1. La Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, por medio
     del Departamento competente en materia de vías pecuarias, de oficio o
     a petición razonada y justificada de la comarca por cuyo territorio
     discurra la vía pecuaria, podrá desafectar los terrenos de vías
     pecuarias que no sean adecuados para el tránsito del ganado ni sean
     susceptibles de los usos compatibles y complementarios que la ley
     establece, siempre que no hayan sido declarados de Especial Interés.
     2. Aquellos tramos de vías pecuarias declarados de Especial Interés
     mantendrán prioritariamente los fines por los que fueron declarados,
     no pudiéndose proceder a su desafectación salvo en aquellos casos en
     que, previo acuerdo del Gobierno de Aragón, se declare la actuación
     de interés general y quede de manifiesto la prevalencia del fin
     aducido.
     3. El procedimiento de desafectación será resuelto por Orden del
     Consejero titular del Departamento competente en materia de vías
     pecuarias, previa consulta a los propietarios colindantes, a las
     organizaciones profesionales agrarias y ganaderas y, tratándose de
     Vías Pecuarias de Especial Interés, a las asociaciones cuyo objeto
     sea velar por la defensa y conservación de la naturaleza o de
     aquellos otros valores que determinaron dicha declaración, así como a
     los municipios en cuyos territorios se hallen los terrenos que se van
     a desafectar, y una vez emitidos los informes de las comarcas por
     cuyo territorio discurre la vía pecuaria y de los Departamentos
     competentes en materia de patrimonio y de agricultura y ganadería.
     4. La desafectación requerirá, con carácter previo, la tramitación
     del correspondiente expediente de innecesariedad, en la forma en que
     se establezca reglamentariamente.
     5. Los terrenos desafectados tendrán la condición de bienes
     patrimoniales de la Comunidad Autónoma de Aragón, y en ellos, para
     definir su posterior destino, prevalecerá el interés público o
     social, considerándose, en cualquier caso, de interés público o
     social las actividades que redunden en beneficio del desarrollo del
     ámbito rural, las relacionadas con la conservación de la naturaleza y
     las de educación medioambiental.
     6. La desafectación practicada se comunicará al Departamento
     competente en materia de patrimonio para que incluya los terrenos
     desafectados como bienes patrimoniales en el Inventario General de
     Bienes y Derechos de la Comunidad Autónoma de Aragón y efectúe la
     comunicación correspondiente al Registro de la Propiedad.
     7. La Comunidad Autónoma de Aragón podrá ceder los terrenos de vías
     pecuarias desafectadas de sus fines específicos para las actividades
     descritas en el apartado quinto.
     Artículo 25.-Modificaciones generales del trazado.
     1. Por razones de interés público y, excepcionalmente y de forma
     motivada, por interés particular, se podrá variar o desviar el
     trazado de una vía pecuaria, siempre que se asegure el mantenimiento
     de la integridad superficial y la idoneidad de los nuevos itinerarios
     y de los trazados, junto con la continuidad del tránsito ganadero y
     los demás usos compatibles o complementarios con aquél. No podrá
     iniciarse un procedimiento de modificación de trazado sin tener
     previsto un trazado alternativo al objeto de que la vía pecuaria no
     quede interrumpida durante el tiempo que sea necesario para el nuevo
     proceso de deslinde y amojonamiento del trazado alternativo.
     2. En el caso de modificaciones por interés particular, el interesado
     propondrá la modificación mediante solicitud en la que acredite la
     titularidad de un interés legítimo, a la que acompañará un informe
     técnico que justifique la razón de la modificación y las propuestas
     de trazado alternativo, debiendo aportar el interesado, con carácter
     previo a la ocupación, los terrenos que garanticen lo establecido en
     el apartado anterior.  El interesado deberá acreditar la titularidad
     y plena disponibilidad de los terrenos, que no podrán tener
     servidumbre ni carga de ninguna clase.
     3. El procedimiento para la modificación se iniciará de oficio por el
     Departamento competente en materia de vías pecuarias, directamente o
     previa petición motivada y justificada de cualquier Departamento del
     Gobierno de Aragón o de los municipios y comarcas por cuyo territorio
     discurra el trazado de la vía pecuaria, sometiéndose a consulta
     previa de las cámaras agrarias o entidades que las sustituyan, de las
     organizaciones profesionales agrarias afectadas, del Consejo de
     Protección de la Naturaleza de Aragón cuando se trate de Vías
     Pecuarias de Especial Interés Natural y de aquellas organizaciones o
     colectivos interesados cuyo fin sea la defensa del medio ambiente,
     abriéndose trámite de información pública por plazo de un mes
     mediante anuncio que se publicará en el «Boletín Oficial de Aragón» y
     en el tablón de edictos de los ayuntamientos correspondientes, siendo
     preceptivo el informe de las comarcas por donde discurra la vía
     pecuaria y de los Departamentos competentes en materia de agricultura
     y ganadería y de patrimonio.
     4. El plazo máximo para resolver el procedimiento de modificación
     será de nueve meses contados desde la fecha de iniciación, de forma
     que, transcurrido dicho plazo sin haberse dictado y notificado
     resolución, caducará el procedimiento.
     5. En el caso de modificaciones por interés particular, los tramos
     modificados deberán ser entregados a la Comunidad Autónoma de Aragón
     adecuadamente amojonados y con los títulos de propiedad que se
     deriven de la operación.
     Artículo 26.-Afectación y desafectación de los terrenos por
     modificación del trazado.
     1. La modificación del trazado, una vez acordada, determinará la
     necesidad de incorporar nuevos inmuebles al dominio público cabañero,
     cuya adquisición se efectuará mediante los negocios jurídicos de
     compraventa, permuta o cesión gratuita, por expropiación forzosa o
     por cualquier otro acto administrativo, procediéndose a su afectación
     por acto expreso o, en su caso, mediante su cambio de destino
     mediante mutación demanial, todo ello conforme al procedimiento que
     establece la presente Ley.
     2. A propuesta motivada del Departamento competente en materia de
     vías pecuarias, mediante Decreto del Gobierno de Aragón, se procederá
     a la adquisición y afectación de los inmuebles necesarios para
     garantizar la continuidad del trazado modificado de la vía pecuaria
     o, en su caso, a su mutación demanial, y a la desafectación de los
     terrenos del antiguo trazado. En virtud de dicho Decreto, se
     desafectarán los terrenos sobrantes, se autorizará la adquisición de
     los bienes y se hará constar de forma concreta el destino al que
     quedan afectos los inmuebles, con expresión del cambio de destino en
     el caso de la mutación demanial, se determinarán las facultades que
     corresponden a los distintos Departamentos u organismos públicos de
     ellos dependientes sobre la utilización, administración y defensa de
     los bienes que se incorporan al dominio público, y, en el supuesto de
     adquisición por expropiación forzosa, se declarará la utilidad
     pública e interés social a tal efecto, sustituyéndose finalmente el
     acto de clasificación y de deslinde por lo que se refiere al nuevo
     trazado.
     3. La inscripción en el Registro de la Propiedad de los terrenos
     afectados por la variación o modificación del trazado corresponderá
     al Departamento competente en materia de patrimonio, que efectuará
     también la correspondiente anotación en el Inventario General de
     Bienes y Derechos de la Comunidad Autónoma de Aragón.
     Artículo 27.-Modificaciones del trazado como consecuencia de una
     nueva ordenación territorial.
     1. Cualquier forma de ordenación territorial incluirá
     obligatoriamente en el proyecto una relación de las vías pecuarias o
     de los tramos afectados. Dentro de los plazos establecidos en los
     procedimientos de aprobación de los instrumentos de ordenación
     territorial, el órgano u organismo público a quien corresponda del
     Departamento competente en materia de vías pecuarias emitirá
     certificación de las vías pecuarias o de los tramos afectados por
     dicho proyecto.
     2. En las zonas objeto de cualquier forma de ordenación territorial,
     el nuevo trazado que, en su caso, haya de realizarse deberá asegurar,
     con carácter previo, el mantenimiento de la integridad superficial,
     la idoneidad de los itinerarios y la continuidad de los trazados,
     junto con la del tránsito ganadero, así como los demás usos
     compatibles y complementarios de aquél, debiendo aportar la
     Administración actuante en la ejecución de la ordenación, con
     carácter previo a la ocupación, los terrenos que aseguren la
     satisfacción de tales extremos.
     3. Los nuevos instrumentos de planeamiento urbanístico calificarán
     las vías pecuarias como suelo no urbanizable especial cuyo régimen de
     protección se asimilará, a los efectos de la aplicación de la
     legislación urbanística, al propio de los espacios naturales
     protegidos, excepto aquellas vías pecuarias que se encuentren en
     suelo urbano o en suelo que haya sido clasificado como urbanizable
     delimitado por instrumentos de planeamiento urbanístico ya aprobados
     y vigentes en el momento de entrada en vigor de la presente Ley.
     4. Los ayuntamientos por cuyo suelo urbano o urbanizable discurran
     tramos de vías pecuarias, cuando aporten los terrenos adecuados,
     podrán solicitar al Departamento competente en materia de vías
     pecuarias que incoe los expedientes de modificación de sus
     itinerarios por trazados alternativos que discurran por terrenos
     clasificados como suelo no urbanizable siempre que quede asegurada la
     continuidad de la vía pecuaria y garantizados el tránsito ganadero y
     los otros usos establecidos en esta Ley.
     5. Con carácter previo a la aprobación inicial del planeamiento, el
     ayuntamiento implicado, una vez realizada la consulta a la comarca, a
     las organizaciones profesionales agrarias, al Consejo de Protección
     de la Naturaleza de Aragón cuando se trate de Vías Pecuarias de
     Especial Interés Natural y a las organizaciones, asociaciones o
     colectivos que tengan como finalidad la defensa del medio ambiente,
     solicitará informe al Departamento competente en materia de vías
     pecuarias, el cual será vinculante en todo lo referente a vías
     pecuarias.
     6. La ejecución del plan requerirá la aprobación previa de la
     modificación de trazado y la consiguiente afectación y desafectación
     de terrenos de conformidad con el procedimiento indicado en la
     presente Ley.
     7. Los tramos modificados como consecuencia de una nueva ordenación
     territorial deberán ser entregados a la Comunidad Autónoma de Aragón
     adecuadamente amojonados y con los títulos de propiedad que se
     deriven de la operación.
     Artículo 28.-Modificaciones del trazado por la realización de obras
     públicas.
     1. Cuando se proyecte una obra pública sobre el terreno por donde
     discurre una vía pecuaria, la Administración actuante aportará los
     terrenos adecuados para un trazado alternativo, asegurándose el
     mantenimiento de sus características y la continuidad del tránsito
     ganadero, así como los demás usos compatibles y complementarios.
     2. La Administración que promueva la ejecución de la obra pública
     habrá de remitir al Departamento competente en materia de vías
     pecuarias una solicitud para que se modifique el trazado, acompañada
     de una memoria y de un proyecto técnico en el que se justifique que
     la solución propuesta garantiza el cumplimiento de las condiciones de
     conservación de la vía pecuaria que exige el apartado anterior.
     3. La vía pecuaria sobre la que se pretenda la realización de la obra
     pública conservará su carácter demanial hasta tanto no se produzca el
     acuerdo de modificación de la misma y su desafectación.
     4. En caso de urgencia debidamente acreditada, el Departamento
     competente podrá autorizar la iniciación de las obras siempre y
     cuando quede asegurado el tránsito ganadero y el promotor del
     proyecto garantice la aportación de los terrenos necesarios para la
     modificación propuesta.
     5. En caso de abandono o pérdida de funcionalidad de la obra sobre
     terrenos que hubieran sido anteriormente vía pecuaria, éstos
     revertirán a su situación inicial mediante la correspondiente
     mutación demanial y, en su caso, con el cambio de titularidad de los
     mismos.
     Artículo 29.-Cruce de las vías pecuarias por una vía pública.
     1. Cuando la obra a realizar consistiera en líneas férreas, canales,
     carreteras u otras infraestructuras lineales que simplemente hayan de
     cruzar la vía pecuaria, no será necesario proceder a la modificación
     de trazado, pero la Administración actuante deberá asegurar los pasos
     necesarios al mismo o a distinto nivel que garanticen el tránsito
     ganadero y los demás usos en condiciones de seguridad y comodidad y
     sin riesgo para la circulación vial, debiendo prever la señalización
     adecuada.
     2. Es competencia de la Administración de la Comunidad Autónoma la
     señalización correspondiente a las vías pecuarias, y corresponderá la
     adecuada señalización de los viales a las Administraciones que tengan
     asumidas las competencias.
     Artículo 30.-Concentraciones parcelarias.
     1. Cuando las operaciones de concentración parcelaria afecten al
     trazado de una vía pecuaria, el Departamento competente en materia de
     agricultura, previo informe preceptivo del Departamento competente en
     materia de vías pecuarias, propondrá su modificación, que deberá
     recogerse en el proyecto de concentración y, posteriormente, en el
     acuerdo que la concluya.
     2. Una vez firme el acuerdo de concentración y otorgada el acta de
     reorganización de la propiedad, se aprobará el nuevo trazado de la
     vía pecuaria por el Departamento competente en materia de vías
     pecuarias, de tal forma que el nuevo trazado, en la zona afectada por
     la concentración parcelaria, se considerará clasificado y deslindado,
     dándose cuenta del acta de reorganización de la propiedad y de la
     resolución que apruebe la modificación al Departamento competente en
     materia de patrimonio para su inclusión en el Inventario General de
     Bienes y Derechos de la Comunidad Autónoma y para la inscripción, en
     su caso, en el Registro de la Propiedad.
     3. Los tramos modificados deberán ser entregados a la Comunidad
     Autónoma de Aragón adecuadamente amojonados y con los títulos de
     propiedad que se deriven de la operación.
     CAPITULO IV
     Ocupaciones, aprovechamientos y otras actuaciones
     Artículo 31.-Ocupaciones temporales.
     1. Por razones de interés público y, excepcionalmente y de forma
     motivada, por razones de interés particular, siempre y cuando
     repercutan en beneficio del desarrollo rural y del territorio, se
     podrán autorizar ocupaciones de carácter temporal, siempre que tales
     ocupaciones no alteren el tránsito ganadero ni impidan los demás usos
     compatibles o complementarios con aquél ni tampoco los usos
     especiales, evitando causar cualquier tipo de daño ambiental.
     2. En cualquier caso, dichas ocupaciones no podrán tener una duración
     superior a los cinco años, sin perjuicio de su ulterior renovación,
     sometiéndose previamente al trámite de información pública por
     espacio de un mes y siendo objeto del informe correspondiente por el
     ayuntamiento en cuyo término radiquen y por el Consejo de Protección
     de la Naturaleza de Aragón cuando se trate de Vías Pecuarias de
     Especial Interés Natural.
     3. Corresponde al Departamento competente en materia de vías
     pecuarias el otorgamiento de las autorizaciones para la ocupación
     temporal de las vías pecuarias cuando éstas tengan carácter
     supracomarcal.
     4. Corresponde a la comarca el otorgamiento de las autorizaciones
     para la ocupación temporal de las vías pecuarias cuando éstas tengan
     carácter comarcal.
     5. Los procedimientos para el otorgamiento de las autorizaciones se
     iniciarán a solicitud del interesado, quien deberá acompañar la
     memoria o proyecto que justifique la utilización privativa del
     dominio público cabañero. En aquellos procedimientos para el
     otorgamiento de las autorizaciones que se sigan ante el Departamento
     competente en materia de vías pecuarias, se dará también trámite de
     audiencia a las comarcas en las que radique la vía pecuaria o la
     parte de su trazado afectada por la ocupación.  En los procedimientos
     seguidos ante la comarca, se dará trámite de audiencia al
     Departamento competente en materia de vías pecuarias, cuyo informe
     será vinculante cuando la ocupación pueda afectar a la vía pecuaria,
     en su totalidad o en parte, a un espacio natural protegido o a un
     monte demanial.
     6. En cualquier caso, el plazo para la resolución y notificación de
     los procedimientos de ocupación temporal será de seis meses desde la
     fecha de su solicitud, transcurrido el cual sin su resolución expresa
     y notificación se entenderá desestimada.
     7. Cuando concurran circunstancias excepcionales de urgencia, que
     deberán precisarse y justificarse en la solicitud, se podrá autorizar
     de modo provisional y por plazo no superior a un año la ocupación de
     los terrenos de una vía pecuaria.
     Artículo 32.-Aprovechamientos sobrantes.
     1. Los frutos y productos no utilizados por el ganado en el normal
     tránsito ganadero podrán ser objeto de aprovechamiento.
     2. Corresponde al Departamento competente en materia de vías
     pecuarias la adjudicación de los aprovechamientos sobrantes en las
     vías pecuarias cuando éstas tengan carácter supracomarcal, sin
     perjuicio de su posible aprovechamiento directo por la Administración
     de la Comunidad Autónoma o por sus organismos públicos.
     3. Corresponde a la comarca la adjudicación de los aprovechamientos
     sobrantes en las vías pecuarias cuando éstas tengan carácter
     comarcal, sin perjuicio de su posible aprovechamiento directo por la
     propia comarca.
     4. El procedimiento de adjudicación del aprovechamiento a terceros se
     someterá en cualquier caso a los principios de concurrencia y
     publicidad, iniciándose mediante solicitud que deberá seguir las
     prescripciones del pliego de condiciones del aprovechamiento,
     previamente elaborado por la Administración competente. Las
     peticiones de aprovechamientos solicitadas se publicarán durante el
     término de diez días en el «Boletín Oficial de Aragón» y en el tablón
     de anuncios de los ayuntamientos por los que discurra la vía pecuaria
     para la presentación, por cualesquiera interesados, de peticiones
     alternativas que, en su caso, darán lugar a la celebración de la
     correspondiente licitación, que se regirá por las reglas propias de
     la subasta, sin perjuicio de lo dispuesto en la presente Ley.
     5. Se reconoce un derecho preferente a la adjudicación a favor del
     peticionario inicial, siempre que la diferencia entre su propuesta
     económica en la licitación y la propuesta mínima de los licitadores
     concurrentes no exceda del quince por ciento de la primera.
     6. El plazo para la resolución y notificación del procedimiento será
     de tres meses desde la fecha de presentación de la solicitud,
     transcurrido el cual sin su resolución expresa y notificación al
     adjudicatario se entenderá desestimada la solicitud del peticionario
     inicial.
     7. El disfrute del aprovechamiento se regirá por las prescripciones
     del pliego de condiciones aprobado a tal fin por la Administración y,
     en su caso, por las condiciones incluidas en el acto de adjudicación,
     no pudiendo ser otorgado por plazo superior a diez años y pudiendo
     ser objeto de revisión en los supuestos previstos en la legislación
     básica estatal de vías pecuarias y, en general, cuando el
     aprovechamiento pueda devenir contrario al uso común y propio de la
     vía pecuaria, sin que se genere en tales casos derecho alguno de
     indemnización a favor del beneficiario.
     8. Cuando se trate de tramos de vías pecuarias que discurran por
     espacios naturales protegidos, cualquiera que sea su clasificación,
     los aprovechamientos existentes deberán tener en cuenta los
     condicionantes establecidos por el Plan de Ordenación de Recursos
     Naturales.
     TITULO II
     Régimen de usos y actividades
     CAPITULO I
     Uso propio. Usos compatibles, complementarios
     y especiales
     Artículo 33.-Uso propio.
     1. Los usos de las vías pecuarias vienen derivados de la definición y
     destino que, de las mismas, se hace en el artículo 4 de la presente
     Ley.
     2. Se considera uso propio el tránsito ganadero, de forma que todos
     los ganados pueden pastar, abrevar y pernoctar de forma libre,
     gratuita y prioritaria en las vías pecuarias, así como utilizar los
     corrales, refugios, descansaderos, pozos, puentes y demás
     instalaciones incluidas en las vías pecuarias, siempre que cumplan
     toda la normativa en sanidad pecuaria.
     Artículo 34.-Usos compatibles.
     Son compatibles con la actividad pecuaria los usos tradicionales que,
     siendo de carácter agrícola, ganadero o forestal y no teniendo la
     naturaleza jurídica de ocupación, puedan ejercitarse en armonía con
     el tránsito ganadero, y siempre sin deterioro de la vía pecuaria.
     Artículo 35.-Uso de vehículos motorizados.
     1. Podrán transitar por la vía pecuaria los vehículos y maquinaria
     que se destinen al ejercicio de las actividades agrícolas, ganaderas
     o forestales, respetando el paso prioritario de los ganados.
     2. Excepcionalmente se podrá autorizar por el Departamento competente
     en materia de vías pecuarias o, en su caso, por la comarca, cuando el
     trazado de la vía discurra íntegramente por su territorio, el
     tránsito de vehículos motorizados que estén al servicio de
     establecimientos turísticos, culturales y educativos que radiquen en
     el medio rural o de otros vehículos motorizados cuando su
     desplazamiento no obedezca a razones deportivas, quedando excluidas
     de dicha autorización las vías pecuarias en el momento de transitar
     el ganado y aquellas otras que revistan interés ecológico o cultural.
     3. Cualquier desplazamiento que se realice en un vehículo motorizado
     deberá evitar la destrucción de la vegetación y del pastizal que
     exista en la vía pecuaria, circular a una velocidad adecuada a las
     condiciones de la vía y ceder el paso a los ganados en tránsito sin
     que pueda ser desviado ni quede sujeto a interrupción.
     Artículo 36.-Plantaciones lineales.
     1. Serán también compatibles las plantaciones lineales, cortavientos,
     ornamentales u otras, en todo caso realizadas o autorizadas por la
     Administración, siempre que permitan el tránsito normal de los
     ganados o puedan ser útiles al uso pecuario o de protección de la
     vía.
     2. Dichas plantaciones quedarán como parte integrante de la vía
     pecuaria de manera
     que su posible aprovechamiento se regulará de acuerdo con el artículo
     32 de la presente Ley.
     Artículo 37.-Usos complementarios.
     1. Se consideran usos complementarios de las vías pecuarias el paseo,
     la práctica del senderismo, la marcha a caballo, el cicloturismo y
     otras formas de utilización o desplazamiento deportivo, siempre que
     respeten la prioridad del tránsito ganadero y no se realicen sobre
     vehículos motorizados.
     2. Podrán establecerse sobre terrenos de vías pecuarias instalaciones
     desmontables, cercados o, en general, cualquier equipamiento de
     idénticas características que sea necesario para la realización de
     los usos complementarios, previa autorización del Departamento
     competente en materia de vías pecuarias o de la comarca, en su caso,
     de la ocupación temporal conforme al procedimiento que prevé la
     presente Ley.
     3. El Departamento competente en materia de vías pecuarias podrá
     establecer determinadas restricciones temporales a los usos
     complementarios cuando éstos puedan suponer incompatibilidad con la
     protección de ecosistemas sensibles, masas forestales con riesgo de
     incendio y especies protegidas.
     Artículo 38.-Usos especiales.
     1. Estarán sujetas a autorización previa las siguientes actividades:
     a) Las que desarrollen en las vías pecuarias las personas o
     entidades, tengan o no ánimo de lucro, como organizadoras de
     actividades recreativas, deportivas, culturales y educativas de sus
     socios o afiliados y terceros.
     b) La celebración en las vías pecuarias de pruebas y competiciones
     deportivas y otras rurales o tradicionales.
     2. Las autorizaciones para los usos especiales que se refieren en el
     anterior apartado se otorgarán por el Departamento competente en
     materia de vías pecuarias o, en su caso, por la comarca, a solicitud
     de las federaciones o asociaciones deportivas, de asociaciones cuyo
     fin sea la defensa del medio ambiente, culturales o educativas y, en
     general, de cualquier persona que acredite un interés legítimo en
     relación con la actividad para la que se solicita el permiso de uso.
     3. El plazo para la resolución y notificación del procedimiento será
     de tres meses desde la fecha de la presentación de la solicitud,
     transcurrido el cual sin resolución expresa y notificación al
     interesado se entenderá desestimada aquélla.
     4. La autorización se entenderá otorgada sin perjuicio de todas
     aquellas que sean necesarias para la realización de la actividad y
     comprenderá, asimismo, la autorización para ocupar los terrenos de la
     vía pecuaria mediante las instalaciones accesorias, que no conlleven
     obras de fábrica, que sean precisas para el desarrollo de la
     actividad para la que se interesa, caducando de oficio a los tres
     meses a contar desde la fecha de su otorgamiento.
     5. Cuando la actividad se promueva por una Administración pública
     distinta de la de la Comunidad Autónoma o, en su caso, de la comarca
     que gestiona la vía pecuaria, bastará su mera comunicación con una
     antelación de dos meses a la fecha de comienzo de la actividad o de
     la celebración del evento.
     CAPITULO II
     Actividades prohibidas
     Artículo 39.-Actividades prohibidas.
     Quedan expresamente prohibidas en las vías pecuarias las siguientes
     actividades:
     a) Las roturaciones para la puesta en cultivo.
     b) La publicidad, con la única excepción de los paneles de
     información, orientación y señalización que establezca la
     Administración.
     c) El desplazamiento deportivo o competitivo en vehículos
     todoterreno, motocicletas y cualesquiera otros vehículos motorizados,
     fuera de los casos previstos en los artículos 35 y 38 de la presente
     Ley.
     d) Las que, excluidos el tránsito ganadero y el uso agrícola o
     forestal, supongan incompatibilidad con la protección de ecosistemas
     sensibles, de masas forestales y de especies de flora y fauna
     protegidas.
     e) Cualquier otra constitutiva de infracción penal, civil o
     administrativa.
     f) Cualquier otro tipo de actividad no autorizada.
     TITULO III
     Principios de cooperación y colaboración
     Artículo 40.-Red Nacional de Vías Pecuarias.
     1. El Departamento competente en materia de vías pecuarias podrá
     solicitar la incorporación a la Red Nacional de aquellas vías
     pecuarias o cabañeras de la Red de Vías Pecuarias de Aragón que estén
     comunicadas con aquélla, aportando al Fondo Documental de Vías
     Pecuarias del Ministerio de Medio Ambiente la información suficiente.
     2. Los expedientes de desafectación y de expropiación, así como los
     de adquisición que afecten a terrenos de las vías pecuarias
     aragonesas integradas en la Red Nacional, son competencia de la
     Comunidad Autónoma de Aragón, previo informe de la Administración
     General del Estado.
     3. Las resoluciones aprobatorias del deslinde de vías pecuarias que
     deban integrarse en la Red Nacional harán constar esta circunstancia.
     Artículo 41.-Colaboración con las entidades locales, organizaciones
     profesionales agrarias y otras Administraciones.
     El Gobierno de Aragón podrá suscribir convenios de colaboración con
     la Administración General del Estado, con las distintas
     Administraciones y organismos públicos del territorio de la Comunidad
     Autónoma y con las organizaciones profesionales o asociaciones
     agrarias y ganaderas con el objeto de promover y coordinar la
     adecuada defensa, conservación, ejecución de trabajos de
     acondicionamiento, mantenimiento y mejora de las vías pecuarias.
     Estos trabajos no generarán derecho alguno sobre las vías pecuarias a
     favor de quienes los ejecuten.
     Artículo 42.-Convenios con otras Comunidades Autónomas.
     La Comunidad Autónoma de Aragón podrá suscribir convenios de
     colaboración con las Comunidades Autónomas limítrofes a su territorio
     para garantizar los usos de las vías pecuarias, asegurando su
     continuidad y el tránsito ganadero entre ellas.
     Artículo 43.-Colaboración con entidades privadas.
     El Gobierno de Aragón fomentará la conservación, ejecución de
     trabajos de acondicionamiento, mantenimiento y mejora de las vías
     pecuarias mediante el otorgamiento de contratos de patrocinio y
     convenios de colaboración con entidades e instituciones públicas y
     privadas y con particulares, sin perjuicio de los auxilios económicos
     que pudiera prestar a tal fin conforme a la legislación general en
     materia de subvenciones. Estos trabajos no generarán derecho alguno
     sobre las vías pecuarias a favor de quienes los soliciten o ejecuten.
     Artículo 44.-Colaboración interdepartamental.
     El Departamento competente en materia de vías pecuarias recabará la
     colaboración de los órganos de la Administración de la Comunidad
     Autónoma de Aragón con competencia en agricultura, cultura, turismo,
     deporte, juventud y ordenación del territorio para la promoción,
     fomento y aprovechamiento ordenado de los usos complementarios, con
     la finalidad de su integración en el desarrollo rural.
     Artículo 45.-Consejo Aragonés de Vías Pecuarias.
     1. El Consejo Aragonés de Vías Pecuarias es el órgano consultivo en
     la materia en el que participarán, como mínimo, representantes de la
     Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, de las comarcas
     aragonesas, de las cámaras agrarias o entidades que las sustituyan,
     de las asociaciones de municipios, de las organizaciones
     profesionales agrarias y ganaderas, del Consejo de Protección de la
     Naturaleza de Aragón y de las asociaciones cuyo fin sea la defensa
     del medio ambiente.
     2. Su composición y funciones se desarrollarán reglamentariamente.
     TITULO IV
     Infracciones y sanciones
     Artículo 46.-Disposiciones generales.
     1. Las acciones y omisiones que infrinjan lo dispuesto en la presente
     Ley darán lugar a la correspondiente sanción administrativa, sin
     perjuicio de la responsabilidad exigible en vía penal, civil o de
     otro orden en que puedan incurrir los responsables.
     2. Cuando la infracción sea cometida por varios participantes y no se
     pueda determinar el grado de participación, la responsabilidad será
     solidaria, sin perjuicio de repetir frente a los otros participantes
     por parte de aquél o aquéllos que hubieran hecho frente a la
     responsabilidad.
     Artículo 47.-Reparación de daños.
     1. Sin perjuicio de las sanciones penales o administrativas que en
     cada caso procedan, el infractor deberá reparar el daño causado. La
     reparación tendrá como objetivo lograr, en la medida de lo posible,
     la restauración de la vía pecuaria al ser y estado previos al hecho
     de cometerse la agresión. En el caso de que no se pueda restaurar el
     daño en el mismo lugar, deberá recuperarse en otro espacio donde
     cumpla la finalidad de la vía pecuaria.
     2. Asimismo, la Administración de la Comunidad Autónoma podrá
     subsidiariamente proceder a la reparación por cuenta del infractor y
     a costa del mismo. En todo caso, el infractor deberá abonar todos los
     daños y perjuicios ocasionados en el plazo que, en cada caso, se fije
     en la resolución correspondiente.
     3. Cuando la Administración haya procedido a ejecutar la reparación
     ante la inactividad del declarado responsable y obligado o cuando la
     reparación no fuera ya materialmente posible en el lugar en el que se
     produjo el daño, el Departamento competente en materia de vías
     pecuarias exigirá su ejecución alternativa o el pago de las
     indemnizaciones que procedan conforme al procedimiento que
     reglamentariamente se establezca.
     Artículo 48.-Clasificación de infracciones.
     Las infracciones se clasificarán en muy graves, graves y leves.
     Artículo 49.-Infracciones muy graves.
     Son infracciones muy graves:
     a) La ocupación de las vías pecuarias e instalaciones anejas sin la
     debida autorización administrativa.
     b) La destrucción y/o alteración de hitos, mojones o indicadores de
     cualquier clase destinados al señalamiento de los límites de las vías
     pecuarias cuando exista deslinde firme.
     c) La edificación o ejecución no autorizada de cualquier tipo de
     obras en terrenos de vías pecuarias.
     d) La instalación de obstáculos o la realización de cualquier tipo de
     acto que impida totalmente el tránsito de ganado o lo previsto para
     los demás usos compatibles o complementarios.
     e) Las acciones y omisiones que causen daño o menoscabo en las vías
     pecuarias e instalaciones anejas e impidan totalmente el tránsito
     ganadero.
     f) El incumplimiento de las medidas provisionales adoptadas, conforme
     a lo previsto en el artículo 55 de la presente Ley.
     g) La roturación o plantación no autorizada que se realice en
     cualquier vía pecuaria cuando impida el tránsito ganadero.
     h) La extracción de rocas, áridos o gravas, las labores de
     investigación que se realicen en vías pecuarias, así como el
     asfaltado o cualquier actividad que suponga una modificación de las
     condiciones de las mismas cuando impida el tránsito ganadero.
     i) La realización de vertidos o el derrame o depósito de residuos que
     impida el tránsito ganadero en el ámbito delimitado de una vía
     pecuaria.
     j) Haber sido sancionado, por resolución firme, por la comisión de
     dos infracciones graves en un período de dos años.
     Artículo 50.-Infracciones graves.
     Son infracciones graves:
     a) La roturación o plantación no autorizada que se realice en
     cualquier vía pecuaria.
     b) La extracción de rocas, áridos o gravas, las labores de
     investigación que se realicen en vías pecuarias, así como el
     asfaltado o cualquier otra actividad que suponga una modificación de
     las condiciones de las mismas.
     c) La realización de vertidos o el derrame o depósito de residuos en
     el ámbito delimitado de una vía pecuaria.
     d) La corta o la tala no autorizada de los árboles existentes en las
     vías pecuarias.
     e) El aprovechamiento no autorizado de los frutos o productos de las
     vías pecuarias no utilizables por el ganado.
     f) La realización de obras o instalaciones no autorizadas, de
     carácter provisional, en las vías pecuarias.
     g) La obstrucción del ejercicio de las funciones de policía,
     inspección o vigilancia previstas en la presente Ley.
     h) Haber sido sancionado, por resolución firme, por la comisión de
     dos faltas leves en un período de seis meses.
     i) La instalación de cualquier tipo de obstáculo o realización de
     cualquier actividad sin autorización que impida parcialmente el
     tránsito de ganado o lo previsto para los demás usos compatibles o
     complementarios.
     Artículo 51.-Infracciones leves.
     Son infracciones leves:
     a) Las acciones u omisiones que causen daño o menoscabo en las vías
     pecuarias, sin que impidan el tránsito de ganado o demás usos
     compatibles o complementarios.
     b) El incumplimiento de las condiciones establecidas en los
     correspondientes títulos administrativos.
     c) El desplazamiento de vehículos motorizados, fuera de los casos
     expresamente autorizados en la presente Ley.
     d) El incumplimiento total o parcial de las prohibiciones
     establecidas en la presente Ley y la omisión de actuaciones que
     fueran obligatorias conforme a ella cuando no estén tipificadas como
     infracciones graves o muy graves.
     Artículo 52.-Sanciones.
     1. Las infracciones tipificadas en los anteriores artículos 49, 50 y
     51 serán sancionadas con las siguientes multas:
     a) Infracciones leves, multa de 60 a 600 euros.
     b) Infracciones graves, multa de 601 a 30.000 euros.
     c) Infracciones muy graves, multa de 30.001 euros a 150.000 euros.
     2. En la imposición de las sanciones, se guardará la debida
     proporcionalidad entre la gravedad de los hechos que motivaron la
     infracción, la responsabilidad en la que incurre el infractor y la
     sanción aplicada. Dicha graduación se determinará de acuerdo con los
     siguientes criterios:
     a) El mayor o menor coste en la reparación del daño.
     b) La reincidencia en vía administrativa firme y en un tiempo no
     superior a un año desde la fecha de la denuncia.
     c) La malicia o dolo del infractor en su ejecución.
     d) Las circunstancias personales, económicas, laborales o
     contractuales que, debidamente acreditadas, determinen la quiebra de
     un especial deber de diligencia del infractor atendiendo a los hechos
     sancionados.
     e) El deterioro producido en construcciones anejas a la vía pecuaria,
     al medio natural y las posibilidades de reconstrucción o
     regeneración.
     f) El beneficio económico, o de otra naturaleza, obtenido por
     incumplir la normativa.
     g) El impacto ambiental ocasionado o los perjuicios que puedan
     derivarse para el medio ambiente.
     h) Los demás criterios previstos en la Ley estatal de vías pecuarias,
     la normativa sobre patrimonio de la Comunidad Autónoma de Aragón y el
     procedimiento administrativo común vigentes.
     3. Con objeto de impedir la obtención por el infractor de cualquier
     beneficio derivado de la comisión de la infracción, la
     Administración, al imponer la correspondiente sanción, deberá además
     cuantificar dicho beneficio e imponer su pago al infractor.
     4. A los responsables de dos o más infracciones distintas se les
     impondrán las sanciones que correspondan a cada una de ellas.
     Artículo 53.-Responsabilidad penal.
     1. Cuando la infracción pudiera ser constitutiva de delito o falta,
     se dará traslado del tanto de culpa al Ministerio Fiscal,
     suspendiéndose la tramitación del procedimiento sancionador mientras
     la autoridad judicial no hubiera dictado sentencia firme o resolución
     que ponga fin al proceso.
     2. La sanción penal excluirá la imposición de sanción administrativa
     en los casos en que se aprecie la identidad de sujeto, de hecho y de
     fundamento. De no haberse estimado la existencia de delito o falta,
     el órgano competente continuará, en su caso, el procedimiento
     sancionador teniendo en cuenta los hechos declarados probados en la
     resolución firme del órgano judicial competente.
     Artículo 54.-Prescripción de infracciones y sanciones.
     1. Las infracciones administrativas previstas en la presente Ley
     prescribirán, en el plazo de cinco años, las muy graves; en el de
     tres años, las graves, y en el de un año, las leves.
     2. Las sanciones impuestas por la comisión de faltas muy graves
     prescribirán a los tres años, en tanto que las impuestas por faltas
     graves o leves lo harán a los dos años o al año, respectivamente.
     3. El plazo de prescripción de las infracciones comenzará a contarse
     desde el día en que la infracción se hubiera cometido o desde el día
     en que finalice la acción.
     4. La ocupación de las vías pecuarias y de las instalaciones anejas
     sin la debida autorización administrativa tendrá la consideración de
     infracción continuada en tanto no se proceda a su abandono y a la
     reposición al estado anterior a la ocupación ilegal de los terrenos
     de la vía pecuaria y de sus instalaciones anejas, momento en el que
     empezará a correr el término de prescripción en la forma que se
     establece en el apartado anterior.
     Artículo 55.-Medidas provisionales y cautelares.
     1. El órgano competente para iniciar o resolver el procedimiento
     sancionador podrá adoptar, en cualquier momento, mediante acuerdo
     motivado, las medidas de carácter provisional que resulten necesarias
     para asegurar la eficacia de la resolución que pudiera recaer, el
     buen fin del procedimiento, para evitar el mantenimiento de los
     efectos de la infracción y para atender a las exigencias de los
     intereses generales.
     2. Las medidas provisionales podrán consistir en la suspensión
     temporal de las obras o actividades constitutivas de infracción, en
     la retirada de instalaciones y elementos de cualquier clase que
     impidan o dificulten el tránsito por las vías pecuarias, en cualquier
     otra medida para el restablecimiento de las mismas y en la prestación
     de fianza por los presuntos infractores, ajustándose a la intensidad
     y proporcionalidad derivadas de la necesidad de salvaguardar el
     estado de la vía pecuaria y de garantizar el tránsito ganadero.
     Artículo 56.-Funciones de policía, vigilancia e inspección en materia
     de vías pecuarias.
     1. El ejercicio de las funciones de policía, vigilancia e inspección
     del cumplimiento de las disposiciones en materia de vías pecuarias
     corresponde, en virtud de la distribución competencial establecida en
     esta Ley, a las comarcas y al Departamento competente en esta materia
     de la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, sin
     perjuicio de las atribuidas a otros órganos de las distintas
     Administraciones públicas.
     2. Los agentes de protección de la naturaleza, los agentes de las
     distintas guarderías rurales o forestales y los de las Fuerzas y
     Cuerpos de Seguridad del Estado en el ámbito de las competencias que
     les atribuye la legislación propia en materia de seguridad pública
     tendrán la consideración de agentes de la autoridad a los efectos de
     la presente ley y colaborarán, en el ejercicio de sus funciones, con
     la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón en la defensa,
     custodia y conservación de las vías pecuarias.
     3. Los funcionarios y agentes que tengan encomendadas funciones de
     protección, guardia y policía de vías pecuarias podrán, como agentes
     de la autoridad y previa identificación, ejecutar los siguientes
     actos, sin necesidad de previo aviso al afectado:
     a) Entrar en toda clase de predios o terrenos de propiedad pública o
     privada, mientras no permanezcan cercados, vallados o cerrados,
     cuando sea necesario para el cumplimiento de sus funciones de
     inspección o vigilancia y siempre que no conste ni haya indicio que
     permita advertir con una diligencia mínima que la finca se
     corresponde con el domicilio del interesado o cuyo acceso requiera
     del consentimiento del titular.
     b) Paralizar ejecutoria y materialmente las actuaciones que sean
     contrarias a lo dispuesto en la presente Ley y que afecten a las vías
     pecuarias, ejecutando la medida provisional o cautelar previa que
     haya acordado motivadamente el órgano competente.
     c) Levantar acta de los hechos por ellos comprobados, que servirán de
     prueba en los correspondientes procedimientos sancionadores.
     Artículo 57.-Competencia sancionadora de la Administración de la
     Comunidad Autónoma de Aragón.
     1. El Departamento de la Administración de la Comunidad Autónoma de
     Aragón con competencia en materia de vías pecuarias será competente
     para iniciar e instruir el procedimiento sancionador, así como para
     adoptar las medidas provisionales destinadas a asegurar la eficacia
     de la resolución final que pudiera recaer.
     2. La competencia para resolver los procedimientos sancionadores
     corresponderá:
     a) Al Director del Servicio Provincial respectivo que resulte
     competente por razón de la materia, para las sanciones de hasta
     12.000 euros.
     b) Al Director General correspondiente que resulte competente por
     razón de la materia, para las sanciones comprendidas entre 12.000 y
     30.000 euros.
     c) Al Consejero del citado Departamento, para las sanciones de
     superior cuantía.
     DISPOSICIONES ADICIONALES
     Primera.-Transferencia de funciones y traspaso de medios y servicios
     a las comarcas.
     Las funciones y servicios atribuidos por la presente Ley a las
     Administraciones comarcales serán efectivas una vez aprobados los
     Decretos de transferencias de funciones y traspaso de medios y
     servicios en materia de agricultura, ganadería y montes de la
     Comunidad Autónoma de Aragón a cada una de las comarcas aragonesas.
     Segunda.-Competencias que se atribuyen al Instituto Aragonés de
     Gestión Ambiental.
     El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental será el competente para
     realizar las actuaciones recogidas en los artículos 25.1, 25.2, 25.3,
     27.4, 27.5, 28.2, 29, 30, 31, 32, 35.2, 37 y 38.
     Tercera.-Régimen económico y tributario de las autorizaciones
     otorgadas en dominio público cabañero.
     1. Las autorizaciones por ocupación temporal, aprovechamiento o uso
     especial de la vía pecuaria podrán otorgarse con contraprestación o
     bajo condición o estarán sujetas a la tasa por utilización privativa
     o aprovechamiento especial de bienes del dominio público en los
     términos que establezca la legislación de hacienda de la Comunidad
     Autónoma, salvo, en este último caso, en los supuestos que no lleven
     aparejada una utilidad económica para el beneficiario o en aquellos
     en los que, aun existiendo dicha utilidad, la utilización o
     aprovechamiento suponga condiciones para el beneficiario que anulen o
     hagan irrelevante aquélla, haciéndose constar tal circunstancia en
     los pliegos de condiciones o en el clausulado de la autorización.
     2. Al solicitante de autorizaciones de uso privativo o de
     aprovechamiento especial del dominio público cabañero, cualquiera que
     sea el régimen económico que les resulte de aplicación, podrá
     exigírsele garantía, en la forma que se estime más adecuada, del uso
     del bien y de su reposición o reparación, o indemnización de daños,
     en caso de alteración. El cobro de los gastos generados, cuando
     excediere de la garantía prestada, podrá hacerse efectivo por la vía
     de apremio.
     3. Estarán exentas de lo establecido en los apartados anteriores las
     actuaciones declaradas de utilidad pública o interés general
     promovidas por una Administración pública o corporación de derecho
     público.
     Cuarta.-Carácter finalista de las cantidades percibidas por la
     Administración.
     Las cantidades percibidas por la Administración en concepto de
     autorizaciones, ocupaciones, aprovechamientos, sanciones y cualquier
     otra percibida en virtud de las previsiones de esta Ley se destinarán
     a la conservación, vigilancia y mejora de las vías pecuarias, siendo
     preferentes las ubicadas en la comarca donde se hayan producido los
     negocios patrimoniales o los hechos generadores de los ingresos o se
     haya cometido la infracción origen de la sanción.
     Quinta.-Cruces existentes con vías públicas.
     La Administración titular de líneas férreas, canales, carreteras u
     otras infraestructuras lineales que crucen en la actualidad las vías
     pecuarias deberán asegurar los pasos necesarios en los términos
     previstos en el artículo 29 de la presente Ley.
     DISPOSICION TRANSITORIA
     Unica.-Normativa aplicable a los procedimientos en tramitación en el
     momento de la entrada en vigor de la Ley.
     Los procedimientos en materia de vías pecuarias que se encontraran en
     tramitación a la entrada en vigor de la presente Ley se ajustarán a
     la normativa y requisitos establecidos en la normativa vigente en el
     momento de su iniciación.
     DISPOSICION DEROGATORIA
     Unica.-Quedan derogadas todas las disposiciones de igual o inferior
     rango que se opongan o sean contrarias a lo establecido en la
     presente Ley.
     DISPOSICIONES FINALES
     Primera.-Derecho supletorio.
     En todo lo no previsto por la presente ley, será de aplicación la
     legislación en materia de patrimonio.
     Segunda.-Actualización de cuantías.
     El Gobierno de Aragón, mediante Decreto, podrá actualizar la cuantía
     de las multas establecidas en la presente Ley.
     Tercera.-Desarrollo reglamentario.
     El Gobierno de Aragón aprobará las disposiciones reglamentarias para
     el desarrollo de la presente Ley.
     Cuarta.-Entrada en vigor.
     La presente Ley entrará en vigor a los veinte días de su completa
     publicación en el «Boletín Oficial de Aragón», debiendo publicarse,
     asimismo, en el Boletín Oficial del Estado.
     Así lo dispongo a los efectos del artículo 9.1 de la Constitución y
     los correspondientes del Estatuto de Autonomía de Aragón.
     Zaragoza, 11 de noviembre de 2005.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, MARCELINO IGLESIAS RICOU