Rango: -Ley+
Fecha de disposición: 20030227
Fecha de Publicacion: 10/03/2003
Número de boletín: 28
Organo emisor: PRESIDENCIA
Titulo: LEY 6/2003, de 27 de febrero, del Turismo de Aragón.

Texto
     LEY 6/2003, de 27 de febrero, del Turismo de Aragón.
     En nombre del Rey y como Presidente de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, promulgo la presente Ley, aprobada por las Cortes de Aragón,
     y ordeno se publique en el «Boletín Oficial de Aragón» y en el
     «Boletín Oficial del Estado», todo ello de conformidad con lo
     dispuesto en el artículo 20.1 del Estatuto de Autonomía.
     PREAMBULO
     1
     Esta Ley contiene el régimen jurídico general de la actividad
     turística en Aragón, en ejercicio de la competencia exclusiva
     reconocida a la Comunidad Autónoma en el artículo 35.1.37.ª del
     Estatuto de Autonomía. Hasta ahora, únicamente se había hecho uso de
     esa competencia de forma fragmentaria, estableciendo por vía legal la
     disciplina turística y regulando por vía reglamentaria diversas
     cuestiones. Parece conveniente proceder ya a la formalización, en un
     único texto legal, de las normas que vertebran el turismo en Aragón,
     precisando los elementos esenciales de la organización
     administrativa, los instrumentos de ordenación y planificación de los
     recursos turísticos, el estatuto de las empresas afectadas, los
     medios de fomento y las correspondientes medidas de disciplina. De
     esta manera, la Ley ofrecerá la estructura fundamental del sector,
     determinante de la seguridad y estabilidad precisas para su
     desarrollo equilibrado.
     La importancia de la Ley deriva del significado económico del
     turismo, que supone la mayor aportación sectorial al producto
     interior bruto de la Comunidad Autónoma, con un diez por ciento del
     número total de puestos de trabajo. El subsector más importante es,
     sin duda, el de la nieve, cuya potenciación internacional ha de
     merecer todo tipo de apoyo. La Ley ofrece instrumentos adecuados para
     ello, pero también atiende a las nuevas modalidades turísticas, que
     van consolidándose desde la pasada década.
     El llamado turismo de negocios puede contar con localidades dotadas
     de un especial atractivo, habida cuenta de la facilidad de
     comunicaciones que propician especialmente la red de autopistas, el
     tren de alta velocidad y el establecimiento de nuevas rutas aéreas. 
     El turismo de salud y el social cuentan con un espléndido marco de
     desarrollo en la red de balnearios aragoneses. Incluso las
     peregrinaciones religiosas, expresión de fe con tantas
     manifestaciones en nuestro territorio, merecen respetuosamente un
     adecuado tratamiento. Particular atención debe merecer, en todo caso,
     el turismo rural, que, cada vez con mayor fundamento, se presenta
     como una herramienta eficaz de reequilibrio territorial en nuestra
     Comunidad Autónoma.
     El reconocimiento de la existencia de tan gran variedad de
     actividades turísticas no significa que convenga dispersar el apoyo
     público a las mismas. La pluralidad de las actividades, los recursos,
     las empresas y los establecimientos turísticos es prueba de la
     vitalidad del sector, que la Ley no pretende encorsetar, sino apoyar
     y potenciar. Para ello, se establece la idea y el principio de
     configurar Aragón como destino turístico integral, como territorio
     capaz de ofrecer respuestas adecuadas a muy diversas modalidades
     turísticas que conviene conectar entre sí.
     2
     La protección de los recursos naturales y culturales constituye otro
     de los valores en torno a los que se construyen los contenidos de la
     Ley. Desde el Acta Unica Europea (1986), el nuevo capítulo sobre
     medio ambiente del entonces Tratado de la Comunidad Económica Europea
     incluyó un precepto estableciendo que «las exigencias de protección
     del medio ambiente deberán integrarse en la defensa y en la
     realización de las demás políticas de la Comunidad». De esta forma,
     se incorporaba al Tratado una configuración dual del medio ambiente:
     por un lado, el medio ambiente directamente protegido en la
     específica política ambiental y, por otro lado, el medio ambiente
     cuya tutela es considerada como un objetivo vinculante para todas las
     políticas públicas.
     Ese carácter bifronte del medio ambiente conlleva una enorme
     capacidad transformadora de todas las políticas públicas. De ahí que,
     en la reforma del Tratado acordada en Amsterdam (1997), el contenido
     del citado precepto desapareciera del capítulo de medio ambiente,
     pasando al artículo 6 de la versión consolidada del Tratado, en la
     parte de principios generales. Ese artículo continúa estableciendo la
     necesaria integración de las exigencias de protección ambiental en
     todas las políticas comunitarias, «en particular con objeto de
     fomentar un desarrollo sostenible». El desarrollo sostenible es el
     concepto que sintetiza la necesaria consideración de intereses
     económicos y ecológicos en la conformación de las políticas públicas,
     incluido el turismo.
     Ahora bien, si la anterior argumentación permite concluir la
     necesaria vinculación ambiental del sector turístico, conviene
     asimismo considerar la necesidad de contar con unas bases éticas del
     turismo humanista. Sin ellas, los compromisos ambientales y
     culturales enunciados en la Ley no llegarán a ser una realidad.  Al
     mismo tiempo, esas bases éticas tienen que proporcionar criterios
     adecuados para no abandonar el turismo social, que es un resultado
     altamente apreciable del desarrollo turístico.
     3
     Persigue también la Ley incrementar la calidad de la actividad
     turística y la competitividad de los establecimientos turísticos. 
     Para ello, resulta esencial apoyar las iniciativas tendentes a
     capacitar al personal de los establecimientos turísticos, tanto en el
     nivel universitario como en el de la formación profesional.
     Especial atención merece la garantía del ejercicio por los turistas
     de sus derechos, así como el cumplimiento de los deberes que les
     corresponden. La Ley ha dedicado un título a esa materia, precisando
     el alcance de las situaciones subjetivas que afectan tanto a los
     turistas como a los empresarios turísticos. En la misma línea, la Ley
     pretende asegurar a las personas con limitaciones físicas o
     sensoriales la accesibilidad y la utilización de los establecimientos
     turísticos.
     Se establece detalladamente el estatuto de la empresa turística, con
     sus diversas modalidades de establecimientos. En general, la Ley ha
     procurado reducir las novedades en esta materia, considerando que, si
     bien era precisa una regulación de rango legal, convenía que sus
     contenidos mantuvieran los criterios consolidados en el sector.
     La intervención en el sector se modula tanto con medidas de promoción
     y fomento como con un adecuado régimen disciplinario.  La Ley procura
     ofrecer líneas claras de promoción de la imagen de Aragón como
     destino turístico integral, así como vincular la acción de fomento a
     los objetivos que mejor identifican las necesidades o carencias de
     las actividades y recursos turísticos de la Comunidad Autónoma. Por
     lo que se refiere a la disciplina, se integran los contenidos de la
     Ley 5/1993, de 29 de marzo, aprovechando la experiencia derivada de
     su aplicación para introducir algunas modificaciones.
     Por último, conviene destacar que esta Ley tiene en cuenta el momento
     decisivo que vive el proceso de comarcalización, reconociendo el
     extenso marco competencial de las comarcas en la actividad
     administrativa de policía y fomento que van a ejercer dichas
     entidades locales en relación con el turismo.
     TITULO PRELIMINAR
     Artículo 1.-Finalidad.
     Esta Ley tiene por objeto regular el ejercicio de la actividad
     turística en la Comunidad Autónoma de Aragón, estableciendo las
     competencias en la materia, la organización administrativa, los
     instrumentos de ordenación y planificación de los recursos
     turísticos, el estatuto de las empresas afectadas, los medios de
     fomento y las correspondientes medidas de disciplina, así como los
     derechos y deberes de los turistas y de los empresarios turísticos.
     Artículo 2.-Definiciones.
     A los efectos de esta Ley, se entiende por:
     a) «Actividad turística»: la destinada a proporcionar a los turistas
     los servicios de alojamiento, intermediación, restauración,
     información, acompañamiento o cualquier otro servicio relacionado
     directamente con el turismo.
     b) «Empresa turística»: aquella que, mediante precio y de forma
     profesional y habitual, bien sea de modo permanente o por temporadas,
     presta servicios en el ámbito de la actividad turística.
     c) «Empresario turístico»: la persona física o jurídica titular de
     empresas turísticas.
     d) «Establecimientos turísticos»: los locales o instalaciones
     abiertos al público en general de acuerdo con la normativa en su caso
     aplicable, en los que se presten servicios turísticos.
     e) «Recursos turísticos»: todos los bienes, valores y cualesquiera
     otros elementos que puedan generar corrientes turísticas,
     especialmente el patrimonio cultural y natural.
     f) «Turismo»: las actividades que realizan las personas durante sus
     viajes y estancias en lugares distintos a los de su entorno habitual,
     por un periodo de tiempo consecutivo inferior a un año, con fines de
     ocio, por negocios u otros motivos.
     g) «Turista»: la persona que utiliza los establecimientos,
     instalaciones y recursos turísticos o recibe los bienes y servicios
     que le ofrecen las empresas turísticas.
     Artículo 3.-Ambito subjetivo.
     1. Esta Ley será aplicable a los empresarios turísticos que
     desarrollen actividades o que ofrezcan servicios turísticos en el
     territorio de Aragón y a los turistas que los demanden o contraten.
     2. También será aplicable a todas las Administraciones públicas
     territoriales y a las entidades vinculadas o dependientes de las
     mismas, tanto si adoptan forma jurídico-pública como privada, que
     intervengan o actúen en el mercado turístico con actividades de
     fomento o de puesta en el mercado de bienes y servicios turísticos.
     Artículo 4.-Principios.
     Constituyen principios de la política turística de la Comunidad
     Autónoma:
     a) Impulsar el turismo en cuanto sector estratégico de la economía
     aragonesa.
     b) Promover Aragón como destino turístico integral.
     c) Fomentar el turismo para lograr un mayor equilibrio entre las
     comarcas aragonesas, conforme a lo establecido en la legislación y
     directrices de ordenación territorial y de protección del medio
     ambiente.
     d) Proteger el patrimonio natural y cultural y los demás recursos
     turísticos de la Comunidad Autónoma, conforme al principio del
     desarrollo turístico sostenible. En especial, se impulsará la
     gastronomía aragonesa como recurso turístico.
     e) Potenciar el turismo rural como factor esencial del desarrollo
     local.
     f) Ordenar y coordinar las competencias de las diferentes
     Administraciones públicas de la Comunidad Autónoma sobre turismo.
     g) Incrementar la calidad de la actividad turística y la
     competitividad de los establecimientos turísticos.
     h) Garantizar el ejercicio por los turistas de sus derechos, así como
     el cumplimiento de sus deberes.
     i) Asegurar a las personas con limitaciones físicas o sensoriales la
     accesibilidad y la utilización de los establecimientos y recursos
     turísticos.
     j) Impulsar la mejora y modernización de los establecimientos y
     equipamientos turísticos como medio de obtener una mayor calidad
     adecuada a la demanda.
     TITULO PRIMERO
     Competencias y organización administrativa
     CAPITULO I
     Disposiciones generales
     Artículo 5.-Administraciones públicas competentes.
     1. En el ámbito de la Comunidad Autónoma, son Administraciones
     públicas competentes en relación con el turismo la Administración de
     la Comunidad Autónoma, las comarcas y los municipios.
     2. Asimismo, podrán asumir competencias sobre turismo los organismos
     autónomos y entidades de derecho público vinculados o dependientes de
     cualquiera de las Administraciones públicas citadas.
     Artículo 6.-Relaciones interadministrativas.
     1. Las Administraciones públicas con competencias sobre turismo
     adecuarán sus recíprocas relaciones a los principios de coordinación,
     cooperación, asistencia e información mutua y respeto de sus ámbitos
     competenciales.
     2. Estas Administraciones utilizarán las técnicas previstas en la
     legislación vigente y, en especial, los convenios, consorcios,
     conferencias sectoriales y planes y programas conjuntos.
     CAPITULO II
     Administración de la Comunidad Autónoma
     Artículo 7.-Competencias.
     Corresponde a la Administración de la Comunidad Autónoma el ejercicio
     de las siguientes competencias sobre turismo:
     a) La formulación y aplicación de la política turística del Gobierno
     de Aragón.
     b) La planificación y ordenación territorial de los recursos
     turísticos de la Comunidad Autónoma, coordinando las actuaciones que
     en esta materia lleven a cabo las entidades locales.
     c) El ejercicio de la potestad reglamentaria en relación con las
     empresas, establecimientos y profesiones turísticos.
     d) El ejercicio de las potestades autorizatoria, registral,
     inspectora y disciplinaria sobre las empresas y establecimientos
     turísticos de su competencia y sobre las profesiones turísticas, así
     como la coordinación de tales potestades cuando sean ejercidas por
     las entidades locales.
     e) La protección y promoción, en el interior y en el exterior, de la
     imagen de Aragón como destino turístico integral.
     f) La coordinación de las actividades de promoción turística que
     realicen las entidades locales fuera del territorio de la Comunidad
     Autónoma.
     g) El impulso y coordinación de la información turística.
     h) El fomento de las enseñanzas turísticas y de la formación y
     perfeccionamiento de los profesionales del sector.
     i) La elaboración y mantenimiento de bases de datos y estadísticas
     turísticas de la Comunidad Autónoma.
     j) La protección y conservación de sus recursos turísticos, en
     particular del patrimonio natural y cultural, así como la adopción de
     medidas tendentes a su efectiva utilización y disfrute, todo ello en
     el ámbito de sus competencias.
     k) Cualquier otra relacionada con el turismo que se le atribuya en
     esta Ley o en el resto del ordenamiento jurídico.
     Artículo 8.-Organización.
     1. La Administración de la Comunidad Autónoma ejercerá sus funciones
     y competencias sobre turismo a través del departamento
     correspondiente.
     2. Se adscribirán al Departamento responsable de turismo los
     siguientes órganos:
     a) El Consejo del Turismo de Aragón.
     b) La Comisión de Restauración y Gastronomía de Aragón.
     c) La Comisión Interdepartamental de Turismo, en su caso.
     d) Los organismos autónomos, entidades de derecho público y las
     empresas que se constituyan para la gestión del sector turístico.
     Artículo 9.-Consejo del Turismo de Aragón.
     1. El Consejo del Turismo de Aragón es el órgano consultivo de la
     Comunidad Autónoma en relación con el turismo, así como de
     participación del sector turístico en el desarrollo de la política
     turística aragonesa.
     2. Son funciones del Consejo del Turismo de Aragón:
     a) Emitir cuantos informes y consultas le sean requeridos por el
     Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo.
     b) Conocer el cumplimiento y ejecución de la planificación turística.
     c) Elaborar informes sobre la situación turística de Aragón.
     d) Facilitar la incorporación de la iniciativa privada y social al
     diseño y seguimiento de la política turística de la Comunidad
     Autónoma.
     e) Proponer sugerencias, iniciativas y actuaciones que puedan
     contribuir a la mejora de la planificación, fomento y desarrollo del
     sector turístico.
     f) Cualesquiera otras que le atribuya esta Ley o que
     reglamentariamente se determinen.
     3. Reglamentariamente, se determinará la composición, organización y
     funcionamiento del Consejo del Turismo de Aragón, en el que estarán
     representados, en todo caso, los departamentos de la Administración
     de la Comunidad Autónoma cuyas competencias tengan relación con el
     turismo, las entidades locales, los centros de iniciativas
     turísticas, las organizaciones empresariales y sindicales
     representativas del sector turístico y las entidades no lucrativas
     entre cuyos fines figure la promoción turística, la defensa de los
     consumidores y usuarios o la conservación del patrimonio natural o
     cultural.
     Artículo 10.-Comisión Interdepartamental de Turismo.
     Podrá crearse una Comisión Interdepartamental de Turismo en la que
     estarán representados, al menos, los distintos departamentos cuyas
     competencias tengan relación con la actividad turística.
     Artículo 11.-Coordinación turística.
     La coordinación de las Administraciones públicas de Aragón en
     relación con el turismo podrá llevarse a cabo por el Gobierno de
     Aragón mediante la constitución de comisiones bilaterales y
     conferencias sectoriales.
     Artículo 12.-Organismos públicos y empresas.
     La Comunidad Autónoma de Aragón podrá crear cuantos organismos
     públicos y empresas considere oportuno para el cumplimiento de los
     fines de interés público en relación con la promoción, gestión y
     desarrollo del sector turístico, sin que en ningún caso se puedan
     atribuir potestades públicas a las empresas y fundaciones privadas de
     iniciativa pública.
     CAPITULO III
     Entidades locales
     Artículo 13.-Comarcas.
     1. Las comarcas ejercerán las competencias sobre turismo que les
     atribuye la legislación de comarcalización.
     2. Corresponden a las comarcas, en todo caso, las siguientes
     competencias sobre turismo:
     a) El ejercicio de las potestades autorizatoria, registral,
     inspectora y disciplinaria sobre las empresas y establecimientos
     turísticos de su competencia.
     b) La elaboración y aprobación del Plan de Dinamización Turística
     Comarcal, respetando las Directrices de los recursos turísticos de la
     Comunidad Autónoma.
     c) La promoción de los recursos y de la oferta turística de la
     comarca en el marco de la política de promoción de Aragón como
     destino turístico integral.
     d) La creación, conservación, mejora y protección de los recursos
     turísticos de la comarca, así como la gestión de los recursos
     turísticos de titularidad comarcal.
     e) La gestión de las oficinas comarcales de turismo y la coordinación
     de las oficinas municipales de turismo ubicadas en el ámbito
     territorial comarcal.
     f) La emisión de informe sobre la declaración de actividades de
     interés turístico comarcal.
     g) El ejercicio de las funciones inspectoras que les correspondan,
     con el fin de comprobar e investigar el cumplimiento de la
     legislación turística.
     h) La cooperación con los municipios tendente a potenciar la
     dimensión turística de los servicios obligatorios municipales.
     i) La prestación de la asistencia necesaria a los municipios para la
     conservación de los recursos turísticos y su efectivo disfrute.
     j) La colaboración con el sector privado y social en cuantas
     actuaciones fueren de interés para el fomento y promoción de la
     actividad turística. En particular, el asesoramiento técnico a las
     pequeñas y medianas empresas turísticas para la puesta en
     funcionamiento de nuevas actividades turísticas.
     k) Cualquier otra competencia que pudiera serle transferida, delegada
     o encomendada por la Administración competente.
     3. Para el desarrollo y ejercicio de sus competencias, las comarcas
     podrán prestar los servicios turísticos y realizar las actividades
     económicas de carácter supramunicipal que consideren convenientes,
     utilizando para ello las formas de gestión de servicios públicos y de
     realización de iniciativas socioeconómicas previstas en la
     legislación de régimen local.
     Artículo 14.-Municipios.
     Corresponden a los municipios las siguientes competencias sobre
     turismo:
     a) La protección y conservación de sus recursos turísticos, en
     particular del patrimonio natural y cultural, así como la adopción de
     medidas tendentes a su efectiva utilización y disfrute, todo ello en
     el ámbito de sus competencias.
     b) La promoción de los recursos turísticos existentes en el término
     municipal, en el marco de promoción de Aragón como destino turístico
     integral.
     c) El fomento de las actividades turísticas de interés municipal.
     d) El otorgamiento de las licencias municipales en relación con las
     empresas y establecimientos turísticos.
     e) Cualquier otra competencia que pudiera serle transferida, delegada
     o encomendada por la Administración competente.
     Artículo 15.-Municipio Turístico.
     1. Podrán solicitar la declaración de municipios turísticos aquéllos
     en los que concurran, al menos, dos de los siguientes requisitos:
     a) Que se trate de municipios cuya población de hecho al menos
     duplique la población de derecho en las temporadas turísticas.
     b) Que se trate de términos municipales en los que el censo de
     viviendas sea superior al doble de las viviendas habitadas por sus
     habitantes de derecho.
     c) Que se trate de poblaciones en las que el número de plazas
     turísticas hoteleras o extrahoteleras duplique, al menos, la
     población de derecho.
     2. Para la declaración de Municipio Turístico se tendrán en cuenta
     los siguientes elementos:
     a) La existencia de planeamiento urbanístico, con especial valoración
     del sistema de espacios libres.
     b) La existencia de zonas verdes y espacios libres que sirvan de
     protección del núcleo histórico edificado.
     c) El esfuerzo presupuestario realizado por el municipio en relación
     con la prestación de los servicios municipales obligatorios y de
     todos aquellos servicios con especial repercusión en el turismo.
     d) La adopción de medidas de protección y recuperación del entorno
     natural y del paisaje.
     e) La adopción de medidas de defensa y restauración del patrimonio
     cultural y urbano.
     f) La relevancia de los recursos turísticos existentes en el término
     municipal.
     3. La declaración de Municipio Turístico se efectuará por el
     Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo, previa
     tramitación del correspondiente expediente administrativo, en el que
     deberá informar la Administración de la comarca a la que pertenezca
     el municipio solicitante.
     4. La declaración tendrá como consecuencia la incorporación de
     criterios de calidad a la gestión de las empresas y los servicios
     turísticos y el acceso preferente a las medidas de fomento previstas
     en los planes y programas del Departamento del Gobierno de Aragón
     responsable de turismo.
     5. Podrá existir en los municipios turísticos un Consejo Sectorial de
     Turismo en el que participarán, en todo caso, las organizaciones
     empresariales y sociales representativas del sector turístico en el
     ámbito del término municipal.
     6. Las entidades locales menores que reúnan los requisitos
     establecidos en los párrafos anteriores podrán ser declaradas pueblos
     turísticos.
     TITULO SEGUNDO
     Ordenación territorial de los recursos turísticos
     Artículo 16.-Objetivos.
     Las Administraciones públicas con competencias sobre turismo
     estimularán la mejora de la calidad y de la competitividad de la
     oferta turística, respetando el patrimonio natural y cultural, y
     promoviendo el reequilibrio territorial para la consecución de un
     desarrollo turístico sostenible.
     Artículo 17.-Directrices de los recursos turísticos.
     1. La ordenación territorial de los recursos turísticos de la
     Comunidad Autónoma se realizará a través de las Directrices parciales
     sectoriales de ordenación de los recursos turísticos, que observarán
     lo establecido en la legislación de ordenación territorial, con las
     especialidades contenidas en esta Ley. En todo caso, respetarán las
     prescripciones establecidas por las Directrices generales de
     ordenación del territorio de Aragón.
     2. Con carácter previo a la elaboración de las Directrices parciales
     sectoriales de ordenación de los recursos turísticos, el Departamento
     del Gobierno de Aragón responsable de turismo formará un inventario
     de los recursos turísticos existentes en el territorio aragonés.
     3. Las Directrices parciales sectoriales de ordenación de los
     recursos turísticos contendrán las siguientes prescripciones:
     a) Definición del modelo de desarrollo turístico de la Comunidad
     Autónoma.
     b) Determinación de las necesidades, objetivos, prioridades y
     programas de actuación.
     c) Modos óptimos de aprovechamiento y protección de los recursos
     turísticos, con especial atención a los aspectos de preservación y
     restauración de los valores ambientales y culturales.
     d) Adecuación del planeamiento urbanístico, en su caso, a las propias
     Directrices.
     e) Previsiones relativas a cualquier otro aspecto condicionante del
     desarrollo de las actividades turísticas.
     Artículo 18.-Procedimiento de aprobación de las Directrices.
     1. El proyecto de Directrices parciales sectoriales de ordenación de
     los recursos turísticos de Aragón será elaborado por el Departamento
     del Gobierno de Aragón responsable de turismo, previo informe del
     Consejo del Turismo y, en su caso, de los órganos de coordinación
     previstos en el artículo 11 de esta Ley.
     2. Por el plazo de dos meses, el proyecto se someterá a la
     consideración del Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón y de
     cuantas corporaciones, entidades y organismos se estime necesario, al
     objeto de la presentación de alegaciones.
     3. Dentro del mismo plazo establecido en el apartado anterior, el
     proyecto será sometido a información pública mediante el
     correspondiente anuncio en el «Boletín Oficial de Aragón» y en uno de
     los periódicos de mayor difusión en cada una de las provincias
     aragonesas.
     4. A la vista de las alegaciones recibidas, dentro de los dos meses
     siguientes a la finalización de las consultas e información pública,
     el Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo
     procederá a la redacción del proyecto definitivo de Directrices
     parciales sectoriales. Una vez redactado el proyecto, se someterá al
     Gobierno de Aragón para su aprobación por decreto, previo informe del
     Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón, que será emitido en
     el plazo máximo de un mes.
     Artículo 19.-Zonas turísticas saturadas.
     1. El Gobierno de Aragón, a propuesta de los departamentos
     responsables de turismo, de ordenación del territorio y medio
     ambiente previo dictamen del Consejo de Ordenación del Territorio de
     Aragón y de las entidades locales afectadas, podrá acordar por
     decreto la declaración de Zona Turística Saturada.
     2. La declaración de Zona Turística Saturada podrá afectar a uno o
     varios municipios o comarcas en los que se produzca alguna de las
     siguientes circunstancias:
     a) Sobrepasar la capacidad de acogida que reglamentariamente se
     determine, teniendo en cuenta el número de plazas turísticas por
     habitante o la densidad de población.
     b) Registrar una demanda que cree situaciones incompatibles con la
     legislación ambiental.
     3. La declaración de Zona Turística Saturada conllevará las
     limitaciones de nuevas actividades turísticas que se determinen en la
     misma.
     TITULO TERCERO
     Derechos y deberes en relación con el turismo
     CAPITULO I
     Deber general
     Artículo 20.-Protección de los recursos turísticos.
     Toda actividad turística deberá, en todo caso, salvaguardar el
     patrimonio natural y cultural y los demás recursos turísticos.
     CAPITULO II
     Turistas
     Artículo 21.-Derechos.
     Son derechos de los turistas los siguientes:
     a) Obtener información previa, veraz, completa y objetiva sobre los
     bienes y servicios que se les oferten y el precio de los mismos.
     b) Acceder a los establecimientos turísticos en su condición de
     establecimientos públicos.
     c) Recibir los servicios turísticos en las condiciones ofertadas o
     pactadas, debiendo corresponderse los servicios con la categoría del
     establecimiento.
     d) Recibir un trato correcto por parte del personal de los
     establecimientos turísticos.
     e) Obtener cuantos documentos acrediten los términos de la
     contratación de servicios y, en cualquier caso, las facturas o
     justificantes de pago.
     f) Obtener un servicio adecuado en cuanto a la seguridad de las
     personas y las cosas.
     g) Formular quejas y reclamaciones.
     h) Los demás derechos reconocidos por el ordenamiento jurídico en
     relación con la protección de los consumidores y usuarios.
     Artículo 22.-Deberes.
     Son deberes de los turistas los siguientes:
     a) Observar las normas de convivencia social e higiene para la
     adecuada utilización de los establecimientos turísticos.
     b) Respetar los reglamentos de uso o régimen interior de los
     establecimientos turísticos, siempre que no sean contrarios al
     ordenamiento jurídico.
     c) Efectuar el pago de los servicios prestados en el momento de la
     presentación de la factura o, en su caso, en el tiempo y lugar
     convenido, sin que el hecho de presentar una reclamación o queja
     exima del citado pago.
     d) Respetar el patrimonio natural y cultural de Aragón.
     CAPITULO III
     Empresarios turísticos
     Artículo 23.-Derechos.
     Son derechos de los empresarios turísticos los siguientes:
     a) Que se incluya información sobre sus establecimientos y su oferta
     de actividades en los catálogos, directorios y guías, cualquiera que
     sea su soporte, de las Administraciones públicas.
     b) Incorporarse a las actividades de promoción turística que realicen
     las Administraciones públicas, en las condiciones fijadas por éstas.
     c) Solicitar las ayudas, subvenciones e incentivos para el desarrollo
     del sector promovidos por las Administraciones públicas.
     d) Participar, a través de sus asociaciones, en el proceso de
     adopción de decisiones públicas en relación con el turismo y en los
     órganos colegiados representativos de intereses previstos en esta
     Ley.
     e) Impulsar, a través de sus asociaciones, el desarrollo y ejecución
     de programas de cooperación pública, privada y social de interés
     general para el sector.
     f) Proponer, a través de sus asociaciones, la realización de
     estudios, investigaciones y publicaciones que contribuyan a la mejora
     del desarrollo de la empresa turística en la Comunidad Autónoma.
     g) Proponer, a través de sus asociaciones, cualquier otra acción no
     contemplada anteriormente que pueda contribuir al fomento y
     desarrollo turístico.
     Artículo 24.-Deberes.
     Son deberes de los empresarios turísticos los siguientes:
     a) Contar con las autorizaciones previstas en esta Ley.
     b) Prestar los servicios a los que estén obligados en función de la
     clasificación de sus empresas y establecimientos turísticos, en las
     condiciones ofertadas o pactadas con el turista, de acuerdo con esta
     Ley y los reglamentos dictados en su desarrollo.
     c) Cuidar del buen estado general de las dependencias y del
     mantenimiento de las instalaciones y servicios del establecimiento,
     así como garantizar un trato correcto a los clientes.
     d) Informar previamente con objetividad y veracidad a los turistas
     sobre el régimen de los servicios que se ofertan en el
     establecimiento, las condiciones de prestación de los mismos y su
     precio.
     e) Comunicar al órgano competente, antes de su aplicación, los
     precios de los servicios ofertados y exhibirlos en lugar visible y de
     modo legible, junto con el distintivo correspondiente a la
     clasificación del establecimiento.
     f) Tener a disposición de los turistas hojas de reclamaciones,
     haciendo entrega de un ejemplar cuando así se solicite.
     g) Facturar detalladamente los servicios de acuerdo con los precios
     ofertados o pactados.
     h) Disponer de los libros y demás documentación que sean exigidos por
     la legislación vigente.
     i) Facilitar, en los términos establecidos por el ordenamiento
     jurídico, la accesibilidad a los establecimientos de las personas
     discapacitadas.
     j) Proporcionar a las Administraciones públicas la información y la
     documentación necesarias para el ejercicio de sus atribuciones
     legalmente reconocidas.
     k) Suscribir los seguros obligatorios con las coberturas mínimas
     exigidas por los reglamentos de desarrollo de esta Ley, y estar al
     corriente del pago de las primas correspondientes.
     TITULO CUARTO
     Las empresas turísticas
     CAPITULO I
     Funcionamiento de la empresa turística
     Artículo 25.-Libertad de empresa.
     El ejercicio de la actividad turística empresarial es libre, sin más
     limitaciones que las establecidas en las leyes, bajo la forma de
     empresario individual o colectivo, de acuerdo con la legislación
     civil y mercantil.
     Artículo 26.-Autorización turística.
     1. Los empresarios turísticos deberán contar con la autorización del
     órgano competente, con carácter previo, en los siguientes casos:
     a) Apertura, clasificación y, en su caso, reclasificación de
     establecimientos turísticos.
     b) Ejercicio de actividades o prestación de servicios turísticos.
     2. Corresponde a las comarcas otorgar la autorización de
     establecimientos extrahoteleros, salvo apartamentos turísticos;
     empresas de restauración y de turismo activo, y al Departamento del
     Gobierno de Aragón responsable de turismo el otorgamiento de las
     restantes autorizaciones.
     3. Transcurrido el plazo de tres meses desde la presentación de la
     solicitud sin que se haya notificado resolución expresa, el
     interesado podrá desarrollar su actividad en virtud del silencio
     administrativo positivo.
     4. La autorización y, en su caso, la clasificación podrán ser
     revocadas o modificadas, motivadamente, previa audiencia del
     interesado, cuando se incumplan o desaparezcan las circunstancias que
     motivaron su otorgamiento o sobrevinieran otras que, de haber
     existido, habrían justificado la denegación de la misma.
     Artículo 27.-Registro de Turismo de Aragón.
     1. El Registro de Turismo de Aragón es un registro de naturaleza
     administrativa y carácter público, gestionado por las diferentes
     Administraciones con competencia sobre turismo, bajo la coordinación
     y supervisión del Departamento del Gobierno de Aragón responsable de
     turismo.
     2. En el Registro se inscribirán los empresarios turísticos, las
     empresas y establecimientos turísticos y las actividades turísticas
     definidas en esta Ley, en los términos que resulten de la misma o de
     sus reglamentos de desarrollo.
     3. En el Registro se inscribirán de oficio las autorizaciones
     turísticas otorgadas, así como cualquier hecho que afecte a las
     mismas.
     4. En todo caso, los empresarios turísticos comunicarán al Registro:
     a) Cualquier modificación o reforma sustancial que afecte a las
     condiciones en las que se inscribió la empresa o establecimiento en
     el Registro de Turismo de Aragón y que determinaron su clasificación
     inicial.
     b) Los cambios que se produzcan en el uso turístico del
     establecimiento.
     c) La transmisión de la titularidad del establecimiento.
     d) El cese de la actividad.
     5. La organización y el funcionamiento del Registro se determinarán
     reglamentariamente.
     Artículo 28.-Seguros obligatorios.
     Los empresarios turísticos deberán suscribir obligatoriamente y
     mantener vigentes los seguros de responsabilidad civil que se
     establecen en esta Ley o en sus reglamentos de desarrollo para cubrir
     sus obligaciones contractuales o extracontractuales con los turistas
     o con terceros.
     Artículo 29.-Requisitos de los establecimientos turísticos.
     1. Los establecimientos turísticos, en función de su tipo, grupo,
     modalidad y categoría, están sujetos al cumplimiento de los
     requisitos mínimos de infraestructura, seguridad y calidad de los
     servicios prestados que se determinen reglamentariamente desde el
     punto de vista turístico, sin perjuicio de las restantes obligaciones
     que les sean de aplicación.
     2. En todo caso, los establecimientos turísticos deberán cumplir las
     normas sobre accesibilidad a los mismos de personas discapacitadas,
     en los términos previstos en la legislación de promoción de la
     accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas.
     3. La rehabilitación de inmuebles para uso turístico podrá,
     excepcionalmente, ser objeto de dispensa motivada de alguno de los
     requisitos mínimos exigidos por los reglamentos de desarrollo de esta
     Ley, previo informe técnico, con la finalidad de preservar y
     recuperar el patrimonio arquitectónico aragonés como seña de
     identidad del turismo de la Comunidad Autónoma.
     4. Las instalaciones de los establecimientos turísticos se deberán
     conservar en adecuado estado de calidad. El órgano que hubiera
     otorgado la correspondiente autorización turística podrá requerir a
     los titulares de los establecimientos la ejecución de las obras de
     conservación y mejora que resulten necesarias para el mantenimiento
     de la categoría.
     Artículo 30.-Acceso a los establecimientos.
     1. Los establecimientos turísticos tendrán la consideración de
     públicos, siendo libre el acceso y permanencia en los mismos, sin
     otras restricciones que el sometimiento a las prescripciones
     específicas que regulan la actividad y, en su caso, al reglamento de
     régimen interior del establecimiento, siempre que sea acorde con el
     ordenamiento jurídico y se anuncie de forma visible en los lugares de
     entrada al establecimiento.
     2. El acceso no podrá ser restringido por razones de raza, sexo,
     religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal
     o social, si bien se podrá negar la admisión o expulsar del
     establecimiento a las personas que incumplan las normas de una
     ordenada convivencia social o a las que pretendan usar las
     instalaciones para una finalidad diferente a las propias de la
     actividad de que se trate, recabando, si fuera necesario, el auxilio
     de los agentes de la autoridad competente.
     3. Quienes, padeciendo disfunciones visuales, vayan auxiliados por
     perros guía tendrán derecho de libre acceso, deambulación y
     permanencia en los establecimientos turísticos en compañía del perro
     guía, siempre que éste cumpla con las condiciones
     higiénico-sanitarias reglamentarias, sin que, en ningún caso, dicho
     derecho pueda ser desconocido o menoscabado.
     Artículo 31.-Precios y reservas.
     1. Los precios de los servicios turísticos serán libres. Los
     empresarios deberán comunicarlos al órgano competente y hacerlos
     públicos de forma visible y legible en el propio establecimiento o,
     en caso de no existir establecimiento, en su publicidad.
     2. Corresponde a las comarcas recibir la comunicación de los precios
     correspondientes a establecimientos extrahoteleros, salvo
     apartamentos turísticos; empresas de restauración y de turismo
     activo, y al Departamento del Gobierno de Aragón responsable de
     turismo recibir la comunicación de los precios en los restantes
     casos.
     3. La publicidad de los precios hará constar la inclusión o no en los
     mismos del impuesto sobre el valor añadido.
     4. Se establecerá reglamentariamente el régimen de reservas de plazas
     en los alojamientos turísticos.
     Artículo 32.-Clases de empresas turísticas.
     Las empresas turísticas pueden ser:
     a) Empresas de alojamiento turístico.
     b) Empresas de intermediación.
     c) Complejos turísticos.
     d) Empresas de restauración.
     e) Empresas de turismo activo.
     f) Cualesquiera otras que presten servicios turísticos y que se
     clasifiquen reglamentariamente como tales.
     CAPITULO II
     Empresas de alojamiento turístico
     Artículo 33.-Concepto.
     1. Son empresas de alojamiento turístico aquellas que se dedican, de
     manera profesional y habitual, a proporcionar hospedaje o residencia,
     mediante precio, a las personas que lo demanden, con o sin prestación
     de otros servicios complementarios.
     2. Se presumirá la habitualidad cuando se haga publicidad por
     cualquier medio o cuando se facilite alojamiento en dos o más
     ocasiones dentro del mismo año, por tiempo que en su conjunto exceda
     de un mes.
     3. Las empresas de alojamiento turístico, en caso de prestar servicio
     de comedor, salvo desayunos, a personas no alojadas en las mismas
     deberán ajustar sus instalaciones a la categoría que les corresponda
     de acuerdo con la reglamentación aplicable a las empresas de
     restauración.
     Artículo 34.-Modalidades.
     1. La actividad de alojamiento turístico se ofrecerá dentro de la
     modalidad hotelera o extrahotelera.
     2. Son establecimientos hoteleros los hoteles, hoteles-apartamento,
     hostales y pensiones.
     3. Son establecimientos extrahoteleros los apartamentos turísticos,
     alojamientos turísticos al aire libre, albergues turísticos,
     viviendas de turismo rural y cualesquiera otros que se determinen
     reglamentariamente.
     Sección 1.ª
     Establecimientos hoteleros
     Artículo 35.-Concepto y grupos.
     1. Son establecimientos hoteleros aquellos que, dedicados al
     alojamiento turístico, puedan clasificarse en alguno de los grupos
     que se establecen en el apartado siguiente.
     2. La modalidad hotelera de alojamiento se clasifica en tres grupos. 
     El grupo primero comprende los hoteles y los hoteles-apartamento; el
     grupo segundo está integrado por los hostales, y el grupo tercero,
     por las pensiones.
     3. Los hoteles son establecimientos que, ofreciendo alojamiento, con
     o sin servicios complementarios, ocupan la totalidad de un edificio o
     edificios o una parte independiente de los mismos, constituyendo sus
     dependencias una explotación homogénea con entradas, escaleras y
     ascensores de uso exclusivo, y reúnen los requisitos mínimos
     establecidos reglamentariamente.
     4. Los hoteles-apartamento son establecimientos en los que concurren
     los servicios comunes propios de los hoteles con las instalaciones
     adecuadas para la conservación, elaboración y consumo de alimentos
     dentro de la unidad de alojamiento, y cumplen con las exigencias
     requeridas reglamentariamente.
     5. Los hostales son establecimientos que ofrecen alojamiento, con o
     sin otros servicios complementarios, y que, por su dimensión,
     estructura, infraestructura, servicios y otras características, no
     pueden ser clasificados en el grupo primero, y cumplen las exigencias
     requeridas reglamentariamente.
     6. Las pensiones son establecimientos que ofrecen alojamiento, con o
     sin otros servicios complementarios, y que, por su dimensión,
     estructura, infraestructura, servicios u otras características, no
     pueden ser clasificados ni en el grupo primero ni en el segundo, y
     cumplen las exigencias requeridas reglamentariamente.
     Artículo 36.-Categorías.
     1. Los establecimientos comprendidos en el grupo primero se
     clasificarán en cinco categorías, identificadas por estrellas, con
     arreglo a las condiciones establecidas reglamentariamente, que
     contemplarán, entre otros criterios, los servicios ofertados, el
     confort, la capacidad de alojamiento, el equipamiento de las
     habitaciones, las condiciones de las instalaciones comunes, los
     servicios complementarios y el personal de servicio.
     2. El Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo
     impulsará la aplicación de sistemas de clasificación cualitativa de
     hoteles para su promoción.
     3. Los establecimientos de los grupos segundo y tercero estarán
     clasificados, respectivamente, en una categoría única, en la forma
     que se determine reglamentariamente.
     Artículo 37.-Especialización.
     1. Los establecimientos comprendidos en el grupo primero podrán
     solicitar y obtener del Departamento del Gobierno de Aragón
     responsable de turismo el reconocimiento de su especialización, en
     los términos que se determinen reglamentariamente.
     2. La especialización se otorgará en función de las características e
     instalaciones complementarias y de los servicios ofertados, así como
     de la tipología dominante en el entorno en el que se hallen ubicados.
     3. La lista de especialidades como hotel u hotel-apartamento de
     montaña, hotel familiar, deportivo, motel o cualquier otra
     identificación y los requisitos exigibles serán determinados
     reglamentariamente. Los hoteles rurales se considerarán, además,
     alojamientos de turismo rural, en los términos del artículo 42 de
     esta Ley.
     Sección 2.ª
     Apartamentos, alojamientos al aire libre
     y albergues turísticos
     Artículo 38.-Apartamentos turísticos.
     1. Se incluyen en esta modalidad de alojamiento turístico los bloques
     o conjuntos de pisos, casas, villas, chalés o similares que ofrezcan,
     mediante precio, alojamiento turístico, cuando se ceda el uso y
     disfrute de los locales referidos con mobiliario, instalaciones,
     servicios y equipo en condiciones que permitan su inmediata
     ocupación, cumpliendo las exigencias establecidas reglamentariamente.
     2. El uso y disfrute de los locales comprenderá, en su caso, el de
     los servicios e instalaciones comprendidos en el bloque o conjunto en
     que se encuentren.
     3. Se entiende por bloque el edificio o edificios integrados por
     apartamentos ofertados en su totalidad y gestionados por una sola
     unidad empresarial de explotación, y por conjunto el agregado de
     pisos, casas, villas, chalés o similares ubicados en un único espacio
     de terreno perfectamente delimitados, ofertados como alojamientos
     turísticos y gestionados por una sola unidad empresarial de
     explotación.
     4. Los apartamentos se clasificarán en cuatro categorías,
     identificadas por llaves, con arreglo a las condiciones determinadas
     reglamentariamente.
     Artículo 39.-Alojamientos turísticos al aire libre.
     1. Se entiende por alojamiento turístico al aire libre o camping el
     espacio de terreno debidamente delimitado, acondicionado y dotado de
     las instalaciones y servicios precisos, ofrecido al público de forma
     habitual y profesional, mediante precio, para su ocupación temporal
     con tiendas de campaña, caravanas u otros elementos desmontables.
     2. Dentro de la superficie reservada para acampada, podrán
     autorizarse instalaciones tipo cabañas, bungalow o similares
     adecuados al entorno paisajístico, ambiental y territorial, siempre
     que se encuentren dentro del límite de la superficie fijada
     reglamentariamente para este fin, sean explotados por el titular del
     establecimiento y no den lugar a la constitución de un núcleo de
     población.
     3. Dentro del recinto de los alojamientos turísticos al aire libre,
     podrán autorizarse otros establecimientos de alojamiento turístico,
     en las condiciones determinadas reglamentariamente, cumpliendo, en
     todo caso, con las exigencias de la legislación urbanística.
     4. Se prohíbe en los alojamientos turísticos al aire libre la venta
     de parcelas o su cesión al mismo turista por tiempo superior a una
     temporada.
     5. Los alojamientos turísticos al aire libre se clasificarán en
     cuatro categorías, identificadas por estrellas grafíadas con la
     silueta de una tienda de campaña, con los requisitos y en la forma
     que se establezcan reglamentariamente, atendiendo a sus instalaciones
     y servicios.
     6. Se establecerá reglamentariamente el régimen de los alojamientos
     turísticos al aire libre y de las acampadas en casas rurales
     aisladas, así como las prohibiciones y limitaciones para la ubicación
     de estos establecimientos.
     Artículo 40.-Albergues turísticos.
     1. Son albergues turísticos los establecimientos que, de acuerdo con
     lo previsto reglamentariamente, ofrecen al público en general, de
     modo habitual y profesional y mediante precio, el servicio de
     alojamiento por plazas en habitaciones de capacidad múltiple,
     pudiendo prestarse alguna actividad complementaria deportiva,
     cultural o relacionada con la naturaleza.
     2. Los albergues turísticos, en atención a sus servicios o al entorno
     en que se hallen ubicados, podrán ser objeto de especialización en
     los términos que se establezcan reglamentariamente. Entre estas
     especialidades se regulará el refugio de montaña.
     Sección 3.ª
     Alojamientos de turismo rural
     Artículo 41.-Clases.
     1. Los alojamientos de turismo rural deberán ocupar edificaciones de
     especiales características de construcción, entorno y tipicidad,
     ubicadas necesariamente en asentamientos tradicionales de población
     de menos de mil habitantes de derecho en el caso de las viviendas de
     turismo rural, o de menos de tres mil habitantes de derecho si se
     trata de hoteles rurales.
     2. Se determinarán reglamentariamente los requisitos que deberán
     reunir y los criterios de clasificación atendiendo, entre otras
     circunstancias, a su ubicación y características, así como, en su
     caso, a la oferta de servicios complementarios.
     3. Los alojamientos de turismo rural podrán adoptar las modalidades
     de hotel rural o vivienda de turismo rural.
     Artículo 42.-Hoteles rurales.
     1. Los hoteles rurales son aquellos establecimientos hoteleros que,
     reuniendo los requisitos que se establezcan reglamentariamente, están
     ubicados en inmuebles de singular valor arquitectónico o que
     responden a la arquitectura tradicional de la zona.
     2. Los hoteles rurales tendrán un número máximo de plazas de
     alojamiento, que se determinará reglamentariamente.
     Artículo 43.-Viviendas de turismo rural.
     1. Son viviendas de turismo rural las casas independientes, cuyas
     características sean las propias de la arquitectura tradicional de la
     zona, en las que se proporcione, mediante precio, el servicio de
     alojamiento y, eventualmente, otros servicios complementarios.
     2. La prestación de alojamiento turístico en viviendas de turismo
     rural se ajustará a alguna de las siguientes modalidades:
     a) Contratación individualizada de habitaciones dentro de la propia
     vivienda familiar.
     b) Contratación de un conjunto independiente de habitaciones.
     c) Contratación íntegra del inmueble para uso exclusivo del turista,
     en condiciones, equipo, instalaciones y servicios que permitan su
     inmediata utilización.
     3. En los casos en que el empresario turístico no gestione
     directamente el establecimiento, deberá designar un encargado que
     habrá de facilitar el alojamiento y resolver cuantas incidencias
     surjan.
     4. Las viviendas de turismo rural se clasificarán en dos categorías,
     identificadas por aldabas, de acuerdo con las condiciones que se
     establezcan reglamentariamente. Los establecimientos comprendidos en
     la categoría primera podrán solicitar y obtener del Departamento del
     Gobierno de Aragón responsable de turismo el reconocimiento de su
     especialización, en los términos que se determinen
     reglamentariamente.
     CAPITULO III
     Empresas de intermediación
     Artículo 44.-Concepto.
     Se consideran empresas de intermediación turística aquellas que,
     reuniendo los requisitos que se determinen reglamentariamente, se
     dedican, profesional y habitualmente, a desarrollar actividades de
     mediación y organización de servicios turísticos.
     Artículo 45.-Modalidades.
     La intermediación turística podrá adoptar alguna de las siguientes
     modalidades: agencias de viaje, centrales de reserva y cualesquiera
     otras que se determinen reglamentariamente.
     Artículo 46.-Agencias de viaje.
     1. Se consideran agencias de viaje las empresas que se dedican a la
     intermediación en la prestación de servicios turísticos o a la
     organización de éstos, teniendo reservadas en exclusiva la
     organización y contratación de viajes combinados, de conformidad con
     la legislación vigente en la materia.
     2. La autorización de las agencias de viaje corresponde al
     Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo. El
     silencio administrativo tendrá carácter negativo en este
     procedimiento.
     3. Las agencias de viaje pueden ser de tres clases:
     a) Mayoristas u organizadores: son las agencias que proyectan,
     elaboran y organizan toda clase de servicios individualizados y
     viajes combinados para las agencias minoristas, no pudiendo ofrecer
     sus productos directamente al turista.
     b) Minoristas o detallistas: son las agencias que comercializan el
     producto de las agencias mayoristas con la venta directa a los
     turistas o que proyectan, elaboran, organizan y venden todas las
     clases de servicios individualizados o viajes combinados directamente
     al turista, no pudiendo ofrecer sus productos a otras agencias.
     c) Mayoristas-minoristas u organizadores-detallistas: son las
     agencias que pueden simultanear las actividades de los dos grupos
     anteriores.
     4. Las agencias de viaje deberán suscribir y mantener vigente un
     seguro obligatorio de responsabilidad civil en la cuantía suficiente
     para responder de las obligaciones derivadas de la prestación de sus
     servicios frente a los turistas, y constituir una fianza a favor de
     la Administración de la Comunidad Autónoma para responder de sus
     obligaciones con los turistas y de las eventuales sanciones
     administrativas. Las cuantías de estas garantías se fijarán
     reglamentariamente.
     Artículo 47.-Centrales de reserva.
     1. A los efectos de la presente Ley, se entiende por centrales de
     reserva las empresas turísticas que se dedican exclusivamente a
     reservar servicios turísticos.
     2. Se establecerán reglamentariamente las condiciones y requisitos
     exigibles para esta modalidad de intermediación.
     CAPITULO IV
     Complejos turísticos
     Artículo 48.-Ciudades de vacaciones.
     1. Se entiende por ciudad de vacaciones el complejo turístico que,
     además de prestar el servicio de alojamiento en una o varias de sus
     modalidades, responde a un proyecto unitario de planificación,
     gestión y explotación empresarial y se ubica en áreas geográficas
     homogéneas, cumpliendo los requisitos establecidos
     reglamentariamente.
     2. En atención a determinados servicios e instalaciones
     complementarias o a su singular ubicación, este tipo de complejos
     turísticos podrá solicitar y obtener del Departamento del Gobierno de
     Aragón responsable de turismo el reconocimiento de algún tipo de
     especialización, en los términos que se determinen
     reglamentariamente.
     Artículo 49.-Pueblos recuperados.
     1. Se entiende por pueblo recuperado con fines turísticos el núcleo
     deshabitado que se rehabilita y acondiciona para prestar una oferta
     turística de alojamiento en una o varias de sus modalidades, y que
     responde a un proyecto unitario de planificación, gestión y
     explotación empresarial, cumpliendo los requisitos establecidos
     reglamentariamente.
     2. En los pueblos recuperados se respetarán especialmente los valores
     de la arquitectura tradicional de la zona.
     Artículo 50.-Balnearios.
     1. Son balnearios los complejos turísticos que, contando con
     instalaciones de alojamiento hotelero y con un manantial de aguas
     minero-medicinales declaradas de utilidad pública, utilizan estos y
     otros medios físicos naturales con fines terapéuticos de reposo o
     similares.
     2. Los empresarios podrán establecer el régimen de preferencia entre
     los clientes de los alojamientos y los usuarios de las instalaciones
     de tratamiento.
     3. Además de ser complejos turísticos, los balnearios que utilicen
     aguas minero-medicinales o termales con fines terapéuticos tendrán
     carácter de centros sanitarios, y como tales se ajustarán, en lo
     concerniente a su autorización, en los aspectos médicos y en las
     prestaciones hidrológicas y balneoterápicas, a lo prescrito por las
     disposiciones aplicables en materia sanitaria.
     Artículo 51.-Centros de esquí y montaña.
     1. Son centros de esquí y montaña los complejos turísticos dedicados
     a la práctica de deportes de nieve y montaña que formen un conjunto
     coordinado de medios de remonte mecánico, pistas e instalaciones
     complementarias de uso público.
     2. Los centros de esquí y montaña deberán cumplir los requisitos
     determinados reglamentariamente.
     3. Las empresas titulares de los centros de esquí y montaña deberán
     suscribir los seguros de responsabilidad que se determinen
     reglamentariamente.
     4. La autorización de los centros de esquí y montaña corresponde al
     Gobierno de Aragón. El silencio administrativo tendrá carácter
     negativo en este procedimiento.
     5. Los centros de esquí y montaña tendrán el carácter de proyectos
     supramunicipales.
     6. Los proyectos de centros de esquí y montaña, de pistas de esquí,
     remontes y teleféricos y construcciones asociadas estarán sometidos a
     evaluación de impacto ambiental en todo caso.
     Artículo 52.-Parques temáticos.
     1. Los parques temáticos son complejos turísticos caracterizados por
     áreas de gran extensión en las que se ubican de forma integrada
     actividades y atracciones de carácter recreativo o cultural y usos
     complementarios deportivos, comerciales, hoteleros o residenciales,
     con sus servicios correspondientes.
     2. La autorización de los parques temáticos corresponde al Gobierno
     de Aragón. El silencio administrativo tendrá carácter negativo en
     este procedimiento.
     3. Para garantizar la viabilidad e implantación del proyecto, se
     establecerán reglamentariamente, al menos, los requisitos
     correspondientes a los siguientes aspectos:
     a) Inversión inicial.
     b) Inversión correspondiente a las atracciones.
     c) Superficie del parque temático de atracciones.
     d) Número de atracciones.
     e) Puestos de trabajo que crean.
     f) Superficie del área deportiva y de espacios libres.
     g) Zona destinada a usos hoteleros, residenciales y sus servicios.
     h) Edificabilidad máxima para usos residenciales.
     4. Las empresas titulares de los parques temáticos deberán suscribir
     un seguro obligatorio de responsabilidad civil y otro de asistencia o
     accidentes, con la cobertura que se fije reglamentariamente.
     5. Los parques temáticos tendrán el carácter de proyectos
     supramunicipales.
     6. Los proyectos de parques temáticos estarán sometidos a evaluación
     de impacto ambiental en todo caso.
     CAPITULO V
     Empresas de restauración
     Artículo 53.-Concepto.
     1. Son empresas turísticas de restauración los establecimientos que,
     reuniendo los requisitos que se determinen reglamentariamente, se
     dedican de forma habitual y profesional, mediante precio, a servir al
     público comidas y bebidas relacionadas en sus cartas para ser
     consumidas en los mismos.
     2. No tendrán la consideración de establecimientos de restauración
     turística los comedores universitarios, escolares, de empresa y
     cualesquiera otros en los que se sirva comida a colectivos
     particulares excluyendo al público en general, o los comedores de los
     establecimientos turísticos de alojamiento en los que se sirva comida
     exclusivamente a sus huéspedes.
     Artículo 54.-Categorías.
     1. Los restaurantes se clasificarán, con arreglo a las condiciones
     establecidas reglamentariamente, en las categorías de cinco, cuatro,
     tres, dos y un tenedor.
     2. Las cafeterías se clasificarán, con arreglo a las condiciones
     establecidas reglamentariamente, en las categorías de tres, dos y una
     taza.
     3. Los bares se clasificarán en una categoría única, y no requerirán
     para su apertura autorización turística ni inscripción en el Registro
     de Turismo de Aragón.
     4. Todos los establecimientos que, además de ofrecer algún servicio
     turístico incluido en el apartado 1, presten servicios
     complementarios de ocio deberán solicitar autorización conforme a la
     categoría y condiciones reglamentarias para la actividad turística de
     que se trate.
     CAPITULO VI
     Empresas de turismo activo
     Artículo 55.-Concepto.
     1. Se consideran empresas de turismo activo aquellas dedicadas a
     proporcionar, de forma habitual y profesional, mediante precio,
     actividades turísticas de recreo, deportivas y de aventura que se
     practican sirviéndose básicamente de los recursos que ofrece la
     propia naturaleza en el medio en que se desarrollan, sea éste aéreo,
     terrestre de superficie, subterráneo o acuático, y a las que es
     inherente el factor riesgo o cierto grado de destreza para su
     práctica.
     2. No tendrán la consideración de empresas de turismo activo los
     clubes y federaciones deportivas cuando organicen la realización de
     actividades en el medio natural, dirigidas única y exclusivamente a
     sus asociados o federados y no al público en general.
     Artículo 56.-Requisitos.
     1. Las empresas de turismo activo deberán cumplir los requisitos que
     se establezcan reglamentariamente en cuanto a seguridad, información,
     prevención, instructores, monitores o guías acompañantes.
     2. Estas empresas no podrán realizar sus actividades sin los
     preceptivos informes o autorizaciones favorables de las
     Administraciones públicas implicadas en función de la naturaleza de
     la actividad de que se trate o del medio en que se desarrolle.
     3. Las empresas de turismo activo deberán suscribir un seguro
     obligatorio de responsabilidad civil y otro de asistencia o
     accidentes, con la cobertura que se fije reglamentariamente.
     CAPITULO VII
     Profesiones turísticas
     Artículo 57.-Concepto.
     Se consideran profesiones turísticas las relativas a la prestación,
     de forma habitual y retribuida, de servicios específicos de la
     actividad turística de las empresas de esta naturaleza, así como las
     actividades turístico-informativas.
     Artículo 58.-Guías de turismo.
     1. El ejercicio de la actividad de guía de turismo requerirá la
     obtención de una habilitación previa a la inscripción en el Registro
     de Turismo de Aragón, conforme a lo dispuesto reglamentariamente.
     2. En los viajes colectivos organizados por agencias de viajes, éstas
     deberán poner a disposición de los turistas un servicio de guía de
     turismo para su acompañamiento, orientación y asistencia.  Se
     determinarán reglamentariamente las condiciones y requisitos
     exigibles de este servicio.
     TITULO QUINTO
     Promoción y fomento del turismo
     CAPITULO I
     Promoción del turismo
     Artículo 59.-Concepto.
     Se entiende por promoción la actuación de las Administraciones
     públicas, de carácter eminentemente material, encaminada a favorecer
     la demanda de servicios turísticos y apoyar la comercialización de
     los recursos y productos turísticos propios dentro o fuera de la
     Comunidad Autónoma.
     Artículo 60.-Aragón, destino turístico integral.
     Aragón en su conjunto se considera, a los efectos de esta Ley,
     destino turístico integral, cuyos recursos y servicios requieren un
     tratamiento unitario en su promoción fuera del territorio de la
     Comunidad Autónoma. La promoción de esta imagen deberá integrar la
     diversidad de los destinos turísticos de Aragón.
     Artículo 61.-Administraciones y agentes implicados.
     1. Corresponde a la Administración de la Comunidad Autónoma la
     promoción del turismo de Aragón, sin perjuicio de la participación de
     las entidades locales.
     2. La Administración de la Comunidad Autónoma, las comarcas y los
     municipios, así como las empresas turísticas cuando utilicen medios o
     fondos públicos, realizarán sus actividades de promoción incorporando
     la imagen de Aragón como destino turístico integral.
     3. El Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo
     facilitará la participación e integración de los agentes y
     asociaciones empresariales del sector turístico en las actividades de
     promoción, de acuerdo con su ámbito territorial y representatividad.
     Artículo 62.-Medidas de promoción.
     El Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo, para
     potenciar y promover la imagen de la Comunidad Autónoma, podrá
     adoptar, entre otras, las siguientes medidas:
     a) La elaboración y desarrollo de planes y programas especiales de
     promoción orientados a sectores y destinos determinados.
     b) El diseño y ejecución de campañas de promoción de los recursos
     turísticos de la Comunidad Autónoma.
     c) La coordinación y gestión de la información turística
     institucional.
     d) La participación en ferias y certámenes, tanto en el ámbito
     nacional como internacional.
     e) La edición de publicaciones orientadas a la difusión y
     comercialización del turismo de Aragón.
     f) El patrocinio a las iniciativas de promoción y comercialización de
     interés general para el sector turístico aragonés.
     g) Cualquier otra actividad relacionada con la promoción turística de
     Aragón que se considere de interés.
     Artículo 63.-Declaración de actividades de interés turístico.
     1. El Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo
     podrá declarar de interés turístico aquellos acontecimientos de
     naturaleza cultural, artística, deportiva o festiva que supongan la
     manifestación de valores propios y de la tradición popular aragonesa,
     cuando revistan una especial importancia como recurso turístico.
     2. La declaración se realizará por el Departamento del Gobierno de
     Aragón responsable de turismo, a solicitud de las entidades locales
     y, en todo caso, previo informe de la comarca interesada.
     Artículo 64.-Información turística.
     1. El Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo se
     dotará de medios y sistemas de información orientados a proporcionar
     el conocimiento de la oferta y la demanda turísticas y a garantizar
     la atención de peticiones de información.
     2. Especialmente, se potenciará el uso de las tecnologías de la
     información y de la comunicación, tanto en la difusión interior y
     exterior de los recursos turísticos como en las relaciones entre la
     Administración, los empresarios turísticos y los turistas.
     3. Las Oficinas de Turismo son dependencias abiertas al público que,
     con carácter habitual, prestan un servicio de interés público
     consistente en facilitar a los turistas orientación, asistencia e
     información turística.
     4. Las Oficinas de Turismo podrán ser de titularidad de la
     Administración de la Comunidad Autónoma, de las entidades locales y
     de otras personas públicas o privadas.
     5. La Red de Oficinas de Turismo de Aragón, instrumento de
     coordinación y promoción de la calidad de la información turística
     general en Aragón, estará integrada por las oficinas de titularidad
     pública y por aquellas de titularidad privada que se incorporen a la
     misma.
     6. Las Oficinas de Turismo integradas en la Red deberán cumplir los
     requisitos que, en relación con la realización de actividades,
     prestación de servicios e identidad de imagen, se determinen
     reglamentariamente.
     7. De las oficinas de titularidad privada, sólo las integradas en la
     Red de Oficinas de Turismo de Aragón podrán recibir subvenciones,
     ayudas o asistencia técnica.
     CAPITULO II
     Fomento del turismo
     Artículo 65.-Objetivos.
     La acción de fomento en relación con el turismo perseguirá los
     siguientes objetivos:
     a) La diversificación, segmentación y desestacionalización de la
     oferta turística a través de la incentivación de productos propios
     del turismo de interior.
     b) La puesta en valor y conservación de los recursos turísticos
     vinculados esencialmente al patrimonio cultural y natural aragonés.
     c) La modernización de la oferta turística mediante la actualización
     de instalaciones, infraestructuras y servicios y la mejora de la
     productividad y competitividad.
     d) La potenciación de las enseñanzas turísticas y de la cualificación
     de los profesionales del sector mediante su reciclaje profesional y
     especialización.
     Artículo 66.-Ayudas y subvenciones.
     1. Las comarcas podrán otorgar ayudas y subvenciones a empresas,
     entidades y asociaciones turísticas, así como a otras entidades
     locales, para estimular la realización de las acciones establecidas
     en los planes y programas de fomento y promoción turística, aprobados
     en desarrollo de los instrumentos de ordenación territorial de los
     recursos turísticos.
     2. El Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo
     podrá otorgar ayudas y subvenciones en los casos en que, por el
     carácter de la actividad subvencionable, en relación con los
     intereses generales de la Comunidad Autónoma o por la necesidad de
     gestión centralizada o derivada de la normativa comunitaria europea,
     no sea suficiente con la actividad que libremente puedan llevar a
     cabo las comarcas, sin perjuicio de la colaboración, mediante
     convenio, con estas entidades locales.
     3. El otorgamiento de las mencionadas ayudas y subvenciones se
     realizará de acuerdo con los principios de publicidad, objetividad,
     libre concurrencia, igualdad, respeto de las reglas de la libre
     competencia y adecuación a la legalidad presupuestaria.
     Artículo 67.-Medidas honoríficas.
     El Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo podrá
     crear incentivos y premios en reconocimiento de aquellas actuaciones
     privadas o realizadas por entidades locales tendentes a la
     consecución de un turismo de calidad.
     Artículo 68.-Estudios turísticos.
     La Administración de la Comunidad Autónoma propiciará la unificación
     de criterios en los programas de estudios de la formación reglada y
     ocupacional, y promoverá el acceso a la formación continua de los
     trabajadores del sector turístico.  Asimismo, promoverá la
     realización de convenios con las Universidades para el impulso de los
     estudios turísticos.
     TITULO SEXTO
     Disciplina turística
     CAPITULO I
     Objeto y ámbito de aplicación
     Artículo 69.-Objeto de la disciplina turística.
     La disciplina turística tiene por objeto la regulación de la
     actuación inspectora, la tipificación de las infracciones, la
     determinación de las sanciones administrativas y el procedimiento
     sancionador en relación con el turismo en el ámbito de la Comunidad
     Autónoma de Aragón.
     Artículo 70.-Sujetos de la disciplina turística.
     Están sujetos a la disciplina turística regulada en esta Ley las
     personas físicas o jurídicas titulares de empresas o establecimientos
     turísticos, así como aquellas que ejerzan una profesión turística o
     realicen actividades turísticas en Aragón.
     Artículo 71.-Sujeción a otros regímenes.
     Lo dispuesto en este título se entiende sin perjuicio de la
     imposición de las sanciones que procedan y de las facultades que
     correspondan a las autoridades competentes, en virtud del régimen
     específico sobre fiscalidad, consumo, prevención de incendios,
     sanidad e higiene o cualquier otro al que estuvieran sometidas las
     actividades turísticas.
     CAPITULO II
     Inspección turística
     Artículo 72.-Inspección de las actividades turísticas.
     1. La Administración de la Comunidad Autónoma, las comarcas y los
     municipios, atendiendo a los principios de cooperación y coordinación
     interadministrativa, llevarán a cabo funciones de información,
     asesoramiento y comprobación del cumplimiento de la legislación
     turística y de la relativa a la promoción de la accesibilidad y
     supresión de barreras arquitectónicas.
     2. Corresponde a las comarcas la inspección general de
     establecimientos extrahoteleros, salvo apartamentos turísticos;
     empresas de restauración y de turismo activo, bajo la coordinación
     del Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo.
     3. Corresponde al Departamento del Gobierno de Aragón responsable de
     turismo el ejercicio de las restantes funciones inspectoras en
     relación con empresas y establecimientos turísticos.
     Artículo 73.-Inspectores turísticos.
     1. Los funcionarios encargados de la inspección de turismo tendrán el
     carácter de autoridad en el ejercicio de su función y podrán
     solicitar el apoyo necesario de cualquier otra en su correspondiente
     ámbito competencial, especialmente de las Fuerzas y Cuerpos de
     Seguridad del Estado, de las Policías Locales y de los Agentes de
     Protección de la Naturaleza.
     2. Los inspectores turísticos deberán acreditar en todo caso su
     condición con la correspondiente credencial. Podrán entrar y
     permanecer libremente y en cualquier momento en establecimientos y
     demás lugares sujetos a su actuación inspectora. Cuando para el
     ejercicio de las funciones inspectoras sea precisa la entrada en un
     domicilio particular, deberán contar con la oportuna autorización
     judicial, salvo consentimiento del afectado.
     Artículo 74.-Deber de colaboración.
     1. Los titulares, representantes legales o encargados de las
     empresas, establecimientos y actividades turísticas están obligados a
     facilitar a los inspectores turísticos el examen de las dependencias
     y el análisis de los documentos relativos a la prestación de los
     servicios. Igualmente, deberán tener a disposición de los mismos un
     libro de inspección, debidamente diligenciado, en el que se reflejará
     el resultado de las inspecciones que se realicen.
     2. Los funcionarios encargados de la inspección de turismo podrán
     solicitar a organismos oficiales, organizaciones profesionales y
     asociaciones de consumidores cuanta información consideren necesaria
     para un adecuado cumplimiento de las funciones inspectoras.
     Artículo 75.-Actas de inspección.
     1. Las actas de inspección se extenderán en modelo oficial y
     reflejarán los hechos que corresponda comprobar o se estime puedan
     ser constitutivos de infracción administrativa, la identificación del
     interesado o del presunto infractor y de los responsables
     subsidiarios o solidarios si los hubiere, el lugar de comprobación o
     comisión, las circunstancias atenuantes o agravantes y los preceptos
     que se consideren infringidos, en su caso.
     2. Las actas se extenderán en presencia del titular de la empresa,
     establecimiento o actividad, de su representante legal o encargado o,
     en su defecto, de cualquier persona dependiente de aquél, o de los
     presuntos infractores de las normas turísticas.
     3. La persona ante la que se extienda el acta podrá alegar cuanto
     estime conveniente. La firma del acta no implicará la aceptación de
     su contenido.
     4. Las actas de inspección son documentos públicos y su contenido se
     presumirá cierto, salvo que se acredite lo contrario.
     5. Del acta levantada se entregará copia a la persona ante quien se
     extienda, haciéndolo constar expresamente en la misma.
     6. Las actas de inspección serán remitidas al órgano de la comarca o
     al Departamento responsable de turismo.
     CAPITULO III
     Infracciones
     Artículo 76.-Concepto.
     Constituyen infracciones administrativas en relación con el turismo
     las acciones u omisiones tipificadas en esta Ley. Las infracciones se
     clasifican en leves, graves y muy graves.
     Artículo 77.-Infracciones leves.
     Se consideran infracciones leves:
     1. La falta de limpieza contrastada o el manifiesto deterioro en las
     instalaciones, servicios y enseres de los establecimientos
     turísticos.
     2. La falta de exhibición de anuncios o distintivos obligatorios o su
     exhibición sin respetar las formalidades exigidas por la legislación
     turística.
     3. No hacer constar en la documentación, publicidad y facturación las
     indicaciones establecidas por la legislación turística.
     4. El incumplimiento del requisito de publicidad de cuantos extremos
     fueren exigibles por la legislación turística.
     5. La falta de la documentación debidamente diligenciada de acuerdo
     con la legislación turística.
     6. La falta de personal adecuado para las funciones que exijan
     cualificación específica en su desempeño.
     7. La incorrección manifiesta en el trato al turista.
     8. El incumplimiento menor en la prestación de los servicios
     exigibles.
     9. La falta de hojas de reclamaciones o la negativa a entregarlas al
     turista.
     10. La no conservación de la documentación exigible por la
     Administración durante el tiempo establecido en la legislación
     turística.
     11. La infracción que aunque tipificada como grave, no mereciera tal
     calificación en razón de su naturaleza, ocasión, circunstancia,
     categoría o capacidad del establecimiento.
     Artículo 78.-Infracciones graves.
     Se consideran infracciones graves:
     1. El ejercicio de actividades turísticas sin la debida autorización,
     cuando ésta sea exigible.
     2. La utilización en los establecimientos turísticos de
     denominaciones, rótulos o distintivos diferentes a los
     correspondientes de acuerdo con la legislación aplicable.
     3. La información o publicidad que induzca objetivamente a engaño en
     la prestación de los servicios.
     4. La formalización de los contratos con los turistas en contra de lo
     establecido en la legislación.
     5. La negativa a la prestación de un servicio contratado o la
     prestación del mismo en condiciones diferentes o de calidad inferior
     a las ofrecidas. No constituirá infracción la negativa a continuar
     prestando servicios cuando el turista se niegue al pago de los ya
     recibidos, o por razones de fuerza mayor.
     6. El incumplimiento contractual respecto del lugar, establecimiento,
     categoría, tiempo, precio o demás condiciones pactadas.
     7. La reserva confirmada de plazas en número superior a las
     disponibles o el incumplimiento de las disposiciones relativas al
     régimen de reservas.
     8. La percepción de precios superiores a los comunicados y exhibidos.
     9. La facturación de conceptos no incluidos en los servicios
     ofertados o pactados.
     10. El incumplimiento de las disposiciones sobre prevención de
     incendios.
     11. La obstrucción a la inspección, la negativa o resistencia a
     facilitar la información requerida y el suministro de información
     falsa o inexacta a los inspectores u órganos de la Administración
     responsables de turismo.
     12. La prohibición del libre acceso y permanencia en los
     establecimientos turísticos, sin perjuicio de las normas sobre
     derecho de admisión.
     13. La inejecución de los requerimientos formulados por la
     Administración para subsanar deficiencias en los establecimientos o
     instalaciones.
     Artículo 79.-Infracciones muy graves.
     Se consideran infracciones muy graves:
     1. La prestación de servicios con deficiencias, especialmente en
     relación con incendios y seguridad, cuando entrañen grave riesgo para
     los turistas.
     2. La alteración o modificación de los requisitos esenciales para el
     ejercicio de la actividad o que determinaron la clasificación,
     categoría y autorización de las instalaciones sin las formalidades
     exigidas, así como su uso indebido.
     3. La negativa u obstrucción a la actuación de los inspectores
     turísticos que impida totalmente el ejercicio de sus funciones.
     Artículo 80.-Responsables.
     1. Serán responsables de las infracciones administrativas a la
     normativa turística las siguientes personas físicas o jurídicas:
     a) Los titulares de empresas, establecimientos y actividades
     turísticas, que serán, salvo que se acredite lo contrario, aquéllos a
     cuyo nombre figure la correspondiente inscripción en el Registro de
     Turismo de Aragón.
     b) Quienes realicen la actividad o mantengan abiertos
     establecimientos turísticos no disponiendo de la autorización o del
     título profesional que resulte obligatorio en cada caso.
     c) Quienes sean materialmente responsables de las infracciones
     tipificadas en la presente Ley.
     2. El empresario turístico deberá garantizar el cumplimiento de la
     normativa turística por parte del personal a su servicio.  Cabrá
     exigir al titular de la empresa, establecimiento o actividad la
     responsabilidad solidaria por las infracciones cometidas por el
     personal a su servicio, sin perjuicio de su derecho a deducir las
     acciones oportunas contra los sujetos a quienes sean materialmente
     imputables las infracciones.
     Artículo 81.-Prescripción.
     1. Las infracciones administrativas a que se refiere esta Ley
     prescribirán, desde el momento de la comisión de las mismas, en los
     siguientes plazos:
     a) Infracciones leves: seis meses.
     b) Infracciones graves: un año.
     c) Infracciones muy graves: dos años.
     2. En las infracciones derivadas de una actividad continuada, la
     fecha inicial del cómputo a efectos de la prescripción será la del
     cese de la actividad o la del último acto con el que la infracción se
     hubiere consumado.
     CAPITULO IV
     Sanciones y medidas accesorias
     Artículo 82.-Sanciones.
     1. Las infracciones contra lo dispuesto en la presente Ley y demás
     disposiciones sobre turismo darán lugar a la imposición de las
     siguientes sanciones:
     a) Apercibimiento.
     b) Multa.
     c) Suspensión del ejercicio de las actividades turísticas o clausura
     del establecimiento por plazo de hasta un año.
     d) Revocación de la autorización turística y cancelación de la
     inscripción del empresario, empresa o establecimiento turístico en el
     Registro de Turismo de Aragón, con la consiguiente clausura
     definitiva del establecimiento.
     2. No tendrá carácter de sanción la clausura del establecimiento que
     no cuente con la debida autorización turística, de acuerdo con las
     normas en vigor, o la suspensión del ejercicio de las actividades
     que, en su caso, pueda decidirse hasta el momento en que dicha
     autorización se obtenga, cuando la solicitud de la misma se encuentre
     en tramitación. La adopción de dicha medida lo será sin perjuicio de
     la incoación del correspondiente expediente sancionador.
     Artículo 83.-Medidas accesorias.
     El órgano competente podrá adoptar las siguientes medidas, sin
     perjuicio de las sanciones que pudieren imponerse:
     a) Comiso de los productos ilegalmente obtenidos, así como los
     instrumentos, útiles, maquinaria, vehículos y demás medios empleados
     en la comisión de los hechos.
     b) Obligación de restaurar el orden alterado y de reparar los daños y
     perjuicios causados al patrimonio natural y cultural o a los demás
     recursos turísticos, a terceros o a la Administración.
     c) Inhabilitación para obtener cualquier clase de subvención o ayuda
     en relación con el turismo concedida por las Administraciones
     públicas, por un plazo máximo de cinco años.
     Artículo 84.-Correspondencia entre infracciones y sanciones.
     1. Las sanciones serán las siguientes:
     a) Las infracciones calificadas como leves serán sancionadas con
     apercibimiento o multa de 60 a 600 euros.
     b) Las infracciones calificadas como graves serán sancionadas con
     multa de 601 a 3.000 euros.
     c) Las infracciones calificadas como muy graves serán sancionadas con
     multa de 3.001 a 60.000 euros.
     2. Podrá imponerse acumulativamente la sanción de multa y de
     suspensión del ejercicio de las actividades o clausura del
     establecimiento o instalación por un período de hasta seis meses, por
     la comisión de infracciones graves, y por un plazo superior a seis
     meses, hasta un año, por la comisión de infracciones muy graves.
     3. Podrá imponerse acumulativamente la sanción de multa y de
     revocación de la autorización y cancelación de la inscripción
     registral por la comisión de infracciones muy graves en las que
     concurran tres o más circunstancias agravantes.
     Artículo 85.-Circunstancias atenuantes y agravantes.
     Dentro de cada categoría de infracciones, para graduar la cuantía y
     modalidad de las sanciones aplicables a las mismas, se tendrán en
     cuenta las siguientes circunstancias como atenuantes o agravantes en
     cada caso:
     a) Los perjuicios económicos o personales causados a turistas o a
     terceros.
     b) El número de personas afectadas.
     c) La cuantía del beneficio ilícito obtenido.
     d) La capacidad económica y volumen de facturación del
     establecimiento, así como el número de plazas de que disponga.
     e) Las repercusiones negativas para el resto del sector turístico.
     f) El daño causado al patrimonio natural y cultural, a los demás
     recursos turísticos y a la imagen turística de Aragón.
     g) La notoria negligencia, la intencionalidad y la reiteración en la
     comisión de infracciones.
     h) La reincidencia, que se apreciará cuando los responsables de las
     infracciones hayan sido sancionados por la comisión de más de una
     infracción de la misma naturaleza, en el plazo de un año contado a
     partir de la firmeza de la primera sanción.
     i) La subsanación, durante la tramitación del expediente, de las
     anomalías que dieron origen a la incoación del procedimiento.
     j) La trascendencia de los hechos respecto de la seguridad de las
     personas y bienes.
     Artículo 86.-Competencia.
     Son órganos competentes para la imposición de las sanciones y medidas
     accesorias establecidas en esta Ley:
     a) Los órganos correspondientes de las comarcas, para las sanciones y
     medidas accesorias por la comisión de infracciones leves y graves
     sobre establecimientos extrahoteleros, salvo apartamentos turísticos;
     empresas de restauración y de turismo activo.
     b) Los directores de los servicios provinciales responsables de
     turismo, para las sanciones y medidas accesorias por la comisión de
     infracciones leves y graves en las restantes materias.
     c) El Director General responsable de turismo, para las sanciones y
     medidas accesorias por la comisión de infracciones muy graves.
     Artículo 87.-Prescripción.
     Las sanciones y medidas accesorias a que se refiere esta Ley
     prescribirán, desde el momento en que devengan definitivas en vía
     administrativa, en los siguientes plazos:
     a) Por infracciones leves, un año.
     b) Por infracciones graves, dos años.
     c) Por infracciones muy graves, tres años.
     Artículo 88.-Registro de sanciones.
     En el Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo
     existirá un registro de sanciones, en el que se anotarán las
     sanciones firmes impuestas por infracciones sobre turismo. Dichas
     anotaciones serán canceladas a los dos años de haber sido cumplidas
     las sanciones.
     CAPITULO V
     Procedimiento sancionador
     Artículo 89.-Tramitación.
     1. La tramitación de los procedimientos sancionadores se realizará
     conforme a lo establecido en el Reglamento del Procedimiento para el
     Ejercicio de la Potestad Sancionadora de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, y de acuerdo con la Ley de Régimen Jurídico de las
     Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
     2. Cuando una infracción de las previstas en esta Ley pudiere ser
     constitutiva de delito o falta, se pondrán los hechos en conocimiento
     del Ministerio Fiscal.
     3. El procedimiento sancionador caducará transcurrido el plazo de
     tres meses sin que se hubiere llevado a cabo actuación o diligencia
     alguna desde su incoación, debiendo resolverse y notificarse en el
     plazo máximo de seis meses en todo caso.
     Artículo 90.-Incoación.
     Los procedimientos sancionadores se incoarán por acuerdo del órgano
     correspondiente de la comarca o del Director del Servicio Provincial
     responsable de turismo, según corresponda, en virtud de cualquiera de
     los siguientes actos:
     a) La denuncia de particular, incluida la realizada en hojas de
     reclamaciones.
     b) El acta suscrita por los inspectores turísticos.
     c) La comunicación de la presunta infracción formulada por la
     autoridad colaboradora u órgano administrativo que tenga conocimiento
     de la misma.
     d) La iniciativa de los órganos responsables de turismo.
     Artículo 91.-Medidas de carácter provisional.
     En el acuerdo de incoación del procedimiento sancionador se podrán
     adoptar motivadamente las medidas de carácter provisional, incluida
     la clausura temporal de los establecimientos o la suspensión de
     actividades, que aseguren la eficacia de la resolución final que
     pudiere recaer o impidan la continuidad de la infracción.
     DISPOSICIONES ADICIONALES
     Primera.-Arbitraje de turismo.
     El Gobierno de Aragón podrá establecer un sistema arbitral en
     relación con el turismo que, sin formalidades especiales, atienda y
     resuelva con carácter vinculante y ejecutivo para ambas partes las
     quejas o reclamaciones de los turistas.
     Segunda.-Asociacionismo empresarial.
     La Administración de la Comunidad Autónoma impulsará y apoyará el
     asociacionismo empresarial en el sector turístico, así como la
     cooperación con los agentes sociales de este sector.
     Tercera.-Red de Hospederías de Aragón.
     1. Las hospederías de Aragón serán gestionadas directamente por la
     Administración de la Comunidad Autónoma o, indirectamente, a través
     de organismo público, sociedad mercantil o arrendatario.
     2. Previo convenio suscrito al efecto con el Departamento del
     Gobierno de Aragón responsable de turismo, podrán integrarse en la
     Red de Hospederías de Aragón aquellos establecimientos hoteleros
     gestionados por entidades locales o empresas privadas.
     3. Los nuevos establecimientos que se integren en la Red de
     Hospederías de Aragón deberán pertenecer, como mínimo, a la categoría
     de hotel de tres estrellas.
     4. El término «Hospedería de Aragón» queda reservado a los
     establecimientos de alojamiento turístico integrados en la Red de
     Hospederías de Aragón.
     Cuarta.-Paradores de turismo.
     1. El Gobierno de Aragón negociará con la Administración del Estado
     el traspaso de los medios materiales y personales de los paradores de
     turismo ubicados en territorio aragonés.
     2. Una vez transferidos los mencionados paradores, el Gobierno de
     Aragón los integrará en la Red de Hospederías de Aragón.
     Quinta.-Pueblos recuperados.
     Los núcleos de Aldea de Puy, Búbal, Ligüerre de Cinca, Morillo de Tou
     y Ruesta podrán ser inscritos en el Registro de Turismo como pueblos
     recuperados con fines turísticos, previa presentación de un informe
     técnico que acredite sus condiciones de seguridad.
     Sexta.-Obligación de la Administración de velar por el cumplimiento
     de la normativa sobre accesibilidad y supresión de barreras
     arquitectónicas.
     Con la finalidad de proteger los derechos de los discapacitados y
     garantizar a las personas con movilidad reducida o cualquier otra
     limitación física o sensorial la accesibilidad y la utilización de
     los bienes y servicios de la sociedad, en particular, de los
     turísticos, la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón
     velará especialmente por el cumplimiento de la normativa sobre
     promoción de la accesibilidad y supresión de barreras
     arquitectónicas, urbanísticas, de transportes y de la comunicación.
     DISPOSICIONES TRANSITORIAS
     Primera.-Comarcas.
     En el territorio donde las comarcas no hayan asumido competencias
     sobre turismo, corresponderá el ejercicio de las mismas al
     Departamento del Gobierno de Aragón responsable de esta materia.
     Segunda.-Consejo del Turismo de Aragón.
     El Consejo del Turismo de Aragón continuará en funcionamiento con
     arreglo a su actual composición y atribuciones mientras no se efectúe
     el desarrollo reglamentario de esta Ley.
     Tercera.-Régimen urbanístico de los municipios turísticos.
     Los municipios turísticos acogidos al régimen de los pequeños
     municipios de la Ley Urbanística de Aragón deberán adaptar su régimen
     urbanístico, en el plazo de un año desde su declaración, a lo
     establecido con carácter general en dicha Ley, no siendo de
     aplicación a los mismos, en consecuencia, lo previsto en el título
     VIII de aquélla a partir del momento en que se produzca dicha
     adaptación.
     Cuarta.-Registro de Turismo de Aragón.
     1. Se inscribirán de oficio en el Registro de Turismo de Aragón todos
     los empresarios, empresas, establecimientos y actividades que figuren
     inscritos hasta la fecha en el actual Registro de Empresas y
     Actividades Turísticas de Aragón.
     2. Los empresarios, empresas, establecimientos y actividades que,
     debiendo figurar en el Registro de Turismo de Aragón, no consten en
     el mismo, habrán de solicitar su inscripción en el plazo de seis
     meses desde la entrada en vigor de esta Ley.
     Quinta.-Clasificaciones en vigor.
     Todos los establecimientos turísticos mantendrán sus actuales grupos,
     categorías y modalidades, salvo que las disposiciones reglamentarias
     de desarrollo de esta Ley dispongan otra cosa.
     Sexta.-Viviendas vacacionales en medio rural.
     Las viviendas de turismo rural autorizadas de conformidad con el
     Decreto 113/1986, de 14 de noviembre, que no cumplan las condiciones
     establecidas en el Decreto 69/1997, de 27 de mayo, podrán continuar
     su actividad con la denominación de viviendas vacacionales en medio
     rural, conforme al régimen inicialmente aplicable a las mismas, sin
     perjuicio de las modificaciones que en el mismo puedan establecerse
     reglamentariamente. En todo caso, en el plazo de cinco años desde la
     entrada en vigor de esta Ley, habrán de obtener su clasificación como
     viviendas de turismo rural, en los términos previstos en el artículo
     43.
     Séptima.-Apartamentos turísticos.
     Los conjuntos diseminados de pisos, casas, villas, chalés o similares
     autorizados de conformidad con el Real Decreto 2877/1982, de 15 de
     octubre, sobre ordenación de apartamentos y viviendas vacacionales,
     podrán continuar su actividad conforme al régimen inicialmente
     aplicable a los mismos, sin perjuicio de las modificaciones que en el
     mismo puedan establecerse reglamentariamente.
     Octava.-Areas de acampada.
     Las áreas de acampada que cuenten con autorización turística a la
     entrada en vigor de esta Ley habrán de transformarse en alojamientos
     turísticos al aire libre en el plazo de tres años desde la entrada en
     vigor de la misma.
     Novena.-Procedimientos sancionadores.
     Los procedimientos sancionadores ya iniciados en la fecha de entrada
     en vigor de esta Ley se tramitarán y resolverán con arreglo a las
     disposiciones vigentes en el momento de su incoación.
     DISPOSICION DEROGATORIA
     Unica.-Tabla de vigencias y normas derogadas.
     1. Continúan en vigor, salvo en lo que se opongan a esta Ley y
     mientras no se modifiquen, las siguientes disposiciones
     reglamentarias:
     a) Decreto 62/1984, de 30 de julio, de la Diputación General de
     Aragón, por el que se crea el Consejo de Turismo del Departamento de
     Industria, Comercio y Turismo de la Diputación General de Aragón,
     modificado por el Decreto 140/1992, de 16 de julio.
     b) Decreto 23/1985, de 14 de marzo, de la Diputación General de
     Aragón, por el que se crea el Registro de Empresas y Actividades
     Turísticas y se regula su funcionamiento.
     c) Decreto 79/1990, de 8 de mayo, de la Diputación General de Aragón,
     por el que se aprueba el Reglamento sobre campamentos de turismo y
     otras modalidades de acampada, modificado por el Decreto 219/1993, de
     16 de diciembre.
     d) Decreto 153/1990, de 11 de diciembre, de la Diputación General de
     Aragón, por el que se aprueba el Reglamento en el que se establecen
     las normas de construcción e instalación para la clasificación de los
     establecimientos hoteleros.
     e) Decreto 58/1991, de 4 de abril, de la Diputación General de
     Aragón, por el que se crea la calificación «Fiesta de Interés
     Turístico en Aragón».
     f) Decreto 102/1991, de 20 de mayo, de la Diputación General de
     Aragón, sobre acreditación del cumplimiento de las normas contra
     incendios en establecimientos de alojamiento turístico.
     g) Decreto 193/1994, de 20 de septiembre, de la Diputación General de
     Aragón, sobre régimen de precios, reservas y servicios
     complementarios en establecimientos de alojamiento turístico.
     h) Decreto 84/1995, de 25 de abril, de la Diputación General de
     Aragón, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación de
     Albergues y Refugios como alojamientos turísticos, modificado por el
     Decreto 216/1996, de 11 de diciembre.
     i) Decreto 69/1997, de 27 de mayo, del Gobierno de Aragón, por el que
     se aprueba el Reglamento sobre ordenación y regulación de los
     alojamientos turísticos denominados Viviendas de Turismo Rural.
     j) Decreto 51/1998, de 24 de febrero, por el que se aprueba el
     Reglamento de Agencias de Viajes.
     k) Decreto 175/1998, de 20 de octubre, del Gobierno de Aragón, sobre
     régimen y procedimiento para la concesión de ayudas en materia de
     turismo.
     l) Decreto 196/1998, de 9 de diciembre, del Gobierno de Aragón, por
     el que se regula la actividad de Guía de Turismo de la Comunidad
     Autónoma de Aragón.
     m) Decreto 81/1999, de 8 de junio, por el que se establecen normas
     sobre ordenación de bares, restaurantes y cafeterías y
     establecimientos con música, espectáculo y baile.
     n) Decreto 146/2000, de 26 de julio, del Gobierno de Aragón, por el
     que se regula el ejercicio y actuación de las empresas dedicadas a la
     prestación de servicios de turismo activo y aventura.
     ñ) Orden de 20 de septiembre de 1988, del Departamento de Industria,
     Comercio y Turismo, por la que se regula la concesión de distinciones
     al mérito turístico de Aragón.
     o) Orden de 16 de julio de 1999, del Departamento de Economía,
     Hacienda y Fomento, por la que se regula el procedimiento de
     comunicación de precios de Establecimientos de Hostelería y Empresas
     Turísticas.
     2. Quedan derogadas expresamente las siguientes normas:
     a) Ley 5/1993, de 29 de marzo, por la que se establece el régimen de
     inspección y procedimiento en materia de disciplina turística.
     b) Decreto 163/1985, de 4 de diciembre, de la Diputación General de
     Aragón, por el que se distribuyen las competencias transferidas a la
     Comunidad Autónoma de Aragón en materia de turismo.
     3. Asimismo, quedan derogadas cuantas normas de igual o inferior
     rango se opongan a lo previsto en esta Ley.
     DISPOSICIONES FINALES
     Primera.-Directores de establecimientos turísticos.
     1. Se regulará reglamentariamente la figura del Director de
     establecimientos turísticos.
     2. En todo caso, el artículo 2 del Estatuto de los Directores de
     Establecimientos de Empresas Turísticas, aprobado por Orden del
     Ministerio de Información y Turismo de 11 de agosto de 1972, no será
     de aplicación en el ámbito territorial de Aragón a la entrada en
     vigor de esta Ley.
     Segunda.-Actualización de sanciones.
     Por decreto del Gobierno de Aragón, se podrá proceder a la
     actualización de las cuantías de las sanciones previstas en esta Ley,
     teniendo en cuenta la variación experimentada por el índice de
     precios al consumo.
     Tercera.-Acampadas.
     1. Se prohíben las áreas de acampada y la acampada libre en el
     territorio de la Comunidad Autónoma de Aragón, con la salvedad
     establecida en la disposición transitoria octava.
     2. Se establecerá reglamentariamente el régimen de las acampadas en
     general.
     Cuarta.-Señalización turística.
     1. Se determinará reglamentariamente la señalización turística que
     deberá ser utilizada por las Administraciones públicas en Aragón y
     por los empresarios turísticos para identificar e informar sobre los
     recursos y los establecimientos turísticos.
     2. El Departamento del Gobierno de Aragón responsable de turismo
     regulará la señalización de aquellos senderos que tengan la
     consideración de recursos turísticos.
     Quinta.-Desarrollo reglamentario.
     Se habilita al Gobierno de Aragón para dictar las disposiciones
     reglamentarias necesarias para el desarrollo de esta Ley.
     Así lo dispongo a los efectos del artículo 9.1 de la Constitución y
     los correspondientes del Estatuto de Autonomía de Aragón.
     Zaragoza, 27 de febrero de 2003.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, MARCELINO IGLESIAS RICOU