Rango: DECRETO
Fecha de disposición: 20210210
Fecha de Publicacion: 24/02/2021
Número de boletín: 40
Organo emisor: DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE
Titulo: DECRETO 22/2021, de 10 de febrero, del Gobierno de Aragón, por el que se -declara+ el yacimiento arqueológico Círculo Católico, sito en Huesca, como bien de -interés + -cultural,+ en la categoría de conjunto de -interés cultural,+ zona arqueológica.

Texto
     El Patrimonio Cultural de Aragón está integrado, tal y como lo regula
     la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés
     ("Boletín Oficial de Aragón" de 29 de marzo de 1999), por todos los
     bienes materiales e inmateriales relacionados con la historia y la
     cultura de Aragón que presenten interés antropológico, antrópico,
     histórico, artístico, arquitectónico, mobiliario, arqueológico,
     paleontológico, etnológico, científico, lingüístico, documental
     cinematográfico, bibliográfico o técnico, hayan sido o no
     descubiertos y tanto si se encuentran en la superficie como en el
     subsuelo o debajo de las aguas.
     La Ley prevé, en su artículo 11, tres categorías de protección para
     los bienes integrantes del Patrimonio Cultural aragonés, y los
     clasifica en bienes de interés cultural, bienes catalogados y bienes
     inventariados. De éstos, los bienes de interés cultural son
     definidos, por el artículo 12 de la Ley, como los bienes más
     relevantes, materiales o inmateriales, del Patrimonio Cultural de
     Aragón. Este mismo precepto prevé diferentes tipos de categoría de
     protección para los bienes de interés cultural en función de la
     naturaleza de los mismos. En el caso de los bienes inmuebles, se
     establecen en el apartado segundo del referido artículo las
     categorías de monumento y conjunto de interés cultural.
     De éstas, la categoría de conjunto de interés cultural comprende, a
     su vez, varias subcategorías de protección, en función de las
     características del bien de que se trate. Entre ellas la de zona
     arqueológica, definida en el apartado e) del artículo 12.2 de la ley
     como el lugar o paraje donde existen bienes muebles o inmuebles
     susceptibles de ser estudiados con metodología arqueológica, hayan
     sido extraídos o no, tanto si se encuentran en la superficie, en el
     subsuelo o bajo la superficie de las aguas. Características que
     cumple el yacimiento arqueológico del Círculo Católico, tal y como se
     detalla en el anexo I de este Decreto.
     Asimismo, el artículo 16 de la Ley del Patrimonio Cultural Aragonés
     prevé que la declaración de conjunto de interés cultural pueda
     afectar al entorno del bien que se
     quiere proteger, y que éste podrá delimitarse en la misma declaración
     en atención a la incidencia que cualquier alteración de dicho entorno
     pueda tener en los valores propios del conjunto o de su
     contemplación. En el caso de la zona arqueológica del yacimiento del
     círculo católico de Huesca se ha establecido un entorno de
     protección, cuyo plano se recoge en el anexo II de este Decreto y que
     es coincidente con el bien, asimismo la declaración del yacimiento
     afecta a la zona grafiada de cota cero hacia el subsuelo.
     El expediente de declaración del yacimiento arqueológico del Círculo
     Católico de Huesca se ha tramitado conforme a lo previsto en la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés; la Ley
     39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de
     las Administraciones Públicas; y el Decreto Legislativo 2/2001, de 3
     de julio, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba el Texto
     Refundido de la Ley de la Administración de la Comunidad Autónoma de
     Aragón.
     De acuerdo con el artículo 18 de la Ley del Patrimonio Cultural
     Aragonés, se incoó el procedimiento, mediante la Resolución de 8 de
     julio de 2020 de la Dirección General de Patrimonio Cultural por la
     que se inicia procedimiento y se abre un periodo de información
     pública para la declaración del yacimiento arqueológico del Círculo
     Católico (Huesca) como Conjunto de Interés Cultural, Zona
     arqueológica que fue publicada en el "Boletín Oficial de Aragón" de
     23 de julio de 2020 y que fue notificada a los interesados en el
     expediente.
     Además, y según se prevé en el apartado cuarto del artículo 18 de la
     Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés, se
     solicitó informe a la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural de
     Huesca, al Ayuntamiento de Huesca y al Consejo Provincial de
     Urbanismo de Huesca. La comisión provincial del Patrimonio Cultural
     de Huesca acordó en su sesión del día 27 de octubre de 2020 informar
     favorablemente la declaración y el Consejo Provincial de Urbanismo
     informó la declaración del Círculo Católico en su sesión del día 16
     de diciembre de 2020.
     Como consecuencia de la presentación de alegaciones por parte del
     Ayuntamiento de Huesca en la fase de información pública, se estimó
     la alegación y se estableció un entorno de protección coincidente con
     el yacimiento.
     Instruido el procedimiento, se dio trámite de audiencia a los
     interesados, mediante Resolución de 7 de octubre de 2020 de la
     Directora General de Patrimonio Cultural, la cual fue publicada el
     "Boletín Oficial de Aragón" de fecha 16 de octubre de 2020. En fase
     de audiencia se presentaron alegaciones por parte de Suelo y Vivienda
     de Aragón que fueron contestadas.
     Por todo ello, conforme a lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés, a propuesta
     del Consejero de Educación, Cultura y Deporte, y previa deliberación,
     el Gobierno de Aragón, en su reunión del día 10 de febrero de 2021
     DISPONGO
     Primero.- Objeto
     Es objeto del presente Decreto declarar bien de interés cultural, en
     la categoría de conjunto de interés cultural, zona arqueológica, el
     yacimiento arqueológico del Círculo Católico de Huesca.
     La descripción de la zona arqueológica, así como la delimitación del
     bien y de su entorno de protección se recogen en los anexos I y II de
     este Decreto.
     Segundo.- Régimen Jurídico
     El régimen jurídico aplicable a los conjuntos de interés cultural es
     el previsto en la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural
     Aragonés y, especialmente, el contenido en la Sección Segunda, del
     Capítulo I, del Título Segundo, los Títulos Sexto y Séptimo, así como
     lo previsto en el Título III en relación con el patrimonio
     arqueológico y en cuantos preceptos sean de aplicación general para
     los bienes de interés cultural.
     Tercero.- Efectos de la declaración
     De acuerdo con lo dispuesto en los artículos 41 y siguientes de la
     Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés, la
     declaración de un conjunto de interés cultural determina la
     obligación para el ayuntamiento afectado de redactar y aprobar uno o
     varios Planes Especiales de protección del área afectada por la
     declaración u otro instrumento de planeamiento urbanístico que
     cumpla, en todo caso, las exigencias establecidas en la citada ley.
     Hasta que no se produzca la aprobación definitiva de dicho Plan, toda
     modificación de usos o actividades en la zona, precisará autorización
     del Director General responsable de patrimonio cultural previo
     informe de la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural competente.
     Desde la aprobación definitiva del Plan Especial de Protección del
     Conjunto o instrumento similar, el ayuntamiento interesado será
     competente para autorizar directamente las obras que desarrollen el
     planeamiento aprobado y que afecten únicamente a inmuebles no
     declarados bienes de interés cultural (Monumentos), ni comprendidos
     en su entorno, debiendo dar cuenta al Departamento responsable de
     Patrimonio Cultural de las autorizaciones o licencias concedidas en
     el plazo máximo de diez días desde su otorgamiento.
     Cuarto.- Actividades arqueológicas
     Toda actividad o intervención arqueológica que se quiera realizar en
     la zona arqueológica declarada Bien de Interés Cultural y en el
     entorno deberá contar con autorización del Director General
     responsable del Patrimonio Cultural, que comprobará que los trabajos
     estén planteados y desarrollados conforme a un programa detallado,
     coherente y de carácter global, que contenga los requisitos
     concernientes a su conveniencia, profesionalidad e interés científico
     Quinto.- Publicidad
     El presente Decreto será publicado en el "Boletín Oficial de Aragón"
     y se notificará a los interesados y al Ayuntamiento de Huesca.
     Frente a este Decreto, que agota la vía administrativa, cabe
     interponer, recurso potestativo de reposición ante el mismo órgano
     que dictó el acto, en el plazo de un mes de conformidad con lo
     dispuesto en los artículos 123 y 124 de la Ley 39/2015, de 1 de
     octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las
     Administraciones Públicas, o bien recurso contencioso-administrativo
     en el plazo de dos meses, de conformidad con los artículos 25 y 46.1
     de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción
     Contencioso-administrativa.
     Zaragoza, 10 de febrero de 2021.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, JAVIER LAMBÁN MONTAÑÉS
     El Consejero de Educación, Cultura y Deporte, FELIPE FACI LÁZARO
     I
     DESCRIPCIÓN DEL YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DEL CÍRCULO CATÓLICO DE
     HUESCA
     De todas las intervenciones arqueológicas realizadas en el casco
     histórico de Huesca, son las excavaciones en el antiguo solar del
     Círculo Católico las que han supuesto un salto cualitativo y
     cuantitativo en el modo de ver la arqueología urbana en esta ciudad.
     A los más de seis años de actuaciones más o menos continuadas en este
     solar, hay que añadir el hecho de que en este caso, el interés y
     profesionalidad de los directores de las excavaciones, ha tenido como
     resultado la publicación de varios trabajos de investigación en los
     que se han dado a conocer la secuencia estratigráfica, las
     estructuras y los materiales más representativos asociados a cada
     fase de ocupación, todo ello en un sector de la ciudad que representa
     la zona más rica y representativa de la arqueología oscense. Los
     elementos más destacables de este conjunto, desde el punto de vista
     de la arqueología oscense y aragonesa, serían los siguientes:
     Existencia de un conjunto arqueológico de estructuras de cierta
     monumentalidad que permite conocer parte de la trama urbana de la
     ciudad de Osca.
     Presencia en dicho conjunto de elementos inmuebles bien diferenciados
     que representan diversos elementos representativos de una ciudad
     romana y se su distribución urbana, como las viviendas, un templo,
     las calles, así como otros edificios emparentados con el núcleo del
     Foro Sertoriano y Cesariano, con pervivencias hasta finales del siglo
     I d. C.
     Existencia de elementos materiales cotidianos (ajuar cerámico) o de
     carácter suntuario que permiten conocer los elementos más
     característicos de carácter doméstico, junto a otros de funcionalidad
     más ritual, todos ellos vinculados a las estructuras monumentales
     recuperadas.
     Se trata en definitiva de uno de los pocos espacios con restos
     arqueológicos ubicados bajo el suelo de nuestras ciudades que permite
     contemplar, como fue una ciudad romana entre mediados del siglo I a,
     C. y finales del siglo I d. C. El tratarse de un conjunto cerrado que
     permite el estudio y comprensión de todos estos aspectos señalados le
     confiere un valor extraordinario, merecedor de la máxima protección
     legal que otorga el actual ordenamiento jurídico.
     Entre los valores históricos que pueden señalarse respecto al
     conjunto conservado en el antiguo solar del Círculo Católico, destaca
     el hecho de que es uno de los pocos ejemplos en Aragón en los que
     tenemos la oportunidad de conocer el origen y evolución de una
     ciudad, Huesca, desde la Prehistoria hasta época romana y alto
     medieval islámica, a través de los materiales arqueológicos
     recuperados y conservados en el Museo de Huesca y de sus estructuras
     de habitación o monumentales asociadas a éstos.
     El conjunto del Círculo Católico conservado en Huesca, se incorpora,
     con dichos restos a las escasas muestras conservadas y musealizadas
     en los cascos históricos de nuestras principales ciudades, entre las
     que destacaremos los ejemplos de Caesaraugusta-Zaragoza, Bílbilis
     I-Calatayud, Turiaso-Tarazona, o Daroca.
     Los trabajos realizados a través de la arqueología urbana, sobre todo
     a partir de los años 90 del año pasado, hasta el momento actual, han
     permitido reescribir en gran medida la historia de nuestra CCAA, a
     través del origen y desarrollo de nuestras principales ciudades,
     convertidas a través de los estudios arqueológicos conocidos, no ya
     en ciudades bimilenarias, sino en establecimientos que prolongan su
     primitiva fundación más de cuatro mil años, en los todavía oscuros
     momentos de la Prehistoria reciente aragonesa.
     Pero quizás uno de los valores más importantes del conjunto del
     Círculo Católico, sea el representar una foto fija de un momento
     histórico trascendental en el que la ciudad de Osca, en la primera
     mitad del siglo I a. C., y gracias a la voluntad del general Sertorio
     que la convierte en su capital y centro de operaciones en el valle
     del Ebro, durante las guerras que asolaron esta zona hasta mediados
     del siglo I a. C., pasa a convertirse de un asentamiento ibero
     romano, capital de la Ilergecia occidental, en un centro urbano de
     marcado carácter romano, que será la ciudad más importante del valle
     medio del Ebro, hasta la fundación de Caesaraugusta en el 19 a. C.
     La situación estratégica de la ciudad ibérica y sus tempranos
     contactos con Roma, favorecieron sin duda su temprana romanización
     que a juzgar por los materiales muebles recuperados en varios
     solares, presentan evidencias claras de contactos comerciales ya
     desde la primera mitad del siglo II a. C. Este proceso de
     romanización rápido y profundo no sólo se constató en la utilización
     de productos manufacturados romanos, en especial la cerámica, sino
     que muy pronto influyó decisivamente en el entramado político y
     social de la ciudad indígena que muy pronto debió transformar su
     urbanismo adaptándolo a los modelos republicanos, sobre todo a partir
     de la elección de Bolskan como centro de las operaciones políticas y
     militares del general Sertorio, durante el primer tercio del siglo I
     a. C.
     Los hallazgos producidos en diversos puntos de la ciudad, pero
     especialmente los acaecidos en su cuadrante suroriental, en los
     solares del Círculo Católico, en el solar del Temple y en la C/.
     Petronila, permiten identificar en su entorno urbano el conjunto
     monumental perteneciente al área del Foro y sus alrededores,
     documentándose hasta el momento un conjunto arquitectónico de
     carácter público en el que se alternan edificios religiosos como el
     Sacellum in antis del Círculo Católico asociado al culto de Dionisos,
     con otros de funcionalidad civil o comercial que aparecen rodeando al
     citado templo y que tienen su continuidad urbanística en el solar de
     la C/. Alfonso de Aragón. La técnica edilicia de este conjunto
     forario y los materiales muebles recuperados, permiten plantear que
     dicho conjunto correspondería al centro social y religioso de la
     Bolskan Sertoriana, en consonancia con la importancia estratégica,
     comercial y militar de la misma durante la primera mitad del siglo I
     a. C.
     El fin de Sertorio y el decidido apoyo de la ciudad a César en la
     batalla de Ilerda, le valió el agradecimiento de Roma y su conversión
     en el Municipium Victrix Osca, lo que supondría la incorporación
     definitiva al modelo político, económico y social de la metrópoli, lo
     que a buen seguro se tradujo en la construcción de nuevos edificios o
     la remodelación de otros antiguos, patente también en la red viaria y
     en las estructuras artesanales, domésticas e industriales
     documentadas hasta la fecha en solares como los de la C/. Dormer
     10-12, Plaza de la Catedral 3, Alfonso de Aragón 6-10 o Círculo
     Católico, por citar algunos de los más importantes. Con el fin de la
     República y la llegada del Imperio, los romanos dotan a la ciudad de
     Osca del centro monumental y público característico de una ciudad de
     su importancia. De este modo, se construye un nuevo conjunto forario,
     junto a otros monumentos entre los que destaca el Teatro, de
     características cronológicas y constructivas muy similares al vecino
     teatro de Caesaraugusta.
     Otro de los valores que incrementan el interés científico e histórico
     de este conjunto son los relacionados con la proyección social de los
     restos conservados en el Círculo Católico y su más que necesaria
     valorización y difusión social en varias direcciones:
     Posibilidad de acercar al público la idea de que las ciudades tienen
     una larga historia que gracias a la arqueología urbana podemos
     conocer y recuperar.
     Aprovechamiento social de unos elementos arqueológicos bien
     conservados y suficientemente representativos de un momento histórico
     (época romana republicana y altoimperial) y de un espacio público
     representativo de una ciudad romana (El Foro).
     Existencia de un espacio suficiente y necesario junto a los restos
     conservados, donde explicar al público lo que éste va a ver (espacio
     musealizable-área museográfica).
     La delimitación de este yacimiento en entorno urbano, bien muy bien
     precisada debido a las propias características de su ubicación, bajo
     una construcción ya concluida y en uso. En efecto, al tratarse de
     unos restos arqueológicos, conservados e integrados bajo la
     edificación de unas viviendas sociales realizadas por Suelo y
     Vivienda de Aragón, los límites del propio Bien de Interés Cultural,
     vienen precisados por la estructura que contiene los restos, en una
     parte del sótano del nuevo edificio, habilitado como contenedor de
     dichos restos. Dicho sótano, localizado bajo una plaza pública, es lo
     que podemos considerar como el núcleo del BIC.
     En cuanto a su entorno de protección, al tratarse de un entorno
     urbano y evidentemente urbanizado, la delimitación de un entorno
     apropiado y suficiente para la conservación del bien, debe servir de
     colchón protector, pero también dicho entorno debe permitir en el
     futuro poder documentar de forma exhaustiva todos los posibles
     elementos urbanos estratigráficos o materiales que puedan
     relacionarse con el conjunto protegido. Para ello, se ha delimitado
     un área que queda delimitada hacia el norte, por las parcelas o
     números impares de la calle San Justo y Pastor, hacia el este, cruza
     la calle Templarios hasta los números pares de la calle Costanilla
     Arnedo hasta el cruce de dicho vial con la Plaza de San Pedro, hacia
     el sur, se sigue por la fachada de los edificios de la Plaza hasta el
     final de la travesía mozárabes y hacia el oeste, cruza el vial para
     englobar toda la Plaza de los Fueros de Aragón hasta enlazar por el
     norte con la calle San Justo y Pastor.
     La delimitación de este entorno permitirá controlar todos los
     derribos y nuevas construcciones en el área delimitada, permitiendo
     documentar de forma exhaustiva los restos arqueológicos relacionados
     con el conjunto del Foro de Osca, y en su caso proceder a su
     conservación y valorización, como elementos indisolubles de dicho
     conjunto urbanístico.
     II
     PLANO DE DELIMITACIÓN DEL YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DEL CÍRCULO
     CATÓLICO DE HUESCA Y DEL ENTORNO DE PROTECCIÓN