Rango: DECRETO
Fecha de disposición: 20201209
Fecha de Publicacion: 23/12/2020
Número de boletín: 253
Organo emisor: DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE
Titulo: DECRETO 119/2020, de 9 de diciembre, del Gobierno de Aragón por el que se -declara Bien de Interés + -Cultural,+ en la categoría de Monumento, el Palacio Episcopal situado en Tarazona (Zaragoza).

Texto
     El Patrimonio Cultural de Aragón está integrado, tal y como lo regula
     la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés, por
     todos los bienes materiales e inmateriales relacionados con la
     historia y la cultura de Aragón que presenten interés antropológico,
     antrópico, histórico, artístico, arquitectónico, mobiliario,
     arqueológico, paleontológico, etnológico, científico, lingüístico,
     documental, cinematográfico, bibliográfico o técnico, hayan sido o no
     descubiertos y tanto si se encuentran en la superficie como en el
     subsuelo o debajo de las aguas.
     La ley prevé en su artículo 11 tres categorías de protección para los
     bienes integrantes del Patrimonio Cultural aragonés: Bien de Interés
     Cultural, Bien Catalogado y Bien Inventariado. De éstos, los Bienes
     de Interés Cultural son definidos por el artículo 12 de la ley como
     los bienes más relevantes del Patrimonio Cultural de Aragón. Esta
     categoría de protección comprende, a su vez, dos figuras de
     protección para los bienes inmuebles: las figuras de Monumento y de
     Conjunto de Interés Cultural. La figura de Monumento es definida en
     la ley como la construcción u obra producto de la actividad humana,
     de relevante interés histórico, arquitectónico, arqueológico,
     artístico, etnográfico, científico o técnico, con inclusión de los
     muebles, instalaciones y accesorios que expresamente se señalen como
     parte integrante del mismo.  Es esta figura de protección la que
     mejor se adapta al Palacio Episcopal de Tarazona, dada su importancia
     como edificio a través de la historia dado que el mismo se asienta
     sobre la antigua zuda musulmana y tras la reconquista de la ciudad
     por el rey Alfonso I el Batallador en 1119, fue residencia de los
     reyes aragoneses hasta finales del siglo XIII. En 1386, tras la
     destrucción de las casas episcopales situadas en El Pueyo, en el
     barrio de la Almehora, fue comprado por el obispo Pérez Calvillo.
     Aquí se inició una profunda transformación del edificio que no acabó
     hasta el episcopado de González de Munébrega, situándolo a la
     vanguardia artística de la época renacentista. Destaca la fachada
     italiana con su galería de arquillos que mira al río Queiles, la
     cúpula de la escalera noble, el patio, el salón de obispos, obras de
     Pietro Morone y la fachada en forma de retablo. Posteriormente, en el
     siglo XVIII, el palacio sufre su última ampliación para adecuarlo a
     sus nuevas necesidades.
     Asimismo, la Ley de Patrimonio Cultural Aragonés señala, en su
     artículo 15, respecto de los Bienes Inmuebles de Interés Cultural que
     su declaración comprenderá cuantos elementos puedan considerarse
     consustanciales con la construcción y formen o hayan formado parte de
     ella o de su exorno, y en el apartado tercero indica que la
     declaración de un bien de interés cultural inmueble incluirá los
     bienes muebles que se señalen como parte integrante del mismo. Por
     este motivo y como consecuencia de la estimación de la alegación
     presentada por la Fundación Tarazona Monumental, se ha incluido en el
     anexo I un listado de bienes muebles vinculados al Palacio Episcopal.
     Igualmente, el artículo 15.4 de la Ley 3/1999, establece que dicha
     declaración afectará al entorno del bien, cuya exacta delimitación
     deberá contenerse en la propia declaración. En cumplimiento de este
     precepto, se establece en el anexo II un entorno de protección para
     el Palacio Episcopal de Tarazona.
     Por otro lado, el artículo 18 de la Ley del Patrimonio Cultural
     Aragonés prevé que la declaración de un Bien de Interés Cultural
     requiere la previa tramitación de expediente administrativo, que se
     incoará por Resolución del Director General responsable de Patrimonio
     Cultural. En cumplimiento de lo establecido en este artículo, se
     inició el procedimiento de declaración del Palacio Episcopal de
     Tarazona, mediante la Resolución, de 28 de febrero de 2020, de la
     Dirección General de Patrimonio Cultural, por la que se inició el
     procedimiento y se abrió un periodo de información pública de un mes,
     que fue publicada en el "Boletín Oficial de Aragón" de 10 de marzo de
     2020.
     El referido expediente se ha tramitado conforme lo previsto en la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés; la Ley
     39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de
     las Administraciones Públicas; y el Texto Refundido de la Ley de la
     Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, aprobado por el
     Decreto Legislativo 2/2001, de 3 de julio, del Gobierno de Aragón.
     En cumplimiento de lo establecido en estas normas, se abrió un
     período de información pública durante el cual se presentaron
     alegaciones por parte del Ayuntamiento de Tarazona y por parte de la
     Fundación Tarazona Monumental que fueron estimadas. Además, y de
     acuerdo con lo previsto en el apartado sexto del artículo 18 de la
     Ley 3/1999, de 10 de marzo, se solicitó informe a la Comisión
     Provincial del Patrimonio Cultural de Zaragoza. Ésta acordó, en
     sesión celebrada el 14 de mayo de 2020, informar favorablemente la
     declaración como Bien de Interés Cultural en la categoría de
     monumento del Palacio Episcopal de Tarazona, Por último.  Por
     Resolución de 28 de septiembre de 2020 de la Directora General de
     Patrimonio Cultural, publicada en el "Boletín Oficial de Aragón" de 6
     de octubre, se abrió trámite de audiencia a los interesados por plazo
     de diez días hábiles. En esta fase se presentaron alegaciones por
     parte del Centro de Estudios Turiasoneneses que fueron contestadas.
     Por todo ello, conforme a lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés, a propuesta
     del Consejero de Educación, Cultura y Deporte, y previa deliberación,
     el Gobierno de Aragón, en su reunión del día 9 de diciembre de 2020
     DISPONGO
     Primero.- Objeto
     Declarar Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, el
     Palacio Episcopal, situado en Tarazona (Zaragoza).
     La descripción del palacio, el listado de bienes muebles declarados
     bien de interés cultural y la delimitación del bien y de su entorno
     de protección, se recogen respectivamente en los anexos I, II y III
     de este Decreto.
     Segundo.- Régimen Jurídico
     El régimen jurídico aplicable a los Bienes de Interés Cultural es el
     previsto en la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural
     Aragonés y, especialmente, el contenido en la Sección Primera, del
     Capítulo I, del Título Segundo, los Títulos Sexto y Séptimo, así como
     cuantos preceptos sean de aplicación general para los Bienes de
     Interés Cultural.
     Tercero.- Publicidad
     El presente Decreto será publicado en el "Boletín Oficial de Aragón"
     y se notificará a los interesados y al Ayuntamiento de Tarazona
     (Zaragoza).
     Frente a este Decreto, que agota la vía administrativa, cabe
     interponer, recurso potestativo de reposición ante el mismo órgano
     que dictó el acto, en el plazo de un mes de conformidad con lo
     dispuesto en los artículos 123 y 124 de la Ley 39/2015, de 1 de
     octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las
     Administraciones Públicas, o bien recurso contencioso-administrativo
     en el plazo de dos meses, de conformidad con los artículos 25 y 46.1
     de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción
     Contencioso-administrativa.
     Zaragoza, 9 de diciembre de 2020.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, JAVIER LAMBÁN MONTAÑÉS
     El Consejero de Educación, Cultura y Deporte, FELIPE FACI LÁZARO
     I
     DESCRIPCIÓN DEL PALACIO EPISCOPAL Y LISTADO DE BIENES MUEBLES OBJETO
     DE DECLARACIÓN
     Se trata de un palacio situado en la zona más antigua y elevada del
     casco histórico de Tarazona, en el Barrio del Cinto, donde se ubicaba
     la primitiva fortaleza musulmana o zuda. La ciudad de Tarazona se
     extiende sobre el río Queiles y a los pies del Moncayo. Su origen
     data del siglo II a. de C., como asentamiento de la Triaso celtíbera.
     Tras la conquista romana se eleva a rango de "municipium" con el
     nombre de Turiaso. En el siglo VI d. de C. fue una de las principales
     fortalezas visigodas, Tirasona, siendo su catedral la Iglesia de la
     Magdalena, muy próxima al Palacio. La conquista musulmana de la
     ciudad en el año 713, dispone la "madina" en el interior de las
     murallas y pasa a denominarse Tarasuna.
     El inmueble del Palacio es una construcción de amplia evolución
     histórica, iniciada en el siglo VIII en torno a la Zuda, palacio o
     fortaleza musulmana que sirvió como sede de los gobernantes
     militares.  Ocupaba una superficie rectangular excavada en una norme
     roca sobre la terraza del río Queiles, formando parte de un recinto
     amurallado mayor ubicado en el barrio del Cinto, núcleo económico y
     social de la ciudad.  Tras la reconquista de la ciudad en 1119 por el
     rey Alfonso I, el Batallador, pasa a ser residencia de los reyes
     aragoneses, configurándose a su alrededor la traza urbana conforme a
     las tres confesiones étnico-religiosas: cristianos en los recintos
     amurallados, la morería en el arrabal extramuros junto a la mezquita
     sobre la que se construyó posteriormente la iglesia de la Magdalena,
     y la judería a los pies de la antigua Zuda. En el siglo XIII el rey
     Jaime II lo cede a las familias de la nobleza aragonesa.
     La evolución histórica del Palacio es paralela a su evolución
     artística, que determina el abanico de estilos gótico, mudéjar,
     renacentista y barroco, en un crecimiento por agregación, que todavía
     guarda algunas incógnitas arqueológicas.
     En el siglo XIV las primeras casas episcopales, emplazadas en el
     Barrio de La Almehora, fueron devastadas durante la Guerra de los Dos
     Pedros (1356-1369) en la que Aragón y Castilla se disputaban la
     ciudad de Tarazona. En 1386 el obispo de Tarazona, D. Pedro Pérez
     Calvillo, mandó construir en la Zuda musulmana la nueva residencia
     episcopal, fase que se completó entre 1441-1442. La primera fase de
     construcción, cuerpo inferior, tiene un marcado carácter militar en
     piedra sillar por ser un periodo lleno de enfrentamientos y guerras.
     La segunda fase, cuerpo superior, se realiza en ladrillo y se debe a
     una ampliación para albergar un gran salón de recepciones que se
     cubrió con un alfarje mudéjar. Desde el comienzo parece que
     construyeron unas dependencias como cárcel eclesiástica, aunque sería
     en el año 1484 cuando la Inquisición establece allí su sede.
     Las obras del Palacio recibieron otro impulso por parte del obispo
     Guillén de Moncada (1496-1521), quien mandó construir la primera
     galería de la fachada sur, realizada en alabastro en un estilo gótico
     tardío. A sus lados se aprecian elementos de defensa del edificio,
     restos de una torre poligonal de ladrillo y restos de la Torre de
     Hércules.
     Pero fue el obispo y mecenas D. Juan González de Munébrega
     (1547-1567) quien sitúa al Palacio en la vanguardia artística del
     renacimiento aragonés. En él trabajaron primeros artistas de la
     época. Encargó las obras a Juan de León, que diseñó la doble galería
     superpuesta a la galería de alabastro y restauró las arcadas
     colocando un escudo en el estribo de cada arco. A su mecenazgo se
     debe el patio renacentista, realizado entre 1556-60, con columnas
     toscanas anilladas talladas por Guillaume de Brimbeuf con el escudo
     del obispo. Encargó también la monumental escalera rematada por una
     espléndida cúpula casetonada sobre tambor dodecagonal, profusamente
     decorada, en la que encontramos personajes de inspiración clásica y
     retratos del emperador Carlos I, del príncipe Felipe y del obispo
     González de Munébrega. El Salón del Trono (realizado por el obispo
     Martín Cerdán entre 1441 y 1442, pasó a denominarse Salón de Obispos
     debido a la decoración mural que realizó Pietro Morone hacia 1556,
     conformando una original estructura arquitectónica fingida en la que
     se representa a los obispos que se habían sucedido en la mitra
     turiasonense desde su instauración, acompañados de inscripciones
     latinas y de sus heráldicas. En ellos se aprecian tres estilos
     diferentes: el de los retratos de la primera fila que termina con
     Pedro Cerbuna (1585-1598), que responden al estilo inicial marcado
     por Pietro Morone; el de los retratos de los obispos del siglo XVII;
     y el de los del siglo XVIII, más ampulosos. Frente a ellos, el resto
     de las efigies han sido realizadas sobre lienzo, aunque fueron
     colocadas siguiendo la estructura original. El Salón de Obispos, está
     cubierta con un excepcional alfarje mudéjar del siglo XV, decorado
     con canes y escudos entre ellos.
     A Munébrega se debe tanto la racionalización del interior del
     Palacio, como del trazado urbano de Tarazona, ordenándolo más
     racionalmente dentro de un relieve muy irregular y angosto,
     especialmente en los barrios musulmán y judío. Edificó un gran
     corredor volcado al río Queiles, empleando a modo de contrafuertes
     unos gigantescos arcos de ladrillo.  Dividió éste espacio en dos
     partes bien diferenciadas, una cercana a la plaza del Palacio
     adosando una gran escalinata que enlaza con el frente occidental y
     una segunda parte a la que superpuso una nueva fachada.  Encerró el
     perímetro del inmueble y le dio unidad al interior alrededor de un
     patio central. El Salón del Trono albergó la celebración de las
     Cortes presididas por Fernando el Católico (1495), así como las
     Cortes del Reino de Aragón presididas por Felipe II del 15 de junio
     al 2 de diciembre de 1592, en las que se remodeló las instituciones y
     el sistema legal aragonés, haciéndoles perder casi toda su autonomía,
     derogando privilegios y la figura del Justicia de Aragón. En 1987 el
     Salón de Obispos fue el lugar elegido para el juramento del primer
     Justicia de Aragón de la democracia, figura que fue abolida por los
     Decretos de Nueva Planta en 1707.
     En el siglo XVIII, el edificio se amplía con la construcción de más
     dependencias para las cárceles eclesiásticas, entre 1706 y 1762,
     donde se conservan vestigios en forma de graffitis de gran valor. En
     esta época, el obispo Esteban Vilanova y Colomer (1755-1766) organiza
     el archivo que se albergará en la parte más alta de la fachada norte
     y donde encontramos documentos de gran interés histórico, religioso y
     patrimonial.  Actualmente, el Palacio alberga el Archivo histórico y
     Biblioteca Diocesana, con importantes fondos documentales,
     manuscritos, cantorales, entre ellos los Quinque libri de las
     parroquias de la diócesis, y fondos bibliográficos. Así como diversos
     bienes muebles de diversa índole, mobiliario, cuadros, indumentaria
     eclesiástica, objetos litúrgicos, retablos.
     Su sucesor, el obispo José Laplana y Castellón, cerraría los
     corredores del patio y crearía la Biblioteca del Colegio de los
     Jesuitas. A él se le atribuye el Oratorio.
     El Palacio cuenta con una planta irregular trapezoidal y con una
     prolongación cuadrangular. Originalmente constaba de planta baja,
     tres plantas alzadas y falsa, aunque durante el s. XX experimentó
     diversas transformaciones, entre las que destacó la construcción de
     alguna entreplanta y subdivisión en las dependencias del obispo. El
     espacio interior se distribuye en torno a una gran caja de escaleras
     central, en cuyo arranque se conserva una monumental columna de orden
     corintio.
     Exteriormente presenta 4 fachadas. La principal orientada al oeste,
     se ubica en la Plaza de Palacio frente a la Iglesia de la Magdalena,
     es del siglo XVI, aunque con reformas posteriores, ofrece una
     singular portada clasicista asimétrica e irregular en tres pisos, con
     ventanas enrejadas el inferior, balcones en el piso principal y
     ventanas bajo alero. Lo más relevante es el retablo del siglo XVI en
     piedra que remata el chaflán, con dos cuerpos en tres calles y ático.
     El conjunto presenta hornacinas aveneradas y figuras en altorrelieve.
     En el piso inferior figura papal y de obispos, en el superior las
     virtudes teologales (Templanza, Justicia y Paciencia), se completa el
     conjunto con medallones.
     La fachada norte y parte del este, es la más antigua, los muros de
     sillería alcanzan hasta los 10 metros y continúan en ladrillo, y se
     halla coronada por galería de vanos adintelados y arcos de medio
     punto al este.
     La fachada este dispone en una esquina achaflanada una de los muros
     más antiguos, con una importante labor en el ladrillo de rombos y
     pirámides invertidas
     La fachada al mediodía es un imponente paramento colgado al río
     Queiles, con una estructura irregular elevada y sustentada por
     enormes contrafuertes de ladrillo, que abren seis arcadas insertadas
     en la roca; muestra una estructura hoy asimétrica, destacando las
     galerías de arquillos, los medallones y los cuerpos retranqueados
     hacia el sudeste con las tracerías mudéjares.
     Durante el siglo XXI, en el Palacio se han realizado importantes
     intervenciones de consolidación y restauración, decisivas para la
     conservación del conjunto palacial, especialmente de los forjados y
     cubiertas. No obstante, aún presenta graves deficiencias,
     especialmente en su fachada sur, en el Salón de Obispos y en la
     cúpula de la escalinata.
     II
     BIENES MUEBLES DEL PALACIO EPISCOPAL DE TARAZONA
     Número 7 Óleo sobre lienzo. San Roque peregrino arrodillado ante la
     Virgen Inmaculada. Finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX
     Número 9 Óleo sobre lienzo. San Juan escribiendo el Libro del
     Apocalípsis. Siglo XVIII. Escuela madrileña
     Número 12 Óleo sobre lienzo. Virgen coronada con el niño. Primera
     mitad siglo XVII. Escuela madrileña
     Número 17 Óleo sobre lienzo. Ecce Homo. Primera mitad siglo XVII.
     Escuela madrileña
     Número 18 Mapa de la Provincia de Zaragoza. 1903. Dionisio Casañal y
     Zapatero
     Número 27 Retablo de la Virgen con el niño. Estructura de tres
     calles, madera policromada y dorada. Barroco de mediados del siglo
     XVIII, pinturas del siglo XVI
     Número 29 Pie de lámpara para iluminación del Santísimo. Orfebrería
     Número 31 y 32 Retablo del Descendimiento en altorrelieve de un solo
     cuerpo, coronado con escudo del obispo Fray García Pardiñas Villar de
     Francos (1720-1741). Descansa sobre mesa de altar con puertas
     policromadas. Barroco, finales del siglo XVII y principios del siglo
     XVIII
     Número 33 Escultura Virgen del rosario, con el niño. Madera
     policromada.  Siglo XVI
     Número 34 Óleo sobre lienzo. Inmaculada Concepción con el niño sobre
     media luna. Siglo XVIII
     Número 35 Óleo sobre lienzo. Madre de la Santísima Luz, con el niño
     en brazos y coronada de querubines, salvando un alma del infierno.
     Siglo XVIII (1722-1760)
     Número 37 Busto de apóstol, Santo Tomás. Madera policromada. 
     Renacentista, mediados del siglo XVI
     Número 44 Óleo sobre lienzo. San José con el niño. Primera mitad del
     siglo XVII. Escuela madrileña
     Número 50 Óleo sobre lienzo. Adoración de los Reyes Magos al niño.
     Siglo XVIII. Escuela madrileña
     Número 58 Espejos pequeños (2). Mobiliario estilo imperio siglo XIX.
     Número 60 Espejo ovalado. Mobiliario estilo imperio siglo XIX.
     Número 63 Espejo rectangular. Mobiliario estilo imperio siglo XIX.
     Número 64 Mobiliario de asiento. Estilo imperio Alfonso XII.
     Número 65. 2 Columnas de madera de capitel jónico y fuste estriado. 
     Fragmento de retablo
     Número 98 Sillón frailero (4). Siglo XIX.
     Número 103 Sillón trono. Siglo XIX.
     Número 104 Baúl con escena policromada de un castillo y leones
     rampantes, descansa sobre tarima. Siglo XIX
     Número 106 Casullero. Mueble con bandejas para prendas litúrgicas,
     cerrado por dos puertas. Siglo XIX
     Número 108 Óleo sobre lienzo. Sagrada Familia y tres querubines.
     Siglo XVIII. Escuela madrileña
     Número 114 Lienzo sobre tabla. Madona con el niño en su regazo,
     acompañados por pareja con niño
     Número 115 Óleo sobre lienzo. Adoración de los pastores y ángel.
     Número 116 Óleo sobre lienzo. Adoración de los pastores, con dos
     ángeles.  restaurado
     Número 117 Óleo sobre lienzo. Transverberación de Santa Teresa de
     Jesús.  Siglo XVII
     Número 118 Óleo sobre lienzo. Santa Isabel con San Juan Bautista y
     Virgen con el niño. Siglo XVII
     Número 134 Sillón frailero. Siglo XIX.
     Número 140 Archivador. Siglo XIX.
     Número 71 Óleo sobre lienzo retrato del Obispo Damianus Martínez
     (1795-1802). 1802
     Número 72 Óleo sobre lienzo, del Obispo Nicanor Mutiloa Irurita
     (1935-1946). 1946
     Número 73 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Emmanuel Hurtado y
     García (1947-1966). 1954.
     Número 76 Óleo sobre lienzo (clavado en el muro), retrato del Obispo
     Franciscus Porro et Reynado (1803-1814). 1814
     Número 77 Óleo sobre lienzo (clavado en el muro), retrato del Obispo
     Hieronius Castillon et Salas (1815- 1835)1835
     Número 78 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Vicentius Ortiz et
     Labastida (1848-1852) 1852
     Número 79 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Gil Esteve y Tomás
     (1854-1857) 1857
     Número 80 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Cosmas Rodan et Rubio
     (1857-1888) 1880
     Número 81 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Joannes Soldevilla
     Romero. (1889-1901) 1891
     Número 82 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Iosephus María
     Salvador y Barrera (1901-1905) 1906
     Número 83 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Jacobus Ozcoidi et
     Udara (1905-1916) 1916
     Número 84 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Isidorus Badia et
     Sarradell (1917-1926) 1926
     Número 85 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Isidorus Goma et
     Tomas (1927-1933) 1933
     Número 87 Óleo sobre lienzo, (clavado en el muro) retrato del Obispo
     José Laplana y Castellón (1766-1776) 1776
     Número 88 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Joséph Méndez
     Asensio.  1968-1971
     Número 89 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Franciscus Alvarez
     Martínez. 1973-76
     Número 90 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Victorius Oliver
     Dominguez. (1976-1981)
     Número 91 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Raymundus Buá Otero
     (1982-1989)
     Número 92 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Michael Joséph
     Asurmendi Aramendia. (1990-1995)
     Número 93 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Joachin Carmelus
     Borobia Isasa. (1996-2004)
     Número 94 Óleo sobre lienzo, retrato del Obispo Demetrius Gonzalez. 
     (2004-2010)
     Número 102 Andas de asiento para el transporte de los obispos. Siglo
     XVIII. Madera dorada tallada con motivos vegetales y tapizados en
     terciopelo.
     Número 109 Pintura sobre tabla, San Miguel. Fragmento retablo
     Número 110 Pintura sobre tabla. Paisaje con San Juan Bautista y San
     Jerónimo. Fragmento de retablo. Renacentista siglo XVI
     Número 111 Pintura sobre tabla. Santo con espada. Siglo XVII
     Número 112 Pintura sobre tabla. Calvario. Fragmento de retablo. 
     Manierista siglo XVI
     Número 121 Puerta de forja en acceso principal planta calle.
     Número 127 Incensario. Metal y dorado. Colgado de la bóveda del
     Oratorio.  Siglo XIX
     Número 137 Sello. Secretaria de la Curia. Siglo XIX
     Número 139 Prensa. Secretaria de la Curia. Siglo XIX
     Número 141 Juego completo de indumentaria religiosa, motivos
     vegetales en seda y bordados con hilo dorado: casulla, pluvial,
     estola, corporal, guardacorporal en color marfil. La casulla presenta
     en la cara decoración con uvas y en el reverso un cordero pascual.
     Número 142 Casulla con santos, bordados y brocado en seda e hilos de
     color morado
     Número 143 Casulla lisa color morado. Brocado en seda
     Número 144 Juego de indumentaria religiosa: casulla, estola y
     guardacorporal en color azul y marfil
     Número 145 Juego de indumentaria religiosa en seda colores blanco y
     dorado: casulla y estola.
     Número 146 Capa pluvial en fondo verde turquesa y motivos vegetales
     en color dorado y bronce
     Número 147 Capa pluvial de seda morada y bordado en oro, con
     lentejuelas y apliques decorativos que representan jarrones, flores y
     decoraciones vegetales.
     Número 148 Casulla de color morado con motivos dorados de cruces, que
     ocupan casi todo el espacio.
     Número 150 Cáliz de plata sobredorada con decoración de motivos
     florales en la base y la perilla del tallo.
     Número 151 Dos crismeras con forma de jarra de cristal y tapa y asa
     de metal. Cuanta con bandeja y campana metálica a juego. Cuchara no
     corresponde al juego. Todo ello en una caja de piel roja con asa y
     cierres metálicos, y de interior forrado en seda roja. 1943. Taller
     de Vda. e Hijo de E. Meneses (Madrid)
     Número 152 Copón de plata sobredorada con decoración compuesta por
     conjuntos florales de tres hojas en la base, cáliz y cubierta
     redonda. La decoración del cáliz es un relieve superpuesto.
     Número 154 Cáliz dorado con decoración incisa imitando hojas en la
     base, tallo y cáliz, e incrustaciones en relieve imitando piedras
     preciosas ovaladas y romboidales. En la decoración del cáliz también
     decoración incisa de un pájaro que bebe de una de las hojas
     Número 155 Cáliz metálico con sello de la cruz impreso en relieve en
     su base.
     Número 156 Palmatoria de plata de asa larga decorada en sus bordes
     por un relieve dentado.
     Número 157 Atril metálico plegable de sobremesa. Realizado en relieve
     sin fondo, y con decoración vegetal que parte del texto central JHS
     Número 161 Cáliz de plata de base octogonal, forma que perdura en el
     tallo y la perilla, así como en la parte inferior del cáliz.
     Número 164 Cáliz dorado con incrustaciones ovaladas de piedra azul y
     plata repujada en base, perilla del tallo y cáliz.
     Número 165 Juego de 6 candeleros para altar. Con base de 3 apoyos,
     decoración impresa en el fuste, y decoración en relieve en la base,
     perilla y parte superior. Cuenta con ojo para la vela.
     Número 168 Marco de chapa con posible baño de plata que cobija las
     instrucciones de los preparativos eucarísticos del Aquam benedicens y
     del Manus lavans.
     Número 169 Marco de chapa con posible baño de plata que cobija las
     instrucciones de los preparativos eucarísticos del Intium saneti
     Evangelii secundum Joannem.
     Número 170 Marco de chapa con posible baño de plata que cobija las
     instrucciones de los preparativos eucarísticos.
     Número 175 Custodia de pie circular y astil abalaustrado de plata. El
     centro del sol, también de plata, está decorado con 4 querubines
     dorados que custodian el viril dorado. La parte externa del sol son
     rayos dorados rematados en la parte superior por una cruz.
     Número 179 Juego completo de plata formado por bandeja con crismeras
     con forma de jarra con asa y tapa, campanilla rematada en forma de
     cruz y cucharilla.