Rango: DECRETO DEL GOBIERNO DE ARAGÓN
Fecha de disposición: 20210915
Fecha de Publicacion: 27/09/2021
Número de boletín: 200
Organo emisor: DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE
Titulo: DECRETO 151/2021, de 15 de septiembre, del Gobierno de Aragón, por el que se -declara Bien de Interés Cultural,+ en la categoría de Monumento, la Iglesia Parroquial de San Juan El Real de Calatayud (Zaragoza).

Texto
     El Patrimonio Cultural de Aragón está integrado, tal y como lo regula
     la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés, por
     todos los bienes materiales e inmateriales relacionados con la
     historia y la cultura de Aragón que presenten interés antropológico,
     antrópico, histórico, artístico, arquitectónico, mobiliario,
     arqueológico, paleontológico, etnológico, científico, lingüístico,
     documental, cinematográfico, bibliográfico o técnico, hayan sido o no
     descubiertos y tanto si se encuentran en la superficie como en el
     subsuelo o debajo de las aguas.
     La ley prevé en su artículo 11 tres categorías de protección para los
     bienes integrantes del Patrimonio Cultural aragonés: Bien de Interés
     Cultural, Bien Catalogado y Bien Inventariado. De éstos, los Bienes
     de Interés Cultural son definidos por el artículo 12 de la ley como
     los bienes más relevantes del Patrimonio Cultural de Aragón. Esta
     categoría de protección comprende, a su vez, dos figuras de
     protección para los bienes inmuebles: las figuras de Monumento y de
     Conjunto de Interés Cultural. La figura de Monumento es definida en
     la ley como la construcción u obra producto de la actividad humana,
     de relevante interés histórico, arquitectónico, arqueológico,
     artístico, etnográfico, científico o técnico, con inclusión de los
     muebles, instalaciones y accesorios que expresamente se señalen como
     parte integrante del mismo.  Es esta figura de protección la que
     mejor se adapta a la Iglesia Parroquial de San Juan El Real de
     Calatayud (Zaragoza), por ser una iglesia del siglo XVIII de planta
     de cruz latina construida por la Compañía de Jesús que mantiene la
     tipología de iglesia Jesuita basada en el modelo de Ia iglesia de Il
     Gesú de Roma y que es ejemplo de la evolución del estilo Barroco al
     Rococó en Aragón. En la iglesia destacan las pechinas atribuidas al
     pintor Francisco de Goya y donde se representan a los doctores de la
     iglesia latina occidental: San Agustín, San Ambrosio, San Jerónimo y
     San Gregorio.
     Asimismo, la Ley de Patrimonio Cultural Aragonés señala, en su
     artículo 15, respecto de los Bienes Inmuebles de Interés Cultural que
     su declaración comprenderá cuantos elementos puedan considerarse
     consustanciales con la construcción y formen o hayan formado parte de
     ella o de su exorno, y en el apartado tercero indica que la
     declaración de un bien de interés cultural inmueble incluirá los
     bienes muebles que se señalen como parte integrante del mismo
     recogidos en el anexo II.  Igualmente, el artículo 15.4 de la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, establece que dicha declaración afectará al
     entorno del bien, cuya exacta delimitación deberá contenerse en la
     propia declaración. En cumplimiento de este precepto, se establece en
     el anexo III un entorno de protección para la Iglesia Parroquial de
     San Juan El Real de Calatayud.
     Por otro lado, el artículo 18 de la Ley del Patrimonio Cultural
     Aragonés prevé que la declaración de un Bien de Interés Cultural
     requiere la previa tramitación de expediente administrativo, que se
     incoará por Resolución del Director General responsable de Patrimonio
     Cultural. En cumplimiento de lo establecido en este artículo, se
     inició el procedimiento de declaración de la Iglesia Parroquial de
     San Juan El Real de Calatayud por Resolución de 3 de junio de 2021,
     de la Directora General de Patrimonio Cultural, por la que se inició
     el procedimiento para la declaración como Bien de Interés Cultural en
     la categoría de Monumento de la Iglesia Parroquial de San Juan El
     Real de Calatayud (Zaragoza) y por el que se abrió un periodo de
     información pública por el plazo de un mes. Esta resolución fue
     publicada en el "Boletín Oficial de Aragón", número 125, de 11 de
     junio de 2021.
     El referido expediente se ha tramitado conforme lo previsto en la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés; la Ley
     39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de
     las Administraciones Públicas; y el texto refundido de la Ley de la
     Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, aprobado por el
     Decreto Legislativo 2/2001, de 3 de julio, del Gobierno de Aragón.
     Además, y de acuerdo con lo previsto en el apartado sexto del
     artículo 18 de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, se solicitó informe a
     la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural de Zaragoza. Ésta
     acordó, en sesión celebrada el 29 de julio de 2021, informar
     favorablemente la declaración como Bien de Interés Cultural en la
     categoría de Monumento de la Iglesia Parroquial de San Juan El Real.
     Por último, se abrió un periodo de audiencia a los interesados por un
     plazo de diez días hábiles donde no se presentaron alegaciones.
     Por todo ello, conforme a lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés, a propuesta
     del Consejero de Educación, Cultura y Deporte, y previa deliberación,
     el Gobierno de Aragón, en su reunión del día 15 de septiembre de
     2021,
     DISPONGO
     Primero.- Objeto.
     Declarar Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, la
     Iglesia Parroquial de San Juan El Real de Calatayud (Zaragoza).
     La descripción de la Iglesia, el listado de bienes muebles
     integrantes del bien y la delimitación del bien y de su entorno de
     protección, se recogen respectivamente en los anexos I, II y III de
     este Decreto.
     Segundo.- Régimen Jurídico.
     El régimen jurídico aplicable a los Bienes de Interés Cultural es el
     previsto en la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural
     Aragonés, y, especialmente, el contenido en la Sección Primera, del
     Capítulo I, del Título Segundo, los Títulos Sexto y Séptimo, así como
     cuantos preceptos sean de aplicación general para los Bienes de
     Interés Cultural.
     Tercero.- Publicidad.
     El presente Decreto será publicado en el "Boletín Oficial de Aragón"
     y se notificará a los interesados y al Ayuntamiento de Calatayud
     (Zaragoza).
     Frente a este Decreto, que agota la vía administrativa, cabe
     interponer, recurso potestativo de reposición ante el mismo órgano
     que dictó el acto, en el plazo de un mes de conformidad con lo
     dispuesto en los artículos 123 y 124 de la Ley 39/2015, de 1 de
     octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las
     Administraciones Públicas, o bien recurso contencioso-administrativo
     en el plazo de dos meses, de conformidad con los artículos 25 y 46.1
     de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción
     Contencioso-administrativa.
     Zaragoza, 15 de septiembre de 2021.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, JAVIER LAMBÁN MONTAÑÉS
     El Consejero de Educación, Cultura y Deporte, FELIPE FACI LÁZARO
     I
     DESCRIPCIÓN DE LA IGLESIA PARROQUIAL DE SAN JUAN EL REAL DE CALATAYUD
     (ZARAGOZA)
     La iglesia parroquial de San Juan el Real de Calatayud pertenece a la
     Diócesis de Tarazona y se sitúa en la convergencia de la avenida de
     San Juan el Real y la calle Valentín Gómez, dentro del casco
     histórico de la ciudad. Desde su construcción ha sido un eje
     vertebrador del urbanismo de esta zona de Calatayud, ahora muy
     transformada.
     Su origen se remonta a 1584 cuando, pocos años después de la llegada
     de la Compañía de Jesús a la Península Ibérica en 1543, D. Rodrigo
     Zapata y Palafox, canónigo limosnero de la Seo de Zaragoza solicitó
     fundar en Calatayud un colegio de jesuitas para promover allí la
     enseñanza de las artes, la gramática y el latín. Este colegio,
     dedicado a Nuestra Señora del Pilar, resultó beneficiario en 1601 de
     la herencia del acaudalado jurista Pedro Santángel Pujadas,
     convirtiéndose éste y el citado Zapata en los principales
     benefactores del conjunto, tal y como recuerdan dos cenotafios
     situados a ambos lados del altar mayor. En este sentido, la fundación
     bilbilitana fue la segunda de los jesuitas en Aragón, tras el Colegio
     de la Inmaculada Concepción en Zaragoza (actual Real Seminario de San
     Carlos Borromeo).
     Las últimas investigaciones y publicaciones señalan que los jesuitas
     bilbilitanos, tras residir provisionalmente en algunas casas
     particulares, tomaron posesión en 1595 del Estudio Mayor y en 1600
     recibieron la iglesia parroquial del Salvador, edificio que se
     utilizó hasta 1650, fecha en que comenzaron las obras de su
     transformación en la actual fábrica barroca, que se prolongaron
     durante varias décadas.
     Una primera fase de dichas obras se desarrolló lentamente hasta que
     en 1748 el legado testamentario del presbítero José Ximeno de Meca
     permitió avanzar notablemente en la construcción del transepto, la
     cabecera y la sacristía. Esta segunda fase contó con la participación
     de maestros como Antonio Forcada, Francisco Martínez o José Galbán y
     siguió por primera vez en la arquitectura aragonesa el modelo de la
     emblemática iglesia de Il Gesú de Roma, iglesia madre de la Compañía.
     La expulsión de los jesuitas en 1767 por orden de Carlos III supuso
     un duro revés para la fábrica, sin embargo, el traslado a este templo
     en 1770 de la Parroquia de San Juan de Vallupié, cuyo edificio se
     encontraba en ruinas, le otorgó un nuevo impulso que, sumado al
     patrocinio real (de ahí su advocación), permitió finalizar los
     últimos elementos constructivos pendientes como la torre y dotarlo de
     un destacado conjunto de bienes muebles y objetos litúrgicos.
     A grandes rasgos, el templo presenta nave única de tres tramos
     cubiertos con bóvedas de lunetos y capillas laterales entre los
     contrafuertes comunicadas entre sí, sobre las que discurren los
     coretti o tribunas con embocaduras bíforas y cerradas por celosías de
     madera, que responden a la perfección a las necesidades litúrgicas
     del espacio. Posee un transepto ligeramente acusado en planta con un
     crucero cubierto por una cúpula sobre pechinas rematada con linterna
     y una cabecera recta, tras la que se ubican la sacristía, la sala
     capitular y otras dependencias anejas desde las que se accede tanto a
     la cripta existente bajo el altar mayor como a los pasadizos que
     comunican la iglesia con varios edificios de su entorno.
     La iluminación del interior se articula a través de los vanos
     situados sobre las tribunas y los abiertos en la linterna y la media
     naranja que cubre el crucero y que exteriormente se traduce en un
     cimborrio octogonal. Las pechinas sobre las que se eleva la cúpula
     están decoradas con unas pinturas realizadas en óleo sobre lienzo
     adheridas a una tablazón clavada al muro que representan a los Cuatro
     Padres de la Iglesia Occidental y que han sido atribuidas por
     diversos autores al pintor Francisco de Goya, aunque no se ha
     localizado documentación histórica que acredite dicha atribución.
     Su fábrica es de ladrillo combinado puntualmente con piedra en
     zócalos, cornisas y elementos decorativos como pináculos y su
     cubierta es de teja árabe. Destaca su monumental fachada que sigue
     modelos barrocos italianos de gran plasticidad y clasicismo basados
     en el tratado Perspectiva pictorum et architectorum de Andrea Pozzo y
     que acoge una elegante portada tallada en piedra con una escultura
     del santo titular.
     Su esbelta torre de reminiscencias mudéjares está situada junto a la
     cabecera y fue construida en ladrillo entre 1774 y 1777. Está
     compuesta por tres cuerpos de planta cuadrada, ochavada y octogonal y
     rematada por un chapitel bulboso.
     Interiormente este templo barroco sobresale por su amplitud y unidad,
     así como por el carácter rococó de la decoración de su cabecera,
     fruto de su segunda fase constructiva, que se materializa en diversos
     motivos de raíz orgánica y línea sinuosa realizados en yeso entre los
     que destaca la singular venera que decora su testero, única en la
     arquitectura jesuítica aragonesa.
     El conjunto arquitectónico de los jesuitas en Calatayud se completaba
     históricamente con el edificio del colegio, erigido en la primera
     mitad del siglo XVII, muy alterado y que acoge actualmente la sede
     comarcal la UNED, y con el edificio del Seminario de Nobles,
     levantado frente a la iglesia a partir de 1752 y que en estos
     momentos constituye la sede de los juzgados y de la biblioteca
     municipal.
     Por las aulas de estos dos edificios pasaron personajes tan ilustres
     como Baltasar Gracián, Leandro Fernández de Moratín o San José de
     Pignatelli, lo que da ejemplo de la calidad de las enseñanzas que
     allí se impartían y que convirtieron a Calatayud en un centro
     educativo y cultural de primer orden y en el único enclave jesuítico
     aragonés que contó con una institución dirigida exclusivamente a la
     formación de las clases nobles.
     Además, destaca por ser uno de los tres únicos enclaves formativos
     (colegios y residencias) de la Compañía conservados en Aragón, junto
     a los de Zaragoza y Alagón, tras la desaparición de los edificios
     destinados a uso educativo en los conjuntos de Tarazona, Huesca y
     Graus, que actualmente solo conservan sus iglesias.
     El elevado interés histórico y artístico del edificio se ve
     acrecentado por la riqueza de su patrimonio mueble, entre el que
     destacan las citadas pinturas atribuidas a Goya, así como varios
     retablos de Félix Malo (el retablo mayor luce una escultura del santo
     titular obra de Damián Forment), numerosos lienzos, entre los que
     figura un cuadro de José Luzán o una copia de Tiziano, valiosas
     piezas de orfebrería, ornamentos litúrgicos, etc.
     Como obras singulares también se pueden citar un triple sitial del
     siglo XV realizado en madera en estilo mudéjar o el magnífico órgano
     situado a los pies de la iglesia, un instrumento con caja barroca
     restaurado en 2001.
     El conjunto ha experimentado diversas intervenciones en las últimas
     décadas, como la llevada a cabo en 1984 en las pechinas, en 1993 en
     la torre, en 2006 en la fachada principal o en 2016 en las cubiertas
     y el cimborrio, por lo que su estado de conservación en general es
     muy aceptable.
     II
     BIENES MUEBLES INTEGRANTES DEL BIEN
     Los bienes muebles integrantes de la iglesia parroquial de San Juan
     el Real de Calatayud se encuentran incluidos en el Inventario de
     bienes muebles en posesión de instituciones eclesiásticas en Aragón
     con los números de inventario comprendidos entre el IIC Aragón
     51398.0 y el IIC Aragón 51726.0.
     Todos ellos tienen la consideración de Bienes Inventariados del
     Patrimonio Cultural Aragonés en virtud de la Disposición Adicional
     Novena de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural
     Aragonés, introducida por el artículo 63.4 de la Ley 3/2012, de 8 de
     marzo, de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad Autónoma
     de Aragón, según el cual "Aquellos bienes incluidos en el Inventario
     de bienes muebles en posesión de instituciones eclesiásticas se
     considerarán Bienes Inventariados del Patrimonio Cultural Aragonés y
     quedarán sometidos al régimen jurídico de protección contemplado en
     la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés para
     esta categoría de bienes mientras no se produzca su declaración como
     Bienes de Interés Cultural o Bienes Catalogados".