Rango: DECRETO DEL GOBIERNO DE ARAGÓN
Fecha de disposición: 20210505
Fecha de Publicacion: 19/05/2021
Número de boletín: 108
Organo emisor: DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE
Titulo: DECRETO 63/2021, de 5 de mayo, del Gobierno de Aragón, por el que se -declara Bien de + -Interés Cultural+ el Códice de la Priora Blanca de Aragón, procedente en origen del Real Monasterio de Santa María de Sijena (Huesca).

Texto
     El Patrimonio Cultural de Aragón está integrado, tal y como lo regula
     la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés, por
     todos los bienes materiales e inmateriales relacionados con la
     historia y la cultura de Aragón que presenten interés antropológico,
     antrópico, histórico, artístico, arquitectónico, mobiliario,
     arqueológico, paleontológico, etnológico, científico, lingüístico,
     documental, cinematográfico, bibliográfico o técnico, hayan sido o no
     descubiertos y tanto si se encuentran en la superficie como en el
     subsuelo o debajo de las aguas.
     La Ley 3/1999, de 10 de marzo, prevé, en su artículo 11, tres
     categorías de protección para los bienes integrantes del Patrimonio
     Cultural aragonés en función de su relevancia: bien de interés
     cultural, bien catalogado y bien inventariado. En su artículo 32
     declara Bienes Inventariados de Patrimonio Cultural Aragonés por
     ministerio de esta ley, los bienes muebles que integran los
     patrimonios documental y bibliográfico de la Comunidad Autónoma. No
     obstante, y según el artículo 12, los bienes más relevantes del
     Patrimonio Cultural de Aragón serán declarados Bienes de Interés
     Cultural, estableciendo en el punto 3 de este precepto, respecto de
     los bienes muebles, que su declaración se podrá efectuar de manera
     singular o como parte de una colección.  Asimismo, el artículo 18.5
     establece que el procedimiento de declaración de un Bien mueble como
     bien de interés cultural será similar al de los Bienes inmuebles.
     Por su parte, la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio
     Histórico Español, en su artículo 48, determina que forman parte del
     Patrimonio Histórico Español el Patrimonio Documental y
     Bibliográfico, constituido por cuantos bienes, reunido o no en
     Archivos y Bibliotecas, se declaren integrantes del mismo en el
     capítulo I del título VII de esta Ley, a los cuales les será de
     aplicación las normas contenidas en el referido título y en lo no
     previsto en ellas, lo dispuesto con carácter general en la presente
     ley y en su régimen de bienes muebles. De esta manera, forman parte
     del Patrimonio Documental, los documentos con una antigüedad superior
     a cuarenta años, generados, conservados o reunidos, en el ejercicio
     de sus actividades, por las entidades y asociaciones de carácter
     político, sindical o religioso, así como los documentos con una
     antigüedad superior a cien años, generados, conservados o reunidos,
     por cualesquiera otras entidades particulares o personas físicas.
     En este mismo sentido, la Ley 6/1968, de 28 de noviembre, de Archivos
     de Aragón, define "documento", a los efectos de la presente ley, como
     toda expresión del lenguaje oral o escrito, natural o codificado, y
     cualquier otra expresión gráfica, recogidas en cualquier tipo de
     soporte material.  El mismo artículo 1 establece que el patrimonio
     documental aragonés es parte del patrimonio documental español y está
     constituido por todos los documentos que, de cualquier época,
     reunidos o no en archivos, constituyen testimonio de funciones y
     actividades sociales del hombre y de los grupos humanos, procedentes
     de las instituciones o personal, ubicados en Aragón. En su artículo 7
     delimita la noción de archivo y documento privado, así como la
     consideración de éstos como documentos de carácter histórico, en los
     mismos términos de procedencia y antigüedad, que la Ley de Patrimonio
     Histórico Español, que se han citado en el párrafo anterior. Éstos se
     someten al régimen jurídico de protección establecido en la ley.
     El artículo 12.3 de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio
     Cultural Aragonés, establece que los bienes muebles más relevantes
     del Patrimonio de Aragón serán declarados Bienes de Interés Cultural
     singularmente o como colección. Es esta figura de protección la que
     mejor se adapta a los valores culturales del Códice de la Priora
     Blanca de Aragón procedente en origen del Real Monasterio de Santa
     María de Sijena (Huesca). El códice es un manuscrito en latín, en
     letra gótica aragonesa de los siglos XIV-XV, procedente, en su
     origen, del Archivo del Real Monasterio de Santa María de Sijena,
     cuyos valores históricos y culturales se recogen en el anexo único de
     este Decreto.
     El referido expediente se inició a petición del Director del Archivo
     Histórico Provincial de Huesca, dependiente del Departamento de
     Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, contando para
     ello, entre la documentación inicial, con informe del mismo, informe
     sobre el estado de conservación del Códice emitido por la
     restauradora del documento gráfico del citado Archivo Histórico y con
     informe histórico descriptivo. El expediente se ha tramitado conforme
     lo previsto en la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural
     Aragonés; la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento
     Administrativo Común de las Administraciones Públicas; y el texto
     refundido de la Ley de la Administración de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, aprobado por el Decreto Legislativo 2/2001, de 3 de julio,
     del Gobierno de Aragón. En cumplimiento de lo establecido en estas
     normas, se abrió un período de información por Resolución de 8 de
     junio de 2020, de la Directora General de Patrimonio Cultural, por la
     que se incoa el procedimiento y se abre un periodo de información
     pública. Esta Resolución fue publicada en el "Boletín Oficial de
     Aragón", número 127, de 29 de junio de 2020 y durante el mismo se
     presentaron alegaciones que fueron contestadas desde la Dirección
     General de Patrimonio Cultural. Además, y de acuerdo con lo previsto
     en el apartado sexto del artículo 18 de la Ley 3/1999, de 10 de
     marzo, se solicitó informe a la Comisión Provincial del Patrimonio
     Cultural de Huesca. Ésta acordó, en sesión celebrada el día 30 de
     marzo de 2021, informar favorablemente la declaración como Bien de
     Interés Cultural del Códice. Por último, se abrió trámite de
     audiencia a los interesados por plazo de diez días hábiles. En esta
     fase se presentaron alegaciones que fueron contestadas.
     Por todo ello, conforme a lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, a propuesta del Consejero del Departamento de
     Educación, Cultura y Deporte, y previa deliberación del Gobierno de
     Aragón, en su reunión del día 5 de mayo de 2021,
     DISPONGO
     Primero.- Objeto.
     Es objeto del presente Decreto declarar el Códice de la Priora Blanca
     de Aragón, procedente en origen del Real Monasterio de Santa María de
     Sijena (Huesca), Bien de Interés Cultural.
     Segundo.- Régimen jurídico.
     El Régimen Jurídico aplicable a los Bienes de Interés Cultural es el
     previsto en la Sección 1.ª del capítulo I del título segundo de la
     Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés, en los
     títulos sexto y séptimo, así como en cuantos preceptos sean de
     aplicación general a los Bienes de Interés Cultural.
     Tercero.- Publicidad.
     El presente Decreto será publicado en el "Boletín Oficial de Aragón"
     y se notificará a los interesados y al Ayuntamiento de Villanueva de
     Sijena.
     Zaragoza, 5 de mayo de 2021.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, JAVIER LAMBÁN MONTAÑÉS
     El Consejero de Educación, Cultura y Deporte, FELIPE FACI LÁZARO
     ANEXO único
     El Real Monasterio de Santa María de Sijena fue declarado monumento
     nacional por Real Orden de 28 de marzo de 1923 (publicada en la
     Gaceta de Madrid número 95, de 5 de abril de 1923), actualmente Bien
     de Interés Cultural, delimitado por la Orden de 5 de abril de 2002,
     del Departamento de Cultura y Turismo por la que se completa su
     declaración originaria, conforme a la disposición transitoria primera
     de la Ley 3/1999, de 10 de marzo.
     El Monasterio de Sijena fue fundado por la Reina doña Sancha (s.
     XII), pero fue durante el priorato de doña Blanca de Aragón y Anjou
     (1321-1347) cuando el cenobio alcanza su máximo esplendor. Los
     documentos de esta época o inmediatamente posteriores son, por tanto,
     especialmente importantes para documentar la historia del Monasterio.
     El Códice de doña Blanca de Aragón es un volumen con unas dimensiones
     medias de 235x151x65mm, de 187 hojas (originariamente 195) elaboradas
     en pergamino de diversa calidad, lo cual hace que el color de las
     hojas varíe y encontremos algunas de tono oscuro. Así mismo algunas
     hojas muestran desperfectos procedentes de callos o defectos físicos
     del animal del cual procede la piel o costuras. Consta de 24
     cuadernillos formados, cada uno de ellos, por 8 hojas, a excepción
     del primero que únicamente posee tres. Estos se hallan cosidos entre
     sí mediante cuatro nervios dobles y encuadernados con tabla (de
     madera blanda, posiblemente de pino) forrada de cuero barnizado en
     marrón oscuro. El cuero de las tapas se halla repujado, mostrando
     dibujos geométricos y filigranas. Presenta, además, dos tiras de
     cuero rojizo y punta metálica a modo de broches que enganchan con los
     cierres metálicos conservados en la cubierta superior.  La calidad de
     su factura indica que se trataría desde su origen, de un objeto
     valioso que sería cuidado como tal y habría de conservarse en el
     Archivo o algún otro lugar de privilegio.
     El códice posee paginación propia, contemporánea a su escritura, que
     se halla en la esquina inferior derecha. La paginación no hace
     referencia a cada una de las páginas que conforman el códice, sino
     que identifica los diferentes bifolios que conforman cada
     cuadernillo: usa letras para cada cuadernillo y números romanos para
     el bifolio.
     El texto, en latín, está escrito a renglón seguido, con una media de
     26 líneas por plana, en letra gótica aragonesa, en dos tintas (negra
     en origen, aunque hoy se ve de color pardo, para el cuerpo del texto
     y roja para los títulos, iniciales ornamentadas y rúbricas/señales)
     escrita sin lujo, pero con claridad.
     En el manuscrito aparecen reflejadas dos fechas, si bien estas
     responden a dos de los documentos insertos en el mismo y no reflejan
     el momento en que este fue confeccionado. La más antigua de ellas,
     1188, hace referencia a la creación de la regla de Sijena, mientras
     que la fecha más tardía, 17 de octubre de 1332, pertenece a una orden
     dada por la priora Blanca. Esto nos impide saber con certeza la fecha
     en la que el códice fue creado, si bien sabemos con seguridad que es
     posterior a 1332, lo cual coincide con el estilo de letra usado,
     típico de los siglos XIV y XV.
     Su contenido es variado, puesto que en él se incluyen hasta cinco
     apartados diferentes. El primero de ellos, que ocupa la parte
     superior del folio 1r, es la copia de una orden dada por Blanca de
     Aragón y de Anjou, hija del monarca aragonés Jaime II y priora de
     Sijena, por la cual permite que se pueda comer carne en el refectorio
     del monasterio, que dice ya era costumbre anterior. El documento está
     fechado a 17 de octubre de 1332 (XVI kalendas novembris era MCCCLXX).
     A continuación, encontramos una copia de la Regla de Sijena que la
     Reina Sancha mandó redactar al Obispo Ricardo de Huesca en 1188,
     fundamental para el conocimiento de la historia de este monasterio en
     particular y, en general, de la historia del monacato femenino
     aragonés. Hasta ahora, sólo conservamos una copia anterior, del siglo
     XIII, custodiada actualmente en el Archivo Histórico Provincial de
     Huesca que, por su cercanía a la época fundacional, se considera como
     original. De época medieval sólo hay noticia de otra copia, aunque en
     romance, no en latín, en la Biblioteca Nacional de Cataluña, sin
     embargo, y a diferencia de éste, la Regla incluida en el Códice de la
     Priora Blanca de Aragón es una copia íntegra. A continuación, se
     incluye un prontuario de himnos y cánticos religiosos, al que sigue
     un breviario en el que, además de especificar las oraciones, lecturas
     y salmos que se deben rezar o recitar en los diferentes tiempos
     litúrgicos tradicionales (adviento, Navidad, Cuaresma, Pascua y dos
     periodos del tiempo ordinario), señala diversos días y festividades
     dedicadas a santos como San Felipe y San Jaime, San Gil, San Caprasio
     o San Saturnino, entre otros. Finaliza con una Consueta, posiblemente
     la Consueta inicial de Monasterio. En las comunidades religiosas
     tradicionales, la consueta es un documento fundamental, que, en
     desarrollo de la correspondiente Regla, recoge la reglamentación de
     la vida diaria, tanto en sus aspectos más mundanos, como en los más
     solemnes. Ordena y reglamenta multitud de actividades: la toma de
     hábitos, la elección de prioras, el nombramiento de oficios, la
     liturgia diaria o las grandes ceremonias, las relaciones entre
     escolanes y maestras, etc. En resumen, infinidad de aspectos que
     ilustran y explican la vida cotidiana de la comunidad y dentro de
     ella, el ritual y las celebraciones religiosas. Para el Monasterio de
     Sijena es un documento completamente desconocido u extraordinario.
     Sabemos por el Padre Varón (1771-1776) en su Historia de Sijena, que
     la primera Consueta conocida fue redactada por mandato de la priora
     D.ª Luisa de Moncayo en 1588. El descubrimiento de este códice, que
     incluye una dos siglos anterior a la que conocemos, abre una nueva
     puerta a profundizar en el estudio del Monasterio.
     Gracias a los escritos de Ricardo del Arco, se puede afirmar que este
     códice se conservaba en el Archivo del Monasterio Sijena en los años
     previos a la guerra civil, tal y como señala en su publicación de
     1921 titulada "El Real Monasterio de Sigena". En su página 45 (nota
     1) dice lo siguiente: "Los más notables manuscritos que en el archivo
     de Sigena se guardan, son: (...)  Un códice en pergamino, con
     cubierta de madera, cuyo comienzo dice así: Incipit previlegium (sic)
     sancte regule ordinis (tachado) sancti augustini et monasterii de
     xixena".
     Es un documento de gran importancia para conocer la historia del
     monasterio de Sijena y de su comunidad religiosa. Gracias a él se
     puede reconstruir parte de las costumbres y de la liturgia específica
     sijenense. Además, gracias a la copia de la regla y a esa primera
     consueta, desconocida hasta ahora, se puede lograr un mejor
     entendimiento de la evolución de la normativa que regía la vida de la
     comunidad religiosa desde la creación de la regla original en 1188,
     hasta la Consueta compilada en el siglo XVI, así como del día a día
     de las mujeres que profesaron en Sijena.