Rango: DECRETO DEL GOBIERNO DE ARAGÓN
Fecha de disposición: 20210505
Fecha de Publicacion: 19/05/2021
Número de boletín: 108
Organo emisor: DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE
Titulo: DECRETO 64/2021, de 5 de mayo, del Gobierno de Aragón, por el que se -declara Bien de + -Interés Cultural,+ en la categoría de Monumento, la Ermita de la Virgen del Consuelo en Camañas (Teruel).

Texto
     El Patrimonio Cultural de Aragón está integrado, tal y como lo regula
     la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés, por
     todos los bienes materiales e inmateriales relacionados con la
     historia y la cultura de Aragón que presenten interés antropológico,
     antrópico, histórico, artístico, arquitectónico, mobiliario,
     arqueológico, paleontológico, etnológico, científico, lingüístico,
     documental, cinematográfico, bibliográfico o técnico, hayan sido o no
     descubiertos y tanto si se encuentran en la superficie como en el
     subsuelo o debajo de las aguas.
     La ley prevé en su artículo 11 tres categorías de protección para los
     bienes integrantes del Patrimonio Cultural aragonés: Bien de Interés
     Cultural, Bien Catalogado y Bien Inventariado. De éstos, los Bienes
     de Interés Cultural son definidos por el artículo 12 de la ley como
     los bienes más relevantes del Patrimonio Cultural de Aragón. Esta
     categoría de protección comprende, a su vez, dos figuras de
     protección para los bienes inmuebles: las figuras de Monumento y de
     Conjunto de Interés Cultural. La figura de Monumento es definida en
     la ley como la construcción u obra producto de la actividad humana,
     de relevante interés histórico, arquitectónico, arqueológico,
     artístico, etnográfico, científico o técnico, con inclusión de los
     muebles, instalaciones y accesorios que expresamente se señalen como
     parte integrante del mismo.  Es esta figura de protección la que
     mejor se adapta a la ermita de la Virgen del Consuelo de Camañas
     (Teruel) al ser uno de los pocos templos de origen románico de la
     provincia de Teruel y la única construcción que se conserva completa
     de las dependencias del antiguo Castillo de Camañas.  El castillo de
     Camañas fue declarado Bien de Interés Cultural por la Orden de 17 de
     abril de 2006, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte.
     Asimismo, la Ley de Patrimonio Cultural Aragonés señala, en su
     artículo 15, respecto de los Bienes Inmuebles de Interés Cultural que
     su declaración comprenderá cuantos elementos puedan considerarse
     consustanciales con la construcción y formen o hayan formado parte de
     ella o de su exorno, y en el apartado tercero indica que la
     declaración de un bien de interés cultural inmueble incluirá los
     bienes muebles que se señalen como parte integrante del mismo.
     Igualmente, el artículo 15.4 de la Ley 3/1999, establece que dicha
     declaración afectará al entorno del bien, cuya exacta delimitación
     deberá contenerse en la propia declaración. En cumplimiento de este
     precepto, se establece en el anexo III un entorno de protección que
     recoge un área anexa a la ermita. En el anexo II se han recogido una
     serie de medidas de tutela relativas a las intervenciones con el
     objeto de garantizar la conservación de la ermita en términos de
     integridad y autenticidad.
     Por otro lado, el artículo 18 de la Ley del Patrimonio Cultural
     Aragonés prevé que la declaración de un Bien de Interés Cultural
     requiere la previa tramitación de expediente administrativo, que se
     incoará por Resolución del Director General responsable de Patrimonio
     Cultural. El expediente se inició a instancia de la Alcaldesa del
     Ayuntamiento de Camañas (Teruel). En cumplimiento de lo establecido
     en este artículo, se inició el procedimiento de declaración de la
     Ermita de la Virgen del Consuelo de Camañas (Teruel), mediante la
     Resolución, de 15 de enero de 2021, de la Directora General de
     Patrimonio Cultural, por la que se inicia el procedimiento para la
     declaración como Bien de Interés Cultural, en la categoría de
     monumento de la Ermita de la Virgen del Consuelo en Camañas (Teruel)
     y se abre un periodo de información pública por el plazo de un mes,
     que fue publicada en el "Boletín Oficial de Aragón", número 15, de 25
     de enero de 2021.
     El referido expediente se ha tramitado conforme lo previsto en la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés; la Ley
     39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de
     las Administraciones Públicas; y el texto refundido de la Ley de la
     Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, aprobado por el
     Decreto Legislativo 2/2001, de 3 de julio, del Gobierno de Aragón.
     En cumplimiento de lo establecido en estas normas, se abrió un
     período de información pública durante el cual no se presentaron
     alegaciones y de acuerdo con lo previsto en el apartado sexto del
     artículo 18 de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, se solicitó informe a
     la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural de Teruel. Ésta
     acordó, en sesión celebrada el 24 de febrero de 2021, informar
     favorablemente la declaración como Bien de Interés Cultural en la
     categoría de monumento de la ermita de la Virgen del Consuelo en
     Camañas (Teruel). Por último, se abrió trámite de audiencia a los
     interesados por un plazo de 10 días hábiles donde no se presentaron
     alegaciones.
     Por todo ello, conforme a lo dispuesto en el artículo 21 de la Ley
     3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural Aragonés, a propuesta
     de la Consejera de Educación, Cultura y Deporte, y previa
     deliberación, el Gobierno de Aragón, en su reunión del día 5 de mayo
     de 2021,
     DISPONGO
     Primero.- Objeto.
     Declarar Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, la
     ermita de la Virgen del Consuelo en Camañas (Teruel).
     La descripción del bien, medidas de tutela y plano de delimitación de
     la ermita y de su entorno de protección, se recogen respectivamente
     en los anexos I, II y III de este Decreto.
     Segundo.- Régimen jurídico.
     El régimen jurídico aplicable a los Bienes de Interés Cultural es el
     previsto en la Ley 3/1999, de 10 de marzo, de Patrimonio Cultural
     Aragonés y, especialmente, el contenido en la sección primera, del
     capítulo I, del título segundo, los títulos sexto y séptimo, así como
     cuantos preceptos sean de aplicación general para los Bienes de
     Interés Cultural.
     Tercero.- Publicidad.
     El presente Decreto será publicado en el "Boletín Oficial de Aragón"
     y se notificará a los interesados y al Ayuntamiento de Camañas
     (Teruel).
     Frente a este Decreto, que agota la vía administrativa, cabe
     interponer, recurso potestativo de reposición ante el mismo órgano
     que dictó el acto, en el plazo de un mes de conformidad con lo
     dispuesto en los artículos 123 y 124 de la Ley 39/2015, de 1 de
     octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las
     Administraciones Públicas, o bien recurso contencioso-administrativo
     en el plazo de dos meses, de conformidad con los artículos 25 y 46.1
     de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción
     Contencioso-administrativa.
     Zaragoza, 5 de mayo de 2021.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, JAVIER LAMBÁN MONTAÑÉS
     El Consejero de Educación, Cultura y Deporte, FELIPE FACI LÁZARO
     ANEXO I
     DESCRIPCIÓN DE LA ERMITA DE LA VIRGEN DEL CONSUELO DE CAMAÑAS
     (TERUEL)
     Camañas fue conquistada por Alfonso I de Aragón entre 1120 y 1127
     (fecha de la toma de Daroca y fortificación de Cella).
     Más adelante, fue parte de las tierras del fuero que Ramón Berenguer
     IV dio a Daroca, en 1142. Pasó por manos de varias órdenes militares:
     primero, la de los Caballeros del Hospital del Santo Redentor (que
     fue absorbida por la Orden de Monte Gaudio), después, la Orden del
     Temple (época en la que se construyó la ermita de la Virgen del
     Consuelo) y, tras su desaparición, la Orden de San Juan del Hospital.
     A pesar de pertenecer a la "Comunidad de Teruel" desde el siglo XII,
     la diócesis correspondió a Zaragoza hasta 1577, cuando se formó el
     Obispado de Teruel.
     Camañas fue también parte del territorio ocupado por tropas en la
     Guerra de los Dos Pedros, entre 1356 y 1367. A finales del siglo XVI
     se consagró la nueva iglesia parroquial de Camañas, por lo que la
     Virgen del Consuelo paso a ser "ermita".
     En Camañas, se dio el caso, extendido en todo Aragón, de castillo con
     iglesia (hoy ermita) en su recinto. De la fortificación, solo nos han
     llegado restos arqueológicos, entre ellos, los de la base de un
     volumen prismático, de sillarejos y sillares reforzando las esquinas,
     sobre los que se circunscribe el ábside de la propia ermita,
     construida en la etapa de ocupación templaria de Camañas y que pudo
     ser ampliada en el siglo XIV, como apuntan varios autores. El ábside
     tiene un pequeño hueco abocinado hacia el interior y aspillerado
     hacia el exterior, que queda parcialmente oculto por la intervención
     de consolidación de los restos amurallados. A unos metros de la
     ermita, en el ángulo suroeste de lo que fuera el recinto fortificado,
     se hallan los restos de otro torreón, esta vez de tapia de tierra, en
     el que destaca un vano de medio punto cegado, edificado en sillares
     de piedra labrados.
     La ermita de la Virgen del Consuelo es una sencilla construcción de
     una sola nave de mampostería, con dos tramos conservados y cubierta a
     dos aguas de madera y teja árabe sobre arcos diafragma.
     La nave central desemboca en un ábside semicircular cubierto mediante
     bóveda de horno apuntada y con canecillos hacia el exterior. Por su
     parte, el interior está decorado con pinturas murales, con la
     tradicional representación del Pantocrátor rodeado por el
     Tetramorfos. Todo ello guarda relación con el modelo de primitivas
     iglesias de reconquista de tradición románica.
     Algunos autores estiman que la falta de referencias históricas a este
     templo puede deberse a que el templo no sufrió grandes variaciones
     hasta las primeras décadas del siglo XX, cuando Juan Cabré describió
     un retablo gótico y más restos pictóricos de los que han llegado a
     nuestros días.
     El pavimento conservado es de baldosas de barro de unos 15 cm de
     lado, con algunas zonas que presentan algunas singularidades, que se
     detallarán más adelante.
     Pese a su sobriedad y modestia exteriores, el interior de la ermita
     conserva todavía varios elementos de gran interés: sus pinturas
     murales, la techumbre de madera y unos restos cerámicos en el
     pavimento que corresponden a una antigua lauda sepulcral decorada.
     Restos pictóricos murales
     Las pinturas murales, cuyos restos se limpiaron y consolidaron en
     2009 por parte de la Dirección General de Patrimonio Cultural,
     muestran la habitual disposición de las figuras del Pantocrátor y el
     Tetramorfos sobre la bóveda del ábside que decoran otros templos de
     tradición románica.
     Estas escenas con el Cristo en Majestad suelen enmarcarse entre
     finales del siglo XIII y mediados del siglo XIV, como el de San
     Miguel de Barluenga, en Huesca. El aislamiento de Camañas y otros
     pequeños núcleos rurales es, quizá, el motivo principal por el que
     encontramos rasgos estilísticos de periodos ya superados en otras
     zonas, ya comenzado el siglo XIV.
     El sentido de la representación medieval del Pantocrátor o
     "Todopoderoso" en el centro de una mandorla, como una aparición
     apocalíptica de la segunda venida de Cristo en el fin de los tiempos,
     era la voluntad de sembrar el respeto y temor entre los fieles. Solo
     si se comportaban de forma ejemplar, evitarían enfrentarse al poder y
     la justicia divinos y podrían disfrutar de una vida eterna tras la
     muerte.
     Los tonos predominantes en los restos pictóricos son el azul y rojo,
     que es especialmente intenso en la túnica que viste la figura
     central.
     Por su parte, el Tetramorfos rodea al Pantocrátor en la iconografía
     principal de las pinturas murales. En la tradición cristiana, el
     profeta Ezequiel describía cuatro seres con cara humana y cuerpo de
     animal que se asociaron a los cuatro evangelistas, representados
     alrededor de Cristo.  En la ermita de la Virgen del Consuelo, estas
     representaciones muestran una mayor naturalidad que otras de similar
     temática, como se aprecia en los pliegues y en detalles como cuernos
     o garras.
     Tanto las vigas centrales de cada uno de los tramos de la ermita como
     sus ménsulas o canes están policromadas con unos motivos y escenas de
     estilo gótico lineal, bien definidos que nada tienen que ver con la
     temática de las pinturas murales, aunque sí tienen mucho en común en
     cuanto a su función propagandística. Cada cara lateral de las vigas
     muestra doce escenas rectangulares enmarcadas y separadas entre sí.
     Estas representaciones alternan fondos uniformes de color rojo oscuro
     y azul verdoso oscuro y muestran escenas de varias temáticas,
     rodeadas de decoración de tipo geométrico y vegetal: Un conjunto de
     jinetes: Caballeros moros y cristianos, identificables por su
     equipamiento militar y su posición de monta (los cristianos, "a la
     brida"; los musulmanes, a la "jineta"). Algunos autores apuntan que
     es la representación de una batalla victoriosa de los templarios,
     poco antes del ocaso de la orden.  Además, la influencia de la
     capital turolense queda patente en el paralelismo entre las escenas
     representadas en las pinturas de Camañas y las de la Techumbre de la
     Catedral de Santa María de Mediavilla de Teruel (Mosteo, 1991).
     Representaciones de bestiario medieval y figuras fantásticas, como
     una contorsionista de largos cabellos, una esvástica formada por
     extremidades humanas, aves o un dragón comiendo un pez.  Escenas de
     la vida cotidiana, como unas hilanderas o las que muestran a un
     lancero y un toro.
     Además de los restos pictóricos en muros y estructura de madera de la
     cubierta, son reseñables dos conjuntos de baldosines, colocados entre
     las baldosas de barro cocido en la zona del confesionario y el ábside
     de la ermita.
     El primero es un conjunto situado en el confesionario y que está
     formado por 14 baldosas de entre XVI y XVII y que pertenecieron a
     varias laudas sepulcrales diferentes, muy fragmentadas.
     Respecto a la zona del ábside, en 2002, Pedro Luis Hernando publicó
     un artículo en el que recompuso digitalmente el conjunto de 20
     azulejos decorados en blanco y azul cobalto. Gracias a ello, se
     conoce la práctica totalidad del diseño de la antigua cubierta del
     sepulcro o sarcófago de la que procedían estos restos cerámicos.
     Solo hay cuatro piezas faltantes entre las que, desafortunadamente se
     encontraría la decoración con el año del fallecimiento. No obstante,
     se aprecia muy bien una figura humana contorneada y sombreada, con
     los ojos cerrados y cubierta con una estola. La casulla está decorada
     con motivos vegetales. El contenido de la inscripción, ubicada en el
     perímetro de la lauda, según el análisis de Hernando es: "Sepu(ltura)
     reverendo mosen salvador marinero vicario per(petuo) () ue
     benificia(ri)o de ca(mañas) murió a 10 de agos(to) de()0." Dada la
     proximidad con la capital y la existencia de alfares, así como por la
     similitud con otras laudas allí realizadas, la factura de la lauda
     podría ser turolense.
     ANEXO II
     MEDIDAS DE TUTELA
     Las medidas de tutela tienen como finalidad proteger y garantizar la
     conservación, en términos de integridad y autenticidad, del Bien de
     Interés Cultural y de su Entorno de Protección. Por tanto, las obras
     o intervenciones que se realcen sobre la Ermita de la Virgen del
     Consuelo deberán mantener las características y valores que motivaron
     su declaración, de acuerdo con los siguientes criterios:
     Se podrán autorizar operaciones de consolidación y mantenimiento del
     bien, siempre que se planteen con técnicas constructivas respetuosas
     con las tradicionales, empleando materiales compatibles con cada tipo
     de soporte y respetando siempre las características del bien en el
     momento de su declaración.
     Cuando la intervención suponga un mínimo movimiento de tierras o una
     intervención el subsuelo, en previsión de la aparición de restos
     arqueológicos relacionados con la propia ermita o con el recinto
     fortificado, se deberán realizar sondeos arqueológicos previos al
     inicio de las obras, quedando la intervención condicionada a la
     resolución que se emita desde la Dirección General de Patrimonio
     Cultural sobre los mismos.
     Las intervenciones sobre los revestimientos interiores de los muros
     deberán incluir catas murales que permitan documentar y, en su caso,
     consolidar, otros restos pictóricos murales en el inmueble, por parte
     de conservadores-restauradores especialistas en la materia.
     Si se realiza cualquier intervención sobre la pavimentación de la
     iglesia, se deberán recuperar y tratar los azulejos pertenecientes a
     las laudas sepulcrales que se encuentran dispersas entre las baldosas
     de barro cocido en la zona del ábside y del confesionario, para su
     estudio, conservación y posible recolocación.
     En caso de ser necesarios, los rótulos y señalización en general
     deberán ser discretos y armónicos con el Bien, respetando los valores
     que han llevado a la declaración del mismo.
     El muro de la propiedad colindante con la fachada norte de la ermita
     es perturbador para esta, por lo que cualquier actuación sobre el
     mismo o la parcela en que se ubica deberá ir encaminada a su
     eliminación o tratamiento de forma más armónica con el bien de
     interés cultural.