SECCION BOA I. Disposiciones Generales
Rango: Decreto
Fecha de disposición: 20020611
Fecha de Publicacion: 24/06/2002
Número de boletín: 73
Organo emisor: DEPARTAMENTO DE PRESIDENCIA Y RELACIONES INSTITUCIONALES
Titulo: DECRETO 198/2002, de 11 de junio, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba el Reglamento de Casinos de Juego.

Texto
     DECRETO 198/2002, de 11 de junio, del Gobierno de Aragón, por el que
     se aprueba el Reglamento de Casinos de Juego.
     El Estatuto de Autonomía de Aragón atribuye, en su artículo 35.1.36ª,
     a la Comunidad Autónoma de Aragón la competencia exclusiva en materia
     de Casinos, juegos, apuestas y combinaciones aleatorias, excepto las
     apuestas y loterías del Estado.
     Mediante Real Decreto 1055/1994, de 20 de mayo, se transfirieron a la
     Comunidad Autónoma de Aragón las funciones y servicios para el
     ejercicio de las señaladas materias, habiendo ejercido la
     Administración Autonómica las competencias correspondientes a partir
     de entonces.
     En uso de dicha competencia exclusiva las Cortes de Aragón aprobaron
     la Ley 2/2000, de 28 de junio, del Juego de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, que fue publicada en «Boletín Oficial de Aragón», número 80,
     de 7 de julio de 2000, entrando en vigor el día siguiente de su
     publicación, norma llamada a constituir el marco de referencia de un
     cuerpo normativo propio en materia de juegos de suerte, envite o
     azar, en cuya conformación se inscribe esta norma reglamentaria.
     La precitada Ley del Juego, en su Disposición Final Primera, otorga
     al Gobierno de Aragón facultades reglamentarias para su desarrollo,
     habida cuenta de la finalidad concreta perseguida por aquélla,
     resultando evidente la necesidad de completar, mediante una
     disposición de carácter reglamentario, el marco jurídico regulador de
     los Casinos de Juego.
     El Reglamento de Casinos de juego que se aprueba con este Decreto,
     viene a articular jurídicamente las nuevas realidades y necesidades
     sociales de esta actividad del juego a desarrollar en Aragón,
     desplazando la Orden de 9 de enero de 1979, del Ministerio de
     Interior, por la que se aprobó el Reglamento de Casinos de Juego,
     norma estatal que, hasta la fecha, ha sido aplicable directamente en
     esta Comunidad Autónoma.
     El Decreto consta de una Disposiciones Adicionales, tres
     Disposiciones Transitorias, una Disposición Derogatoria, dos
     Disposiciones Finales y dos Anexos. En el Anexo «I» se inserta el
     Reglamento de Casinos de Juego, con un total de sesenta y cuatro
     artículos, distribuidos en Títulos y Capítulos y en el Anexo «II»
     consta el modelo de documento profesional que deberá ostentar el
     personal que desempeñe sus servicios en los Casinos de Juego.
     La disposición reglamentaria aprobada por este Decreto, de acuerdo
     con el mandato del legislador autonómico, recogido en el artículo 16
     de la Ley 2/2000, de 28 de junio, comprende todos los extremos
     concernientes a los Casinos de juego, desde empresas titulares que
     pueden ser organizadoras y gestoras de los mismos, régimen de
     autorizaciones, funcionamiento y personal de las salas de juego,
     locales e infraestructura habilitada para la práctica de esta
     actividad hasta el régimen sancionador, a excepción de la
     planificación de la instalación de los Casinos de juego, regulados
     por el Decreto 173/2001, de 4 de septiembre, por el que se regulan
     las condiciones para la autorización de instalación de casinos de
     juego en la Comunidad Autónoma de Aragón y sin perjuicio de lo
     dispuesto en el Decreto por el que se aprueba el Reglamento del
     Catálogo de Juegos y Apuestas, en el que se aborda una regulación
     completa de los juegos que pueden practicarse en Casinos de Juego, y
     lo previsto en el Decreto, que aprueba el Reglamento de Máquinas de
     Juego y Salones, en todo lo relativo a las máquinas de tipo «C» o de
     azar, exclusivas de los Casinos.
     Mediante este Reglamento se pretende una mejora del control
     administrativo que debe mantenerse sobre este tipo de actividades,
     con clara trascendencia económica y social, incrementando, de otra
     parte, las garantías necesarias que deben reunir las empresas que
     inciden en el desarrollo de estos juegos.
     Esta normativa se encuentra adaptada a la implantación del euro como
     moneda única, a partir del 1 de enero de 2002.
     Por cuanto antecede, visto el dictamen de la Comisión Jurídica
     Asesora del Gobierno de Aragón, a propuesta del Vicepresidente y
     Consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales, y previa
     deliberación del Gobierno de Aragón, en su reunión del día 11 de
     junio de 2002,
     DISPONGO:
     Artículo Unico: Se aprueba el Reglamento de Casinos de Juego, que se
     inserta como Anexo I a este Decreto, así como el Anexo II, que
     incorpora el modelo de documento profesional que deberá ostentar el
     personal de juego que desempeñe su trabajo en un Casino de Juego.
     DISPOSICION ADICIONAL
     Unica. Autorizaciones.
     Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 16.7 de la Ley 2/2000,
     de 28 de junio, del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón y en el
     artículo 15 del Reglamento que se aprueba con este Decreto,
     excepcionalmente y por razones debidamente justificadas el órgano
     administrativo competente para la concesión de las autorizaciones
     previstas en el Reglamento que se aprueba mediante este Decreto podrá
     conceder prórroga por una sola vez, y en el plazo que éste acuerde,
     de las autorizaciones otorgadas a las empresas titulares de casinos
     de juego, si las circunstancias lo aconsejen y no ocasiona perjuicio
     a intereses de terceros.
     DISPOSICIONES TRANSITORIAS
     Primera. Adaptación.
     Las empresas titulares de Casinos de Juego en el ámbito territorial
     de la Comunidad Autónoma de Aragón dispondrán de un plazo de seis
     meses para adaptar el funcionamiento de los casinos de que sean
     titulares a las exigencias del Reglamento aprobado por este Decreto.
     Segunda. Expedientes y autorizaciones en tramitación
     Los expedientes de modificación y las autorizaciones que se
     encuentren en tramitación, en el Departamento competente en materia
     de juego, en la fecha de entrada en vigor del Reglamento aprobado por
     este Decreto, deberán atenerse al mismo, en todo lo relativo a los
     requisitos, condiciones y trámites necesarios.
     Tercera. Autorizaciones anteriores.
     Las autorizaciones de instalación y explotación y las de apertura y
     funcionamiento de Casinos de Juego otorgadas con anterioridad a la
     entrada en vigor del Reglamento conservarán su término de vigencia
     sin perjuicio de las necesarias adaptaciones a realizar en los
     términos de la Disposición Transitoria Primera de este Decreto.
     DISPOSICION DEROGATORIA
     Unica. Derogación normativa.
     Quedan derogadas las disposiciones de igual o inferior rango que se
     opongan a lo establecido en el este Decreto y en el Reglamento por él
     aprobado.
     DISPOSICIONES FINALES
     Primera. Facultad de desarrollo.
     Se autoriza al Consejero competente en materia de juego para dictar
     las disposiciones necesarias para el cumplimiento y desarrollo de lo
     dispuesto en el Decreto.
     Segunda. Entrada en vigor.
     El este Decreto y el Reglamento por el mismo se aprueba entrarán en
     vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial de
     Aragón».
     Dado en Zaragoza, a 11 de junio de 2002.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, MARCELINO IGLESIAS RICOU
     El Vicepresidente y Consejero de Presidencia y Relaciones
     Institucionales, JOSE ANGEL BIEL RIVERA
     ANEXO I:
     REGLAMENTO DE CASINOS DE JUEGO.
     TITULO I. DE LAS DISPOSICIONES GENERALES.
     CAPITULO I. DEL AMBITO DE APLICACION, OBJETO Y REGIMEN JURIDICO
     Artículo 1. Ambito de aplicación y objeto.
     Es objeto de este Reglamento la regulación, en el ámbito territorial
     de la Comunidad Autónoma de Aragón, del régimen y actividad propios
     de los Casinos de Juego de acuerdo con lo previsto en la Ley 2/2000,
     de 28 de junio, del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón.
     Artículo 2. Régimen jurídico.
     1. La autorización y organización de los Casinos de Juego se atendrán
     a las normas contenidas en este Reglamento y en la Ley 2/2000, de 28
     de junio, del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón, y a cuantas
     disposiciones la desarrollen y complementen.
     2. Tendrán la consideración de Casinos de Juego, los locales o
     establecimientos que reuniendo los requisitos exigidos en este
     Reglamento, hayan sido autorizados, por el Consejero competente en
     materia de juego, para la práctica de todos o algunos de los juegos
     previstos en el artículo siguiente.
     3. No podrán organizarse, explotarse y practicar juegos que, con el
     mismo o distinto nombre, constituyan modalidades de los juegos
     propios de Casinos y se realicen fuera de dichos establecimientos o
     al margen de las autorizaciones, requisitos y condiciones
     establecidas en la Ley del Juego y en este Reglamento. Asimismo
     ningún establecimiento que no esté autorizado como Casino de Juego
     podrá ostentar esta denominación.
     CAPITULO II. DE LOS JUEGOS
     Artículo 3. Juegos de Casinos
     1. Se consideran juegos exclusivos de Casinos y, por tanto, sólo
     podrán practicarse en los locales o establecimientos autorizados como
     Casinos de Juego, los siguientes:
     a) Ruleta francesa.
     b) Ruleta americana.
     c) Bola o «Boule».
     d) Treinta y cuarenta.
     e) Veintiuno o «Black Jack».
     f) «Punto y banca».
     g) Ferrocarril, «Bacará» o «Chemín de Fer».
     h) Bacará a dos paños.
     i) Dados o «Craps».
     j) Póquer.
     k) Ruleta de la fortuna.
     2. De acuerdo con el artículo 16.1.letra b) y artículo 21.2.  letra
     c) de la Ley 2/2000, de 28 de junio del Juego de la Comunidad
     Autónoma de Aragón, sólo en los Casinos de Juego podrán instalarse
     máquinas de tipo «C» o de azar.
     3. Los juegos se desarrollarán conforme a los requisitos, elementos,
     reglas y prohibiciones establecidas, para cada uno de ellos, en el
     Catálogo de Juegos y Apuestas.
     CAPITULO III. DE LAS EMPRESAS TITULARES
     Artículo 4. Servicios de los Casinos de Juego.
     1. Los Casinos de Juego deberán ofrecer y prestar al público, al
     menos, los siguientes servicios complementarios:
     a) Servicio de bar.
     b) Servicio de restaurante.
     c) Sala de descanso o de estar.
     2. La prestación de cualquier otro servicio complementario será
     facultativa. Sin embargo, estas actividades empresariales devendrán
     en obligatorias si su inclusión en la solicitud hubiere servido para
     obtener la autorización de explotación en detrimento de otras
     solicitudes.
     3. El régimen de funcionamiento de los servicios de carácter
     facultativo será establecido libremente por la empresa titular.
     4. Los servicios complementarios que se presten en el Casino de Juego
     podrán pertenecer o ser explotados por personas físicas o jurídicas
     distintas de la titular del Casino, pero deberán de localizarse en el
     mismo inmueble o conjunto arquitectónico.
     Artículo 5. Requisitos de las empresas titulares.
     Las empresas titulares que pretendan obtener autorización de
     instalación y explotación de un Casino de Juego, deberán reunir los
     siguientes requisitos:
     a) Constituirse necesariamente bajo la forma jurídica de Sociedad
     Anónima, conforme a la legislación española.
     b) Tener como objeto social, único y exclusivo, la explotación de
     Casinos de juego y complementariamente, el desarrollo de actividades
     de promoción turística y hostelería.
     c) Contar con un capital social mínimo de 1.202.024,21 euros,
     totalmente suscrito y desembolsado, tanto al tiempo de su
     constitución como en las futuras ampliaciones y su cuantía real,
     entendiendo por tal su neto patrimonial, no podrá ser inferior a
     dicha cifra durante la existencia de la Sociedad.
     d) Las acciones representativas del capital habrán de ser
     nominativas, de una cuantía mínima de 60,10 euros.
     e) La sociedad habrá de tener una administración colegiada. Los
     administradores habrán de ser personas físicas.
     f) Salvo autorización expresa del Gobierno de Aragón, ninguna persona
     física o jurídica podrá participar en el capital, ni ostentar cargos
     directivos o formar parte del órgano de administración de más de una
     sociedad explotadora de Casinos de Juego en el ámbito de la Comunidad
     Autónoma de Aragón.
     g) La sociedad deberá inscribirse en el Registro General del Juego.
     h) La sociedad tendrá que constituir la fianza que se establece en el
     artículo 52 de este Reglamento.
     CAPITULO IV. DE LAS AUTORIZACIONES DE INSTALACION Y EXPLOTACION
     Artículo 6. Otorgamiento de las autorizaciones.
     1. El otorgamiento de autorizaciones para la instalación y
     explotación de un local o establecimiento de Casino de Juego se
     efectuará previa convocatoria de concurso público, que se realizará
     mediante Orden del Departamento competente en materia de juego, y
     recogerá las bases que lo regirán y los criterios objetivos que
     permitan su adjudicación.
     2. Para la valoración de las solicitudes se tendrán en cuenta los
     criterios señalados en el Decreto 173/2001, de 4 de septiembre, del
     Gobierno de Aragón, por el que se regulan las condiciones para la
     autorización de instalación de casinos de juego en la Comunidad
     Autónoma de Aragón.
     3. Se podrá declarar desierto el concurso si las ofertas presentadas
     no reúnen los requisitos exigidos en la convocatoria.
     4. Para participar en el procedimiento de adjudicación será necesario
     acreditar la constitución previa, mediante aval bancario, a
     disposición del Consejero competente en materia de juego, de una
     garantía provisional equivalente al 2% del capital social.
     Artículo 7. Solicitud de autorización.
     Las Sociedades Anónimas interesadas en la obtención de una
     autorización para la instalación y explotación de un Casino de Juego,
     podrán tomar parte en el concurso convocado al efecto, presentando la
     correspondiente solicitud, ante la Dirección General competente en
     materia de juego, que deberá contener:
     a) Nombre y apellidos, edad, nacionalidad, profesión, domicilio y
     número de Número de Identificación Fiscal del solicitante o documento
     equivalente, caso de ser extranjero, así como la calidad con la que
     actúa en nombre de la Sociedad interesada.
     b) Denominación, duración y domicilio de la Sociedad Anónima
     representada.
     c) Nombre comercial del Casino de Juego y ubicación del edificio o
     salas donde pretende instalarse, con especificación de sus
     dimensiones y características generales.
     d) Nombre y apellidos, edad, profesión, domicilio y número de Número
     de Identificación Fiscal o documento equivalente, en caso de
     nacionalidad extranjera, de los socios, especificando su respectiva
     cuota de participación y de los administradores de la Sociedad, así
     como, en su caso de los directores generales o apoderados generales
     con facultades de administración.
     e) Fecha límite en que se pretende la apertura del Casino de Juego.
     f) Juegos, incluidos en el artículo 3 de este Reglamento, cuya
     práctica se pretende que sean autorizados en el Casino de Juego.
     g) Periodos anuales de funcionamiento del Casino de Juego o propósito
     de funcionamiento permanente.
     Artículo 8. Documentación adjunta a la solicitud.
     Las solicitudes deberán ir acompañadas de los siguientes documentos,
     en cuadruplicado ejemplar:
     a) Copia compulsada o testimonio notarial de la escritura de
     constitución de la Sociedad y de sus Estatutos, con constancia
     fehaciente de su inscripción en el Registro Mercantil.
     b) Copia compulsada o testimonio notarial del poder del solicitante,
     sea o no representante legal de la Sociedad.
     c) Certificados negativos de antecedentes penales de los
     administradores de la Sociedad, directores, gerentes y apoderados con
     facultades de administración. Si alguna de las personas expresadas
     fuere extranjero, no residente en España, además deberá acompañar
     documento equivalente expedido por la autoridad competente de su país
     de residencia, y traducido por el Servicio de Interpretación de
     Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores.
     d) Certificado del Registro de la Propiedad de los solares y, en su
     caso, del edificio en que se instalará el Casino de Juego, o
     documentos que acrediten la disponibilidad sobre dichos solares o
     inmuebles.
     e) Estimación de la plantilla aproximada de personas que habrá de
     prestar servicios en el Casino de Juego, con indicación de las
     categorías o puestos de trabajo respectivos.
     f) Memoria en la que se describa la organización y funcionamiento del
     Casino de Juego, con sujeción a las disposiciones del Reglamento, así
     como los servicios complementarios que se pretendan prestar al
     público y los tipos genéricos de actos artísticos, culturales,
     espectáculos y demás que se propone organizar. Dicha memoria habrá de
     contener una descripción detallada de los sistemas previstos de
     admisión y control de los jugadores, selección, formación, gestión y
     control del personal, criterios de calidad y revisiones periódicas
     del material de juego, contabilidad y caja, indicando, en todo caso,
     el origen y garantía de la tecnología a emplear en la organización y
     funcionamiento del Casino.
     g) Planos y proyecto básico del Casino de Juego, con especificaciones
     de todas sus características técnicas y, en especial, en cuanto a
     abastecimiento de aguas potables, tratamientos y evacuación de aguas
     residuales, tratamiento y eliminación de basuras, instalación
     eléctrica, accesos y aparcamientos y demás servicios exigidos por el
     ordenamiento urbanístico. El proyecto deberá referirse, en su caso, a
     las obras complementarias o de adaptación que sean necesarias.
     h) Estudio económico-financiero, que comprenderá, como mínimo, un
     estudio de la inversión, con desglose y detalle de las aportaciones
     que constituyen el capital social, descripción de las fuentes de
     financiación, previsiones de explotación y previsiones de
     rentabilidad.
     i) Relación de las medidas de seguridad a instalar en el Casino,
     entre las que habrán de contarse, necesariamente, instalación contra
     incendios, unidad de producción autónoma de energía eléctrica de
     entrada automática en servicio, servicio de vigilantes jurados de
     seguridad y cajas fuertes.
     j) Informe municipal que acredite que el inmueble propuesto puede
     destinarse a uso como Casino de Juego de acuerdo con las normas
     urbanísticas vigentes.
     k) También podrán acompañar a las solicitudes cuantos otros
     documentos se estimen pertinentes, en especial en orden al
     afianzamiento de las garantías personales y financieras de los
     miembros de la Sociedad y de ésta misma.
     Artículo 9. Tramitación.
     1. Presentadas las solicitudes y documentación anexa, así como la
     información complementaria que pueda ser requerida, y previo informe
     del Ayuntamiento de la población afectada por la instalación del
     Casino de Juego, la Dirección General competente en materia de juego,
     previo informe de la Comisión de Juego de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, elaborará y elevará propuesta motivada de resolución al
     Consejero competente por razón de la materia.
     2. Los informes solicitados a los Ayuntamientos afectados por la
     instalación de Casinos de Juego deberán ser emitidos en el plazo de
     treinta días, desde su petición por la Dirección General competente
     en materia de juego, reputándose favorables si transcurrido dicho
     plazo no se hubiere recibido contestación de aquéllos.
     Artículo 10. Resolución de las solicitudes.
     1. El Consejero competente en materia de juego podrá:
     a) Declarar desierto el concurso, cuando no se hubiera formalizado
     solicitud alguna.
     b) Denegar todas las solicitudes presentadas, cuando a juicio de la
     Administración, las propuestas presentadas no cumplen los requisitos,
     no ofrecen las garantías exigidas o no son ventajosas para los
     intereses públicos.
     c) Conceder la autorización de instalación y explotación de un Casino
     de Juego a una de las entidades solicitantes.
     2. La resolución que autorice la instalación del Casino de Juego se
     efectuará por Orden del Consejero competente en materia de juego, que
     será publicada en el «Boletín Oficial de Aragón» y en ella se
     expresará, al menos, lo siguiente:
     a) Denominación, duración, domicilio y capital social de la Sociedad
     titular.
     b) Nombre comercial y localización del Casino de Juego.
     c) Relación de los socios, con especificación de sus participaciones
     respectivas en el capital, y de los miembros del Consejo de
     Administración, consejero delegado, directores generales o
     apoderados, si los hubiere.
     d) Aprobación o modificaciones del proyecto arquitectónico propuesto,
     de los servicios o actividades complementarias y de las medidas de
     seguridad.
     e) Período anual de funcionamiento del Casino.
     f) Juegos autorizados.
     g) Fecha límite para la finalización de obras y la instalación de
     servicios del Casino.
     h) Fecha límite para proceder a la apertura, haciendo constar la
     obligación de solicitar y obtener previamente la licencia municipal
     de apertura y la autorización de apertura y funcionamiento.
     i) Obligación de constituir una fianza definitiva equivalente al 4%
     del capital social, que habrá de ser constituida a favor del
     Consejero competente en materia de juego.
     3. El otorgamiento de la autorización podrá condicionarse a la
     modificación de cualquiera de los extremos contenidos en el
     expediente. En el plazo de diez hábiles desde la notificación, los
     interesados deberán adecuar su solicitud a las exigencias planteadas
     en la concesión de la autorización, quedando caducada la
     autorización, en otro caso.
     CAPITULO V. DE LAS AUTORIZACIONES DE APERTURA Y FUNCIONAMIENTO
     Artículo 11. Solicitud de apertura y funcionamiento.
     1. Dentro del plazo señalado en la autorización de instalación y como
     mínimo treinta días antes de la fecha prevista para la apertura del
     Casino, la Sociedad titular solicitará al Consejero competente en
     materia de juego la autorización de apertura y funcionamiento.
     2. Si la apertura no pudiera efectuarse dentro del plazo concedido
     por la autorización de instalación, la Sociedad titular deberá
     solicitar ante el Departamento competente en materia de juego la
     oportuna prórroga, justificando debida y detalladamente las causas
     que impiden el cumplimiento del plazo. El Consejero competente en
     materia de juego, previos los informes pertinentes, resolverá
     atendidas las circunstancias del caso, otorgando o denegando la
     prórroga. En este segundo caso, así como cuando expirase el plazo sin
     solicitar prórroga, se declarará caducada la autorización de
     instalación, procediéndose a notificar y publicar las Resoluciones
     acordadas.
     Artículo 12. Documentación complementaria.
     La solicitud de autorización de apertura y funcionamiento deberá ir
     acompañada de los siguientes documentos:
     a) Copia compulsada de la licencia municipal de obras y de actividad.
     b) Certificación de obra acabada y de que las obras e instalaciones
     realizadas se corresponden con el proyecto básico por el que se
     concedió la autorización de instalación.
     c) Relación del personal que haya de prestar servicios en el Casino,
     acompañada de fotocopia compulsada de los respectivos contratos de
     trabajo y de sus acreditaciones personales, con especificación de los
     puestos de trabajo.
     d) Certificación acreditativa de haber constituido la fianza a que se
     refiere el artículo 52 de este Reglamento.
     e) Copia compulsada del alta el Impuesto de Actividades Económicas y
     de los tributos que procedan.
     f) Relación detallada de los juegos a practicar con indicación del
     número de mesas correspondientes a cada uno de ellos.
     g) Propuesta de horario máximo de funcionamiento de salas de juego.
     Artículo 13 Tramitación y resolución de la solicitud de apertura y
     funcionamiento.
     1. Recibida la solicitud y documentación a que se refiere el artículo
     anterior, la Dirección General competente en materia de juego
     ordenará practicar la inspección oportuna para comprobar el
     cumplimiento de los requisitos de instalación y demás obligaciones
     legales. La inspección habrá de ser practicada en presencia de los
     representantes legales de la Sociedad titular, así como de los
     técnicos que aquélla designe y de la misma se levantará el acta o
     informe correspondiente.
     2. Si el examen de los documentos presentados y el resultado de la
     inspección fuesen satisfactorios, el Consejero competente en materia
     de juego otorgará la autorización de apertura y funcionamiento.
     Si por el contrario, se comprobara la existencia de deficiencias, se
     concederá un plazo de diez días para su subsanación, transcurrido el
     cual, volverá a practicarse la oportuna inspección y si se
     mantuviesen, el Consejero competente en materia de juego dictará
     Resolución denegatoria, que conllevará la declaración de caducidad de
     la autorización de instalación y explotación que se poseía.
     Artículo 14 Contenido de la Resolución.
     En la resolución de autorización de apertura y funcionamiento de un
     Casino de juego habrá de constar:
     a) Las especificaciones a los que se refieren los apartados a), b),
     c) y e) del artículo 10.2.
     b) Las fechas de apertura y cierre de las temporadas de
     funcionamiento del Casino, en su caso.
     c) El horario máximo de funcionamiento de las salas de juego.
     d) La relación de los juegos autorizados y el número de mesas o
     elementos para ello.
     e) Los límites mínimos y máximos de las apuestas. A instancia del
     solicitante, la resolución podrá autorizar, para cada uno de los
     juegos o para mesas determinadas, una banda de fluctuaciones de
     límites mínimos de apuestas.
     f) Los plazos para la apertura de la totalidad de los servicios del
     Casino, si no entraran todos simultáneamente en servicio.
     g) Los nombres y apellidos del director de juegos, de los
     subdirectores y de los miembros del Comité de dirección, en su caso.
     h) El plazo de duración de la autorización.
     Artículo 15. Vigencia y renovación.
     1. La autorización de apertura y funcionamiento se concederá por un
     periodo de diez años, y será renovable por periodos sucesivos de
     cinco años.
     2. Seis meses antes, como mínimo, de la fecha de expiración de cada
     plazo de vigencia de la autorización, la Sociedad titular habrá de
     instar al Consejero competente en materia de juego, la renovación de
     la autorización, quien resolverá y notificará en el plazo de los seis
     meses. En caso de silencio se entenderá concedida la renovación. El
     plazo de las autorizaciones se contará desde el día siguiente a aquel
     que expirase la vigencia de la precedente.
     3. No obstante lo dispuesto en el apartado 1, la inspección adscrita
     a la Dirección General competente en materia de juego procederá, cada
     dos años, como mínimo, a la revisión completa de las instalaciones
     del Casino, al objeto de comprobar el grado de mantenimiento y
     cumplimiento de las condiciones previstas en las autorizaciones
     otorgadas.
     Artículo 16. Revocación o caducidad de las autorizaciones.
     1. Podrá cancelarse la autorización de apertura y funcionamiento de
     un Casino de Juego y, por tanto, producirse la cancelación de la
     autorización de instalación en los siguientes casos:
     a) Por renuncia de la Sociedad titular manifestada fehacientemente
     por escrito, al Consejero competente en materia de juego.
     b) Por disolución de la Sociedad titular.
     c) Como consecuencia de expediente sancionador en materia de juego.
     d) Por Resolución motivada adoptada por el procedimiento
     correspondiente que se ajustará, en todo caso, a lo previsto en la
     Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
     Procedimiento Administrativo Común, e incoado por algunas de las
     siguientes causas:
     - El incumplimiento de la obligación que sobre la constitución de
     fianza y mantenimiento de su vigencia e importe, establece el
     Reglamento.
     - Por impago de los tributos específicos sobre el juego u ocultación
     total o parcial de las bases de los mismos.
     - Pérdida de todas o alguna de las condiciones que determinaron su
     otorgamiento.
     2. La autorización de apertura y funcionamiento se extinguirá y, por
     tanto, la autorización de instalación por el transcurso del plazo de
     validez sin haber solicitado su renovación o prórroga.
     Artículo 17. Modificaciones de las autorizaciones.
     1. Requerirán autorización del Consejero competente en materia de
     juego, previo informe de la Comisión de Juego de la Comunidad
     Autónoma de Aragón, las modificaciones de las autorizaciones de
     instalación y explotación y de las de apertura y funcionamiento que
     impliquen cambio de ubicación de las instalaciones del Casino, dentro
     del ámbito de la Comunidad Autónoma de Aragón.
     2. Requerirán autorización del Consejero competente en materia de
     juego las modificaciones de las autorizaciones de instalación y de
     las de apertura y funcionamiento que impliquen:
     a) Juegos a practicar en el Casino.
     b) Mínimos y máximos de las apuestas.
     c) Horario máximo de apertura y cierre.
     d) Período anual de funcionamiento.
     e) Modificaciones de los órganos de administración y cargos
     directivos.
     f) Los cambio de titularidad tanto en los activos del inmovilizado
     como de la explotación del Casino, así como la incorporación de
     nuevos socios, por ampliación de capital, fusión o transformación y
     por la transmisión de un montante de acciones de la entidad mercantil
     explotadora, o cualquier otra operación, que aislada o
     acumulativamente supongan una alteración de los accionistas, superior
     al 5% del capital social.
     g) Modificación en sus medidas de seguridad.
     h) Modificaciones sustanciales en el edificio o locales del Casino.
     3. Las restantes modificaciones no previstas expresamente entre las
     relacionadas anteriormente, requerirán en todo caso, la comunicación
     a la Dirección General competente en materia de juego.
     TITULO II.
     DE LAS SALAS DE JUEGO
     Y DE SU FUNCIONAMIENTO.
     CAPITULO I. DE LA SALA DE JUEGO.
     Artículo 18. Salas de juego.
     1. En los Casinos de Juego existirá una sala de juego principal y
     podrán autorizarse salas privadas.
     2. Las salas de juego deberán de encontrarse en el mismo edificio del
     Casino, salvo que la Dirección General competente en materia de juego
     autorice excepcionalmente otra ubicación. La disposición de los
     locales debe ser tal que las salas estén aisladas unas de otras y no
     sea normalmente visible su interior desde la vía pública o desde los
     locales de libre acceso al público.
     3. En el interior de las salas de juego no se admitirán otros
     servicios complementarios que los de cafetería, bar o restaurante,
     los cuales deberán de estar separados de las mesas, aunque no
     necesariamente mediante tabiques o cerramientos de obra.
     4. El pavimento y paredes de las salas deberán estar revestidos de
     material no combustible que favorezca la insonorización. Con
     independencia de la general del local, cada mesa dispondrá de
     iluminación propia, que elimine las sombras sin producir brillos que
     puedan deslumbrar a los jugadores o empleados. Todas las salas de
     juego dispondrán de instalaciones de aire acondicionado.
     5. Las salas de juego deberán estar dotadas de salidas de emergencia
     suficientes para el aforo previsible del local y dotadas de las
     medidas de seguridad necesarias para evitar accesos incontrolados
     desde el exterior. A estos efectos se estará a lo que disponga la
     normativa sobre espectáculos públicos.
     Artículo 19. Admisión.
     1. La entrada a las salas de juego de los Casinos está prohibida a:
     a) Los menores de dieciocho años aunque se encuentren emancipados.
     b) Los que por decisión judicial hayan sido declarados incapaces,
     pródigos o culpables de quiebra fraudulenta, en tanto no sean
     rehabilitados.
     c) Las personas que den muestras de encontrarse en estado de
     embriaguez o de sufrir enfermedad mental y los que puedan perturbar
     el orden, la tranquilidad y el desarrollo de los juegos.
     d) Las personas que pretendan entrar portando armas u objetos que
     puedan utilizarse como tales.
     e) Las personas que se encuentren incluidas en el Registro de
     Prohibidos.
     2. El control del respeto de las prohibiciones a que se refiere el
     este artículo será ejercido por los servicios de admisión del Casino. 
     Si el director de juegos advirtiera la presencia en la sala de alguna
     persona comprendida en las prohibiciones referidas, deberá invitarle
     a que la abandone de inmediato.
     3. Con independencia de las condiciones y prohibiciones a que se
     refieren los apartados anteriores, el director de juegos deberá
     invitar a abandonar el Casino a las personas que, aun no constando
     antecedentes de las mismas, produzcan perturbaciones en el orden de
     las salas de juego o cometan irregularidades en la práctica de los
     juegos, cualquiera que sea la naturaleza de unas y otras. Estas
     expulsiones serán comunicadas de inmediato a la Dirección General
     competente en materia de juego.
     Artículo 20. Otras condiciones de admisión.
     1. Los Casinos podrán exigir a quien desee acceder a la sala
     principal determinadas condiciones en cuanto a su vestimenta o
     etiqueta, tanto con carácter permanente, como restringidas a
     determinadas épocas, jornadas u horas de funcionamiento de las salas
     de juego.
     2. Para imponer otras condiciones o prohibiciones de admisión a las
     salas de juego diferentes de las mencionadas en el artículo anterior
     y en el apartado anterior, los Casinos habrán de solicitar
     autorización de la Dirección General competente en materia de juego,
     la cual las denegará si fuesen arbitrarias, injustificadamente
     discriminatorias o lesivas a los derechos fundamentales de la
     persona.
     3. Las condiciones especiales para admisión en los Casinos de Juego
     de acceso restringido serán fijadas en la autorización de apertura y
     funcionamiento, sin perjuicio de las adicionales que puedan
     establecerse posteriormente, previa autorización de la Dirección
     General competente en materia de juego. Unas y otras deberán respetar
     los límites a que se refiere el apartado anterior.
     4. Todas las condiciones y prohibiciones especiales a que se refiere
     este artículo deberán hallarse impresas y expuestas en lugar visible
     del local en que se efectúe el trámite de admisión de los visitantes.
     Artículo 21. Registro de Prohibidos.
     1. La Dirección General competente en materia de juego elaborará un
     Registro de Prohibidos sin acceso a Casinos de Juego, en el que se
     determinará el ámbito territorial, plazo de prohibición y causas de
     la misma.
     2. El Registro de Prohibidos incluirá:
     a) Las personas que voluntariamente lo soliciten por sí mismos.
     b) Las personas que presenten adicción patológica al juego, a
     solicitud de los familiares que dependan económicamente de aquélla.
     c) Aquellas personas respecto de las que las empresas titulares de un
     Casino de Juego, por razones fundadas, soliciten su inclusión, en
     cuyo caso la prohibición sólo obligará al Casino que la solicitó,
     salvo que las circunstancias aconsejen extender dicha prohibición.
     d) Los que, previa tramitación del expediente instruido al efecto,
     sean incluidos en la relación de personas con acceso prohibido al
     Casino de Juego.
     e) Las que, como consecuencia de expediente sancionador, queden
     expresamente sancionadas con prohibición de entrada por un tiempo
     determinado.
     3. La inclusión en el Registro de Prohibidos se efectuará por la
     Dirección General competente en materia de juego previa la
     tramitación del oportuno expediente administrativo.
     4. El Registro de Prohibidos tendrá carácter reservado y no podrá
     darse a la publicidad en manera alguna, siendo su contenido conocido
     exclusivamente por la Administración y los Casinos de Juego.
     5. El Registro de Prohibidos deberá de reunir los requisitos y
     previsiones contenidas en la legislación reguladora de la protección
     de datos de carácter personal.
     Artículo 22. Servicio de admisión.
     1. Para tener acceso a la sala de juego principal y sala o salas
     privadas, los visitantes deberán obtener una tarjeta de entrada en el
     servicio de admisión del Casino, que deberá encontrarse en la entrada
     de las mismas.
     2. No será preceptiva la tarjeta de entrada para acceder a la
     antesala de la sala de juego principal, si bien los interesados
     deberán presentar al servicio de admisión la identificación que el
     director de juegos del Casino estime suficiente.
     3. Las tarjetas de entrada tienen siempre carácter nominativo.  Las
     personas en cuyo favor se expidan están obligadas a presentarla en
     todo momento a requerimiento de los empleados del Casino o de los
     funcionarios encargados del control del mismo. Si no lo hicieren o no
     pudieran hacerlo, serán invitados a abandonar la sala de juego.
     4. Las tarjetas de entrada estarán numeradas correlativamente y
     contendrán, al menos, los datos siguientes: nombre y apellidos,
     número del Número de Identificación Fiscal o del documento de
     identificación personal que el director de juegos considere
     pertinente, número de la ficha personal del cliente, a que se refiere
     el artículo siguiente, fecha de emisión, plazo de validez, firma del
     director de juegos o sello del Casino.
     5. Las tarjetas de entrada se expedirán a un precio unitario, que se
     fijará por la Dirección General competente en materia de juego a
     propuesta del Casino y tendrán validez para un solo día. El precio
     unitario podrá establecerse en función del día de la semana de que se
     trate, o de su carácter festivo, víspera de festivo o laborable, o de
     otras circunstancias.
     6. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, el Casino,
     previa autorización de la Dirección General competente en materia de
     juego, podrá establecer tarjetas especiales de precio inferior al
     unitario en los casos siguientes:
     a) Tarjetas para personas que asistan a convenciones o congresos
     celebrados en la provincia donde se encuentre el Casino de Juego.
     b) Tarjetas para personas integrantes de viajes colectivos.
     c) Tarjetas para grupos de personas que utilicen los servicios
     complementarios del Casino.
     d) Tarjetas de validez superior a un día, que podrán expedirse por
     una semana, por un mes o por toda la temporada anual, y cuyo precio
     fijará la Dirección General competente en materia de juego, a
     propuesta del Casino.
     e) Tarjeta VIP o invitación de entrada para clientes especiales y
     personas especialmente vinculadas con el Casino.
     7. La tarjeta de entrada da derecho al acceso a la sala o salas
     principales de juego que existan en el Casino, así como a la práctica
     de los juegos, en la forma establecida reglamentariamente para cada
     uno de ellos.
     La Dirección General competente en materia de juego, a petición de la
     sociedad titular, podrá autorizar discrecionalmente la existencia de
     salas privadas, a las que sólo se tendrá acceso previa invitación del
     director de juegos del Casino. El acceso y disfrute de los restantes
     servicios complementarios del Casino podrá subordinarse a la
     expedición de entradas independientes, con sujeción a las normas
     especiales que regulen cada tipo de actividad.
     8. La expedición de tarjetas podrá sustituirse transitoriamente, caso
     de producirse una aglomeración en el servicio de admisión del Casino,
     por la entrega de un volante provisional, previo depósito del
     documento identificador e importe de la tarjeta.
     9. En el servicio de admisión del Casino deberán hallarse folletos
     gratuitos en los que consten normas generales de funcionamiento de
     las salas de juego que la dirección estime de interés y,
     necesariamente, las relativas al horario, cambio de moneda
     extranjera, apuestas máximas y mínimas en cada tipo de juego,
     condiciones de admisión, precios de las tarjetas y juegos que puedan
     practicarse en el Casino.
     10. Asimismo, deberán existir folletos que contengan las reglas para
     la práctica de los juegos que existan en el Casino.
     Artículo 23. Requisitos de las tarjetas de entrada.
     1. Las tarjetas de entrada se emitirán por medio de un sistema
     informático que comprenderá además la llevanza de un doble fichero de
     visitantes y de prohibidos.
     2. Las tarjetas de entrada serán numeradas correlativamente por cada
     una de las modalidades referidas en el artículo 22. La información
     contenida en las tarjetas se mantendrá en la base de datos del
     sistema durante cuatro años y a disposición de los funcionarios
     encargados del control del Casino.
     3. En el servicio de admisión del Casino deberá existir, al menos, un
     doble fichero, que habrá de ser consultado previamente a la
     expedición de la tarjeta y que constará:
     a) El primero, de fichero numerado y nominativo de cada persona que
     sea admitida al Casino. Dicho fichero será extendido en la primera
     visita al Casino y deberá contener los siguientes datos: nombre y
     apellidos, fecha de nacimiento, dirección completa del titular y
     número del documento identificador exhibido. También contendrá un
     espacio en blanco para la anotación de las fechas sucesivas en que el
     titular acuda al Casino.
     b) El segundo, de un fichero nominativo de las personas que tuviesen
     prohibido el acceso al Casino.
     4. El contenido de ambos ficheros tendrá carácter reservado y sólo
     podrá ser revelado por el Casino a los servicios de control e
     inspección y, previa instancia escrita, a las autoridades
     gubernativas o sus agentes por motivos de inspección y control, a las
     autoridades jurisdiccionales. Esto no obstante, los datos obrantes en
     el fichero a que se refiere la letra b) del apartado anterior podrán
     ser comunicados a otros Casinos, que habrán de guardar sobre los
     mismos idéntica reserva.
     5. Las tarjetas de entrada también podrán ser expedidas mediante la
     utilización de talonarios. Las tarjetas de entrada serán separadas, a
     medida que sean expedidas, de un talonario cuya matriz reproducirá el
     número de orden de la tarjeta; este número será correlativo para cada
     una de las series (día, semana, mes y temporada). Las tarjetas de
     precio reducido, previstas en el artículo anterior, deberán expedirse
     en talonarios independientes.
     6. Los talonarios habrán de ser sellados, timbrados o troquelados por
     el Departamento competente en materia de juego, que anotará su
     numeración.
     7. La matriz del talonario se conservará por los servicios del
     Casino, a los efectos de la inspección de los mismos, durante cuatro
     años. No obstante, podrá procederse a la destrucción de las matrices
     cuanto éstas alcancen un volumen excesivo.  Previamente a ello, el
     servicio de control del Casino deberá autorizarlo y levantar acta en
     la que se hagan constar los talonarios a destruir, con indicación de
     la numeración de cada uno de ellos, sus series (de día, semana y
     temporada) y precios respectivos. El acta se levantará por
     triplicado, conservando el funcionario el original, una copia el
     Casino y remitiéndose la tercera a la Dirección General competente en
     materia de juego.
     8. No será exigible la expedición de tarjetas de entrada para el
     acceso a las salas de juego y demás dependencias del Casino a los
     miembros del Departamento competente en materia de juego y a los
     demás funcionarios que, en cumplimiento de sus funciones, se personen
     en el mismo y tengan relación con las actuaciones y actividades que
     se desarrollen en el Casino.
     CAPITULO II. DEL FUNCIONAMIENTO DE LAS SALAS DE JUEGO
     Artículo 24. Horario de funcionamiento.
     1. Dentro de los límites máximos de horario fijados por la
     autorización de apertura y funcionamiento, el Casino determinará
     libremente las horas en que efectivamente comiencen y terminen los
     juegos, pudiendo establecerse horarios distintos para cada uno de
     ellos, así como en cuanto a los días laborables, festivos y vísperas. 
     En ningún caso las salas de juego podrán estar abiertas más de
     dieciséis horas sin interrupción.
     2. El Casino de Juego comunicará a la Dirección General competente en
     materia de juego el horario u horarios establecidos. Si se propusiera
     variarlo, tanto para reducirlo como para ampliarlo dentro de los
     límites máximos de la autorización, deberá comunicarlo igualmente a
     la Dirección General competente en materia de juego y no podrán
     ponerse en práctica, hasta que ésta exprese su conformidad o
     transcurran cinco días hábiles desde la comunicación, sin que haya
     manifestado su oposición al cambio.
     3. Durante el horario de funcionamiento de las salas de juego, el
     Casino podrá suspender transitoriamente la admisión de visitantes
     cuando el número de asistentes en el interior haga desaconsejable su
     incremento por razones de seguridad pasiva o grave inconveniente o
     molestia para la práctica normal de los juegos.
     4. El horario de funcionamiento de la sala o salas del Casino de
     Juego deberá anunciarse gráficamente en el local destinado a
     recepción o control de visitantes. La apertura al público y la
     finalización de los juegos deberán producirse precisamente a las
     horas previstas, sin que puedan alterarse, salvo en la forma prevista
     en el apartado 2 del este artículo. El Casino no podrá suspender los
     juegos antes de la hora prevista salvo por fuerza mayor o cuando,
     faltando menos de dos horas para la fijada para el cierre,
     transcurran treinta minutos sin que se encuentre ningún visitante en
     la sala de juego.
     Artículo 25. Cambio de moneda extranjera.
     1. Los Casinos de Juego podrán efectuar cambios de moneda extranjera
     en sus dependencias de caja o instalar oficinas exclusivamente
     dedicadas a ello, con sujeción a las normas vigentes sobre cambio de
     divisas. En ningún caso podrá efectuarse el cambio en las mesas de
     juego.
     2. El Consejero competente en materia de juego podrá autorizar la
     instalación en los Casinos, fuera de sus salas de juego, oficinas
     independientes de entidades bancarias españolas, cuya instalación,
     funcionamiento y operaciones se sujetarán a las normas o
     instrucciones que dicte el Ministerio de Economía.
     3. Las oficinas comprendidas en los dos apartados anteriores deberán
     permanecer abiertas al público durante todo el horario de
     funcionamiento de las salas de juego.
     4. El Consejero competente en materia de juego podrá autorizar la
     instalación de cajeros automáticos de entidades bancarias fuera de
     las salas de juego.
     Artículo 26. Funcionamiento de las mesas de juego.
     1. Los visitantes de las salas de juego no están obligados a
     participar en los mismos.
     2. Una vez efectuado el anticipo sobre la caja de una mesa
     determinada, el Casino está obligado a ponerla en funcionamiento
     cuando se presente el primer jugador y a continuar el juego hasta la
     hora fijada para su terminación. Una vez iniciado el juego en cada
     mesa de la manera descrita, la partida no podrá ser interrumpida
     antes de la hora en ninguna mesa, salvo cuando los jugadores se
     retiren de alguna de ellas o cuando concurra el supuesto a que se
     refiere el apartado siguiente. El director de juegos, con la
     conformidad del funcionario encargado del control del Casino, si éste
     se hallase presente, podrá también clausurar el juego en una mesa
     cuando existan fundadas sospechas de que el juego se desarrolla
     incorrecta o fraudulentamente, de lo que se levantará el acta
     oportuna.
     3. Cuando en las salas funcionen varias mesas de juego y la partida
     haya perdido animación en alguna de ellas, el director de juegos
     podrá suspender la partida pero dejando en servicio mesas del mismo
     juego en número suficiente, a su criterio, para que los jugadores
     presentes puedan continuar la partida. La misma regla se aplicará al
     comienzo de la sesión en las salas de juego cuando el número de
     jugadores presentes no aconseje la puesta en funcionamiento de todas
     las mesas al mismo tiempo, en cuyo caso la apertura de mesas podrá
     efectuarse de manera paulatina.
     4. En el transcurso de todo el horario en el que el Casino se
     encuentre abierto al público, deberá ponerse en servicio, como
     mínimo, una mesa de ruleta francesa, otra de ruleta americana y otra
     de veintiuno o «Black Jack».
     5. Los juegos cesarán obligatoriamente a la hora fijada como límite. 
     En cada mesa de juego, momentos antes de la hora límite, el jefe de
     la mesa anunciará en voz alta «las tres últimas bolas», en las mesas
     de Bola o «Boule», Ruleta francesa y Ruleta americana; «el último
     tirador», en las mesas de dados; «las últimas manos», en las mesas de
     «Punto y banca», «Póquer» y «Bacará», en cualquiera de sus
     modalidades; y el «último sabot», en la mesa de «Black Jack». En las
     mesas de «Treinta y cuarenta», la partida debe detenerse en el último
     corte que se efectúe dentro de los treinta últimos minutos de
     horario.
     6. Si el Casino tuviera autorizada, al amparo de lo establecido en el
     artículo 14.e), la posibilidad de modificar los mínimos de las
     apuestas en juegos o mesas determinadas, esta posibilidad se ejercerá
     con sujeción a los siguientes requisitos:
     a) Durante el desarrollo de la sesión y una vez puesta en
     funcionamiento una mesa, el Casino podrá variar el límite de apuesta
     de la misma, anunciando las «tres últimas bolas» o «manos» con el
     límite anterior, y completando el anticipo de la mesa si procediese. 
     La variación del límite de apuesta de una mesa determinada, se
     limitará a una sola vez por sesión de juego, y siempre en el sentido
     de aumentarlo, nunca de disminuirlo.
     b) En todo caso, el Casino deberá poner en funcionamiento una mesa,
     al menos, con el límite mínimo de apuestas autorizadas para dicha
     mesa de juego, salvo que en la autorización concreta se dispusiera
     otra cosa.
     Artículo 27. Naturaleza de las apuestas.
     1. Los juegos deberán practicarse bien con fichas o placas o bien con
     dinero efectivo. Quedan prohibidas y carecerán de todo valor las
     apuestas bajo palabra, así como toda forma de asociación de dos o más
     jugadores con el ánimo de sobrepasar los límites máximos en cada tipo
     de apuesta establecidos en las distintas mesas de juego.
     2. Las sumas consecutivas de las apuestas estarán representadas por
     billetes y moneda metálica y billetes de curso legal en España o por
     fichas o placas facilitadas por el Casino a su riesgo y ventura.
     3. El director de juegos podrá establecer que todas las apuestas se
     efectúen en múltiplos del mínimo autorizado para cada mesa.
     Artículo 28. Las apuestas en los juegos de contrapartida.
     1. En los juegos llamados de contrapartida, como la Bola o «Boule»,
     el «Treinta y cuarenta», la Ruleta americana, la Ruleta francesa, el
     «Black Jack», los dados, el «Punto y banca», el «Póquer sin
     descarte», las apuestas sólo pueden efectuarse mediante fichas o
     placas.
     2. El cambio de moneda de curso legal en España por fichas o placas,
     para los juegos antes dichos, podrá efectuarse en las dependencias de
     caja que deberá haber en las salas de juego o bien en la propia mesa. 
     Se prohibe, en todo caso, efectuar cambios por mediación de los
     empleados que se encuentren entre los jugadores.
     3. El cambio de moneda de curso legal en España o placas por fichas
     en la mesa de juego se efectuará por el «croupier», que tras colocar
     en un lugar visible de la mesa dispuesta al efecto el billete o
     billetes de banco desplegados o las placas, dirá en voz alta su
     valor. Acto seguido, alineará y contará ante sí de manera ostensible
     las fichas pasándolas al cliente o efectuando la apuesta por éste
     solicitada. Finalmente, y asimismo de manera ostensible, colocará la
     placa o ficha cambiada en la caja de la mesa y la moneda de curso
     legal en España, la introducirá en otra caja distinta, metálica y
     cerrada con llave, que normalmente forma parte de la misma mesa de
     juego.
     4. Los billetes cambiados no podrán sacarse de su caja sino al final
     de la partida y con objeto de efectuar la cuenta. No obstante, si la
     acumulación de billetes en las cajas fuera excesiva, podrán extraerse
     éstas y efectuar la cuenta de los billetes en el departamento de caja
     o en otra dependencia destinada al efecto, pero en todo caso en
     presencia del funcionario encargado del control del Casino, si éste
     se hallara presente. La cuantía de los billetes así contados se hará
     constar en un acta sucinta que firmarán un funcionario del servicio
     de control en su caso, y el director de juegos o persona que le
     sustituya, cuya copia se introducirá en la caja que haya de volver a
     ser colocada en la mesa o en la que se hubiera colocado para
     sustituir a ésta.
     Este procedimiento será también aplicable para la cuenta parcial de
     las propinas, en el caso de que la caja respectiva no admitiese más
     fichas.
     Artículo 29. Las apuestas en los juegos de círculo.
     1. En los juegos llamados de círculo, como el «Bacará», en todas su
     modalidades, y el «Póquer sintético», la suma en banca debe
     componerse exclusivamente de fichas y placas con su valores
     expresados en la moneda de curso legal.
     2. Las operaciones de cambio habrán de ser efectuadas en las
     dependencias de caja de las salas. En las mesas de juegos los
     jugadores sólo podrán cambiar a un empleado del Casino, distinto del
     «croupier», que no tendrá otra función que la indicada. Este empleado
     extraerá las fichas o placas cambiadas de una caja especial
     localizada junto a la mesa, que contendrá un monto en fichas y en la
     moneda de curso legal que el director de juegos del Casino
     determinará antes de iniciarse el horario de juegos.
     3. Cuando el empleado encargado del cambio precise de un mayor número
     de fichas y placas para su caja, expedirá un documento indicativo de
     las fichas y placas que solicita de la caja central y de las placas o
     la moneda de curso legal a cambiar. Dicho documento, firmado por el
     empleado y por el jefe de partida, será remitido a la caja central
     mediante otro empleado especial, el cual devolverá sin demora al
     encargado del cambio el número exacto de fichas y placas solicitadas. 
     El documento acreditativo del cambio deberá quedar depositado en la
     caja central.
     El procedimiento previsto en este apartado será también de aplicación
     cuando sea preciso cambiar placas o fichas en las mesas de juego a
     que se refiere el artículo precedente.
     Artículo 30. Apuestas olvidadas o perdidas.
     1. Las cantidades o apuestas que se encuentren olvidadas o perdidas
     en el suelo, sobre las mesas de juego o abandonadas durante las
     partidas, y cuyo propietario se desconozca, serán llevadas de
     inmediato a la caja principal del Casino, anotándose en un registro
     especial. Su importe se hará constar en una partida especial de la
     contabilidad del Casino, cuyo saldo deberá coincidir, al finalizar la
     temporada, con la suma que arroje el registro antes aludido.
     2. En el caso de cantidades abandonadas durante las partidas, el
     importe se determinará por el total de la apuesta inicial olvidada,
     sin computar en el mismo las ganancias que pudieran haberse acumulado
     hasta el momento en que se advierta, después de buscar a su
     propietario, que las cantidades o apuestas están efectivamente
     abandonadas.
     3. Si el legítimo propietario de la cantidad o apuesta hallada
     apareciese y demostrase de manera indiscutible su derecho, el Casino
     le restituirá dicha cantidad. El importe de la restitución se anotará
     en la partida especial de la contabilidad y en el registro a que se
     refiere el apartado 1, haciendo constar en éste la fecha del
     reintegro, el nombre y domicilio del interesado, pruebas presentadas
     y una referencia a la anotación primitiva.
     4. Las cantidades ingresadas por el Casino en este concepto serán
     entregadas al Ayuntamiento de la localidad en que aquél se halle para
     obras de asistencia social o beneficencia. La entrega se hará dentro
     de los treinta primeros días de cada año.
     Artículo 31. Barajas o juegos completos de naipes.
     1. Las barajas o juegos completos de naipes para uso del Casino
     deberán estar agrupadas en manos de seis, denominadas «medias
     docenas». Cada «media docena» llevará un número de orden asignado por
     el fabricante de naipes, que se anotará a su recepción en un Libro
     Especial visado por la Dirección General competente en materia de
     juego.
     2. Los Casinos de Juego no podrán adquirir «medias docenas» de naipes
     más que a los fabricantes autorizados. Dichos fabricantes no podrán
     facilitar tales naipes más que a los Casinos legalmente autorizados. 
     Cada Casino podrá imprimir su logotipo en el reverso de los naipes. 
     El Registro de Fabricantes autorizados será llevado por la Dirección
     General competente en materia de juego, y permitirá que esté abierto
     permanentemente a nuevas inscripciones.
     3. En cada Casino y dentro de las salas de juego, existirá un armario
     con la inscripción «depósito de naipes», en el que se guardarán
     necesariamente todas las «medias docenas» nuevas o usadas, junto con
     el Libro de Registro a que alude el apartado 1 de este artículo.
     Este armario estará permanentemente cerrado con llave, que se hallará
     en poder del director de juegos del Casino. El armario sólo se abrirá
     para la extracción de «medias docenas» o para el depósito de las
     nuevas o usadas, siempre en presencia del titular de la llave y del
     empleado que haya de hacerse cargo de los naipes, o bien para
     inspección de su contenido a requerimiento de los funcionarios
     encargados de la inspección.
     4. El Casino sólo empleará los juegos naipes que se hallen en
     perfecto estado. Cualquier jugador podrá pedir que se compruebe el
     estado de los naipes, lo que se hará de inmediato, decidiendo el
     director de juegos del Casino si son hábiles par su uso.
     5. Los juegos de naipes desechados, marcados o deteriorados deben ser
     colocados en sus «medias docenas» completos y guardados en el
     depósito de naipes hasta su destrucción posterior, sin que por ningún
     concepto, puedan ser vendidos o entregados gratuitamente a cualquier
     persona. La destrucción se hará en presencia de los funcionarios de
     control, quienes previamente comprobarán si las «medias docenas»
     están completas, procediéndose posteriormente a anotar su destrucción
     en el Libro de Registros que se menciona en el apartado 1 de este
     artículo.
     6. Lo dispuesto en los apartados anteriores será aplicable a los
     juegos de dados, los cuales deberán hallarse en envases cerrados y
     precintados, que antes de su utilización se romperán a la vista del
     público o ante los funcionarios competentes. Su conservación y
     destrucción se efectuará en la forma prevista para los naipes.
     Artículo 32. Torneos de «Black Jack», «Punto y banca» y póquer.
     1. El Casino podrá realizar, previa autorización del órgano
     competente en materia de juego, torneos en los juegos de «Black
     Jack», «Punto y banca» y póquer que tengan autorizados.
     2. La solicitud deberá de ir acompañada de la indicación de las
     normas y bases del torneo.
     3. El importe de la inscripción será destinado por el Casino de Juego
     al pago de premios.
     Artículo 33. Comprobación de los naipes.
     1. Las «medias docenas» serán extraídas del depósito de naipes en el
     momento en que vayan a ser utilizadas. Si fueran nuevas, se
     desempaquetarán en la misma mesa de juego, invitando al público y
     jugadores a comprobar que los precintos están intactos.
     2. Los naipes serán colocados sobre la mesa boca arriba para que
     pueda comprobarse que no ha habido cambio en el orden de colocación
     de los mismos por el fabricante. El «croupier» procederá a contarlos
     y, acto seguido, los depositará de nuevo sobre el tapete y los
     mezclará, estando las cartas boca abajo.  Los naipes que ya hubieran
     sido utilizados en una partida anterior, serán mezclados en la misma
     forma.
     3. La mezcla se hará en un solo montón, con los dedos separados y los
     naipes agrupados en paquetes pequeños, de manera que se levanten del
     tapete y no se modifique el orden resultante. Ningún naipe debe ser
     separado o señalado.
     4. Durante la partida, al finalizar cada talla y antes de efectuarse
     la mezcla, el «croupier» dividirá los naipes en dos montones: uno de
     las cartas levantadas y otro de las tapadas.  Seguidamente, volverá
     de una sola vez el primer montón sobre el segundo y procederá a
     mezclarlos en la forma indicada en los dos apartados anteriores.
     5. Cuando la partida haya terminado, los naipes deberán volverse a
     colocar de inmediato en el orden establecido por el fabricante y será
     examinados para detectar las marcas que puedan tener.
     6. Cuando, en cualquier momento, se compruebe que ha desaparecido
     algún naipe de los mazos examinados, o que en los mismos existen
     naipes en exceso, marcados o que parezcan extraños al mazo de origen,
     se retirará de la mesa la «media docena» correspondiente y se dará
     cuenta inmediata, con todas las indicaciones relativas a la forma y
     circunstancias en que el defecto fue descubierto, a los funcionarios
     competentes, si están presentes en el Casino o, en su defecto, se
     levantará acta que se comunicará a los mismos, todo ello bajo
     responsabilidad del director de juegos.
     Artículo 34. Canje de fichas y placas.
     1. El Casino canjeará a los jugadores las fichas y placas que se
     hallen en su poder, ya sean restos de los cambiados con anterioridad
     o constitutivas de ganancias, por su importe en moneda de curso legal
     en España, sin poder efectuar deducción alguna.
     2. El pago en efectivo en moneda de curso legal en España podrá ser
     sustituido por la entrega de un cheque o talón bancario contra la
     cuenta del Casino, en cuyo caso se levantará acta por duplicado,
     firmada por le perceptor y un cajero o persona que lo sustituya,
     conservando cada una de las partes un ejemplar cuando la suma a
     abonar exceda de la cantidad de 18.030 euros o cuando lo exija el
     mantenimiento del importe mínimo de caja requerido por el artículo 37
     de este Reglamento.
     3. Si el cheque resultase impagado, en todo o en parte, el jugador
     podrá dirigirse al Departamento competente en materia de juego en
     reclamación de la cantidad adeudada, acompañando la copia del
     documento que le entregó el Casino, junto con el cheque. El
     Departamento oirá al director de juegos del Casino y, comprobado el
     impago de la deuda, le concederá un plazo de tres días hábiles para
     depositar en el Departamento la cantidad adeudada, que se entregará
     al jugador. Si no lo hiciere, expedirá al jugador el oportuno
     mandamiento de pago, con el que éste podrá hacer efectiva la cantidad
     en la Caja General de Depósitos contra la fianza depositada por el
     Casino.
     En cualquier caso, en la Resolución que dicte el Departamento hará
     expresa reserva de acciones civiles o penales que pudieran
     corresponder a las partes.
     4. Si por cualquier circunstancia el Casino no pudiera abonar las
     ganancias a los jugadores, el director de juegos ordenará la
     inmediata suspensión de los juegos y recabará la presencia de los
     funcionarios competentes, ante los cuales se extenderán las
     correspondientes actas de adeudo.
     5. Si el director de juegos del Casino no depositase en plazo las
     cantidades adeudadas y la fianza fuera insuficiente para hacer frente
     a las deudas acreditadas en las actas, el Departamento competente en
     materia de juego no librará mandamiento de pago contra la fianza y
     requerirá a la sociedad titular del Casino a presentar ante el
     Juzgado competente solicitud de suspensión de pagos o quiebra, que se
     tramitará conforme a la legislación vigente en la materia.
     En todos estos casos, el Departamento competente en materia de juego
     incoará el oportuno expediente sancionador para la depuración de las
     responsabilidades que procedan.
     6. El Casino no estará obligado a expedir a los jugadores
     certificaciones acreditativas de sus ganancias.
     Artículo 35. Anticipos mínimos a las mesas.
     1. Las mesas dedicadas a juegos de contrapartida recibirán de la caja
     central del Casino, en el momento de comenzar la partida, un anticipo
     en fichas y placas para responder de las ganancias de los jugadores,
     cuyo monto se determinará con arreglo a las prescripciones del
     presente artículo.
     Dicho anticipo se repondrá por la caja central del Casino cuantas
     veces sea necesario durante la partida pero la cuantía de los nuevos
     anticipos será siempre la misma que la del anticipo inicial.
     2. Los anticipos deben incluir para la mesa, en la medida de lo
     posible, una cantidad suficiente de fichas y placas de pequeño valor,
     a fin de reducir o eliminar los cambios entre la mesa y la caja
     central. El importe de tales anticipos será fijado por el director de
     juegos del Casino, de modo que el mismo responda a los pagos
     estimados que el Casino deba hacer en la mesa, considerando el monto
     de las apuestas permitido y el número estimado de jugadores que
     concurrirán a la misma.
     Artículo 36. Control de resultados de cada mesa de juego.
     1. Las fichas y placas constitutivas del anticipo serán trasladadas a
     la mesa en una caja especialmente destinada a este fin. El contenido
     se entregará al jefe de mesa.
     2. Una vez en la mesa, las fichas y placas serán colocadas sobre la
     misma y contadas por el «croupier». La cantidad resultante será
     pronunciada por el mismo en voz alta y anotada seguidamente por el
     registro de anticipos. Todo ello en presencia de los empleados del
     Casino que su director de juegos designe, los cuales firmarán dicho
     registro junto con los funcionarios competentes, si se hallaren
     presentes. El mismo procedimiento se seguirá cuando sea preciso hacer
     nuevos anticipos en el transcurso de la partida.
     3. Al término de la jornada, se procederá a contar las existencias de
     fichas y placas de la mesa y los billetes cambiados en la misma,
     anotándose las cantidades resultantes en el registro de anticipos. La
     cuenta se hará en presencia de los empleados del Casino que designe
     su director de juegos, los cuales certificarán, bajo su
     responsabilidad, la exactitud de la anotación efectuada firmando a
     continuación. Si los funcionarios encargados del control del Casino
     se hallaran presentes, firmarán también en el registro.
     4. Las operaciones referidas en los dos apartados anteriores deberán
     ser realizadas con la suficiente lentitud para que los presentes
     puedan seguirlas en todo su detalle. Cualquiera de los funcionarios o
     empleados del Casino, asistentes del acto, podrá solicitar el
     registro de anticipos para asegurarse de que las cantidades anotadas
     en él corresponden exactamente a las pronunciadas. Asimismo, los
     funcionarios encargados del control del Casino podrán efectuar
     cuantas comprobaciones estimen precisas.
     Artículo 37. Depósito mínimo para pago de premios.
     1. Los Casinos de Juego deberán tener en su caja central al comienzo
     de cada sesión, salvo decisión del director de juegos del Casino de
     tener un monto mayor, una suma de dinero que, como mínimo, será
     equivalente al resultado de multiplicar por 20.000 la cuantía de la
     apuesta mínima de la mesa de ruleta con el mínimo más elevado. Esta
     suma de dinero podrá sustituirse parcialmente por la tenencia de una
     cantidad equivalente, bloqueada en una cuenta bancaria y disponible,
     en todo momento, para el pago de premios y previa autorización del
     Departamento competente en materia de juego. No obstante, la cantidad
     existente en metálico en la caja central no podrá ser inferior al
     cincuenta por ciento del total.
     2. Con independencia de las restantes obligaciones contables, que
     reglamentariamente se establezcan, la caja central del Casino deberá
     llevar un registro especial por mesas para anticipos y reposiciones.
     Artículo 38. Documentos e información mínima en la sala.
     1. En los locales del Casino deberá existir, a disposición del
     público, un ejemplar de la Ley del Juego de la Comunidad Autónoma de
     Aragón, otro de este Reglamento, otro del Catálogo de Juegos y
     Apuestas, otro del Reglamento de Máquinas de Juego y Salones y otro
     del Reglamento de régimen interior del establecimiento, si lo
     hubiere, que deban ser conocidos por el público.
     2. Lo dispuesto en el apartado anterior se entenderá sin perjuicio de
     lo dispuesto en los apartados nueve y diez del artículo 22 del
     Reglamento.
     3. Sobre cada mesa de juego o en un lugar próximo a la misma y en
     sitio visible para cualquiera de los jugadores, deberá figurar un
     anuncio en el que se indique el número de la mesa, el importe del
     anticipo inicial y las apuestas mínimas y máximas permitidas en las
     distintas suertes por el director de juegos del Casino.
     TITULO III.  DE LA DIRECCION Y DEL PERSONAL DE LOS CASINOS DE JUEGO
     CAPITULO I. DE LOS ORGANOS DE DIRECCION
     Artículo 39. Organos de dirección de los juegos.
     1. La dirección de los juegos y el control de su desarrollo
     corresponden primariamente al director de juegos, sin perjuicio de
     las facultades generales que correspondan a los órganos de dirección
     o administración de la Sociedad titular.
     2. El director de juegos podrá ser auxiliado, en el desempeño de sus
     funciones, por un Comité de dirección o por uno o varios
     subdirectores. La existencia de Comité de dirección no excluirá el
     nombramiento del subdirector o subdirectores si ello se estima
     necesario.
     Los miembros del Comité de dirección, así como el o los
     subdirectores, habrán de ser nombrados por el Consejo de
     Administración de la Sociedad o por el órgano o persona en quien
     estén delegadas las facultades del mismo.
     3. El Comité de dirección, cuando existiera, estará compuesto como
     mínimo, por cuatro miembros, uno de los cuales habrá de ser
     necesariamente el director de juegos; deberán ser mayores de edad y
     estar en pleno uso de sus derechos civiles.
     4. El subdirector o subdirectores habrán de ser, asimismo, mayores de
     edad y estar en pleno uso de sus derechos civiles. Si el director de
     juegos fuese ciudadano de un Estado ajeno a la Unión Europea, sólo
     uno de los subdirectores podrá ser ciudadano de un Estado ajeno a la
     Unión Europea, excepto si hubiera un solo subdirector, en cuyo caso
     habrá de ser ciudadano de la Unión Europea.
     Artículo 40. Nombramiento de los órganos de dirección.
     1. El nombramiento del director de juegos y de los restantes miembros
     del Comité de dirección, y asimismo de los subdirectores requerirá la
     aprobación del Departamento competente en materia de juego. Esta
     autorización se podrá otorgar, en su caso, en la autorización de
     apertura y funcionamiento. Dichas personas serán provistas del
     documento a que alude el artículo 44 de este Reglamento.
     2. La aprobación a que se refiere el apartado anterior podrá ser
     revocada en caso de incumplimiento grave de sus funciones. La
     revocación de la aprobación se efectuará por el Departamento
     competente en materia de juego, tendrá carácter motivado y obligará a
     la sociedad a removerle de su puesto.
     3. En caso de muerte, incapacidad, dimisión o cese de las personas a
     que se refiere el apartado 1, la sociedad deberá comunicarlo, dentro
     de los cinco días siguientes, al Departamento competente en materia
     de juego. En el caso del director de juegos, la Sociedad nombrará
     transitoriamente para asumir sus funciones, y de forma inmediata, a
     uno de los subdirectores, si existieran, o a uno de los miembros del
     Comité de dirección.
     4. Dentro de los treinta días siguientes al cese, la Sociedad deberá
     proponer al Departamento competente en materia de juego la persona
     que haya de sustituir al cesado.
     Artículo 41. Facultades de los órganos de dirección.
     1. El director de juegos, los subdirectores y los demás miembros del
     Comité de dirección, son los responsables de la ordenación y correcta
     explotación de los juegos ante la Administración y la Sociedad
     titular, dentro de los términos de la autorización administrativa, de
     las normas de la Ley del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón y
     del Reglamento. Sólo ellos podrán impartir órdenes al personal de
     juegos, conforme al reparto de funciones que entre los mismos
     establezcan los órganos rectores de la Sociedad.
     2. El director de juegos podrá ser sustituido en sus funciones por
     los subdirectores y los miembros del Comité de dirección. 
     Excepcionalmente, ante la imposibilidad de sustitución del director
     de juegos por un subdirector o un miembro del Comité de dirección, y,
     en todo caso, por tiempo no superior a un día, podrá ser sustituido
     también por uno de los empleados de la máxima categoría existente en
     el Casino. El nombre del sustituto deberá ser puesto, acto seguido,
     en conocimiento de los funcionarios encargados del control del
     Casino, si se hallaren presentes y, en todo caso, será comunicado a
     los mismos.
     3. El director de juegos, o persona que le sustituya, es responsable
     de la custodia del material de juego existente en el Casino, de los
     ficheros de los jugadores y demás documentación, así como de la
     correcta llevanza de la contabilidad específica de los juegos. Todos
     los objetos indicados deberán hallarse permanentemente a disposición
     de los funcionarios encargados del control del Casino que lo
     soliciten.
     Artículo 42. Prohibiciones para los órganos de dirección.
     Está prohibido al director de juegos, a los subdirectores y a los
     miembros del Comité de dirección:
     a) Participar en los juegos que se desarrollen en el propio Casino,
     bien directamente o bien mediante persona interpuesta.
     b) Desempeñar funciones propias de los empleados de las salas de
     juego, a excepción de los Jefes de Salas quienes podrán formar parte
     del Comité de Dirección. Esto no obstante, los subdirectores podrán
     sustituir transitoriamente a los jefes de mesa en el desempeño de su
     función, previa comunicación al funcionario encargado del control del
     Casino, si éste se hallare presente, pero en ningún caso a los
     «croupiers».
     c) Recibir por cualquier de título participaciones porcentuales de
     los ingresos brutos del Casino o de los beneficios de los juegos.
     d) Participar en la distribución de la masa global de las propinas a
     que se refiere el artículo 46 de este Reglamento, a excepción de los
     Jefes de Sala que sean miembros del Comité de Dirección, a los que se
     les permite la percepción de propinas.
     e) Conceder préstamos a los jugadores.
     CAPITULO II. DEL PERSONAL
     Artículo 43. Personal de juego y otros.
     Todo el personal de servicio en las salas de juego, así como el de
     secretaría, recepción, caja y contabilidad, habrá de ser contratado
     en cualquiera de las formas previstas en la legislación laboral
     vigente, sin perjuicio de las normas especiales que pueda dictar la
     autoridad laboral y de los convenios colectivos que puedan
     concluirse.
     Artículo 44. Carnet profesional.
     1. Todo el personal laboral al servicio de la Sociedad titular del
     Casino de Juego deberá de hallarse en posesión del preceptivo carnet
     profesional.
     2. El documento profesional deberá ser solicitado por el propio
     interesado, mediante impreso de solicitud de documento profesional,
     dirigido a la Dirección General competente en materia de juego,
     adjuntando los siguientes documentos:
     a) Número de Identificación Fiscal o documento equivalente para
     ciudadanos miembros de la Unión Europea y ciudadanos pertenecientes a
     terceros países.
     b) Dos fotografías de tamaño carnet.
     c) Certificado negativo de antecedentes penales.
     d) Justificante de haber abonado la tasa administrativa
     correspondiente.
     3. El carnet profesional tendrá una duración de cinco años y se
     renovará por períodos de igual duración. La renovación del documento
     profesional deberá ser solicitada por el propio interesado, en
     impreso de solicitud de renovación de documento profesional, dirigida
     a la Dirección General competente en materia de juego, adjuntando los
     siguientes documentos:
     a) Número de Identificación Fiscal o documento equivalente para
     ciudadanos miembros de la Unión Europea y ciudadanos pertenecientes a
     terceros países.
     b) Dos fotografías de tamaño carnet.
     c) Certificado negativo de antecedentes penales.
     c) Justificante de haber abonado la tasa administrativa
     correspondiente.
     d) Documento profesional caducado.
     4. No obstante, el carnet profesional podrá ser revocado en ejecución
     de sentencia que inhabilite para el ejercicio de la actividad por la
     que le fue concedido el señalado carnet profesional o como
     consecuencia del ejercicio de la potestad sancionadora.
     5. El carnet profesional será de seis categorías:
     a) Dirección, para el director de juegos, subdirectores y miembros
     del Comité de dirección y demás cargos directivos de la Sociedad
     titular del Casino.
     b) Juego, para el personal que presta sus servicios directamente
     relacionados con el desarrollo de los juegos: como «croupiers», jefes
     de mesa, jefes de sala o inspectores, entre otros.
     c) Administración, para el personal que presta servicios de
     administración, contabilidad, secretaría y personal.
     d) Caja, para el personal de la caja del Casino.
     e) Recepción, para el personal que presta sus servicios en la
     admisión del Casino, como portería, seguridad interior,
     recepcionistas o fisonomistas.
     6. No precisarán de documento profesional el personal del Casino de
     Juego que desempeñe servicios auxiliares al juego, bien sean
     servicios generales, como mantenimiento, seguridad exterior,
     jardinería o limpieza o bien sean servicios complementarios, como los
     de restaurante, bar o salas de fiestas, en su caso.
     7. Todo el personal del Casino está obligado a proporcionar a los
     agentes de la autoridad competente en materia de juegos toda la
     información que se les solicite y que se refiera al ejercicio de las
     funciones propias de cada uno.
     Artículo 45. Prohibiciones para el personal del Casino.
     1. Queda prohibido a la totalidad del personal del Casino:
     a) Entrar o permanecer en las salas de juego fuera de sus horas de
     servicio, salvo con autorización de la dirección, excepto los
     representantes sindicales.
     b) Percibir participaciones porcentuales de los ingresos brutos del
     Casino o de los beneficios de los juegos, sin perjuicio de lo
     dispuesto en el artículo siguiente.
     c) Conceder préstamos a los jugadores.
     d) Transportar fichas, placas o dinero durante su servicio en el
     interior del Casino de forma diferente a la prevista en las normas de
     funcionamiento de los juegos, o guardarlas de forma que su
     procedencia o utilización no pudieran ser justificadas.
     2. Queda prohibido al personal de juegos y sus auxiliares, así como
     al de recepción, caja y seguridad:
     a) Participar directamente o por medio de tercera persona en los
     juegos de azar que se practiquen en el Casino de Juego en que presta
     sus servicios.
     b) Consumir bebidas alcohólicas durante las horas de servicio.
     3. Las personas que desempeñen funciones de «croupier» o cambista en
     las mesas de juego y el personal de caja no podrán llevar trajes con
     bolsillos.
     Artículo 46. Propinas.
     1. Los jugadores y usuarios de los Casinos de Juego podrán entregar
     voluntariamente propinas a los trabajadores; su administración y
     reparto se realizará de acuerdo con lo que se establezca en los
     convenios colectivos de empresa, provincial o de sector, quedando a
     salvo lo que disposiciones laborales futuras puedan establecer sobre
     el particular.
     2. La Sociedad titular del Casino podrá acordar la no admisión de
     propinas por parte del personal, en cuyo caso habrá de advertirse a
     los jugadores en forma claramente visible en el acceso del Casino o
     en el servicio de recepción. Si se admitiesen propinas, su entrega
     será siempre discrecional en cuanto a ocasión y cuantía.
     3. Las propinas que entreguen los jugadores, tanto en las mesas de
     juego, como en los departamentos de recepción y caja, se depositarán
     en las cajas que existirán al efecto, contabilizando el importe al
     finalizar el horario de juego y anotándolo diariamente en una cuenta
     especial.
     4. La Sociedad titular del Casino deberá comunicar a la Dirección
     General competente en materia de juego los criterios de distribución
     de la masa global de las propinas que se repartirán conforme a lo
     dispuesto en Convenio Colectivo y, en su defecto, se repartirán una
     parte entre los empleados en función de la actividad que cada uno
     desarrolle y otra parte para atender a los costes de personal, en
     cuyo caso la distribución de la masa global de las propinas será la
     establecida de común acuerdo entre la sociedad titular y los
     representantes de los trabajadores.
     5. En la misma forma se deberá proceder para las modificaciones de
     distribución.
     Artículo 47 . Escuela de «Croupiers».
     1. Dentro de los Casinos de Juego se podrá instalar una escuela de
     «Croupiers» permanente para la formación del personal que preste o
     vaya a prestar servicios en el mismo que exigirá previa autorización
     del órgano competente para la gestión del juego.
     2. Las prácticas en la escuela de «Croupiers» se podrán realizar
     durante los periodos en los que la sala de juego se encuentre cerrada
     al público, pudiendo utilizar las mesas de la propia sala de juego y
     las fichas utilizadas habitualmente en el desarrollo de las partidas,
     siendo el Director de Juegos el responsable último de la custodia de
     este material de juego.
     TITULO IV.
     DE LA DOCUMENTACION CONTABLE DE LA EMPRESA TITULAR, DE LOS JUEGOS Y
     DE LAS GARANTIAS Y OBLIGACIONES
     Artículo 48. Documentación contable.
     1. Además de la contabilidad general de la empresa titular del
     Casino, que regula el Código de Comercio y de la de carácter fiscal
     establecida por la normativa específica de cada impuesto, el control
     documental de ingresos producidos por los juegos se llevará a cabo
     mediante el Registro de Beneficios, en los juegos de círculo, el
     Registro de Anticipos en los juegos de contrapartida y el
     Libro-Registro de control de ingresos, para uno y otro tipo de
     juegos.
     2. Estos Libros y Registros específicos de los juegos habrán de
     hallarse encuadernados, foliados y sellados por la Dirección General
     competente en materia de juego. No deberán presentar enmiendas ni
     raspaduras, haciéndose las correcciones que sean necesarias en tinta
     roja, las cuales deberán ser salvadas con la firma del director de
     juegos o personas que le sustituyan o de los funcionarios del
     servicio de control, si estos últimos se hallasen presentes.
     Artículo 49. Registro de anticipos.
     1. En cada una de las mesas dedicadas a juegos de contrapartida, como
     la de la Ruleta francesa, Ruleta americana, Bola o «Boule», «Treinta
     cuarenta», el «Black Jack», «Punto y banca», los dados, el «póquer
     sin descarte» y la Ruleta de la fortuna, existirá un Registro de
     Anticipos que llevará un número que será el mismo de la mesa a que se
     refiere.
     2. En el Registro de Anticipos se anotarán en la forma descrita en el
     artículo 36 del Reglamento, el importe del anticipo inicial y en su
     caso el de los anticipos complementarios, así como el importe total
     de las existencias en la caja de efectivo y fichas al final de cada
     sesión.
     3. El Registro de Anticipos se cerrará por sesiones y se totalizará
     cada día, al final del cual los resultados obtenidos deberán ser
     trasladados al Libro-Registro de control de ingresos.  El uso del
     Registro de Anticipos es obligatorio, estando prohibida la
     inscripción directa en el Libro-Registro de control de ingresos.
     Artículo 50. Registro de Beneficios.
     1. En cada una de las mesas de juego de círculo, como el «Bacará» en
     sus diversas modalidades y el «Póquer» en sus distintas modalidades,
     existirá un Registro de Beneficios para anotar el ingreso bruto
     percibido por el Casino en la práctica de dichos juegos.
     2. En dicho Registro, que se ajustará a modelo oficial, habrá que
     hacer constar:
     a) Nombre exacto del juego a que corresponde cada mesa.
     b) Número de orden y registro del Registro, que deberá ser el mismo
     de la mesa.
     c) Hora de apertura de la partida.
     d) Horas de interrupción y reanudación de la partida, en su caso.
     e) Nombre de los «croupiers» y cambista.
     f) Nombre del banquero o banqueros en el «Bacará a dos paños», ya sea
     a «banca abierta» o «limitada».
     3. A la finalización de la partida se procederá por el «croupier» en
     presencia del director de juegos o persona que le sustituya y de un
     cajero, a la apertura del pozo o «cagnotte» y la cuenta de las fichas
     y placas existentes en el mismo, pronunciando el «croupier» en voz
     alta la cantidad total. Esta será anotada de inmediato en el Registro
     de Beneficios, en el cual certificarán el director de juegos o
     persona que le sustituya, un cajero y un empleado de la mesa, bajo su
     responsabilidad, la exactitud de la anotación efectuada, firmando a
     continuación.
     Artículo 51. Libro-Registro de control de ingresos.
     1. En el Libro-Registro de control de ingresos se anotarán los
     resultados de los Registros de Anticipos o de Beneficios de cada una
     de las mesas, totalizados por día. El Libro-Registro se ajustará al
     modelo oficial.
     2. Las anotaciones en el Libro-Registro de control de ingresos se
     efectuarán al final de la jornada y antes necesariamente del comienzo
     de la siguiente. Se extraerá el resultado total, haciéndolo constar
     en número y letras, certificando a continuación su exactitud el
     director de juegos o un subdirector o miembro del Comité de
     dirección.
     Artículo 52. Fianzas.
     1. Con carácter previo a la solicitud de la autorización de apertura
     y funcionamiento a que se refiere el artículo 11 de este Reglamento,
     la empresa titular de la autorización de instalación del Casino de
     Juego deberá constituir una fianza de 450.759,08 euros.
     2. La fianza deberá constituirse a disposición del Consejero
     competente en materia de juego, en la Caja General de Depósitos de la
     Diputación General de Aragón.
     3. La fianza podrá constituirse en metálico mediante aval prestado
     por banco, cajas de ahorro, cooperativas de crédito y sociedades de
     garantía recíproca o por contrato de seguro de caución con entidad
     aseguradora, que garanticen el cumplimiento de las obligaciones
     derivadas de la Ley del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón y de
     este Reglamento. Esta fianza deberá mantenerse en constante vigencia
     y por la totalidad de su importe.
     Cuando la fianza se preste mediante aval deberá otorgarse
     solidariamente respecto al obligado principal, con renuncia expresa a
     los beneficios de excusión y división y con compromiso de pago al
     primer requerimiento de la Tesorería de la Comunidad Autónoma de
     Aragón.
     4. La fianza quedará afecta al pago forzoso de las sanciones
     pecuniarias que los órganos de la Administración impongan a la
     sociedad titular de la sala, así como de los premios, tributos y
     salarios que deban ser abonados como consecuencia de la explotación
     del Casino.
     5. Si se produjese la disminución de la cuantía de la fianza, la
     empresa o entidad que hubiere constituido la misma dispondrá de un
     plazo máximo de un mes para completarla en la cuantía obligatoria. De
     no cumplirse lo anterior, se producirá la cancelación de la
     inscripción o caducidad de las autorizaciones, de acuerdo con lo
     previsto en el artículo 16.d) de este Reglamento.
     6. Desaparecidas las causas que motivaron su constitución, se podrá
     solicitar su devolución.
     Para proceder a su devolución, se dispondrá la publicación de la
     solicitud en el «Boletín Oficial de Aragón» para que, en el plazo de
     dos meses desde su publicación, pueda procederse a la satisfacción de
     los derechos de carácter económico que se ostenten frente a la
     empresa titular de la autorización.
     Transcurrido el plazo indicado sin ninguna reclamación, el Consejero
     competente en materia de juego resolverá autorizando su devolución.
     Artículo 53. Información .
     1. El director de juegos o persona que le sustituya tendrá
     permanentemente, a disposición de los funcionarios del servicio de
     control, información suficiente sobre el número de visitantes,
     divisas cambiadas, «drop» realizado (o estimación económica de las
     cifras de juego en las mesas de los Casinos, en función de la compra
     total de fichas realizadas por los visitantes de los mismos) e
     ingresos de cada una de las mesas, así como la recaudación de las
     máquinas.
     2. Dentro del mes siguiente al vencimiento de cada trimestre, la
     empresa titular del Casino de Juego remitirá a la Dirección General
     competente en materia de juego un balance de sumas y saldos de sus
     cuentas generales, debiendo ésta última remitir copia a la Dirección
     General con competencias en materia de Tributos sobre el Juego.
     3. Anualmente la empresa titular del Casino deberá remitir a la
     Dirección General competente en materia de juego, dentro de los ocho
     primeros meses de cada año, la auditoría externa de sus estados
     financieros, así como copia de la declaración del Impuesto sobre
     Sociedades.
     TITULO V. DEL REGIMEN SANCIONADOR
     CAPITULO I. DE LAS INFRACCIONES
     Artículo 54. Infracciones administrativas.
     1. Constituirán infracciones administrativas, las acciones u
     omisiones tipificadas que contravengan lo establecido en la Ley
     2/2000, de 28 de Junio, del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón
     y en el Reglamento. Dichas infracciones serán sancionables incluso si
     derivan de simple negligencia.
     2. No habrá lugar a responsabilidad por infracción en esta materia
     por acciones u omisiones tipificadas legalmente como tales, en los
     siguientes supuestos:
     a) Cuando se realicen por quienes carezcan de capacidad de obrar.
     b) Cuando concurra fuerza mayor.
     c) Cuando las acciones u omisiones que constituyan la infracción
     deriven de una decisión colectiva, para quienes hubieran salvado su
     voto o no hubieran asistido a la reunión en que se adoptó la misma.
     Las infracciones a que se refiere este Título se clasifican en muy
     graves, graves y leves.
     Artículo 55. Infracciones muy graves.
     Son infracciones muy graves, de acuerdo con la Ley 2/2000, de 28 de
     junio, del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón:
     a) La organización, gestión, instalación o explotación de un Casino
     de Juego sin las preceptivas autorizaciones de instalación y apertura
     y funcionamiento.
     b) La organización, gestión, instalación o explotación de un Casino
     de Juego en locales o establecimientos no autorizados conforme a lo
     dispuesto en el este Reglamento.
     c) La asociación con otras personas para la organización, gestión,
     instalación o explotación de un Casino de Juego sin las preceptivas
     autorizaciones de instalación y apertura y funcionamiento, o en
     establecimientos no autorizados, conforme a lo dispuesto en el
     Reglamento.
     d) La utilización de elementos de juego no homologados, así como la
     sustitución o manipulación fraudulenta del material de juego.
     e) La transferencia, directa o indirecta, de las autorizaciones o
     permisos otorgados, salvo que se lleven a cabo cumpliendo las
     condiciones y requisitos establecidos en la Ley 2/2000, de 28 de
     junio, del Juego en la Comunidad Autónoma de Aragón.
     f) La participación como jugadores, directa o mediante persona
     interpuesta, de los accionistas, partícipes o titulares de la propia
     empresa dedicada a la organización, gestión, instalación o
     explotación del Casino de Juego, así como su personal directivo, los
     miembros de sus órganos de administración y empleados y las personas
     adscritas o vinculadas por razón de servicio a los órganos
     administrativos a los que estén atribuidas las actuaciones gestoras
     en materia de juego o de fiscalidad en la Comunidad Autónoma de
     Aragón. Dicha limitación personal se extenderá a sus cónyuges o
     personas con análoga relación de convivencia afectiva.
     g) La manipulación de los juegos, tendente a alterar los resultados y
     premios, en perjuicio de los jugadores.
     h) Obtener las correspondientes autorizaciones mediante la aportación
     de datos o documentos no conformes con la realidad.
     i) La concesión de préstamos o créditos a los jugadores o apostantes,
     por las empresas titulares de un Casino de Juego, o por personas al
     servicio de dichas empresas dentro del recinto donde se desarrollen
     los juegos.
     j) El impago total o parcial a los jugadores o apostantes de las
     cantidades con que hubieran sido premiados.
     k) Consentir o tolerar la práctica de juegos de Casino en locales no
     autorizados o por personas no autorizadas.
     l) Permitir o tolerar el acceso a un Casino de Juego, a los menores
     de edad o a aquellas personas que lo tengan prohibido legalmente, así
     como incumplir las obligaciones de control de usuarios.
     m) La vulneración de cualquiera de las condiciones en base a las
     cuales se concedieron las preceptivas autorizaciones de instalación y
     apertura y funcionamiento de Casinos de Juego, al margen de las
     normas contenidas en la Ley 2/2000, de 28 de junio, del Juego en la
     Comunidad Autónoma de Aragón, y en el Reglamento.
     n) La resistencia, obstrucción o negativa a la actuación inspectora
     de control y vigilancia realizada por agentes de la autoridad y
     funcionarios encargados o habilitados específicamente para el
     ejercicio de tales funciones.
     o) La comisión de la tercera falta catalogada como grave en el
     período de dos años cuando las sanciones de las dos primeras fueran
     firmes en vía administrativa.
     Artículo 56. Infracciones graves.
     Son infracciones graves, de acuerdo con la Ley 2/2000, de 28 de
     junio, del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón:
     a) La inexistencia de las medidas de seguridad exigidas en la
     autorización de instalación y apertura y funcionamiento o el mal
     funcionamiento de las mismas.
     b) Consentir la admisión de un número de jugadores que exceda del
     aforo máximo del Casino de Juego.
     c) La transmisión e inutilización de máquinas de juego sin la
     autorización correspondiente.
     d) El incumplimiento de las normas técnicas establecidas legalmente y
     en el Reglamento.
     e) El incumplimiento de las obligaciones de índole contable y
     registral establecidas legalmente y en el Reglamento, así como la
     llevanza inexacta o incompleta de los registros y controles de
     entrada.
     f) El incumplimiento por parte de la empresa titular de un Casino de
     Juego de los deberes de información periódica a la Administración,
     establecidos legalmente y en el este Reglamento.
     g) La negativa a recoger en acta las reclamaciones que deseen
     formular los jugadores o empleados de la sala.
     h) Realizar actividades publicitarias sobre un Casino de Juego, al
     margen de lo dispuesto legalmente y en el presente Reglamento.
     i) La transmisión de acciones o participaciones de la entidad
     mercantil titular del Casino de Juego, sin la oportuna autorización
     del organismo pertinente, cuando superen el cinco por ciento del
     capital, así como la ampliación o reducción de su capital, cuando
     supongan una alteración de los accionistas o partícipes superior a
     dicho porcentaje.
     j) Las acciones u omisiones constitutivas de las infracciones muy
     graves previstas en el artículo anterior cuando, por su naturaleza,
     ocasión o circunstancia, no deban ser calificadas como tales.
     k) La comisión de la tercera infracción catalogada como leve en dos
     años, cuando las sanciones de las dos primeras fueran firmes en vía
     administrativa.
     Artículo 57. Infracciones leves.
     Son infracciones leves, de acuerdo con la Ley 2/2000, de 28 de junio,
     del Juego de la Comunidad Autónoma de Aragón, las siguientes:
     a) La prestación de servicios por personal sin la oportuna
     acreditación profesional.
     b) La conducta desconsiderada con los jugadores, tanto en el
     desarrollo del juego como en el caso de protestas o reclamaciones de
     éstos.
     c) Las constitutivas de las infracciones previstas en el artículo
     anterior cuando por su naturaleza, ocasión o circunstancia no deban
     de ser calificadas como graves.
     d) En general, el incumplimiento de los requisitos o prohibiciones
     establecidos en el Reglamento siempre que no tengan la consideración
     de infracción grave o muy grave.
     Artículo 58. Prescripción de las infracciones.
     1. Las infracciones leves prescribirán a los seis meses, las graves a
     los dos años y las muy graves a los cuatro años.
     2. El cómputo del plazo de prescripción de las infracciones comenzará
     a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido.
     3. Interrumpirá la prescripción la iniciación, con conocimiento del
     interesado, del procedimiento sancionador, reanudándose el plazo de
     prescripción si el expediente sancionador estuviera paralizado
     durante más de seis meses por causa no imputable al presunto
     responsable.
     4. El transcurso de los plazos señalados en los apartados anteriores
     determinará de oficio la caducidad y archivo del procedimiento
     sancionador.
     Artículo 59. Responsables de las infracciones.
     1. Son responsables de las infracciones tipificadas en este
     Reglamento las personas físicas o jurídicas que las cometan.
     2. En el caso de infracciones cometidas en el desempeño de su trabajo
     por los empleados, directivos o administradores de empresas de juego,
     responderán, solidariamente con éstos, los titulares de las
     respectivas entidades.
     3. Asimismo responderán solidariamente de las infracciones reguladas
     en este Reglamento quienes sean causantes o colaboren en la comisión
     de conductas calificadas como tales.
     CAPITULO II. DE LAS SANCIONES
     Artículo 60. Sanciones pecuniarias y accesorias.
     1. Las sanciones pecuniarias se exigirán de acuerdo con la siguiente
     escala:
     a) Las muy graves, con multa de hasta 601.012,10 euros.
     b) Las graves, con multa de hasta 60.101,21 euros.
     c) Las leves, con multa de hasta 3.005,06 euros.
     2. En los casos de infracciones calificadas como muy graves y graves,
     y en consideración a las circunstancias que concurran en cada
     supuesto, podrán imponerse, además de las multas señaladas con
     anterioridad, las sanciones administrativas accesorias siguientes:
     a) La suspensión por un período máximo de dos años o la revocación
     definitiva de las autorizaciones concedidas.
     b) La suspensión por un período máximo de un año o la revocación
     definitiva de las autorizaciones de explotación de máquinas de juego,
     así como la suspensión de la autorización de emplazamiento de éstas,
     por el mismo período de tiempo.
     c) La clausura temporal, por un período máximo de dos años, del
     establecimiento donde tenga lugar la explotación de los juegos
     regulados en el este Reglamento.
     d) La inhabilitación, temporal o definitiva, para ser titular de
     autorizaciones administrativas de instalación o de apertura y
     funcionamiento de Casinos de juego en el ámbito territorial de la
     Comunidad Autónoma de Aragón.
     e) El decomiso y, ganada firmeza por la sanción, la destrucción o
     inutilización, en su caso, de las máquinas o elementos utilizados
     para la comisión de las conductas objeto de la infracción.
     Artículo 61. Competencia y procedimiento.
     1. Corresponderá imponer las sanciones:
     a) Al Gobierno de Aragón, las multas superiores a 300.506,05 euros y
     todas aquellas que lleven aparejadas las sanciones accesorias que
     supongan la revocación definitiva de las correspondientes
     autorizaciones administrativas, la clausura definitiva del local en
     que se haya llevado a cabo la conducta infractora y la inhabilitación
     definitiva para ser titular de una autorización administrativa para
     la fabricación, distribución o comercialización, explotación y
     servicios técnicos de máquinas de juego.
     b) Al Consejero competente en materia de juego, las multas
     comprendidas entre 30.050,61 euros y 300.506,05 euros, así como las
     que, siendo inferiores a 3.005,06 euros, lleven aparejadas las
     sanciones accesorias recogidas en el artículo 60.2, apartados a), b),
     c) y d) del Reglamento, con excepción de las reservadas al Gobierno
     de Aragón, según establece el apartado anterior.
     c) Al Director General con competencias en materia de juego, las
     multas comprendidas entre 30.050,61 euros, así como las que, siendo
     inferiores a 3.005,06 euros, llevan aparejadas las sanciones
     accesorias recogidas en el artículo 60.2, apartado e).
     Para estas mismas cuantías serán competentes los Delegados
     Territoriales del Gobierno de Aragón en Teruel y Huesca, siempre
     dentro de sus respectivos ámbitos territoriales.
     d) A los Jefes de Servicio a los que esté encomendada la gestión
     administrativa del juego, les compete la imposición de sanciones de
     hasta 3.005,06 euros.
     2. En los supuestos en que se haya cometido alguna de las
     infracciones tipificadas como muy graves o graves, la potestad
     sancionadora se ejercerá de acuerdo con el siguiente procedimiento:
     a) La iniciación será siempre de oficio, por acuerdo del órgano
     competente, bien por propia iniciativa o como consecuencia de orden
     superior, a petición razonada de otros órganos o por denuncia,
     designándose instructor al respecto.
     b) El acuerdo de iniciación se comunicará al instructor y a los
     interesados, a quienes se pondrá de manifiesto el expediente por un
     plazo no inferior a quince días, para aportar cuantas alegaciones,
     documentos e informes estimen convenientes y para proponer, en su
     caso, las pruebas que consideren oportunas.
     c) Cuando el instructor estime que los hechos denunciados o alegados
     no estuvieran suficientemente acreditados, podrá acordar, de oficio o
     a instancia de parte, la apertura de un período de prueba por plazo
     no superior a treinta días ni inferior a diez.
     d) Transcurrido el plazo para formular alegaciones a que se refiere
     el apartado b) anterior, o concluida, en su caso, la fase probatoria,
     el instructor formulará propuesta de resolución en la que se fijarán
     las circunstancias de hecho y se determinará de forma motivada, la
     infracción que, en su caso, se derive de tales hechos, así como los
     responsables, especificándose, también motivadamente, la sanción que
     se propone imponer y las medidas cautelares que se hubieran adoptado
     por el órgano competente para iniciar el procedimiento.
     A la vista de lo actuado, la propuesta de resolución correspondiente
     se notificará a los interesados, concediéndoseles un plazo de quince
     días para formular alegaciones y presentar los documentos que estimen
     pertinentes.
     3. En el supuesto de falta leve, se observará lo establecido en el
     apartado anterior, a excepción de lo indicado en la letra c).  En
     tales casos bastará para iniciar el procedimiento la propia acta
     incoada por los servicios de inspección, en cuyo caso, el inspector
     actuario podrá tener el consideración de instructor del expediente.
     4. Sin perjuicio de las sanciones administrativas accesorias a que se
     refieren el artículo 45.3 de la Ley 2/2000, de 28 de junio, del Juego
     de la Comunidad Autónoma de Aragón, y el artículo 60 del Reglamento,
     cuando existan indicios de infracción grave o muy grave, se podrá
     acordar, como medida cautelar, el cierre temporal del establecimiento
     en que se practique el juego y el precinto, depósito o incautación de
     los materiales y elementos usados para su práctica, así como la
     incautación del dinero ilícitamente obtenido.
     5. El plazo máximo en que deberá resolverse y notificarse el
     procedimiento sancionador y será de nueve meses, salvo que hubieran
     sido suspendidas las actuaciones por alguna causa de las previstas en
     la legislación básica sobre procedimiento administrativo.
     Transcurrido dicho plazo, el órgano competente emitirá, a solicitud
     del interesado, certificación en la que conste que ha caducado el
     procedimiento y se ha procedido al archivo de las actuaciones.
     6. Las Resoluciones que sean firmes en la vía administrativa serán
     inmediatamente ejecutivas.
     7. Contra la Resolución dictada por el órgano competente en el
     expediente sancionador, podrán interponerse los recursos que procedan
     de acuerdo con lo previsto en la legislación básica del procedimiento
     administrativo común.
     Artículo 62. Publicidad de las sanciones.
     Cuando se imponga una sanción grave o muy grave a una persona física
     o jurídica por infracción del ordenamiento de juego, ésta, una vez
     adquirida firmeza, será publicada en el «Boletín Oficial de Aragón».
     CAPITULO III. DE LA INSPECCION
     Artículo 63. Vigilancia y control.
     1. Las funciones de inspección, vigilancia y control de lo regulado
     por el este Reglamento se realizarán a través de los funcionarios que
     a este fin habilite el Departamento competente en materia de juego,
     con la colaboración, previo convenio, de los agentes de los Cuerpos y
     Fuerzas de Seguridad.
     2. Los funcionarios adscritos a la inspección de juego tendrán la
     consideración de agentes de la autoridad en el ejercicio de sus
     funciones, gozando como tales de la protección que les dispensa la
     legislación vigente. Igualmente, estarán provistos de documento
     acreditativo que deberá ser exhibido con carácter previo al ejercicio
     de sus funciones.
     3. Los funcionarios adscritos a la inspección de juego estarán
     facultados para la inspección permanente de los locales donde se
     hallaren instaladas o depositadas las máquinas de juego, para el
     examen de éstas y de su documentación, para la inspección de las
     empresas explotadoras, para la emisión de informes que le sean
     solicitados y, en general, para la vigilancia del cumplimiento de las
     disposiciones del Reglamento.
     4. Los titulares de las autorizaciones administrativas establecidas
     por este Reglamento, sus representantes legales y, en definitiva, las
     personas que en su caso se encuentren al frente de la actividad en el
     momento de inspección tendrán la obligación de facilitar a los
     funcionarios el acceso a los locales y a sus dependencias, así como
     aquellos datos, documentos e instrumentos para el cumplimiento de su
     tarea, debiendo colaborar con los mismos en la función inspectora.
     5. La Dirección General competente en materia de juego podrá acordar
     inspecciones técnicas dentro de los planes anuales de prevención o
     actuación, o cuando se adviertan indicios de deficiencias en los
     locales o del material de juego. Estas inspecciones técnicas se
     llevarán a cabo por funcionarios adscritos a la Unidad de Inspección
     de Juego o por aquellas entidades autorizadas que tengan la
     especialización técnica requerida.
     Artículo 64. Actuaciones Inspectoras.
     1. El resultado de las inspecciones deberá reflejarse mediante las
     pertinentes actas, que se extenderán por triplicado ejemplar y serán
     autorizadas por los funcionarios competentes. Se levantarán en
     presencia de los representantes legales de la sociedad titular. En
     defecto de los anteriores podrán autorizarse ante cualquier empleado
     que se hallase presente.
     2. En el acta se consignarán los hechos o circunstancias objeto de la
     inspección y será firmada por las personas reseñadas anteriormente,
     quienes podrán hacer constar en el acta las observaciones que estimen
     pertinentes, entregándose copia de la misma. En el supuesto de que se
     negasen a estar presentes o a firmarlas, así se especificará. Siempre
     que sea posible serán firmadas por testigos.
     3. Las actas tendrán naturaleza de documento público y lo reflejado
     en ellas tendrá presunción de veracidad, sin perjuicio de las pruebas
     que en defensa de los respectivos derechos o intereses puedan aportar
     los propios interesados, y deberán remitirse a la Dirección General
     competente en materia de juego para que, en su caso, se incoe el
     oportuno expediente o adopte las medidas que sean procedentes.