SECCION BOA I. Disposiciones Generales
Rango: Decreto
Fecha de disposición: 20030225
Fecha de Publicacion: 12/03/2003
Número de boletín: 29
Organo emisor: DEPARTAMENTO DE MEDIO AMBIENTE
Titulo: DECRETO 45/2003, de 25 de febrero, del Gobierno de Aragón, por el que se establece un régimen de protección para el quebrantahuesos y se aprueba el Plan de Recuperación.

Texto
     DECRETO 45/2003, de 25 de febrero, del Gobierno de Aragón, por el que
     se establece un régimen de protección para el quebrantahuesos y se
     aprueba el Plan de Recuperación.
     El Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón, aprobado por
     el Decreto 184/1994, de 31 de agosto, de la Diputación General de
     Aragón, y modificado parcialmente por el Decreto 34/1995 de 5 de
     marzo, recoge en su apartado 6.6 la necesidad de una revisión
     rutinaria de sus contenidos cada cuatro años.  Transcurrido este
     período, el presente Decreto pretende cumplir con este compromiso de
     revisión, así como actualizar las medidas de conservación, aplicando
     los nuevos conocimientos científicos y técnicos adquiridos sobre la
     especie desde la promulgación del Plan, derivados en buena medida de
     la propia ejecución de los programas de desarrollo de éste. La
     promulgación de normas autonómicas y nacionales relativas a la
     conservación de especies amenazadas, surgidas con posterioridad a la
     publicación del Decreto 184/1994, obliga igualmente a una
     actualización de los preceptos de este instrumento de gestión, que
     debe adaptarse también al desarrollo paulatino de la política de la
     Unión Europea en materia de medio ambiente.
     En el momento de la aprobación del Decreto 184/1994, y con carácter
     supletorio, la catalogación de especies amenazadas para el territorio
     aragonés se encontraba regulada por lo establecido en el Catálogo
     Nacional de Especies Amenazadas (Real Decreto 439/1990, de 30 de
     marzo). De hecho, el Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en
     Aragón se publicó en cumplimiento de la obligación derivada de la
     catalogación de la especie como «en peligro de extinción» en el
     mencionado Catálogo Nacional.
     La publicación del Decreto 49/1995, de 28 de marzo, de la Diputación
     General de Aragón, por el que se regula el Catálogo de Especies
     Amenazadas de Aragón, supone el desarrollo para el territorio
     aragonés de las competencias en materia de catalogación de especies
     amenazadas, derivadas de la Ley 4/1989, de 27 de marzo de
     Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna
     Silvestres, y en concreto de la aplicación de su artículo 30,
     apartado segundo. Como no podía ser menos, el Decreto 49/1995
     mantiene para Aragón la catalogación del quebrantahuesos como especie
     «en peligro de extinción», aplicando para el territorio aragonés el
     régimen de protección ya establecido por el Catálogo Nacional de
     Especies Amenazadas
     El desarrollo de la Directiva del Consejo, de 2 de abril de 1979,
     relativa a la conservación de las aves silvestres (79/409/CEE), y en
     especial el incremento en la cobertura territorial de la red de Zonas
     de Especial Protección para las Aves (ZEPA), supone un apoyo esencial
     a la gestión de las especies de aves amenazadas, que debe ser
     integrado en las directrices del Plan de Recuperación. El
     quebrantahuesos se encuentra incluido en el Anexo I de la mencionada
     Directiva 79/409/CEE, de manera que es una de las especies para las
     que es necesario establecer medidas de conservación especiales en
     cuanto a sus hábitats, con el fin de asegurar su supervivencia y su
     reproducción.
     La Ley 6/1998, de 19 de mayo, de Espacios Naturales Protegidos de
     Aragón, supone, un marco legislativo que debe favorecer la
     integración de la conservación de las especies en los instrumentos de
     gestión de los espacios naturales. De manera similar, el nuevo Código
     Penal (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre) incluye la
     tipificación específica para los delitos relativos a la protección de
     la flora y fauna (Libro II, Título XVI, Capítulo IV), lo que no hace
     sino corroborar la relevancia adquirida por los intereses y valores
     que derivan de la protección del medio natural. De ambas normas debe
     beneficiarse la ejecución de las directrices del Plan de Recuperación
     del Quebrantahuesos en Aragón, y por tanto deben considerase en su
     actualización.
     La aprobación en julio de 2000, de la Estrategia para la Conservación
     del Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) en España por la Comisión
     Nacional de Protección de la Naturaleza, aporta un marco de
     coordinación necesario para la conservación de la especie en el
     contexto del Estado español, cuyos criterios orientadores es
     necesario integrar en esta actualización del Plan de Recuperación.
     El Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón, en ejercicio de
     las competencias establecidas en su norma de creación, la Ley 2/1992,
     de 13 de marzo, ha emitido en fecha 25 de abril de 2002, Dictamen
     favorable sobre la actualización del Plan de Recuperación del
     quebrantahuesos y sobre el contenido del presente Decreto.
     Considerando oportuna y necesaria la participación ciudadana en los
     procesos de elaboración de proyectos y toma de decisiones públicas
     relativas a la conservación de la naturaleza, la presente disposición
     ha sido sometida al trámite de audiencia e información pública de
     acuerdo con lo señalado en el artículo 33 del Decreto Legislativo
     1/2001, de 3 de julio, del Gobierno de Aragón, por el que se aprueba
     el texto refundido de la Ley del Presidente y del Gobierno de Aragón. 
     Finalizado este trámite, las alegaciones presentadas en tiempo y
     forma han sido consideradas o contestadas, incorporándose las
     modificaciones correspondientes al texto definitivo que figura como
     anexo de este Decreto.
     Por todo ello, y recogiendo el espíritu de la Ley 4/1989 y de los
     Catálogos Nacional y Aragonés de Especies Amenazadas, así como lo
     indicado en el preámbulo del propio Decreto 184/1994, acerca del
     carácter abierto y necesariamente dinámico de los Planes de
     Recuperación, mediante el presente Decreto se procede a la revisión y
     actualización del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón. 
     En orden a facilitar la compresión de la norma, se ha optado por
     sustituir completamente el articulado del mencionado Decreto 184/1994
     por el de este nuevo Decreto, integrándose igualmente la modificación
     puntual establecida por el Decreto 34/1995 de 5 de marzo.
     En su virtud, a propuesta del Consejero de Medio Ambiente, y previa
     deliberación del Gobierno de Aragón, en su reunión del día de 25 de
     febrero de 2003,
     DISPONGO:
     Artículo 1º.-Objeto.
     1.-El presente Decreto tiene por objeto establecer un régimen de
     protección para el quebrantahuesos en el territorio de la Comunidad
     Autónoma de Aragón, y aprobar el Plan de Recuperación, que figura
     como Anexo I de este Decreto.
     2.-El quebrantahuesos es una especie catalogada «en peligro de
     extinción» en el Decreto 49/1995, de 28 de marzo, de la Diputación
     General de Aragón, por el que se regula el Catálogo de Especies
     Amenazadas de Aragón, así como en el Real Decreto 439/1990, de 30 de
     marzo, que regula el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.
     Artículo 2º.-Ambito de aplicación.
     1.-El presente Decreto será de aplicación a todo el territorio
     definido como ámbito de aplicación del Plan de Recuperación,
     establecido en el apartado 5 del Plan de Recuperación. Como Anexo 2 a
     este Decreto aparece la delimitación cartográfica del ámbito de
     aplicación.
     2.-A los efectos de la aplicación del presente Decreto y de acuerdo
     con las prescripciones que figuran en el Plan que figura como Anexo 1
     a este Decreto, se entienden como Areas Críticas para el
     quebrantahuesos en Aragón los territorios de nidificación y sus zonas
     de influencia, así como aquellas zonas que se identifiquen como
     importantes para la dispersión y asentamiento de la especie.
     3.-La modificación del ámbito territorial de aplicación del Plan de
     Recuperación se efectuará mediante Decreto en los supuestos de
     localización de nuevas áreas de nidificación, o de nuevas zonas de
     asentamiento de la especie, que se determinarán con carácter previo
     mediante el correspondiente procedimiento, tramitado por el
     Departamento de Medio Ambiente y promovido por la Dirección General
     del Medio Natural, y en el que tendrán que constar acreditadas tales
     circunstancias.
     Artículo 3º- Evaluación de impacto ambiental e informes previos.
     1.-En aquellos expedientes sujetos a trámite de evaluación de impacto
     ambiental en aplicación de la Ley 6/2001, de 8 de mayo, de
     modificación del Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio,
     de evaluación de impacto ambiental, y demás legislación sectorial
     vigente, deberá hacerse mención expresa en el estudio de impacto
     ambiental de la incidencia del proyecto sobre el hábitat del
     quebrantahuesos, para lo cual se recabará información de la Dirección
     General de Medio Natural del Departamento de Medio Ambiente. Dicha
     incidencia deberá contemplarse en la declaración de impacto
     ambiental.
     2.-En el caso de pistas forestales y caminos rurales, carreteras,
     parques eólicos, tendidos eléctricos, embalses y pequeñas centrales
     hidroeléctricas, actividades de prospección y extracción minera,
     estaciones y pistas de esquí alpino y de fondo, no sujetas a
     Evaluación de Impacto Ambiental, será preceptivo el informe previo de
     la Dirección General del Medio Natural en los casos en los que la
     actividad se pretenda desarrollar en el ámbito de aplicación del
     Plan. Este informe, en el que se prestará especial atención al efecto
     sobre las Areas Críticas para la especie, será vinculante cuando sea
     desfavorable al uso pretendido o imponga condiciones al mismo. El
     citado informe deberá emitirse en un plazo de tres meses desde que el
     expediente completo tenga entrada en el registro del Departamento de
     Medio Ambiente, entendiéndose en otro caso emitido con carácter
     favorable.
     Artículo 4º.-Aprovechamientos cinegéticos incluidos en el ámbito de
     aplicación del Plan.
     1.-Los aprovechamientos de caza deberán hacerse de manera coherente y
     respetuosa con las medidas de conservación incluidas en el Plan.
     2.-En aquellos cotos que incluyan Areas Críticas para la especie, los
     Planes Técnicos de Caza establecidos en aplicación de la Ley 5/2002,
     de 4 de abril, de Caza de Aragón, y en particular la ubicación y el
     desarrollo de las batidas para la caza del jabalí y la ubicación de
     los campos de adiestramiento de perros, deberán tener en cuenta esta
     circunstancia durante el período de reproducción del quebrantahuesos,
     que a estos efectos se considera comprendido entre el 1 de diciembre
     y el 15 de mayo.
     3.-Con carácter temporal y para evitar molestias durante este
     período, podrán establecerse vedados en consonancia con lo recogido
     en el apartado 2 del artículo 32 de la mencionada Ley 5/2002. La
     regulación de la actividad cinegética en estos vedados temporales
     deberá incluirse en el correspondiente Plan Comarcal, y a ella se
     adaptarán los Planes Técnicos de Caza que pudieran verse afectados.
     Artículo 5º.-Actividades sujetas a autorización previa.
     1.-Las rutas de todo terreno, las actividades turísticas y deportivas
     organizadas, y los trabajos forestales que se desarrollen en Areas
     Críticas para la especie entre el 1 de diciembre y el 15 de mayo,
     deberán contar con autorización expresa de la Dirección General de
     Medio Natural, que valorará el grado de afección a la reproducción de
     la especie, condicionando en su caso el desarrollo de las
     actividades.
     2.-Las actividades relacionadas con la observación, fotografía y
     filmación en Areas Críticas establecidas en el desarrollo del Plan,
     quedan sometidas a la previa autorización de la Dirección General de
     Medio Natural.
     Artículo 6º.-Plan de Recuperación.
     1.-Corresponde al Departamento de Medio Ambiente, a través de la
     Dirección General del Medio Natural, asegurar el cumplimiento del
     Plan de Recuperación.
     2.-Con la finalidad de impulsar y coordinar las actividades previstas
     en el Plan de Recuperación y en el régimen de protección, el
     Consejero de Medio Ambiente designará, a propuesta del Director
     General del Medio Natural, a un técnico de la citada Dirección
     General como coordinador del Plan.
     3.-Con la finalidad de apoyar la labor del coordinador del Plan y
     asistir a éste en todos aquellos aspectos concretos relacionados con
     el desarrollo y aplicación del Plan de Recuperación, podrán
     constituirse Grupos de Trabajo específicos, correspondiendo al
     Director General de Medio Natural, a propuesta del Coordinador del
     Plan, la regulación de la composición, funcionamiento y cometido de
     estos Grupos.
     4.-El Plan de Recuperación se desarrollará mediante programas de
     actuación que, por un periodo de vigencia no superior a cuatro años,
     concretarán en el tiempo y espacio las actuaciones que se deriven del
     cumplimiento del Plan. Corresponde a la Dirección General del Medio
     Natural la aprobación de dichos programas de actuación.
     Artículo 7º.-Coordinación Administrativa.
     Para el cumplimiento de los objetivos del Plan de Recuperación, se
     establecerán cuantos mecanismos de consulta y coordinación sean
     necesarios, tanto con el resto de los Departamentos del Gobierno de
     Aragón como con otras Administraciones con competencias en la
     conservación de la especie.
     Artículo 8º.-Medios personales y materiales
     Para asegurar el cumplimiento de lo previsto en el régimen de
     protección y en el Plan de Recuperación, se establecerán los medios
     humanos y materiales y se habilitarán los créditos oportunos en el
     presupuesto de la Dirección General de Medio Natural, sin perjuicio
     de la colaboración de otros Departamentos, organismos y entidades
     públicas y privadas que tuvieran interés en la conservación de esta
     especie.
     Artículo 9º.-Régimen sancionador
     Para la sanción de las actuaciones contrarias al Plan de
     Recuperación, se estará a lo dispuesto en la legislación específica
     y, en particular, en la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación
     de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres, en el
     Decreto 49/1995, de 28 de marzo, de la Diputación General de Aragón,
     por el que se regula el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón, y
     en la Ley de Caza de Aragón vigente, sin perjuicio de las
     responsabilidades penales que se deriven de la aplicación, en su
     caso, de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código
     Penal.
     Disposición adicional única.-Valor monetario del quebrantahuesos.
     Sin perjuicio de las sanciones que se deriven de la aplicación del
     artículo 7º, y a los efectos exclusivos de la valoración en concepto
     de indemnización por los daños y perjuicios ocasionados a la fauna
     silvestre, el valor monetario mínimo de un ejemplar de
     quebrantahuesos se fija en 16.000 euros.
     Disposición derogatoria única.-Derogación normativa.
     Quedan derogados el Decreto 184/1994, de 31 de agosto, y el posterior
     Decreto 34/1995 de 5 de marzo, que lo modificó, así como el Plan de
     Recuperación aprobado por aquél.
     Disposición final primera.-Habilitación para el desarrollo normativo.
     Se faculta al Consejero de Medio Ambiente para dictar las normas que
     precise el desarrollo del presente Decreto y del Plan de Recuperación
     del quebrantahuesos.
     Disposición final segunda.-Entrada en vigor.
     El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su
     publicación en el «Boletín Oficial de Aragón».
     Zaragoza, a 25 de febrero 2003.
     El Presidente del Gobierno de Aragón, MARCELINO IGLESIAS RICOU
     El Consejero de Medio Ambiente, ALFREDO BONE PUEYO
     ANEXO 1 PLAN DE RECUPERACION DEL QUEBRANTAHUESOS EN ARAGON
     1. INTRODUCCION
     El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), única ave osteófaga del
     planeta, es un buitre territorial, que ocupa las montañas
     meridionales Paleárticas y algunas montañas orientales y meridionales
     de la región Etiópica. El nivel de conocimientos actual permite
     distinguir dos subespecies, G. b. barbatus, donde quedan incluidos
     los ejemplares del Norte de Africa y Eurásia (montañas del Atlas,
     Pirineos, isla de Córcega, Alpes, Balcanes, isla de Creta, Asia
     Menor, Oriente Medio, Cáucaso, Irán, Hindu Kush, Tian Shan, Altai,
     Meseta de Pamir, Karakorum, Kuen Lun e Himalaya), y G. b.
     meridionalis, que incluye los de Africa oriental y meridional (macizo
     Etiópico, valle del Rif y montañas del Drackensberg). El principal
     carácter diferenciador de ambas subespecies es la ausencia de un
     mechón de plumas negras en la región auricular de G. b. meridionalis.
     Antecedentes.
     Por lo que respecta a la población pirenaica, el quebrantahuesos
     comenzó a ser estudiado a comienzos de la década de los años setenta. 
     En 1970 se conocían siete unidades reproductoras (u.r.)  en la
     comarca de la Jacetania y alguna en Navarra. En 1979 se censaron 17
     u.r. en Aragón y Navarra y se estimó la población pirenaica en 29
     u.r. Ese mismo año se publicó la monografía de F. Hiraldo, M. Delibes
     y J. Calderón sobre el quebrantahuesos, en la que se sintetizaba
     todos los conocimientos existentes en aquel momento sobre la especie,
     realizándose en el año 1985-86 el primer censo de toda la vertiente
     surpirenaica, que arrojó una cifra de 40 u.r., estimándose un total
     de 43 a 45 u.r. En 1987, se realiza el primer inventario nacional de
     especies amenazadas, promovido por el I.CO.NA., que permite conocer
     la distribución real del quebrantahuesos en España, coordinando y
     actualizando los datos para las distintas Comunidades Autónomas con
     presencia de la especie, y confirmando las cifras del censo anterior.
     Descripción.
     El nombre científico Gypaetus barbatus hace alusión a su aspecto
     corporal: del griego «Gyps»: buitre y «aetos»: águila, y del latín
     «barbatus», debido a las plumas que a modo de barba sobresalen bajo
     su pico. Es un ave rapaz de gran tamaño, alcanzando los 2,5 metros de
     envergadura y los 6 kilos de peso.  En vuelo presenta alas estrechas
     y puntiagudas y una larga cola en forma de cuña. El color de las aves
     adultas es igual para ambos sexos, con el dorso y las alas negras y
     la cabeza y el vientre blancos. El pecho y el vientre pueden adquirir
     una tonalidad amarillo-anaranjada, más o menos intensa en función de
     los baños de barro que reciba el plumaje. La librea de los ejemplares
     preadultos atraviesa diferentes fases de tonos pardos hasta alcanzar
     el plumaje adulto a los 6 años:
     -Joven del año [0-1 año], iris marrón oscuro, coloración del plumaje
     oscura y uniforme, ausencia de fallos en primarias y secundarias
     (rémiges largas). En la espalda, triángulo claro (escudete).
     -Joven [1-3 años], cabeza y cuello oscuros, iris amarillo, plumas de
     pecho y vientre moteadas y aspecto dentado de las alas, con fallos en
     el plumaje. Mantiene el escudete.
     -Subadulto [3-6 años], cabeza clara y plumas cobertoras marrones. 
     Desaparición del escudete.
     -Adulto (>6 años), vientre totalmente claro (blanco o naranja) y
     cobertoras negras. Alas estrechas y puntiagudas.
     Biología.
     Su nombre común lo recibe de la dieta y de la particular técnica que
     tiene para ingerir el alimento, consistente en la rotura de los
     huesos al lanzarlos desde el aire en zonas rocosas llamadas
     rompederos.
     Las unidades reproductoras pueden estar compuestas por dos o tres
     adultos y, excepcionalmente, por cuatro ejemplares. Cada unidad
     reproductora explota una superficie aproximada de 200-300 km2, que
     permanece ligada a su territorio de cría durante todo el año.  El
     periodo de celo comienza en octubre-noviembre y se prolonga hasta
     diciembre. Nidifica en roquedos, habitualmente en cuevas (70 %),
     repisas extraplomadas (15%), grietas (8%) y cornisas cubiertas (7%)
     preferentemente de sustrato calizo. La altitud en la que se sitúan
     los nidos oscila desde 600 m. en las Sierras Exteriores hasta los
     2500 m. en el Alto Pirineo, sin mostrar una tendencia predominante en
     su orientación. Cada unidad reproductora puede poseer desde un nido,
     si es de reciente formación, hasta doce nidos en territorios
     antiguos, aunque lo habitual es que tengan entre tres y cinco que van
     utilizando periódicamente. Las áreas de nidificación son defendidas
     territorialmente de otros congéneres adultos o preadultos. La
     distancia registrada entre nidos ocupados oscila entre un mínimo de 3
     km. y un máximo de 28 km. Las puestas generalmente tienen lugar entre
     la segunda quincena de diciembre y la primera de febrero, incubando
     ambos cónyuges durante 54-58 días. La mayoría de las puestas son
     dobles, y la asincronía de puesta y eclosión es de 3-a 9 días. La
     reducción de pollada se produce como consecuencia de fratricidio
     obligado. El período de permanencia del pollo en el nido es de unos
     120 días.
     La productividad de la población es baja, fracasando la reproducción
     en aproximadamente la mitad de las parejas (el 24% no se reproducen y
     el 30% fracasan durante la reproducción)., y el resto produciendo un
     solo pollo al año (productividad: 0,40 pollos volados/pareja; año
     2001).
     Llegado el invierno se produce la independencia del pollo y comienza
     un periodo errático de dispersión. La dispersión juvenil, así como
     los movimientos y asentamientos de los adultos flotantes, se producen
     básicamente en el área ocupada por la población reproductora, aunque
     puedan producirse esporádicos movimientos fuera de los Pirineos. La
     utilización del espacio pirenaico por las aves preadultas y flotantes
     tiene un carácter estacional, seleccionando la vertiente sur en su
     sector central durante la estación más crítica, el invierno. La
     vertiente norte, tanto en su sector central como occidental, es
     utilizada principalmente durante la estación estival, estableciéndose
     un patrón circular en los asentamientos temporales y movimientos de
     las aves no reproductoras, de gran constancia interanual. De este
     modo, dos aves subadultas, seguidas mediante emisores de seguimiento
     por satélite a lo largo 8 y 18 meses, utilizaron extensas áreas
     (3853,8 km2 y 13218 km2, respectivamente) del Pirineo Central).
     La población preadulta ha experimentando un cierto crecimiento en la
     última década, constituyendo aproximadamente la mitad de la población
     pirenaica en la actualidad. Este segmento preadulto tiene una notable
     importancia demográfica, considerándose el principal motor del
     crecimiento actual de la población adulta (7,23% que ha supuesto que
     el número de parejas se duplique en la última década). Paralelamente
     se han incrementado durante estos últimos años las observaciones de
     ejemplares de la especie en otros sistemas montañosos de la Península
     (n=182) -Sistema Ibérico, Sistema Central y Cordillera Cantábrica-, y
     se ha producido la recolonización reciente de las sierras
     Vasco-Navarras, donde se han ocupado tres territorios.
     Hábitat.
     Vive en zonas montañosas que presentan una gama variada de
     ecosistemas (pastizales, bosques, acantilados rocosos, etc.),
     preferentemente desforestados y con buenas poblaciones de ungulados
     silvestres y domésticos. Explotan las zonas con mayores posibilidades
     de encontrar alimento: muladares, explotaciones intensivas de ganado,
     áreas ocupadas por rebaños domésticos o con abundancia de ungulados
     silvestres. Ocasionalmente se observan ejemplares en zonas llanas de
     la Depresión del Ebro (Somontano de Barbastro, Monegros, etc.).
     Distribución y estatus.
     El quebrantahuesos ocupa zonas meridionales de la región paleártica
     (Europa y Asia) y algunas áreas montañosas del este y sur del
     continente africano (Etiopía y Sudáfrica). En el mundo es una especie
     rara y en regresión, considerándose en peligro de extinción para
     Europa.
     Debido básicamente al uso de venenos y a la persecución directa
     (caza, expolio de nidos, etc.), la población europea de
     quebrantahuesos ha sufrido un acusado proceso de regresión en las
     últimas décadas. La población total europea sensu stricto se estima
     en 119 parejas reproductoras distribuidos en 4 poblaciones aisladas
     entre sí:
     -Pirineos (vertiente Sur y Norte): 100 parejas.
     -Córcega (Francia): 10 parejas.
     -Alpes (Francia, Italia y Austria): 5 parejas.
     -Grecia (Creta): 4 parejas.
     En España, a principios del siglo XX la especie estaba presente en
     todos los principales macizos montañosos de la Península Ibérica,
     quedando su distribución actual relegada al área pirenaica y
     prepirenaica (21.000 km2), donde sobrevive una población
     hispano-francesa cifrada en 2001 en 100 unidades reproductoras
     (compuestas sólo por ejemplares reproductores), de las cuales 77 se
     asientan en la vertiente Sur (España), 53 de ellas en la Comunidad
     Autónoma de Aragón (montañas pirenaicas y prepirenaicas de Huesca y
     Zaragoza). En el año 2001 se estimaron 209 aves preadultas (C.V. =
     21,1) en el conjunto de la cordillera. Esto supone que la población
     de los Pirineos es la más importante del Paleártico occidental.
     2. PROBLEMATICA DE CONSERVACION
     Muchas de las causas que posiblemente provocaron el declive de la
     población de quebrantahuesos y su desaparición en amplias zonas,
     siguen actuando en la actualidad.
     A partir de los datos obtenidos desde 1994 por los programas de
     desarrollo del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón,
     puede estimarse la mortalidad no natural de la especie en un 10% en
     los ejemplares de entre 1 y 3 años, y en un 20% para los ejemplares
     de 3 a 8 años.
     La principal causa de mortalidad de la especie es el consumo de cebos
     envenenados, que ha supuesto el 32,1% de las muertes registradas en
     la última década. Las sustancias causantes de las intoxicaciones en
     la especie fueron estricnina, warfarina, aldicarb, carbamatos y
     carbofuranos Los accidentes con tendidos eléctricos han supuesto el
     23,3% (n = 30) de las muertes registradas en la última década. Aunque
     la muerte por colisión es la causa que históricamente y actualmente
     tiene mayor repercusión (57,1%), en los tres últimos años se ha
     constatado un incremento de los casos de mortalidad por electrocución
     (42,9%). La muerte por tiro ha supuesto casi la cuarta parte de las
     muertes registradas (23,3%) en la última década.
     Los casos documentados se detallan agrupados por la causa de muerte:
     Venenos.
     Desde que en 1983 se declaró ilegal el uso de cebos envenenados para
     el control de predadores, muchas especies de nuestra fauna lograron
     recuperar sus poblaciones. Sin embargo a partir de 1990 reaparecían
     la estricnina, y otros tóxicos agrícolas utilizados como venenos,
     como una pesadilla del pasado. La proliferación de esta práctica
     delictiva ha hecho que en el periodo comprendido entre 1990 y 2000 se
     haya detectado en España la muerte de 3.668 ejemplares de diferentes
     especies de fauna silvestre por envenenamiento (se tienen
     documentados 242 casos de colocación de cebos envenenados). De estos
     ejemplares, un 43% pertenecían a especies incluidas en el Catálogo
     Nacional de Especies Amenazadas (391 buitres negros, 566 buitres
     leonados, 112 alimoches, 68 águilas imperiales, 72 águilas reales,
     560 milanos negros y reales y 12 cigüeñas negras). En los años 90 se
     ha detectado el uso regular de veneno en al menos 984 términos
     municipales de toda España y se han identificado 1.372 cotos, fincas
     o parajes dentro de estos. Andalucía es la Comunidad Autónoma donde
     se han detectado un mayor número de casos (41,6%), seguida de
     Castilla y León (14%), Castilla-La Mancha (9%), Baleares (9%) y
     Aragón (5,5%) (según datos del programa Antídoto y del Ministerio). 
     En el caso de Aragón a partir de 1996 se observó un aumento del
     número de casos de mortalidad por casos de envenenamiento. Desde ese
     año se han localizado siete quebrantahuesos muertos por ingestión de
     veneno (principalmente estricnina).
     Caza ilegal.
     Entre 1983 y 1998 se han abatido por disparo de arma de fuego en el
     Pirineo aragonés siete quebrantahuesos. Tan sólo sobrevive un
     ejemplar («Linas»), actualmente cedido a las instalaciones del Centro
     de Cría de Guadalentín (Cazorla-Jaen).
     Tendidos eléctricos y remontes de esquí.
     Se estima que los tendidos eléctricos ocasionan anualmente 1.000.000
     de accidentes en Francia y la muerte de 900.000 aves en Holanda. En
     España se ha calculado que entre 1990 y 1998 han muerto un total de
     6.000 águilas perdiceras. En Aragón, ingresaron en el Centro de
     Recuperación de Fauna Silvestre de la Alfranca (Zaragoza) entre 1994
     y 2000, 688 aves colisionadas y 320 electrocutadas. Entre 1980 y el
     año 2000 se han encontrado heridos o muertos nueve quebrantahuesos en
     los Pirineos: tres por electrocución y seis por colisión con tendidos
     eléctricos. Se estima que en los Pirineos mueren por esta causa todos
     los años entre siete y diez quebrantahuesos.
     Es necesario incidir aquí en la gran dificultad que entraña la
     localización de aves heridas o muertas en el campo, de tal manera que
     los casos conocidos y documentados deben constituir en realidad sólo
     una muestra, probablemente pequeña, de la importancia de los factores
     que provocan mortalidad directa.  Junto a estos factores, otras
     actividades también están afectando negativamente a la conservación
     de la especie
     Transformación y pérdida del hábitat.
     Debido a la construcción de grandes obras públicas (embalses,
     carreteras, etc.)  e infraestructuras turísticas (pistas de esquí),
     se han transformado y perdido amplias áreas de hábitat potencial para
     la especie.
     Batidas de caza.
     Uno de los factores negativos que está afectando a la productividad
     son los fracasos reproductivos provocados por afecciones derivadas de
     ciertas actividades cinegéticas.
     Las batidas de caza del jabalí se prolongan hasta febrero,
     coincidiendo por tanto con el periodo de puesta e incubación de los
     huevos. Durante esta práctica cinegética, perros y personal se
     desplazan ruidosamente por la zona a batir, de manera que si ésta se
     ubica cerca de un nido ocupado, pueden ahuyentar al ejemplar que esta
     incubando, abandonando el nido por tiempo indefinido, con riesgo de
     perdida de la puesta por muerte del embrión. Entre 1990 y 2000 se han
     documentado en el Pirineo aragonés cuatro casos de fracasos
     reproductivos causados por este motivo.
     Deportes.
     La realización de ciertas actividades deportivas en las inmediaciones
     del nido puede provocar graves impactos en la reproducción de la
     especie. La escalada, el parapente o el senderismo pueden causar el
     abandono temporal o definitivo del nido en plena fase de incubación o
     de crianza, con riesgo evidente de pérdida de la puesta o muerte del
     pollo. En el Pirineo aragonés se conocen al menos tres casos de
     fracasos reproductivos motivados por estas molestias (1990-1999).
     Fotografía y filmación.
     Como en el caso de las actividades deportivas, las molestias causadas
     por la realización de está actividad en las proximidades del nido
     pueden provocar el fracaso reproductor. Desde la aprobación del Plan
     de recuperación del quebrantahuesos en Aragón en 1994, se tienen
     documentados tres casos de fracaso reproductor asociado a esta
     actividad.
     Disminución de la ganadería extensiva.
     El abandono de los recursos ganaderos, y particularmente de los
     sistemas tradicionales de explotación, está produciendo el descenso
     del número de cabezas, el declive de la trashumancia y el cambio del
     uso del suelo con el consiguiente perjuicio para algunas comunidades
     de aves que dependen desde tiempos milenarios del ganado doméstico.
     3. MEDIDAS DE CONSERVACION. ANTECEDENTES
     En 1987 el I.CO.NA. promueve el primer inventario nacional de
     especies amenazadas, con el objetivo de conocer los efectivos reales
     y la distribución de cada una de ellas. En este inventario se
     coordinan y actualizan todos los datos referentes al quebrantahuesos
     que poseían las Comunidades Autónomas y el propio I.CO.NA. Con la
     publicación de la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los
     Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres, en la que se
     recoge la figura de los planes de recuperación como instrumento para
     la conservación de las especies en «Peligro de Extinción», las
     Comunidades Autónomas implicadas en la conservación del
     quebrantahuesos elaboran y aprueban sus correspondientes planes de
     recuperación: Navarra (Decretos Forales 130/1991 y 95/1995) y
     Cataluña (Decreto 282/1994). El 31 de agosto de 1994 se aprueba el
     Plan de Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón (Decreto
     184/1994), por el cual se establece un régimen de protección para la
     especie. En 1994 se pone en marcha el «Programa de Conservación de
     los Vertebrados Amenazados en los Pirineos» con apoyo financiero de
     la U.E. a través de los fondos «LIFE» (programa B43200/97/772). En
     este programa, que duró hasta 1998, participaron las Comunidades
     Autónomas de Cataluña, Navarra, Aragón, el Ministerio de Medio
     Ambiente y el Estado francés, y se adoptaron medidas para la
     preservación de las tres especies más amenazadas del Pirineo: el oso
     pardo, el bucardo o cabra montés del Pirineo y el quebrantahuesos. En
     agosto de 1998 el Gobierno de Aragón inicia el Plan de Recuperación
     del Quebrantahuesos en los Sistemas Montañosos del Noroeste de
     España, que da continuidad a las labores de conservación
     desarrolladas hasta entonces, y que cuenta igualmente con apoyo
     financiero de la U.E.  a través del Programa LIFE-Naturaleza (LIFE98
     NAT/E/005296). El objetivo general de este programa es favorecer la
     recolonización natural del Quebrantahuesos en el Sistema Ibérico, así
     como la consolidación de la población pirenaica. El Sistema Ibérico
     es el más próximo al núcleo poblacional actual (Pirineos). Su
     recolonización se considera indispensable para la recuperación
     natural de la especie en el resto de las montañas de la Península
     Ibérica.
     Desde la aprobación en 1994 del Plan de Recuperación en Aragón, se ha
     producido una evolución favorable de la población de quebrantahuesos,
     en buena medida motivada por la puesta en marcha de las directrices
     de gestión y la ejecución de las actuaciones recogidas en el Plan:
     -Se ha producido un incremento en el número de unidades reproductoras
     (36 en 1994 y 53 en el 2001).
     -Se ha obtenido información detallada sobre la evolución de los
     parámetros reproductivos, supervivencia de los distintos grupos de
     edad y del tamaño de la población.
     -Se han monitorizado las causas de mortalidad de la especie (gracias
     al radio-marcaje de 55 ejemplares), constatándose los venenos, la
     caza ilegal y los accidentes con los tendidos eléctricos como las
     principales causas de mortalidad no natural.
     -Se ha mantenido el programa de alimentación suplementaria que aporta
     unos 8.000 kg. de alimento al año.
     -Se ha desarrollado un programa de seguimiento de los principales
     factores negativos que afectan a la especie, por el cual se han
     regulado determinadas actividades cinegéticas y se han realizado
     medidas correctoras en tendidos eléctricos (anticolisión y
     electrocución).
     -También se ha realizado un programa de sensibilización y difusión
     (prensa, radio, televisión, internet), en el que han participado
     escolares, colectivos, asociaciones, federaciones, etc. Para ello se
     han publicado un cuento, folletos, posters, etc.
     -La experiencia adquirida ha permitido la realización de asistencias
     a otros proyectos europeos «LIFE», dedicados a la conservación de
     está especie.
     -En el desarrollo del Plan se ha producido la participación activa de
     diferentes colectivos y entidades, tanto públicas como privadas, y
     O.N.Gs.
     -El desarrollo del Plan ha aportado información valiosa para la
     elaboración de la Estrategia para la Conservación del Quebrantahuesos
     (Gypaetus barbatus) en España, cuyos criterios orientadores son a su
     vez la base para la presente actualización del Plan de recuperación
     en Aragón.
     4. OBJETIVO DEL PLAN
     En su actualización, el objetivo del Plan de Recuperación del
     quebrantahuesos en Aragón continúa siendo incrementar el número de
     ejemplares con el fin de conseguir un núcleo poblacional estable y
     suficiente en su área de distribución actual, de manera que se
     favorezca la colonización de los territorios considerados como
     hábitat potencial de la especie y se garantice la viabilidad
     demográfica y genética del conjunto de la población pirenaica. Se
     asume con ello el objetivo básico de la Estrategia para la
     Conservación del Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) en España, que
     persigue asegurar la recuperación y conservación a largo plazo del
     quebrantahuesos.
     Como resultado de lo anterior, la especie debería poder pasar de
     estar catalogada «en peligro de extinción» a la categoría
     «vulnerable» del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y del
     Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón.
     5. AMBITO DE APLICACION DEL PLAN
     Las actuaciones previstas en este Plan serán de aplicación al área de
     distribución actual del quebrantahuesos en Aragón, cuyos límites son:
     1. Todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Aragón situado al
     Norte de las siguientes carreteras, que se considerarán como límite
     Sur: la carretera autonómica A-140, desde su entrada en la provincia
     de Huesca, hasta Binéfar, continuando por la carretera Nacional 240,
     hasta la ciudad de Huesca. Se sigue por la carretera autonómica A-132
     hasta Ayerbe. Desde aquí por la carretera comarcal A-1.202 hasta
     Uncastillo, y desde este núcleo por la carretera local que lo
     comunica con Sos del Rey católico, y desde allí por la carretera
     autonómica A-127, hasta el límite de las provincias de Zaragoza y
     Navarra.
     2. Todo el territorio de las Z.E.P.A.s «Sierra de Moncayo-Los
     Fayos-Sierra de Armas» y «Guadalope-Maestrazgo».
     El territorio considerado como ámbito de aplicación del Plan se
     delimita gráficamente en el Anexo 2 de este Decreto.
     Las directrices, actuaciones y medidas en materia de investigación,
     divulgación, sensibilización, educación y cooperación definirán el
     ámbito que sea preciso para lograr la finalidad del Plan, y en
     especial en lo relativo a favorecer la presencia natural de la
     especie en hábitats potenciales para ella.
     6. DIRECTRICES Y ACTUACIONES
     6.1.-Reducir los factores de mortalidad no natural.
     6.1.1.-Corregir las causas de la mortalidad no natural de la
     población, reduciendo la pérdida de ejemplares por accidentes,
     envenenamientos y enfermedades.
     6.1.1.1.-Identificar y reducir la pérdida potencial de ejemplares por
     colisión y electrocución en líneas eléctricas, y otras
     infraestructuras y elementos de riesgo (p.ej., colisión con aeronaves
     o aerogeneradores).
     6.1.1.1.1.-Desarrollar los estudios necesarios para la identificación
     de las infraestructuras o elementos que supongan riesgo potencial o
     real para la especie.
     6.1.1.1.2.-Informar a las compañías eléctricas y otras empresas
     involucradas en el mantenimiento y la gestión de las infraestructuras
     y elementos de riesgo.
     6.1.1.1.3.-Modificar y señalizar los tendidos eléctricos existentes
     en las Areas Críticas, aplicando para ello los mecanismos que se
     consideren más adecuados (convenios de colaboración, potenciación de
     normativa específica, etc.).
     6.1.1.1.4.-Evaluar el efecto de los nuevos tendidos eléctricos y
     otras infraestructuras de nueva instalación, de manera que la
     ejecución de los proyectos sea compatible con lo dispuesto en este
     Plan.
     6.1.1.2.-Conseguir una gestión cinegética compatible con la
     conservación del quebrantahuesos.
     6.1.1.2.1.-En las Areas Críticas para la especie, organizar la
     actividad cinegética, y en especial la caza del jabalí, de manera que
     se evite la pérdida de puestas en el periodo comprendido entre
     diciembre y mayo.
     6.1.1.2.2.-Establecer acuerdos específicos con las sociedades de
     cazadores y los titulares de cotos de caza situados en Areas
     Críticas, para conseguir que la gestión cinegética se realice
     evitando pérdidas en la reproducción.
     6.1.1.2.3.-Incluir en la planificación de la actividad cinegética de
     los cotos de caza situados en las Areas Críticas, vedados de carácter
     temporal, en los que se podrá cazar exclusivamente hasta la fecha
     crítica del 1 de diciembre.
     6.1.1.2.4.-Encontrar y poner en práctica métodos adecuados para el
     control de perros asilvestrados y perros de caza abandonados, de
     manera que se eliminen los riesgos directos e indirectos de
     mortalidad de quebrantahuesos.
     6.1.1.3.-Mejorar las actividades de lucha contra el uso del veneno.
     6.1.1.3.1.-Desarrollar medidas que aseguren el cumplimiento de la
     legislación que prohíbe el uso de venenos y mejorar el control en el
     empleo de sustancias tóxicas que puedan afectar al quebrantahuesos.
     6.1.1.3.2.-Seguimiento de la mortalidad por venenos de otras especies
     silvestres, diseñando a base de estos datos los métodos más adecuados
     de evaluación de los riesgos para el quebrantahuesos.
     6.1.1.3.3.-Procurar la mayor efectividad en las actuaciones
     judiciales y administrativas en los casos de muertes de
     quebrantahuesos y otras especies catalogadas, mejorando las técnicas
     analíticas, la realización de peritajes, las actuaciones de los
     agentes de la autoridad judicial y administrativa y procurando la
     colaboración de las organizaciones no gubernamentales y otras
     personas jurídicas en los procedimientos que se inicien.
     6.1.1.3.4.-En su calidad de centro de referencia del Gobierno de
     Aragón, asegurar que el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de
     la Alfranca realice un seguimiento y diagnóstico adecuados de las
     causas de mortalidad de los ejemplares de quebrantahuesos que
     ingresen en él. En el mismo sentido, facilitar el asesoramiento
     necesario para que otros centros de recuperación de fauna, que puedan
     recoger ejemplares, establezcan igualmente procedimientos coherentes
     con el seguimiento y diagnóstico adecuado de las causas de
     mortalidad.
     6.1.1.4.-Prevenir y controlar las enfermedades que afecten o puedan
     afectar al quebrantahuesos.
     6.1.1.4.1.-Monitorizar el estado sanitario de la población.
     6.1.1.4.2.-Identificar los métodos de prevención y control de las
     patologías encontradas.
     6.1.2.-Incrementar la productividad de las parejas nidificantes,
     minimizando las molestias por acción humana en las Areas Críticas
     6.1.2.1.-Establecer los convenios necesarios con el Ministerio de
     Defensa para asegurar que las prácticas militares que deban
     realizarse durante la época reproductora sean compatibles con la
     reproducción de la especie, y no afecten a su éxito reproductor.
     6.1.2.2.-Asegurar que el vuelo de aviones y otros aparatos
     (helicópteros, parapente, ultraligeros, etc.)  se realice a más de
     1.000 metros sobre la vertical de los sectores de nidificación.
     6.1.2.2.1.-Establecer contactos con la Dirección General de Aviación
     Civil, del Ministerio de Fomento, con el fin de procurar que los
     sectores de nidificación aparezcan señalados en las cartas de
     navegación aérea como áreas de exclusión temporal para el vuelo, al
     menos con la limitación señalada de los 1.000 m.
     6.1.2.2.2.-Establecer contactos en el mismo sentido con la Federación
     Aragonesa de Deportes Aéreos y escuelas o centros de adiestramiento
     de parapente, ala delta, y otros deportes de similares
     características.
     6.1.2.3.-Establecer todos los controles legales posibles para evitar
     el acceso de personas a las Areas Críticas, desde el mes de diciembre
     hasta el mes de mayo, ambos incluidos.
     6.1.2.4.-En cumplimiento de lo indicado en el artículo 3 del Presente
     Decreto, asegurar que en el diseño de las obras de infraestructura
     que deban realizarse se integren las necesidades de protección de las
     Areas Críticas, incluso en las modificaciones y medidas correctoras
     de los elementos ya existentes, y en las labores de mantenimiento de
     los mismos.
     6.1.2.5.-Evaluar los riesgos derivados las actividades deportivas y
     recreativas no reguladas, y, en su caso, restringirlas de manera
     coherente con la conservación de la especie y con el mantenimiento de
     la funcionalidad de las Areas Críticas.
     6.1.3.-Identificar y prevenir las causas del fracaso reproductor.
     6.1.3.1.-Organizar la vigilancia intensiva de los nidos donde se
     hayan constatado reiterados fracasos reproductivos, aplicando para
     ello las técnicas que se consideren más adecuadas a cada caso.
     6.1.3.2.-Instruir a los Agentes de Protección de la Naturaleza y de
     la Guardia Civil en la vigilancia de estos nidos.
     6.1.3.4.-Con carácter excepcional, aplicar medidas de manejo que
     permitan el rescate de puestas y pollos en aquellos nidos en los que
     se concluya que la adopción de otras medidas preventivas no permitan
     asegurar el éxito reproductor.
     6.2.-Preservar y mejorar el hábitat.
     6.2.1.-Protección legal del hábitat.
     6.2.1.1.-Incorporar a la red Natura 2000 como Zonas de Especial
     Protección para las Aves (Z.E.P.A.s), el mayor número posible de
     territorios que contengan algún área de nidificación para la especie. 
     Se fija como objetivo del Plan la incorporación a Natura 2000 de al
     menos el 90% de los territorios de nidificación conocidos.
     6.2.1.2.-.Asegurar la protección del hábitat en las Areas Críticas
     cuando estén situadas en terrenos de carácter privado, mediante
     acuerdos o convenios con los propietarios.
     6.2.1.3.-Asegurar que las disposiciones contenidas en los planes de
     gestión de los Espacios Naturales Protegidos, y en concreto las que
     regulan las actividades de uso público, sean compatibles con las
     determinaciones de este Plan.
     6.2.1.4.-Asegurar que las directrices de este Plan se integren en la
     formulación de los Planes de Ordenación de Recursos Naturales (PORN)
     y de los instrumentos de ordenación territorial que puedan afectar al
     ámbito de aplicación del Plan.
     6.2.2.-Aplicar medidas de manejo del hábitat.
     6.2.2.1.-Garantizar la disponibilidad de alimento para la población
     de quebrantahuesos, tanto asentada como flotante.
     6.2.2.1.1.-Asegurar la consideración de las directrices de este Plan
     en el diseño de las medidas agroambientales que se implementen en
     Aragón en aplicación del Reglamento europeo sobre ayuda al Desarrollo
     Rural (Reglamento CE/1257/99). Se atenderá especialmente a las
     medidas tendentes al mantenimiento los usos ganaderos del territorio,
     y en especial a potenciar la ganadería extensiva.
     6.2.2.1.2.-Potenciar la existencia de poblaciones de ungulados
     silvestres autóctonos, en la medida en que sean compatibles con las
     actividades agrícolas y ganaderas y con la conservación de la flora y
     la vegetación.
     6.2.2.1.3.-Mantener y restaurar los muladares existentes, teniendo en
     cuenta las consideraciones técnicas y sanitarias que se deriven de la
     aplicación de la normativa sectorial en vigor.
     6.2.2.1.4.-Proporcionar alimentación suplementaria mediante una red
     suficiente de comederos selectivos para la especie.
     6.2.2.1.4.1.-A través de los estudios necesarios, establecer los
     requerimientos mínimos para el cumplimiento de los objetivos de
     conservación de la población y, con ello, definir la distribución y
     número de los comederos selectivos integrados en la red.
     6.2.2.1.4.2.-Todos los comederos serán autorizados y gestionados por
     la Dirección General de Medio Natural, que podrá arbitrar los
     instrumentos más adecuados a tal fin.
     6.2.2.1.4.3.-El objetivo de esta red de comederos es garantizar la
     disponibilidad de alimento adecuado y, excepcionalmente, la
     realización de actuaciones científicas y de gestión, incluida la
     captura de ejemplares.
     6.2.2.1.5.-Organizar un programa de alimentación suplementaria en los
     corredores o zonas puente que utilizan los quebrantahuesos en sus
     movimientos dispersivos.
     6.2.2.2.-Evaluar y establecer un sistema de seguimiento de los
     resultados de las prácticas de manejo del hábitat descritas.
     6.2.2.2.1.-Monitorizar las respuestas de los quebrantahuesos a las
     medidas de manejo descritas.
     6.2.2.2.2.-Monitorizar la respuesta del sistema natural a las medidas
     de manejo del hábitat: efectos sobre fauna, flora y vegetación de los
     ungulados, efectos sobre depredadores y otros vertebrados de
     muladares y puntos de alimentación, etc.
     6.3.-Favorecer la expansión natural o artificial del quebrantahuesos
     a las zonas conocidas como de distribución histórica susceptibles de
     ser colonizadas, previo estudio de la viabilidad del hábitat y
     modificación de las causas que provocaron su extinción.
     6.3.1.-Identificar y caracterizar el hábitat de la especie y
     seleccionar las áreas potenciales de recolonización.
     6.3.2.-Identificar, evaluar y resolver los conflictos que puedan
     impedir la recolonización.
     6.3.3.-Prospectar regularmente las áreas potenciales para detectar la
     presencia de ejemplares de la especie y establecer un registro de
     observaciones.
     6.3.4.-Realizar las actuaciones precisas para fijar a los ejemplares
     detectados como resultado de la actuación del apartado 6.3.3.
     6.3.4.1.-Aplicar las técnicas de gestión más adecuadas para apoyar
     los intentos naturales de dispersión y colonización, y en especial la
     instalación y mantenimiento de puntos de alimentación suplementaria.
     6.3.4.2.-Incorporar estas áreas potenciales al ámbito de aplicación
     del Plan, mediante el procedimiento oportuno.
     6.3.5.-Ceder los ejemplares de quebrantahuesos considerados
     irrecuperables para su incorporación a proyectos de cría en
     cautividad, siempre y cuando se asegure el cumplimiento estricto de
     las recomendaciones de la UICN al respecto, y en las condiciones que
     establezca la Dirección General del Medio Natural. A estos efectos,
     se considerarán ejemplares irrecuperables aquellos que presenten
     problemas físicos o de otra índole que imposibiliten su vida en
     estado silvestre.
     6.4.-Favorecer el desarrollo de las líneas de investigación y
     seguimiento que permitan mejorar la estrategia de conservación de la
     especie.
     6.4.1.-Promover la realización de los estudios que sean necesarios
     para un mejor conocimiento y gestión del quebrantahuesos.
     6.4.1.1.-Determinar los aspectos de la biología trófica que permitan
     mejorar la funcionalidad de los comederos e incrementar el éxito
     reproductor.
     6.4.1.2.-Avanzar en el conocimiento de la biología de la reproducción
     y de los factores causantes del fracaso reproductor.
     6.4.1.2.1.-Proseguir y ampliar los estudios sobre el fenómeno de las
     formaciones reproductoras cooperativas, compuestas por tres y más
     individuos, y sus consecuencias sobre la población.
     6.4.1.2.2.-Iniciar la observación detallada del ciclo reproductor de
     algunas parejas y profundizar en el conocimiento del fenómeno de la
     mortalidad del segundo pollo, con el fin de extraer consecuencias
     aplicables a la gestión.
     6.4.1.3.-Continuar los estudios sobre la dispersión de los jóvenes,
     haciendo especial hincapié en la recaptura de aquellos individuos
     previamente marcados con radio-emisores.
     6.4.1.4.-Determinar mediante marcaje individual el uso del espacio y
     del hábitat de los adultos reproductores.
     6.4.1.5.-Caracterizar el hábitat potencialmente óptimo de la especie
     e identificar las áreas potenciales de reintroducción y de
     recolonización de forma natural.
     6.4.1.6.-Completar los estudios y la validación del modelo de
     simulación de la evolución demográfica de la población y de los
     riesgos de extinción.
     6.4.1.7.-Valorar los posibles efectos negativos que puedan tener los
     comederos sobre la especie.
     6.4.2.-Monitorizar regularmente el estado de conservación del
     quebrantahuesos en Aragón y las tendencias de la población.
     6.4.2.1.-Realizar el censo anual de las parejas nidificantes y hacer
     el seguimiento de los parámetros reproductivos, verificando el éxito
     o el fracaso de la reproducción.
     6.4.2.2.-Establecer un seguimiento del número de ejemplares jóvenes y
     subadultos existente, y prever su influencia en la demografía de la
     especie.
     6.4.2.3.-Monitorizar el efecto de los factores de mortalidad no
     natural mediante metodologías apropiadas, como el radio-seguimiento
     de individuos de la especie o de especies de biología similar.
     6.4.2.4.-Determinar los niveles de pesticidas, metales pesados, en
     especial el plomo, y otros tóxicos y contaminantes en huevos y
     ejemplares y prever su influencia en la demografía de la especie.
     6.4.2.5.-Mejorar las técnicas analíticas de los factores de
     mortalidad no natural y la realización de los peritajes con fines
     judiciales, garantizando la recogida de muestras de acuerdo con el
     protocolo legalmente más adecuado para la correcta instrucción de los
     expedientes por la autoridad competente.
     6.4.2.6.-Conseguir la óptima participación de los Agentes de
     Protección de la Naturaleza en las tareas relacionadas con el control
     y seguimiento de la especie.
     6.4.3.-Asegurar la dotación y el mantenimiento de instalaciones
     adecuadas que permitan atender con garantías el manejo de ejemplares
     que coyunturalmente deban permanecer en cautividad.
     6.5.-Desarrollar un programa de sensibilización, comunicación,
     divulgación y educación ambiental en la Comunidad Autónoma, a nivel
     pirenaico y nacional.
     6.5.1.-Potenciar las actividades educativas, divulgativas y de
     sensibilización que permitan la mayor implicación social en la
     conservación del quebrantahuesos, tanto de la población en general
     como y de una manera especial de la población local, y entre esta la
     de los escolares.
     6.5.1.1.-Organizar una campaña educativa dirigida a los escolares, en
     especial a los situados en las zonas de presencia y colonización
     natural o artificial.
     6.5.1.2.-Facilitar las actividades de educación reglada que propongan
     los organismos y asociaciones interesados, que sean compatibles con
     las determinaciones del Plan.
     6.5.1.3.-Realizar un folleto y un cartel informativo sobre el
     contenido de este Plan.
     6.5.2.-Favorecer la observación por el público de la especie en su
     medio natural, empleando para ello las técnicas y los lugares más
     adecuados, siempre en coherencia con las prioridades de conservación.
     6.5.2.1.-Incluir actividades de observación de la especie en los
     programas informativos y educativos de los Espacios Naturales
     Protegidos de Aragón en los que esté presente.
     6.5.3.-Asegurar que todos los organismos públicos y organizaciones
     privadas que puedan verse implicadas directa o indirectamente por el
     Plan reciban información amplia y concreta de sus determinaciones,
     complementaria de la aparecida en el «Boletín Oficial de Aragón»,
     mediante la edición de nuevos folletos del Plan o la reedición de los
     materiales ya producidos, y su envío a los interesados.
     6.5.4.-Realizar actividades formativas y de reciclaje de los Agentes
     de Protección de la Naturaleza en relación a la ejecución del Plan. 
     Extender estas actuaciones a la Guardia Civil y a los Agentes de la
     Administración Local.
     6.5.5.-Mejorar y coordinar la información sobre la especie y el Plan
     de Recuperación en todos los centros de información e interpretación
     de los Espacios Naturales Protegidos de Aragón.
     6.5.6.-Incrementar los conocimientos y la información de los
     cazadores sobre la especie, con el fin de prevenir accidentes y,
     especialmente, de poner en valor entre el sector la conservación de
     la especie y las repercusiones de los impactos negativos sobre ella,
     usando los medios de comunicación más adecuados.
     6.5.6.1.-Desarrollar programas informativos específicos para todas
     las sociedades de cazadores y titulares de cotos de caza cuyos
     terrenos cinegéticos estén en Areas Críticas.
     6.5.6.2.-Fomentar los instrumentos de coordinación más adecuados con
     la Federación Aragonesa de Caza, las sociedades de cazadores y los
     titulares de cotos de caza con el fin de asegurar y facilitar el
     cumplimiento de las directrices de este Plan.
     6.5.7.-Informar a los organismos y asociaciones tanto públicas como
     privadas y mediante los cauces más adecuados en cada caso, de las
     medidas propuestas en los apartados 6.1.2.1., 6.1.2.2, 6.1.2.2.3 y
     6.1.2.4., para conseguir la máxima aceptación y reducir los posibles
     conflictos.
     6.6.-Coordinación.
     6.6.1.-Realizar de forma coordinada con otras Comunidades Autónomas y
     Francia las tareas de Censos Simultáneos anuales.
     6.6.2.-Realizar de forma coordinada con otras Comunidades Autónomas,
     Ministerio de Medio Ambiente y Francia, las labores de investigación,
     seguimiento, así como las actividades divulgativas, educativas y de
     sensibilización, utilizando para ello los mecanismos establecidos, y,
     en concreto, el Comité de Flora y Fauna Silvestres de la Comisión
     Nacional de Protección de la Naturaleza, y los Grupos de Trabajo que
     de su funcionamiento se deriven.
     6.6.3.-Participar en todos aquellos foros que se consideren de
     interés para potenciar el desarrollo de las actividades y directrices
     del Plan.
     7. EVALUACION ECONOMICA
     Las medidas contempladas en este Plan generarán gastos financieros
     para el Gobierno de Aragón a lo largo del periodo de vigencia del
     Plan, consignándose dentro de los Programas y Capítulos
     correspondientes de los presupuestos generales de la Comunidad
     Autónoma, en la medida en que vayan poniéndose en práctica cada año.
     Las medidas concretas y los mecanismos de ejecución, se establecerán
     anualmente en base a las prioridades técnicas que se definan para la
     consecución de los objetivos del Plan. Para su financiación se
     emplearán los instrumentos que en cada fase se estimen oportunos, que
     podrán incluir, en su caso, fondos procedentes de la Unión Europea.
     8. DURACION Y REVISIONES
     Este plan de recuperación no tiene una duración determinada, sino que
     vendrá dictada por el cumplimiento del objetivo programado.  En la
     medida en que se produzcan y conozcan variaciones sustanciales en el
     estado de conservación de la especie o su hábitat, se podrá realizar
     una revisión de los objetivos y contenidos del plan. De manera
     rutinaria, se efectuará una revisión pormenorizada cada cuatro años.
     ANEXO 2.
     Delimitación cartográfica del ámbito de aplicación del Plan